Enciclopedia del Holocausto No Link Lines!

  BUSCADOR PROPIO

   CAMPO DE CONCENTRACIÓN Y EXTERMINIO AUSCHWITZ (POLONIA)


Creado el 26-05-1940

Evacuado el 18-01-1945

Liberado el 27-01-1945 por tropas rusas

Fallecidos: 1.500.000


   LOS COMANDANTES DEL CAMPO


Rudolf Hoss
Del 04-05-1940
al 10-11-1943

Arthur Liebehenschel
Del 11-11-1943
al 10-05-1944

Richard Baer
Del 11-05-1944
al 17-01-1945

Arthur Liebehenschel (25-11-1901 / 24-01-1948): SS-Obersturmfuhrer; durante su mandato en el campo Auschwitz ordenó que las ejecuciones se realizasen fuera del campo y que las famosas celdas de castigo se desmantelasen así como el paredón de ejecuciones, más conocido como el “paredón negro”. También anuló las órdenes de fusilar a los prisioneros detenidos por fugas aunque estos acabaron siendo trasladados a otros campos en donde finalmente murieron. 

Una vez liberado el campo, Arthur Liebehenschel fue detenido por tropas norteamericanas y enviado a Cracovia siendo sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas el 24 de Enero de 1948.

El 6 de Mayo de 1945, la Comisión Soviética para Crímenes de Guerra comentó sobre el detenido Arthur Liebehenschel:

El asesinato de prisioneros en cualquier forma era permitido por la administración del campo. El Obersturmfuhrer Liebehenschel emitió una comunicado en la que ofreció a los SS del campo un premio de 50 puntos por cada recluso muerto durante un “intento de fuga”. Muchos guardias, para recibir este premio, asesinaban sin motivo a prisioneros sin que fuesen castigados por ello”.

Richard Baer (09-09-1911 / 17-06-1963): SS-Hauptsturmfuhrer; acabada la guerra, Baer huyó bajo el falso nombre de Karl Egon Neumann y trabajó como empleado de bosques en Hamburgo hasta que, en Octubre de 1960, se dictó una Orden de Detención contra él incluyendo una fotografía. 

Reconocido por bastantes personas de su entorno, fue detenido en Diciembre de este mismo año. La dilación de su proceso unida a una débil salud acabó en un infarto de miocardio muriendo en prisión el 17 de Junio de 1963.

Rudolf Hoss (25-11-1900 / 16-04-1947): SS-Hauptsturmfuhrer; desde el 11 de Noviembre de 1943 pasó a supervisar las cámaras de gas de Birkenau. Tras acabar la guerra se disfrazó de Oficial de la Armada alemana; con esta apariencia se le detuvo y liberó inmediatamente sin que se supiera su verdadera identidad consiguiendo escapar. Posteriormente trabajó como agricultor bajo el nombre falso de Franz Lang pero tras 8 meses de vivir escondido, el 11 de Marzo de 1946, las tropas británicas lo apresaron.

Hoss tenía preparado un discurso tranquilizador para los prisioneros recién llegados a Auschwitz:

En nombre de la administración del campo les doy la bienvenida. Esto no es un lugar de vacaciones, es un campo de trabajo. Al igual que nuestros soldados arriesgan sus vidas en el frente para conseguir la victoria del Tercer Reich, tendrán que trabajar aquí para el bienestar de una nueva Europa. ¿Cómo hacer frente a esta tarea? Es cosa de ustedes. La oportunidad está ahí. Cuidaremos de su salud y se les ofrece un trabajo bien pagado. Después de la guerra se evaluará a cada uno según sus méritos y serán tratados en consecuencia. 

Ahora, le ruego que todos se desnuden. Cuelguen su ropa en los ganchos y por favor recuerden el número del gancho. Cuando ustedes terminen su baño habrá un plato de sopa y café o té para todos. Oh, sí, antes que me olvide, después del baño, por favor tengan listo los certificados, diplomas, informes escolares y cualquier otro documento para poder emplear a todo el mundo de acuerdo a su formación y capacidad”.

Nunca negó los hechos de la Acusación; es más, durante su tiempo en prisión redactó sus Memorias entre las cuales destaca el siguiente párrafo:

Por voluntad del Reichsfuhrer de la SS, Auschwitz se convirtió en la mayor instalación de exterminio de seres humanos de todos los tiempos. Que fuera necesario o no ese exterminio en masa de los judíos, a mí no me correspondía ponerlo en tela de juicio, quedaba fuera de mis atribuciones. Si el mismísimo Fuhrer había ordenado la Solución Final del Problema Judío, no correspondía a un nacionalsocialista de toda la vida como yo, y mucho menos a un Fuhrer de la SS, ponerlo en duda”.

En relación al número indeterminado de prisioneros asesinados en Auschwitz, Hoss realizó el 14 de Mayo de 1946 una Declaración Jurada tan sorprendente como increíble (ver el original de la carta):

Yo declaro bajo juramento por la presente que en los años 1941 a 1943, durante mi permanencia en el cargo de Comandante del campo de concentración de Auschwitz, dos millones de judíos fueron condenados a muerte por gaseamiento y medio millón más por otros medios". 

Rudolf Hoss. 14 de Mayo de 1946.

Esta afirmación de haber ordenado la muerte de 2,5 millones de prisioneros, firmada por él mismo y el abogado norteamericano Josef Maier, carece de verosimilitud ya que sobrepasa en un millón el máximo de víctimas totales del complejo Auschwitz. 

El original de esta Declaración Jurada se encuentra expuesto, junto a una fotografía tomada el 26 de Mayo de 1944 a unas prisioneras dirigiéndose a las cámaras de gas de Birkenau, en una vitrina del Museo Memorial del Holocausto en Washington (Estados Unidos). Este mismo Museo tacha de exagerada la cifra aportada por Hoss.

Rudolf Hoss fue sometido a un segundo juicio y sentenciado el 2 de Abril de 1947 a la pena de muerte por ahorcamiento. El 12 de Abril, 4 días antes de su ejecución, Hoss pudo hacer una Declaración Final ante el Tribunal; esta es la trascripción de sus últimas palabras:

Mi conciencia me está obligando a realizar también la siguiente afirmación: En el aislamiento de la cárcel alcanzo a comprender amargamente los terribles crímenes que se han cometido contra la humanidad. Como Comandante del campo de exterminio de Auschwitz, me he dado cuenta de mi participación en los monstruosos planes de genocidio del Tercer Reich. Por esta declaración reconozco el daño y sufrimiento indecible causado, sobre todo, a la nación polaca. Por mi responsabilidad ahora estoy pagando con mi vida. ¡Oh, que Dios me perdone mis acciones! ¡La gente de Polonia, le ruego que me perdone! En este momento en esta cárcel polaca me doy cuenta de lo que la humanidad es en realidad. A pesar de todo lo que pasó me han tratado con humanidad, cosa que nunca había esperado, y esto hace que me sienta profundamente avergonzado. Quiera Dios... que el hecho de confesar y confirmar los monstruosos crímenes contra la humanidad puedan evitar que todas las generaciones futuras vuelvan a repetir tales acontecimientos horribles”.

 Documento relacionado: YO, COMANDANTE DE AUSCHWITZ, por Rudolf Hoss


   VÍDEO RELACIONADO: DECLARACIÓN DE RUDOLF HOSS EN EL PRIMER JUICIO DE AUSCHWITZ


Declaración de Rudolf Hoss el 15 de Abril de 1946 ante el Tribunal de Auschwitz.


   SUBCAMPOS

Auschwitz I (Oswiecim)
Auschwitz II (Birkenau-Brzezinka)
Auschwitz III (Monowitz-Monowice)
Babice (Babitz)
Bierun-Berun
Blechhammer (Blachownia Slaska)
Bobrek
Brno (Brunn)
Bruntal (Braunau)
Budy
Buna
Chelmek
Chorzów (Arbeitslager Bismarckshutte)
Chrzanów
Czechowice
Czernica 
Dziedzice
Freudenthal (Jesenik)
Friedenshutte
Gliwice (Gleiwitz)
Goleszów (Golleschau)
Hajduki I y II
Harmeze (Harmensee)
Jawiszowice (Jawischowitz)

Jaworzno
Kobiór (Kobior)
Lagiewniki Slaskie (Hohenlinde Hubertushutte)
Lagisza Cmentarna (Lagischa)
Ledziny (Arbeitslager Gunthergrube)
Lesslau
Libiaz Maty (Janinagrube)
Plawy 
Prudnik (Neustadt)
Pszczyna (Pless)
Pyskowice (Peiskretscham)
Radostowice
Rajsko
Rydultowy (Arbeitslager Charlottegrube)
Siemianowice (Laurahutte)
Sosnowiec (Sosnowitz)
Stara Kuznia (Althammer)
Stara Wies
Swietochlowice (Arbeitslager Eintrachtshutte)
Trzebinia
Wesola (Furstengrube)
Zabrze (Hindenburg)
Zittau
Zywiec

Arbeitslager= Campo de trabajo


   HISTORIA DEL CAMPO: LOS COMIENZOS DE AUSCHWITZ

Enlace relacionado: ¿EL EX-PRISIONERO ELIE WIEWSEL ES QUIEN DICE SER?

Enlace relacionado: EL DIÁLOGO DE LAS CARMELITAS DE AUSCHWITZ 

Véase la "Galería fotográfica de 529 prisioneros" realizadas a su llegada a Auschwitz.


El 1 de Septiembre de 1939 comienza la Operación “Wall Weiss” (Muro Blanco) por la que las tropas alemanas invaden Polonia con tres propósitos:

1.  

Conseguir una anexión germano-polaca. Esta anexión trajo fatales consecuencias para el pueblo polaco ya que el 17 del mismo mes las tropas soviéticas, en coalición con las alemanas, invaden Polonia desde el este. La excesiva opresión a la ciudadanía polaca y la caída de la II República de este país fueron consecuencias patentes y desastrosas.

2.  

Eliminación de los siguientes grupos y motivos:

a) Judíos polacos: Odiados por Hitler, entiéndase la Alemania nazi, constituyeron el principal objetivo para su detención, confinamiento en ghettos y los posteriores traslados a los campos de concentración y exterminio que inmediatamente se levantarían en Polonia.

b) Comunistas: Considerados enemigos políticos, fueron perseguidos y asesinados.

c) Realizar una depuración racial: Hitler consideraba a los polacos como un pueblo subhumano, poco desarrollado culturalmente y carente de ideales; eran los candidatos apropiados para ser tratados como mano de obra esclavizada.

3.

Ampliar el espacio vital alemán o “Lebensraum”: Parte de la política racial del gobierno alemán era la de extender la raza aria por el mundo; mediante el programa RuSHA deseaba eliminar a una gran parte de la población polaca, ampliando así los territorios de dominio e influencia germanos y asentar colonias de jóvenes parejas arias con el fin de aumentar una población racialmente depurada.

Si ya la noche entre el 9 y 10 de Noviembre de 1938 el gobierno nazi demostró a la ciudadanía judía alemana su odio y rechazo mediante la Noche de los Cristales Rotos (Kristallnacht) y los siguientes encarcelamientos de judíos en campos de concentración instaurados en suelo alemán, la invasión a Polonia representó nuevos espacios para la reclusión en ghettos de los judíos polacos. Tras la Kristallnacht, Hermann Goering declaró públicamente:

La ciudadanía judía de Alemania, como castigo por sus crímenes abominables, tiene que hacer frente a una multa de mil millones de marcos. A propósito, debo reconocer que no me gustaría ser judío en Alemania.

El 2 de Enero de 1940 el gobierno alemán escoge las instalaciones de un Cuartel del Ejército polaco ya abandonado en la población de Oswiecim, situada a unos 45 kilómetros de Cracovia, como lugar idóneo para convertirlo en centro de reclusión por lo que el 26 de Mayo de este mismo año se da por inaugurado el flamante campo de concentración de Auschwitz.

Sus primeros prisioneros fueron un grupo de 729 reos polacos que habían sido detenidos por motivos políticos y de los cuales, 20 de ellos, provenían de la prisión polaca de Tarnow. 

Condenados a la esclavitud, estos prisioneros fueron considerados mano de obra barata cuyo trabajo consistió en ampliar las instalaciones del campo y, posteriormente, ser destinados a las incipientes industrias que se levantaron en los alrededores.

Auschwitz pasó por las siguientes fases en función del destino final de sus prisioneros:

1.  

Del 26 de Mayo de 1940 al 31 de Julio de 1941 es considerado campo de Clase II: Campos de Trabajo con esclavitud total; los prisioneros eran tratados como bestias y no importaba en absoluto sus muertes por hambre, agotamiento o enfermedades. Este sistema era otra de las formas de exterminio. Los prisioneros fallecidos eran sustituidos inmediatamente por otros recién llegados.

2.  

Del 1 de Agosto de 1941 al 27 de Enero de 1945 es considerado campo de Clase III: Campos conocidos como “los molinos de huesos”, eran los dedicados exclusivamente para el exterminio directo; los únicos prisioneros que se mantenían con vida eran los destinados a participar por la fuerza en los asesinatos de los reos que llegaban en los transportes o los que tenían asignadas tareas de clasificación de objetos personales de las víctimas. Muy pocos prisioneros consiguieron salvarse del exterminio.


   HISTORIA DEL CAMPO

Creado en la localidad polaca de Oswiecim (a unos 50 kilómetros de Cracovia) aprovechando las instalaciones de un cuartel del ejército polaco, fue unos de los tres campos de exterminio de Polonia.

Por su configuración se determina que el campo Auschwitz sea destinado a albergar prisioneros esclavizados y se amplía con otras instalaciones llamadas Auschwitz I (Stammlager), Auschwitz II (Birkenau) y Auschwitz III (Monowitz) en las cuales el exterminio era la principal función.

Desde su creación los prisioneros de toda Europa eran deportados a Auschwitz bajo el pretexto de realizar trabajos desconociendo la realidad de dichas deportaciones: La muerte. Los trenes con su carga humana atravesaban poblaciones cuyos habitantes veían a los prisioneros hacinados y hambrientos en los vagones siempre con destino a los campos de exterminio polacos pero cuando estos mismos trenes regresaban de Polonia siempre lo hacían vacíos. Los comentarios, los murmullos y las quejas de los judíos libres asilados en otros países no ocupados hicieron que la prensa mundial se preguntase en donde realmente estaban los judíos deportados. La terrible realidad del destino de los judíos se supo gracias a la Resistencia polaca que informó de la existencia de los campos de exterminio y de las atrocidades que ocurrían tras sus alambradas. Véase el periódico "Los Angeles Times" en su edición del 22 de Marzo de 1944 que tras entrevistar al Gobierno Polaco en el exilio informa de la existencia de Auschwitz y la muerte de más de 500.000 judíos dentro del campo. También el periódico suizo "Diario de la Suiza del Este" publicó en su portada del 8 de Julio de 1943: "Los trenes llenos de niños judíos... Adonde?"

Debido a la magnitud de los transportes de prisioneros que llegaban desde los ghettos y las extensas instalaciones destinadas a la muerte se reparte el mando de cada una de las zonas a oficiales y personal de esta manera:

KZ Auschwitz 

KZ Auschwitz i (stammlager)

KZ Auschwitz iI (birkenau)

KZ Auschwitz iIi (monowitz)


En Noviembre de 2008 fueron localizados en una vivienda de Berlín (Alemania) 28 planos de construcción a escala 1/100 de Auschwitz fechados entre 1941 y 1943 y están sellados por la "Dirección de la Construcción de las Waffen-SS y de la policía"; en alguno de ellos y firmado por el "prisionero nº 127" el día 8 de Noviembre de 1941 se detalla con claridad la ubicación de las cámaras de gas con unas medidas de 11,66 X 11,20 metros; otros de Birkenau muestran la futura construcción de los crematorios y los llamados "Leichenkeller" o "sótanos de cadáveres" con una longitud inicial de 8 metros y ampliable según necesidades. Estos planos vienen firmados con el visto bueno de altos jerarcas nazis. 

Véase la galería fotográfica con los planos descubiertos.


   LAS AMPLIACIONES DE AUSCHWITZ

Llegado el 22 de Junio de 1941, Heinrich Himmler reúne a todo el Alto Mando de Auschwitz para comunicar que desde este día el campo pasa a convertirse en exterminador, es decir, Adolf Hitler a ordenado el asesinato sistemático de cuantos prisioneros lleguen a Auschwitz. Pero será el 31 de Julio de este mismo año cuando esta orden se transforma en oficial en la que Hermann Goering manda un escrito a Himmler para poner en práctica la llamada “Solución Final al Problema Judío”.

La orden reza así:

Berlín, 31 de Julio de 1941

Der Reichsmarschall des Grossdeutschen Reiches (Mariscal del Gran Reich Alemán)
Beauftragter fur den Vierjahresplan (Plenipotenciario para el Plan Cuatrienal)
Vorsitzender des Ministerrats fur die Reichsverteidigung (Presidente del Consejo de Ministros para la Defensa del Reich)

Al Jefe de la Policía de Seguridad y del SD (SS Gruppenfuhrer Heydrich) 

     Berlín

          Complementando la tarea puesta a su cargo en el edicto fechado el 24 de Enero de 1939, y que consiste en resolver la cuestión judía de la manera más conveniente posible, dada las condiciones presentes, por medios de emigración, o de evacuación, le encargo que efectúe los preparativos necesarios relacionados con la organización y los aspectos prácticos y materiales, con objeto de conseguir una solución global (Gesamtlosung) de la cuestión judía en las esferas de influencia alemana de Europa.

          En la medida en que esto atañe las competencias de otras instancias centrales, éstas deberán ser involucradas.

          Le encargo, además, me someta con rapidez un plan global de las medidas prácticas materiales y de organización, para la ejecución de la deseada Solución Final (Endloesung) de la Cuestión Judía.

                    GOERING 

Auschwitz ya es oficialmente un campo de exterminio y como tal comienza a llevar acabo esta función aunque necesita prisioneros vivos para la creación de un segundo campo, dedicado a las cámaras de gas, crematorios y alojamiento femenino; será llamado “Birkenau” o “Auschwitz II”.

La esclavitud llegó a Auschwitz; las industrias alemanas, principalmente bélicas y farmacéuticas, asentaron sus factorías cerca del campo para aquilar y/o comprar prisioneros de ambos sexos y ser utilizados como mano de obra esclavizada y en la experimentación humana. Este tercer campo fue llamado “Monowitz” o “Auschwitz III”.

De esta manera Auschwitz pasó a tener los siguientes campos:

NOMBRE INDIVIDUAL

NOMBRE GENÉRICO

FUNCIÓN

Auschwitz

Auschwitz I

Alojamiento principalmente para prisioneros.

Birkenau

Auschwitz II

Alojamiento principalmente para prisioneras.

Monowitz

Auschwitz III

Empresas y factorías con prisioneros esclavizados.

Al final de la época funcional de Auschwitz contó con 48 campos y subcampos perimetrales a sus instalaciones en donde las industrias se afincaron para abastecerse de mano de obra esclava.


   DIFERENTES VALLADOS DEL COMPLEJO AUSCHWITZ


Vallado de Auschwitz I

Vallado de Birkenau

Vallado de Monowitz


   CRONOLOGÍA DEL COMPLEJO AUSCHWITZ

02-01-1940: Los nazis escogen el pueblo de Oswiecim (Auschwitz) en Polonia, cerca de Cracovia, como sitio de un nuevo campo de concentración.

27-04-1940: Orden de Himmler, de crear el Campo de Concentración de Auschwitz.

14-06-1940: La Gestapo envía a Auschwitz a los primeros 729 prisioneros políticos polacos de los que unos 20 de ellos provienen de la prisión de Tarnow.

22-06-1941: Himmler convoca al alto comando de Auschwitz para informar que el Fuhrer ha ordenado la "Solución Final".

25-09-1941: Los primeros experimentos con gas Zyklon-B se llevan a cabo en Auschwitz.

Enero-1942: Comienzan los asesinatos masivos en Auschwitz-Birkenau.

26-03-1942: Deportación de 30.000 judíos de Eslovaquia a Auschwitz. 

01-06-1942: Se pone en funcionamiento una segunda cámara de gas en Auschwitz. 

Julio-1942: Himmler autoriza los experimentos de esterilización en Auschwitz. Comienza la deportación de judíos holandeses y belgas a Auschwitz. 

Agosto-1942: Comienza la deportación de judíos croatas a Auschwitz. 

Septiembre-1942: Se decide quemar alrededor de 107.000 cuerpos en Auschwitz a fin de prevenir la contaminación de las aguas. La SS despoja a los judíos de Auschwitz de sus pertenencias, que son repartidas entre los soldados del frente, familias alemanas y el resto enviado a los bancos del Reich.

Octubre-1942: Himmler ordena trasladar a los judíos de todos los campos alemanes a Auschwitz y Majdanek (Polonia). Se inicia deportación de judíos de Noruega a Auschwitz. El primer transporte del campo Theresienstadt (Rep. Checa) llega a Auschwitz.

Diciembre-1942: Comienzan los experimentos de esterilización en Birkenau.

Marzo-1943: 49.900 judíos griegos son llevados a Auschwitz.

19-05-1943: Josef Mengele llega a Auschwitz. 

Junio-1943: Un nuevo crematorio es construido en Auschwitz elevando su capacidad diaria a 4.756 cuerpos.

14-10-1943: Más de 1.000 rumanos son enviados a Auschwitz.

Noviembre-1943: Auschwitz es dividido en 30 subcampos.

Diciembre-1943:  Llega a Auschwitz el primer transporte proveniente de Viena (Austria).

Junio-1944: Auschwitz-Birkenau llega a su record más alto de personas gaseadas diariamente: 9.000. Ante la incapacidad de los crematorios se abren 6 fosas comunes para quemar los cuerpos.

Agosto-1944: Anne Frank y su familia son detenidos por la Gestapo en Amsterdam (Holanda) y enviados a Auschwitz. El último ghetto de Polonia, el de Lodz, es liquidado y sus 60.000 ocupantes son enviados a Auschwitz.

07-10-1944: Una revuelta de los judíos en Auschwitz-Birkenau provoca la completa destrucción del crematorio IV. Llega el último transporte del campo Theresienstadt (Rep. Checa), con 2.000 judíos que son de inmediato gaseados.

30-10-1944: Se usan por última vez las cámaras de gas en Auschwitz.

31-10-1944: Traslado de 14.000 judíos de Eslovaquia a Auschwitz. 

24-11-1944: Himmler ordena la destrucción de Auschwitz y sus crematorios para ocultar la evidencia de los campos de la muerte.

18-01-1945: Evacuación de Auschwitz. Comienzo de la marcha de la muerte de los prisioneros de Auschwitz.

27-01-1945: Las tropas rusas liberan Auschwitz-Birkenau.


   PLANOS Y MAPAS


Auschwitz I en 1944 (Auschwitz).

Auschwitz II en 1944 (Birkenau).

Auschwitz III en 1944 (Monowitz).


Complejo Auschwitz en el verano de 1944.

Disposición actual del campo Auschwitz.


   LOS TRANSPORTES A AUSCHWITZ

Para el traslado de los prisioneros desde toda Europa hasta Auschwitz se usaron los trenes destinados al ganado en donde estos se hacinaban de pie; por largo que fuese el trayecto los prisioneros no recibían alimento alguno ya que esta era una de las maneras de ir asesinando a los mismos por lo que cuando el tren llegaba a su destino era normal encontrar a bastantes prisioneros muertos de hambre y sed. Para sus necesidades fisiológicas solamente existía un cubo en cada vagón.

Los trenes fueron parte vital en la consecución de los planes de la “Solución Final” para trasportar a centenares de miles de prisioneros hacia los campos de la muerte, sobre todo en Polonia y demás territorios avasallados del este de Europa. Estos trenes formados por vagones de ganado partían desde todos los países ocupados por la Alemania nazi con un destino concreto: Los campos de exterminio en donde tras llegar después de varios días de viaje en condiciones infrahumanas eran seleccionados para apartar a los prisioneros aptos para ser esclavizados y el resto acabar directamente en las cámaras de gas.

El hacinamiento en los vagones, unas 50 personas en cada uno, producía decenas de muertos en cada viaje ya que el hambre, la sed, la ausencia de aire entre las apreturas los mataban. Estos muertos por hambre o asfixia y debido a la permanencia de pie por la estrechez de los vagones se mantenían en esta posición durante los días que duraba la deportación a los campos de concentración y exterminio nazis.

Por supuesto las tropas SS que se encargaban de vaciar los ghettos y poblaciones de los territorios ocupados jamás informaban a los prisioneros del terrible destino de estos transportes para evitar revueltas y solamente se les decía que serían conducidos a campos de trabajo y labores agrícolas en otros territorios ocupados. 

Así mismo los prisioneros eran inducidos a llevar dinero en metálico que posteriormente sería robado para engrosar tanto los bolsillos de muchos nazis como las arcas del régimen alemán. 

Pero el expolio a las víctimas no quedaba aquí; una vez llegados a las estaciones de los campos de exterminio se les obligaba a dejar sus maletas en los andenes y personal especializado (generalmente prisioneros destinados a estos efectos) se encargaban de abrirlas, separar todos los objetos de valor (ropa, joyas, dinero, gafas, dentaduras, medicamentos, zapatos, prótesis, etc..) que serían reutilizados para su venta en Alemania.

La llegada al campo era brutal; cuando las puertas de los vagones se abrían, los guardias SS junto a sus perros amenazantes obligaban a bajar a todos los prisioneros formando columnas en los andenes; sus equipajes debían dejarlos junto a los vagones ya que los sonderkommnandos se encargaban de recogerlos para ser llevados al bloque “Kannada” en donde serían registrados en busca de objetos de valor, gafas, peines, ropa, etc... Mientras tanto, los prisioneros avanzaban hacia la entrada al campo.

Véase un ejemplo de las órdenes que se daban a las tropas SS para la evacuación. Esta es la directiva:

III. Transporte. Se recomienda concentrar a los judíos destinados a evacuación antes del transporte. Cada transporte comprenderá 1.000 judíos (queda prohibido transportar contingentes más numerosos) y se realizará según los horarios e itinerarios elaborados por el Ministerio de Transporte del Reich, que serán trasmitidos a las oficinas involucradas.

Cada persona deberá llevar consigo:

Medio de pago: 50.- reichsmark en billetes del Instituto de Crédito del Reich o 100 zlotys. Una maleta o una mochila con material de equipamiento (no deberán llevarse objetos voluminosos).

Indumentaria completa (zapatos gruesos)

Ropa de cama con manta

Provisiones para 2 semanas (pan, harina, cebada perlada, porotos)

Utensilios para comer (plato u olla) con cuchara.” 

Directivas para la ejecución técnica de la evacuación de los judíos al Este (campo de concentración de Auschwitz). Circular de la Oficina Central de Seguridad del Reich, Berlín, de 20 de Enero de 1943 (extracto).

La empresa de ferrocarriles alemanes Reichbahn, antecesora de la actual Deutschebahn, fue la principal implicada en el transporte de todos los prisioneros hacia los campos de exterminio. Según los cálculos se realizaron 1.600 transportes desde Alemania hacia los exterminadores campos polacos; cada transporte estaba compuesto de una media de 50 vagones lo que arroja una cifra aproximada de 4 millones de prisioneros deportados desde Alemania a la muerte.

Recientemente, en 2006, un tribunal de Toulouse (Francia) ha condenado tanto al estado francés como a la empresa de ferrocarriles de este mismo país al pago de una serie de indemnizaciones por la colaboración de buen grado con las fuerzas invasoras nazis en la aportación de vagones y locomotoras que sirvieron para el traslado de miles y miles de judíos hacia los campos de exterminio. 

Los jueces remarcaron que en ningún momento la empresa de ferrocarriles franceses se opuso a los convoyes de deportaciones ni emitió opinión alguna, aún sabiendo que las familias hacían ese siniestro viaje privados de alimentos y de las más elementales medidas de higiene. 

Que ambos responsables se distinguieron por el exceso de celo que pusieron en realizar el trabajo sucio, incluso más allá de lo exigido por la ocupación. Y recordó que la empresa ferroviaria consideraba esos convoyes como transporte de tercera clase, mientras que las desgraciadas víctimas eran apiladas en vagones de ganado. Los jueces puntualizaron que la empresa no sólo no objetó ni protestó, sino que siguió reclamando el pago de las facturas aún después de la liberación. Respecto de este punto, destaca el fiscal de la causa que los ferrocarriles franceses facturaron al estado el transporte de los deportados, por lo que la empresa no podría argumentar que había sido confiscada por el régimen nazi.

Composición de los transportes de judíos según los países de los que fueron transportados a Auschwitz:


Documento del 05-05-1943 del Jefe alemán de la Policía de Seguridad y Servicio de Seguridad para los Territorios Ocupados en Holanda referido a la "Solución Final al Problema Judío" por el que todos los judíos holandeses son enviados al campo de exterminio de Auschwitz (Polonia). 

Telegrama del 11-07-1944 en el que el Enviado Plenipotenciario alemán en Budapest (Hungría), Edmun Veessenmayer, comunica al Ministerio de Asuntos Exteriores germano el número total de judíos húngaros deportados a Auschwitz para su exterminio. La cifra indica que hasta el 09-07-1944 fueron enviados al campo un total de 437.402 judíos.

Radiograma del 24-03-1942 por el que la Oficina Principal Administrativa y Económica de la SS comunica al Comandante de Auschwitz Rudolf Hoss el inminente envío de 10.000 mujeres judías de Eslovaquia en 10 trenes con 1.000 prisioneras en cada uno de ellos así como los horarios de los transportes acordados con los ferrocarriles germanos.


   LA SELECCIÓN DE LA MUERTE EN AUSCHWITZ

La larga columna se detenía frente a los médicos de la muerte: Comienza la selección. Los médicos interrogan a los prisioneros por su edad y profesión, a un lado mujeres no aptas, niños, ancianos, discapacitados, hombres no aptos para trabajar, los agotados, todos ellos son dirigidos entre gritos de desesperación por la separación de sus familias hacia las escaleras de maderas para entrar en los camiones que les llevará a las cámaras de gas. El resto, hombres y mujeres capaces de trabajar o aptos serían apartados a otro lado para que se les tatuara un número en el antebrazo izquierdo y se les tome el nombre y apellidos anotándolos en los libros de registro del campo. Para concluir el proceso de despersonalización se les daba un triángulo en donde aparecía el mismo número tatuado. Ya no eran personas, se convertían en números esclavos sin derecho a absolutamente nada. 

La llamada “selección de la muerte” consistía, una vez llegados los trenes cargados de prisioneros judíos y de otras razas o creencias a los campos de concentración y exterminio, en separarlos de la siguiente manera: 

1.  

Primero los médicos y personal sanitario del campo miraban a cada uno de los prisioneros apartando a aquellos que pudieran servir para experimentos médicos (gemelos, mujeres embarazadas, etc..) u otros menesteres como el hecho de que un prisionero tuviese un tatuaje curioso y serviría para ser asesinado con inyección letal y se le arrancaría la piel en cuestión para una vez curtida realizar lámparas. En otras ocasiones un cuerpo varonil de gran estatura o con una deformidad física llamativa serviría para ser cocido, descarnado y mandar su esqueleto a los Institutos de Medicina de Alemania como muestra a los futuros médicos nazis.

2.  

Del resto, mujeres, niños, ancianos, enfermos y discapacitados a la derecha; los prisioneros de estas filas eran conducidas por los kapos (judíos encargados de este trabajo a cambio de “vivir”) bajo la excusa de ser duchadas y desinfectadas a las cámaras de gas para ser exterminados.

3.

El resto, hombres jóvenes y maduros con edad y talla física para trabajar, a la izquierda. Según su profesión también serán clasificados porque un obrero será más útil que un profesor o médico; de esta segunda clasificación solo se salvarán los fuertes; el resto seguirán el mismo camino a las cámaras de gas.

De las Memorias del Rottenfuhrer de la SS, Pery Broad: 

Escaleras de madera portátiles son acopladas atrás a los camiones y aquellas personas, que el médico de los SS ha seleccionado como incapacitadas para trabajar, tienen que subir a los camiones. Los hombres de los SS del departamento de registro contabilizan a cada una de las personas que sube estas escaleras. Asimismo registran a todos aquellos que son considerados capacitados para trabajar y que deben prepararse para la marcha al campo de hombres o de mujeres SS ha seleccionado como incapacitadas para trabajar, tienen que subir a los camiones. 

Los hombres de la SS del departamento de registro contabilizan a cada una de las personas que sube estas escaleras. Asimismo registran a todos aquellos que son considerados capacitados para trabajar y que deben prepararse para la marcha al campo de hombres o de mujeres”.

Notas tomadas del diario del prisionero judío Salmen Gradowski descubiertas después de la guerra en el campo de exterminio de Auschwitz: 

... Todavía los dos permanecen juntos, a un lado el marido, al otro su mujer y su hijo. Hay muchos otros, también personas mayores, un padre viejo y frente a él la madre tan debilitada. También hay hermanos que con sus ojos buscan a sus tan queridas hermanas. Nadie sabe lo que ocurrirá aquí en unos momentos. Sin embargo cada uno de ellos intuye que les espera la selección ...” – “... Ahora el médico de los SS empieza a separar a aquellos que según él todavía están capacitados para trabajar de aquellos que ya no lo están. Las madres con hijos pequeños por principio se consideran incapacitadas para trabajar. Así mismo todas las personas que le parecen enfermizas o débiles”.

El ex-prisionero Wolfrang Sofsky, en su libro “Die Ordnung des Terrors: Das Konzentrationslager”, relató lo siguiente: 

"Delante de nosotros un oficial de la SS, Teniente. Un soldado le llama así. Supuestamente es médico. Sin bata blanca. Sin estetoscopio. De uniforme verde. Con una calavera. Salimos de la fila uno a uno. Su voz es tranquila. Casi demasiado tranquila. Pregunta por la edad, la profesión, si estás bien de salud. 

Pide que le enseñemos nuestras manos... Oigo algunas respuestas. Cerrajero - a la izquierda. Administrativo - a la derecha. Médico - a la izquierda. Obrero - a la izquierda. Almacenista de la empresa Bata - a la derecha. Ebanista - a la izquierda. Entonces le toca a mi padre. Peón. Sigue el mismo camino que el administrativo y el almacenista. Tiene 55 años. Puede que ésta sea la razón. Entonces me toca a mí. 23 años, estoy bien de salud, obrero de construcción de carreteras. Callos en las manos. Qué bueno es tener callos”."


   EL TATUAJE A LOS PRISIONEROS EN AUSCHWITZ

El tatuaje, la marca incrustada sobre el brazo izquierdo con el que identificaban a cada uno de los prisioneros que pasaban el período de cuarentena tanto en Auschwitz I como en Auschwitz II, era una seña de vida. Lo terrible sería descubrir que ese mismo número fue utilizado antes por uno o varios prisioneros que murieron en este campo. Esta práctica era habitual solamente para el complejo Auschwitz; el resto de campos diseminados por Europa no tatuaron jamás a sus reos.

Solamente eran tatuados aquellos prisioneros destinados a trabajar esclavizados dentro del entramado de Auschwitz, incluidas aquellas empresas y factorías asentadas en sus proximidades. El resto de seres humanos que conformaban los transportes, una inmensa mayoría, eran enviados directamente a las cámaras de gas sin que quedara ninguna constancia de su paso y muerte en Auschwitz. Tampoco fueron marcados aquellos prisioneros de origen ruso, prisioneros de guerra, delincuentes polacos, rehenes retenidos como represalia y miembros de la Resistencia que, tras una estancia corta en los calabozos y un ficticio juicio, acabaron fusilados en la “pared negra”.

En los comienzos de Auschwitz, Mayo de 1940, se comenzó a marcar con una tinta especial sobre la parte del uniforme que cubría el pecho a aquellos prisioneros masculinos sentenciados a morir fusilados o los que se encontraban en la enfermería u hospital; a esta primera serie de números se le llamó asimismo, “primera serie” y se siguió utilizando hasta la liberación de Auschwitz terminando en el número 202499. 

Para los mandos de Auschwitz, el tatuaje era imprescindible en los prisioneros de guerra soviéticos porque las epidemias sufridas en el campo acabó con la vida de miles de ellos en poco tiempo y era la única manera de poder identificar los cuerpos inmediatamente. Para estos prisioneros se estableció la “segunda serie” que alcanzó la cifra de 12.000; hay que considerar que muchos prisioneros de guerra rusos murieron en Auschwitz sin ser registrados.

Al morir el prisionero, este uniforme se reutilizaba para otro reo recién llegado pero llegó un momento en que, ante la altísima tasa de mortalidad, era imposible identificar los números del uniforme por lo que el Alto Mando de Auschwitz tomó la decisión de tatuar en la piel del lado interno del brazo izquierdo de los prisioneros el número asignado así como llevarlo cosido a la ropa.

Este tatuaje, que se usó desde el otoño de 1941 solamente para Auschwitz I, consistió en una especie de placa metálica que alojaba los números y que poseían unas agujas de 1 centímetro de longitud; estos números se podían cambiar hasta componer la cifra adecuada. El sistema no convencía mucho a la dirección de Auschwitz aunque era rápido ya que, una vez clavadas las agujas en la piel, se extendía la tinta sobre las pequeñas pero dolorosas heridas dejadas quedando así el número grabado para siempre.

Posteriormente el tatuaje pasó a ser manual; se escribían los números en el lado externo del brazo izquierdo y se usaba una sola aguja que repunteaba los dígitos.

Con la construcción de Auschwitz II (Birkenau) y la progresiva llegada de prisioneros, ahora ya judíos, en Marzo de 1942 las mujeres judías comenzaron a ser tatuadas con la “tercera serie” y a algunas se le añadía un pequeño triángulo junto al número; esta serie llegó a la cifra total de 90.000 prisioneras. Cada nueva serie comenzaba con el dígito “1”.

Para la primavera de 1943 ya se tatuaba a cualquier prisionero o prisionera que era seleccionado para trabajos de esclavitud; los prisioneros civiles alemanes, checos, polacos o rusos, considerados “prisioneros para reeducar” estaban exentos del tatuaje si bien no era necesario ya que eran recluidos en una zona apartada de Auschwitz.

En Febrero de 1943 el mando de Auschwitz abre dos series nuevas para los gitanos; una para hombres y otra para mujeres. Estas series comenzaban por la letra “Z” (zigeuner, gitano en alemán). Para Agosto de 1944 ya se alcanzaban las cifras de 10.094 para gitanos y 10.888 para gitanas.

Desde Mayo de 1944 los transportes se suceden incesantemente, la mayoría son judíos de origen húngaro por lo que se cambian las secuencias de numeración; ahora las series comienzan por la letra “A” seguida del número “1” y acababa en el 20.000 comenzando seguidamente por la letra “B” y otra serie hasta los 20.000. La “serie A” fue la única que llegó a la cifra de 30.000; para la serie “B” masculina se llegó a la cantidad de 15.000. 

Según los archivos actuales del campo, se puede realizar este resumen:

1.  

Total de prisioneros deportados al complejo Auschwitz: 2.500.000 prisioneros.

2.  

Total de prisioneros registrados: 405.000 prisioneros.

a. 50% aproximadamente judíos.

b. 50% aproximadamente polacos y otras nacionalidades.

3.

Total de prisioneros liberados: 200.000 prisioneros.

a. Total de prisioneros liberados si registrados: 65.000 prisioneros.

b. Total de prisioneros liberados no registrados: 135.000 prisioneros.


   HOMBRES Y MUJERES APTOS PARA TRABAJAR

Aquellos que habían sido seleccionados para trabajar (otra forma de morir pero mas lenta) eran llevados a las duchas para desnudarse delante de los kapos que les observaban sin cesar en busca de objetos valiosos que llevaran entre sus ropas; ahora pasarían a las duchas en si en donde el agua casi siempre estaba helada. Tras una corta ducha se les arrojaba a la cara o al suelo los uniformes de prisioneros que debían de ponerse inmediatamente. El vestuario que se entregaba a cada prisionero consistía en una camisa de manga larga, calzones, chaqueta y pantalón de dril a rayas azuladas y unos zuecos abiertos así como una especie de chaquetón grueso para el invierno. Solamente los prisioneros de guerra rusos tenían autorización para llevar sus uniformes militares por motivos explicados en el siguiente párrafo.

Respecto a la indumentaria suministrada a los presos cabe significar que desde 1942 y ante los recortes presupuestarios a los campos, se determinó que los prisioneros muertos por hambre o asesinados fueran desnudados y sus ropas entregadas a los nuevos prisioneros recién llegados. Para las mujeres se utilizarían los uniformes de prisioneros de guerra. Llegado el 9 de Febrero de 1943 se autoriza a que los prisioneros rusos y polacos recién llegados utilicen sus propias ropas personales aunque portando el distintivo que indicaba su categoría de prisionero. A finales de Agosto de 1944 esta normativa se hace extensiva a todos los prisioneros en general. Por supuesto, los almacenes de ropa de los prisioneros asesinados estaban llenos de toda clase de indumentaria pero la negativa a que los prisioneros tuviesen acceso a ella era otra de las formas de castigo moral infligido a ellos.

Los prisioneros, tras ser equipados de ropa limpia pasaban por la peluquería (generalmente el corte de pelo se realizaba al aire libre); el rapado total del cabello era otra forma de perder la personalidad y que servía para enriquecer, con su venta, a las arcas del Reich (Véase "El comercio con la muerte").

Una vez que los recién llegados ya estaban limpios, desinfectados y rapados eran conducidos a un bloque especial de cuarentena en donde las condiciones eran totalmente inhumanas; este bloque servía de espera a los prisioneros para que fueran asignados a los trabajos en que se les necesitase. Cabe destacar que por la ausencia de destinos a los prisioneros en cuarentena se les trataba como basura humana ya que eran apaleados sin motivo alguno o simplemente asesinados para diversión de los verdugos que incluso daban raciones de comida inferiores a la del resto de prisioneros con trabajos fijos. La única forma de salir del bloque de cuarentena era ser destinado a alguna labor tras 4 ó 6 semanas de espera.


   EL COMERCIO CON LA MUERTE EN AUSCHWITZ

Auschwitz representó una fuente enorme de riqueza para el III Reich. Los reos eran, sin saberlo, un punto económico que alimentaba la industria bélica germana y aportaba enormes riquezas al gobierno alemán por los siguientes puntos:

1.  

La expoliación de sus bienes inmuebles: La obligada cesión por escrito de las propiedades de los judíos a personas arias. Posteriormente serían enviados a campos de concentración y exterminio para ser aniquilados.

2.  

El robo de sus pertenencias personales en vida: Los judíos fueron obligados a entregar su dinero, joyas, oro y metales nobles a la SS antes de ser deportados al exterminio. 

3.

El robo de sus pertenencias personales ya muertos: Los prisioneros de los campos de concentración y exterminio, una vez asesinados y antes de incinerar sus cuerpos, eran transportados a mesas cercanas a los crematorios en donde los sonderkommandos examinaban sus anos y vaginas en busca de objetos valiosos escondidos. También se reaprovechaban las gafas, prótesis, cepillos, maletas, ropa, calzado, relojes, etc... que serían revendidos en Alemania y cuyos beneficios recaían en las arcas nazis.

4.

El cabello: Los prisioneros de ambos sexos eran rapados antes de ser asesinados. Este pelo humano era vendido principalmente a una empresa alemana llamada “Firma Alex Zink” que fabricaba fieltro; esta empresa compraba a campos de exterminio como Auschwitz toda su “producción” llegando a pagar la cantidad de unos 30.000 marcos por una remesa de 60 toneladas y cuando finalizó la Segunda Guerra Mundial tenía preparada la compra de otras 7 toneladas. El ejército alemán también se lucraba de estos cabellos humanos ya que servía como relleno de colchón para sus tropas y, tratado en sus factorías, se transformaba en juntas estancas para submarinos y buques de la marina de guerra nazi.

5.

El cuerpo: Para ahorrar carbón y otros combustibles fósiles al III Reich, en muchos casos se introducían los cadáveres de personas gruesas junto a los otras más delgadas; la grasa humana ayudaba a la combustión de los mismos.

6.  

El alquiler: Los prisioneros declarados “aptos” para el trabajo se alquilaban como mano de obra esclavizada a empresas de origen alemán que asentaban sus factorías junto a los campos, como Auschwitz, para abastecerse de prisioneros “baratos”.

7.

La venta: Empresas como IG Farben compraban prisioneros de ambos sexos para experimentos farmacéuticos o militares a sabiendas de que morirían irremediablemente.

8.

El hambre: Las raciones, suministradas al mínimo, servían para eliminar en poco tiempo a los prisioneros que, una vez muertos, eran sustituidos por otros recién llegados.

9.

El uniforme: Estaba estipulado de que a cada prisionero muerto se le quitase el uniforme de dril y el calzado para ser reutilizado por otro. Esto evitaría la confección de otro nuevo.

En Auschwitz, tras la liberación, se encontró un bloque conocido como “Kannada” en que se almacenaban todos los objetos de valor encontrados en las maletas y cuerpos de las víctimas.

Bmw, Telefunken, Volkswagen, Agfa, Ford, Bayer y muchas más empresas alemanas que hoy consideramos punteras en tecnología y calidad de sus productos que usamos a diario tienen en sus historiales empresariales la etiqueta negra de haberse enriquecido durante varios años con el trabajo de mano de obra esclava proporcionada por la Alemania nazificada.

En 1942 Adolf Hitler nombra como Ministro de Armamento al arquitecto del Tercer Reich Albert Speer; no duda ni por un momento en potenciar a aquellas empresas que producen materiales, armas, equipamiento y enseres para el ejército alemán y para ello recurre a los prisioneros polacos, rusos o judíos útiles que serán destinados a trabajar de forma incansable hasta la muerte en las factorías alemanas.

La esclavitud consistía en varios aspectos:

1.  

Esclavitud física: Los prisioneros de aspecto fuerte era destinados a empresas cuyos productos no revestían calidad de producción como la fábrica de aceros Krupp, canteras para trabajos forzados, minas para arrastrar carretas de carbón u otros minerales, etc..

2.  

Esclavitud especializada: Reos con conocimientos en electrónica, arquitectura o mecánica industrial eran obligados a trabajar en industrias bélicas para la fabricación de giróscopos, equipos militares de precisión, construcción de fortificaciones bélicas, etc..

3.  

Esclavitud para la investigación: Determinados laboratorios farmacéuticos escogían a prisioneros para la realización de experimentos médicos y farmacológicos y probar en seres humanos la efectividad de medicamentos que posteriormente, y en el caso de que los reos saliesen vivos de los ensayos, serían vendidos a la población alemana.

Por supuesto la esclavitud era una de las formas de exterminio predeterminadas por Reinhard Heydrich ya que el agotamiento y la extenuación de los prisioneros estaban dictados como uno de los métodos "legales" de acabar con las llamadas "razas inferiores"; la muerte diaria de prisioneros esclavos no suponía merma alguna en la producción ya que inmediatamente eran sustituidos por otros nuevos prisioneros recién llegados y dispuestos a ser asesinados mediante el trabajo forzado.

De hecho una de las formas de ingreso económico en las arcas del Reich era la normativa por la que se establecía tanto el precio de alquiler de los prisioneros a las industrias solicitantes como el gasto de manutención alimenticio y el vestuario destinada los mismos:

- Alquiler diario de un prisionero: Entre 6 y 8 marcos.

 - Gastos a deducir:
          1. Por alimentación (cada día): 0,60 marcos.
          2. Amortización diaria del vestuario: 0,10 marcos.

 - Beneficio real por cada prisionero alquilado como esclavo: 5,30 marcos diarios.

De estas cuentas se deduce que si la vida media de un prisionero esclavizado era de 9 meses antes de morir, cada uno de ellos le rentaba al Reich 1.431 marcos (9 meses X 30 días X 5,30 marcos diarios = 1.431 marcos). A estas ganancias hay que sumarles el aprovechamiento del prisionero por estos motivos:

- Vivo: El robo de sus objetos de valor como joyas, relojes, gafas, prótesis, ropa personal, etc.., el dinero en efectivo que llevasen en el momento de llegar al campo y el pelo cortado durante el tiempo de internamiento.

- Muerto: El propio uniforme de cada prisionero que era reutilizado para otro recién llegado evitando así el gasto de tela para hacer otro y, por lo tanto, su futura amortización.

Hay que hacer notar que, según la directriz marcada por Reinhard Heydrich, los objetos personales requisados en los campos a prisioneros alemanes y no judíos les eran devueltos en el caso de salir con vida tras finalizar sus condenas aunque esta normativa se suprimió cuando se dictaminó la Solución Final al Problema Judío

Cuando en Abril de 1945 finaliza la Segunda Guerra Mundial y se constituye el Tribunal Internacional para los Crímenes de Guerra y Contra la Humanidad en Nuremberg (Alemania) se abren procesos independientes para juzgar a empresas y empresarios por la utilización de mano de obra esclava para el enriquecimiento ilícito.

El 12 de Noviembre de 1947 el Tribunal internacional inicia el proceso contra Gustav Von Bholen Krupp acusado de emplear a más de 250.000 prisioneros en sus 81 factorías y asesinar mediante el trabajo extenuado a unos 70.000 de ellos; Gustav Krupp declaró durante el juicio que:

Nosotros necesitábamos ser dirigidos por una mano fuerte y dura. Esta era la mano de Hitler. Nos sentíamos satisfechos de los años que pasamos bajo su caudillaje”.

Este empresario fue condenado a 12 años de prisión aunque quedó anulada al tener un accidente de tráfico que lo dejó maltrecho. La fortuna familiar fue confiscada aunque años después se le devolvió íntegra.

También destaca como modelo de empleo de esclavos la empresa química y farmacéutica IG Farben (Basf, AGFA y Hoechst) a la que el 8 de Agosto de 1947 el Tribunal de Nuremberg abre proceso por el empleo de 300.000 prisioneros esclavizados muriendo unos 30.000 de ellos. Estas fábricas de IG Farben llegaron a tener un subcampo de prisioneros propio para abastecerse de esclavos; Sus factorías estaban situadas junto a Auschwitz y a la vez que fabricaba el gas Zyklon-B que serviría para asesinar a más de 6 millones de seres humanos utilizó a prisioneros para los ensayos de este gas en sus laboratorios. Excuso detallar que ninguno de esos prisioneros salió con vida de los experimentos químicos del gas. Como era de esperar se produjeron sentencias leves y directas hacia los responsables y hacia el grupo de empresas siendo condenada a la disolución del mismo pero por el capital invertido en bienes inmuebles los daños fueron mínimos. El 9 de Noviembre de 2003 el grupo IG Farben se declaró en quiebra y cerró definitivamente sus factorías.

Desde el 24 de Enero de 2001 la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) situada en Ginebra (Suiza) se encarga de que el gobierno alemán abone tanto a ex-prisioneros sobrevivientes de la esclavitud aun vivos o a los familiares de los fallecidos una serie de indemnizaciones en compensación por la esclavitud nazi. Se estima que se presenten unas 200.000 solicitudes así como otras no detalladas que puedan reclamar indemnizaciones por los experimentos médicos.

En Septiembre de 2005 los trabajadores de una base aérea del ejército de Estados Unidos descubrieron una fosa de la Segunda Guerra Mundial en donde estaban sepultados los cadáveres de 34 trabajadores judíos tratados como esclavos por los nazis. Los esqueletos fueron hallados cuando se llevaban a cabo obras en la pista aérea, cercana al aeropuerto de Stuttgart. El investigador de la policía, Norbert Walz, señaló que dos o tres de las personas aún estarían vivas cuando fueron sepultadas. Los prisioneros judíos de una división de los campos de concentración de Natzweiler y Struthof, ubicados a lo largo de la frontera con Francia, eran utilizados como trabajadores esclavos en la base aérea entre Noviembre de 1944 y Febrero de 1945, cuando todavía estaba en manos alemanas, indicó Haffner. Más de un centenar murió de hambre y de tifus durante ese período.

Esta es una pequeña lista de aquellas empresas alemanas que se beneficiaron de la esclavitud de prisioneros en Auschwitz:

EMPRESA

CAMPOS DE CONCENTRACIÓN

CIUDAD(ES) DE TRABAJO

IG Farben AG.

Auschwitz, Buchenwald, D. Mittelbau y G. Rosen

Wolfen-Bitterfeld y Waldenburg

Metall Union

Auschwitz

 

Siemens

Auschwitz

Bobrek y Trostberg


La empresa Schaeffler niega haber usado pelo de judíos
de Auschwitz para fabricar tejidos para coches

LA VANGUARDIA.ES  -  04-03-2009

Un investigación de la cadena Spiegel TV revela que al término de la guerra
se encontraron 1,95 toneladas de pelo "rasurado de las víctimas"

Berlín/Varsovia. (EFE).- El fabricante alemán de componentes para coches Schaeffler, actualmente pendiente de recibir ayudas estatales por problemas de liquidez, negó que durante la II Guerra Mundial utilizara cabellos de judíos asesinados en Auschwitz para confeccionar textiles para automóviles.

El director de comunicación de la compañía, Detlef Sieverdingbeck, aseguró que esas informaciones aparecidas en varios medios a lo largo de las últimas semanas son "totalmente incorrectas".

Sieverdinbeck subrayó que el historiador encargado de investigar el pasado de la compañía durante la II Guerra Mundial, Detlef Schöllgen, nunca halló indicios de que la empresa, ubicada entonces en la localidad de Kietrz, en la actual Polonia, utilizara pelos de judíos asesinados en las cámaras de gas de Auschwitz.

El propio Schöllgen corroboró a Efe la versión de Sieverdingbeck y aseguró que en los dos años que duró su investigación (2005 y 2006) basada en el análisis de todo tipo de actas relacionadas con la empresa en Alemania y Polonia "nunca hallamos ni una sola pista que condujera a Auschwitz o al complejo relacionado con el cabello de prisioneros". Las sospechas que apuntan en esa dirección fueron formuladas recientemente por el subdirector del departamento de investigación del Museo de Auschwitz, Jacek Lachendro.

En declaraciones al programa de televisión Spiegel TV, Lachendro dijo que al término de la guerra se encontraron 1,95 toneladas de pelo, "rasurado de las cabezas de las víctimas antes de que fueran gaseadas", en la fábrica de textiles de Schaeffler.

Además, Lachendro mostró una bala de ropa presuntamente fabricada con el pelo humano hallada supuestamente en la fábrica al término de la guerra.

Por otra parte, Lachendro aseguró que existen transcripciones del interrogatorio de antiguos trabajadores de la fábrica que afirman que en 1943 dos vagones de tren cargados de pelo llegaron a la fábrica de Kietrz.

Los análisis realizados posteriormente por las autoridades polacas revelaron que se trataba de pelo humano que contenía restos de Zyklon B, el veneno empleado en las cámaras de gas de Auschwitz.

También el responsable de prensa del museo de Auschwitz, Jarek Mensfelt, aseguró hoy a Efe que al término de la II Guerra Mundial se encontraron en la antigua fábrica de textiles casi dos toneladas de cabello de prisioneros de campos de concentración.

La proximidad de esta fábrica con el campo de exterminio de Auschwitz (a apenas tres horas en coche), hace pensar que el cabello podía provenir de estas instalaciones, las más mortíferas puestas en marcha por los nazis, donde murieron más de un millón de judíos. "A pesar de todo no se puede afirmar con total seguridad que el pelo viniese de prisioneros judíos recluidos en Auschwitz", explicó Mensfelt, ya que existieron otros campos de concentración donde también murieron miles de personas.

Schöllgen, por su parte, insistió en que no podía comentar aseveraciones relacionadas con algo que él mismo nunca pudo corroborar y alentó a los responsables de Auschwitz a dar evidencia de lo que se está asegurando.

El historiador, quien sí descubrió durante sus investigaciones que Schaeffler, como tantas otras empresas alemanas en la época, empleó a trabajadores forzosos durante la guerra, mostró su extrañeza de que si las acusaciones del cabello eran conocidas en Polonia, no se utilizaran durante el juicio que se siguió en ese país contra uno de los dos fundadores de la empresa, Wilhelm Schaeffler.

El cuñado de la propietaria actual, Maria-Elisabeth Schaeffler, adquirió en 1940 la citada fábrica, que había pertenecido a un judío huido años antes de los nazis. En 1942, la empresa fabricó material de armamento para los nazis, además de mantener una planta textil.

En 1946, Wilhelm Schaeffler fue detenido por soldados americanos y entregado a las autoridades polacas, que le condenó por haber participado en la liquidación de propiedades judías y polacas.

Tras pasar en la cárcel cuatro años, fue puesto en libertad en 1951.


   EL ALOJAMIENTO EN AUSCHWITZ

Auschwitz, como antiguo cuartel del ejército polaco, esta formado por 28 edificios de construcción de ladrillo sólido a los que se les añadió cámaras de gas y crematorios así como instalaciones para la administración del campo.

El campo Birkenau estaba destinado para exterminio principalmente; a los barracones y caballerizas que existían se les añadió otros barracones construidos por prisioneros de Auschwitz y que servían para alojar a las mujeres y zonas de espera para el asesinato masivo. Cada uno de estos barracones consistían en 60 paredes divisorias de 3 literas toscas entre pared y pared (180 personas por barraca) así como dos pequeñas habitaciones que alojaban al kapo y servían de almacén de pan.

Respecto a las condiciones sanitarias cabe destacar la falta total de instalaciones dedicadas a la higiene corporal de los prisioneros/as. Los barracones de la zona de Birkenau carecían tanto de tejados sólidos como de retretes o lavabos por lo que el constante chorro de muertos por hambre, agotamiento físico, frío y diversas infecciones era imparable; claro está que estas muertes carecían de importancia para los responsables del campo que era otra de las maneras de exterminar a la población reclusa. 

Los "colchones" consistían bien en paja repartida sobre la madera y encima una manta sobre la que se acostaba el prisionero o colchones rellenos de serrín o paja para los mas afortunados.


   DISTRIBUCIÓN DEL TRABAJO EN AUSCHWITZ


1.  

A las 4 de la madrugada levantarse de los sacos de paja al oír los silbatos de los kapos. Estirar la manta de forma que cubra el saco completo. Los que podían por tener lavabos se aseaban por llamarlo de alguna manera. Acudir a las filas para recibir el desayuno consistente en medio litro de café (o algo similar) o té sin azúcar. Conviene recordar que existía un menú que consistía en distribuir un total de 2.150 calorías aunque la realidad es que no pasaban de 1.500 ó 1.700 calorías diarias.

2.  

Control de los prisioneros que formaban en filas de 10 y recuento para comprobar fugas.

3.  

Una vez pasada la revista y con la orquesta de música de fondo los prisioneros marchaban en columnas a comenzar las 11 horas de trabajo forzado en sus destinos. Solamente se paraba al medio día unos 30 minutos para descansar y comer una especie de sopa hecha con mondas de patas (o patatas si había suerte) con un total aproximado de 300 calorías.

4.  

Por la noche y tras el trabajo agotador los prisioneros regresaban al campo para pasar otra revista y control. En el caso de que se detectasen fugas o intentonas de rebelión o protestas estas revistas podían durar varias horas a fin de castigar a los prisioneros.

5.  

La cena era el preludio del descanso; los prisioneros, tras cenar unos 300 gramos de pan con algo de embutido o mantequilla y una porción de mermelada, se dirigían a los barracones y a las 9 de la noche quedaba totalmente prohibido salir bajo pena de muerte.


   EL TRABAJO: ESCLAVITUD Y EXTERMINIO EN AUSCHWITZ

Los destinos de trabajo de los prisioneros eran siempre para servir como mano de obra esclava en cualquiera de las empresas circundantes de los campos y subcampos como IG Farben Industries, Metall Union o Siemens; esta era otra de las formas de asesinato masivo mediante la muerte por agotamiento y hambre (véase "Empresas beneficiadas de la esclavitud").

Los tipos de trabajo eran diferentes dependiendo de la categoría del prisionero, a saber:

1.  

Trabajos internos como personal administrativo, cocineros, albañiles, carpinteros, joyeros, enfermeros, etc.. así como control de prisioneros (kapos), trabajos en cámaras de gas y crematorios (sonderkommandos) o en tareas de recogida de efectos personales de las víctimas y registro y clasificación de los enseres en busca de objetos de valor. 

2.  

Trabajos externos destinados al campo que consistían en construcción y reparación de carreteras o vías férreas, trabajos de extracción de minas, etc..

3.  

Trabajos externos como mano de obra esclava; la venta o alquiler de los prisioneros a empresas particulares era una de las formas de enriquecimiento del Reich. Los prisioneros eran trasladados a las empresas "contratantes" que pagaban entre 3 y 6 RM. por cabeza; esta esclavitud permitió que se creasen subcampos cercanos a las empresas para estos menesteres.

El valor de cada prisionero era simplemente nada. La muerte por agotamiento o por experimentación de un prisionero significaba su reemplazo por otro de forma inmediata ya que esta muerte servía para la eliminación de prisioneros por un lado y el éxito de pruebas médicas o militares por el otro. 

Complejo I. G. Farben: Fotografía aérea de Monowitz con detalle de las industrias asentadas en Auschwitz.


   EL EXTERMINIO EN AUSCHWITZ

No cabe duda de que Auschwitz sirvió para dos propósitos fundamentales: El exterminio de razas, culturas y religiones y la práctica de las aberraciones más monstruosas que la capacidad del hombre puede inventar. Estos dos elementos unidos junto a la total ausencia de reglas y conductas morales por parte de la Alemania nazi parieron el holocausto. 

Auschwitz practicó diferentes sistemas de matanzas en masa; los primeros fueron el hambre y el trabajo esclavizado hasta la extenuación. Algunos asesinatos públicos para mantener a raya a los prisioneros completaban las primeras fases del sistema concentracionario.

Cuando el exterminio se autorizó de forma extendida a todos los campos y en especial en Auschwitz la falta de munición propició que se comenzase a asesinar mediante inyecciones directas al corazón de 10 mililitros de un veneno llamado fenol; para su administración se llevaban a los prisioneros seleccionados a la enfermería del bloque 20 de Auschwitz y se les sujetaba a una silla mientras se les vendaba los ojos para proceder al asesinato. De esta manera los SS Josef Klehr y Herbert Scherpe principalmente junto a los prisioneros Alfred Stossel y Mieczyslaw Panszcyk que colaboraban para estos menesteres llegaron a producir una media de unas 40 a 60 muertes diarias.

25 de Septiembre de 1941; con el éxito probado del gas Zyklon-B en Buchenwald (Alemania) tras el gaseamiento de unos 250 menores gitanos, el comandante de Auschwitz Rudolf Hoss comenzó a experimentar los efectos de este gas en una celda especialmente preparada del bloque 11 del campo y comprobó la total efectividad del mismo. La muerte era inexorable para el asesinato en masa.

Entre principios de Enero y el 1 de Junio de 1942, Rudolf Hoss ordenó desalojar dos granjas próximas al campo y que se adecuasen para proceder al gaseamiento continuo llegando a asesinar por este método a un promedio de 800 a 1.200 prisioneros diarios y cuyos cuerpos se hacían desaparecer bien en fosas comunes o por cremaciones al aire libre.

No menos cruel era la muerte por hambre; además de los castigos infringidos por los SS a los prisioneros privándoles de alimentos y agua en celdas hasta que morían también el hambre llegaba a diario a las largas colas para recibir las raciones. Los prisioneros encargados de distribuir las raciones (solía ser uno para atender a varios cientos de compañeros) se veían escasos de alimentos y generalmente, los últimos de las filas al llegar tarde no recibían nada y terminaban muriendo irremisiblemente.

Los fusilamientos tenían lugar en un muro especialmente construido para este fin entre los bloques 10 y 11; los prisioneros sentenciados a muerte pasaban la noche anterior en una habitación cuya ventana daba al paredón y cuando llegaba la mañana debían desnudarse completamente y sin calzado. Dos o tres prisioneros le ayudaban a colocarse ante el paredón y esparcían arena para que absorbiese la sangre del reo. Antes de ser asesinado los guardias leían una ficticia sentencia a modo de formalizar el crimen. Tras terminar los fusilamientos los cuerpos sangrantes eran cargados en camiones para ser enterrados en fosas comunes o incinerados. En los libros de registro dejaban constancia de la muerte de los reos con la excusa de "intento de fuga".

Los prisioneros de guerra rusos tampoco escapaban a las muertes sin sentido. Por ser considerados un estatus superior al de los judíos sus muertes violentas eran registradas con meticulosidad en libros de control aunque indudablemente los motivos de la muerte eran siempre falsos. Véase más abajo de este párrafo dos páginas del Libro de Registro de fallecimientos en donde se recogen datos como número de campo, nombre y apellidos, fecha, hora y motivo de la muerte (imágenes 1 y 2).

El suicidio era otras de las maneras de morir debido a la depresión mental constante a la que eran sometidos los prisioneros. La separación familiar, la despersonalización de los prisioneros, los trabajos esclavizados e inhumanos y las penosas condiciones de vida inducían en numerosas ocasiones a que un gran número de ellos se arrojaran a las vallas electrificadas, se expusiesen a las zonas prohibidas para ser ametrallados desde las garitas o intentar atacar a los guardias a fin de ser ejecutados de inmediato.

No cabe duda de que la muerte era decisión total y absoluta de los verdugos, eran los dueños, amos y señores de la vida y la muerte de los prisioneros y a ellos les competía cuando un prisionero debe vivir o morir; el suicidio era algo prohibido y aquel prisionero que sobrevivía al intento era duramente castigado, una paradoja de hasta que punto los SS determinaban cuando, como y donde un prisionero debía acabar. En este "parte de castigo" (imagen 3) se detalla como el prisionero judío polaco Engel Josef, destinado en una mina, era castigado a ser azotado en el potro por "cortarse la garganta con un cuchillo durante un intento de suicidio".

- Imagen 1 -
Dos páginas del Libro de Registro de fallecimientos en donde se recogen datos como número de campo, nombre y apellidos, fecha, hora y motivo de la muerte.

- Imagen 2 -
Dos páginas del Libro de Registro de fallecimientos en donde se recogen datos como número de campo, nombre y apellidos, fecha, hora y motivo de la muerte.

- Imagen 3 -
En este "parte de castigo" se detalla como el prisionero judío polaco Engel Josef, destinado en una mina, era castigado a ser azotado en el potro por "cortarse la garganta con un cuchillo durante un intento de suicidio".

La muerte por capricho era otra de las formas habituales de eliminar a prisioneros. Los verdugos nazis disponían a su voluntad de la vida y de la muerte en el campo; eran dueños de los prisioneros y cuando el aburrimiento invadía a los SS escogían a cualquier reo para asesinarlo. También era de diario que los guardias diesen órdenes contrarias sin cesar para tener un pretexto de matar. Estos hechos sucedían principalmente los domingos por la tarde coincidiendo en que ese día no se daba alimento alguno a los prisioneros; los guardias se entretenían con las siguientes torturas:

1.  

El potro: Dos prisioneros sujetaban sobre una mesa especial al seleccionado que quedaba boca abajo y doblado hacia delante por la cintura para ser golpeado con bastones o látigos a la vez que se obligaba a contar los golpes recibidos. 

2.  

La estaca: El prisionero era atado con las manos por la espalda y colgado de vigas o árboles en esta posición hasta morir.

3.  

La horca: Junto a la zona de recuento existe aún como recuerdo una especie de foso de escasa altura y un patíbulo. Era habitual que dos o tres prisioneros sujetasen al condenado para ponerle la soga al cuello y tirar de una palanca que abría una trampilla en los pies; debido a la escasa altura del foso los condenados no morían inmediatamente por la fractura del cuello en la caída sino que quedaban en esa posición hasta morir por asfixia. Esta forma de morir era el castigo habitual para los intentos de fuga y solía ser presenciado por toda la oficialidad de la SS.

El 19 de Julio de 1943, 12 prisioneros políticos polacos fueron ahorcados en un patíbulo construido especialmente para estas ejecuciones, tanto por colaborar en la fuga de otros 3 prisioneros como tomar contacto con la población civil de Oswiecim (Auschwitz en alemán); estos asesinatos se realizaron delante de la totalidad de prisioneros formados en el campo y a pesar de todos estos testigos presenciales la SS anotó en el Registro Civil de Auschwitz con total desfachatez que las muertes se produjeron por "plotzlicher herztod" (ataque repentino al corazón). Véase el "certificado de defunción" de uno de los 12 asesinados, el prisionero Edmun Sikorski (imagen 4). 

4.  

Las enfermedades permitidas como método de exterminio: Por las condiciones de trabajo y sanidad las enfermedades habituales eran el tifus exantemático, la disentería, la malaria, la tuberculosis, los edemas, la caquexia (total agotamiento por debilitamiento general), la anemia y las heridas infectadas producidas durante el trabajo forzado que al no ser tratadas llevaban a la muerte de forma inexorable. Todos los días los médicos examinaban a los prisioneros en sus barracones o bloques y a los que presentaban síntomas de enfermedad o debilidad se les mandaba a las cámaras de gas o a ser asesinados de un disparo dejando un espacio libre para otro nuevo prisionero más apto.

5.  

El Bloque de la Muerte: El bloque o edificio número 11 de Auschwitz era conocido como el Búnker. Los sótanos estaban compuestos de celdas de 90 X 90 centímetros (imagen 5) en donde los prisioneros sentenciados eran introducidos para cumplir los castigos impuestos y que principalmente acababan con sus vidas ya que la mayoría de ellos eran condenados a estar de pie (por las dimensiones era imposible sentarse) durante varios días hasta morir por el hambre. Véase "Hoja del registro del Bloque de la Muerte" (imagen 6) en donde se detallaban datos de los sentenciados como origen étnico, número de prisionero, nombre y apellidos y fecha de nacimiento. Una cruz, como se puede observar en la imagen, significaba el fallecimiento del prisionero. Unos de los prisioneros que pasaron por el Bloque 11 y salió de él con vida fue el judío Kalman Aba que, según su "parte de castigo" (imagen 7) , por haber arrojado un paquete al campo de los gitanos se le castigó a pasar 2 noches encerrado en las celdas de 90 X 90 centímetros y 10 días de trabajos disciplinarios.

Imagen 4

Imagen 5

Imagen 6

Imagen 7


   LA RESISTENCIA Y CONSPIRACIÓN CONTRA EL SISTEMA

Muchos prisioneros de ambos sexos se levantaron moralmente contra la opresión nazi del campo; se encargaron de organizar grupos de ayuda a los prisioneros tanto más débiles como aquellos que por su profesión intelectual como profesores universitarios, ex-militares polacos, artistas o personas que se dedicaron a la vida cultural polaca sobreviviesen al exterminio para en un futuro volver a levantar la vida cotidiana de su país.

Hay muchos ejemplos de conductas reaccionarias ante la vida cotidiana en Auschwitz. La prisionera judía Alicja Glinska se encargó clandestinamente de dirigir un grupo de apoyo para controlar la moral de los prisioneros evitando que se produjesen enfrentamientos por cuestiones políticas, raciales o religiosas. Asumió el reparto equitativo de ropas, medicinas y alimentos entre los reos.

Wanda Marossanyi y Walentyna Kopopska eran dos prisioneras polacas destinadas a las oficinas del campo; en un momento dado cogieron sus fichas y las modificaron cambiando los datos de origen y escribiendo la palabra "aria" con lo que evitaron la muerte y fueron enviadas a otros campos.

En 1944 llegó hacia la muerte un niño de 12 años llamado Luigi Ferri; escapó de la fila destinada a la cámara de gas y empezando por el prisionero y médico judío Otto Wolken y terminando por muchos otros reos fue escondido constantemente evitando que los verdugos lo prendiesen para matarlo. Luigi Ferri sobrevivió a Auschwitz gracias a este gesto heroico de los prisioneros.

El prisionero judío de origen alemán Benedykt Kautsky se encontraba en Enero de 1943 ingresado en la enfermería de Auschwitz III y fue seleccionado para morir en la cámara de gas; otro prisionero llamado Gustav Herzog y que desempeñaba funciones administrativas borró su nombre de la lista y le salvó de tan terrible destino.

Un acto de unidad colectiva lo explicó tras la liberación la prisionera judía Noemi Judkowski que detalló como en los barracones de Birkenau y durante una fiesta judía del Yom Kipur todos los prisioneros dejaron sus alimentos sin tocar junto a una pared para respetar el ayuno obligatorio. Al día siguiente y a pesar de la atroz hambruna que padecían, los alimentos estaban intactos; nadie osó tocarlos.

Otro acto de humanidad fue el realizado por el sacerdote franciscano Maximilian Kolbe (de bautismo Raimundo Kolbe);durante el verano de 1941 y en una formación de prisioneros para elegir a un puñado de ellos que serían ejecutados como represalia, un reo seleccionado suplicó al verdugo que le perdonase la vida y Maximilian Kolbe levantó su mano para hablar con el SS al que le rogó sustituir al prisionero suplicante. El SS aceptó el cambio pero aumento el castigo por lo que Maximilian Kolbe, en vez de ser fusilado fue enviado junto a otros reos a una celda de 90 X 90 centímetros en donde murió de hambre el 14 de Agosto de 1941. En 1982 la Iglesia Católica elevó a Maximilian Kolbe a Santo y Mártir. El prisionero sustituido sobrevivió a Auschwitz. Véase el "acta de defunción" (imagen de la izquierda) de Maximilian Kolbe extraída del Registro Civil de Auschwitz en la que se detalla como causa de la muerte una "insuficiencia del músculo cordial".

En Auschwitz se crearon diversos movimientos clandestinos principalmente de ideología izquierdista pero separados por las nacionalidades de origen de los prisioneros; en 1942 dichos grupos independientes se unificaron en el llamado Ejército Nacional (en polaco "AK"). El fundador era Witold Pilecki, un miembro de la resistencia polaca que en Septiembre de 1940 se dejó detener voluntariamente para introducirse en en campo (se le conoció como el Voluntario de Auschwitz) y usó el nombre falso de Tomasz Serafinski; posteriormente el AK fue liderado por el prisionero y Coronel del Ejército Polaco Juliosz Gilewicz que el 11 de Octubre de 1943 sería fusilado en una ejecución colectiva.

El Ejército Nacional se encargó de aliviar a escondidas las condiciones extremas de algunos prisioneros como dar agua, curar heridas, cambiarse por los más débiles en trabajos muy duros, reparto de alimentos clandestinos, dar sus raciones de comida a los más agotados, etc.. pero también se dedicaron a la falsificación de datos en los registros de las oficinas, preparación de fugas o robos en los almacenes de los verdugos.

Durante el mes de Abril de 1944 los prisioneros Alfred Wetzler y Rudolf Vrba escaparon de Auschwitz cayendo en manos de tropas aliadas en Eslovaquia; allí redactaron un informe de 32 páginas en el que expusieron toda la información sobre los asesinatos en masa dentro del campo, este informe fue conocido como "el informe Vrba-Wetzler" y constituyó la primera información precisa de lo que ocurría realmente en Auschwitz. Aunque este informe se difundió por la BBC inglesa el 15 de Junio de 1944 y el 20 del mismo mes publicado en el periódico "New York Times", en principio se le dio veracidad aunque, posteriormente, surgieron dudas sobre determinados detalles que podrían haber sido exagerados y que no coincidían con el Kalendarium de Auschwitz.  Un revisionista, Enrique Aynat, realizó un minucioso examen del informe que publicó bajo el nombre de "Los Protocolos de Auschwitz: ¿Una fuente histórica?" y que ponían en entredicho muchos de los detalles que aparecían en el informe Vrba-Wetzler". 


   LOS EXPERIMENTOS MÉDICOS CON PRISIONEROS

Esta es la lista de los médicos civiles y militares que pasaron por Auschwitz:

Alfred Josef Trzebinski
Arnold Dohmen
August Hirt
Bruno Beger
Bruno Kitt
Carl Clauberg
Eduard Krebsbach
Eduard Wirths Freitodt
Franz Lucas
Franz Hermann von Bodmann

Friedrich Karl Entress
Fritz Klein
Hans Munch
Hans Wilhelm Konig
Helmuth Vetter
Herta Oberheuser
Horst Schumann
Horst Thilo
Johannes Paul Kremer
Josef Mengele

Kurt Gutzeit
Kurt Uhlenbrock
Maria Mandel
Max Popiersch
Oskar Dienstbach
Siegfried Schwela
Werner Rohde
Willy Jobst


August Hirt: Catedrático de Anatomía de la Universidad de Estrasburgo. En Auschwitz destacó por el asesinato de 86 judíos que llegaron al campo a principios de Agosto de 1943 y entre las que había 30 mujeres; una vez asesinados mediante inyecciones de fenol sus cuerpos fueron hervidos, descarnados y sus esqueletos ya limpios enviados a la Universidad de Estrasburgo.

También en el campo Natzweiler (Francia) experimentó con el tifus contagiado a prisioneros y vacunas contra el gas mostaza, para ello seleccionaba una serie de reos a los que daba alimentos normales para luego gasearlos con este gas y probar sus vacunas.

Bruno Beger: Ayudante de August Hirt, era experto en mediciones antropométricas de prisioneros y creación de bases de datos de los mismos.

Carl Clauberg: Experimentó con la esterilización en masa para su aplicación en razas clasificadas como sub-humanas. Muerto en una prisión de la R. F. Alemana el 9 de Agosto de 1957.

En una carta redactada el 7 de Junio de 1943 y dirigida a Heinrich Himmler, Clauberg decía que...

si los trabajos de investigación que estoy llevando a cabo se irán desarrollando como hasta ahora - y no existe ninguna razón para suponer que no - entonces dentro de poco llegará el momento cuando pueda decir: Un médico debidamente formado, en un centro equipado de manera adecuada, contando, a ser posible, de 10 personas de personal asistente, podrá probablemente realizar la esterilización de varios centenares - e incluso 1.000 personas - durante un día.

Su principal campo de experimentación fue la inyección de sustancias químicas en el cuerpo de miles de mujeres judías y gitanas. Fueron esterilizadas por estas inyecciones que le produjeron dolores terribles, inflamación de los ovarios, estallido del estómago y hemorragias. Disfrutaba exponiendo a hombres y mujeres ante dos máquinas de Rayos-X a la altura de sus órganos genitales. La mayoría de los sujetos murieron o fueron gaseados de inmediato debido a las quemaduras por radiación. Una vez muertos, solía amputar los testículos de los varones para enviarlos a Breslau en donde les realizarían un examen histopatológico.

En Ravensbruck (Alemania) experimentó con la esterilización usando 35 mujeres (de etnia gitana principalmente) y colaboró en pruebas de sulfamidas sobre heridas.

Eduard Krebsbach: Su hazaña principal, en Enero de 1942, fue la de asesinar a un total de 732 prisioneros españoles y 571 rusos mediante inyecciones de fenol. Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas norteamericanas el 28 de Mayo de 1947.

Eduard Wirths Freitodt: Colaboró con la empresa farmacéutica Bayern en infecciones a prisioneros con enfermedades contagiosas para luego probar los nuevos productos farmacéuticos de Bayern. Cometió suicidio en prisión el 20 de Septiembre de 1945.

Friedrich Karl Entress: Colaboró con la empresa farmacéutica Bayern en infecciones a prisioneros con enfermedades contagiosas para luego probar los nuevos productos farmacéuticos de Bayern. Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas norteamericanas el 29 de Mayo de 1947.

Helmuth Vetter: Colaboró con la empresa farmacéutica Bayern en infecciones a prisioneros con enfermedades contagiosas para luego probar los nuevos productos farmacéuticos de Bayern. Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas norteamericanas el 2 de Febrero de 1949.

HERTA OBERHEUSER: Solía inyectar aceite y otros productos desconocidos a niños lo que les producía la muerte; Oberheuser tomaba nota del tiempo transcurrido desde las inyecciones hasta el momento de la muerte, que solía ser entre 3 y 5 minutos junto a una agonía dolorosa. Tras el óbito extraía sus órganos internos. 

También se especializó en realizar experimentos sobre heridas de guerra; para ello infligía heridas sangrantes a prisioneros e introducía en ellas trozos de madera, clavos oxidados, tierra o serrín para, una vez infectadas, probar en ellas nuevas sulfamidas. Indudablemente estos experimentos fueron inútiles pero acabaron con la vida de muchos prisioneros.

Horst Schumann: Experimentó con la esterilización masiva para la eliminación de razas evitando de que se reprodujeran. Fugado, fue detenido en 1966 en Sudán. Posteriormente evitó su sentencia por enfermedad. Muerto el 5 de Mayo de 1983.

Johanness Paul Kremer: Experimentó con los efectos en el hígado y páncreas de prisioneros sometidos al hambre. Una vez muertos por esta causa les realizaba la autopsia para analizar sus órganos. Sentenciado a Cadena Perpetua.

Josef Mengele: Fue colaborador del Instituto de Antropología y Genética; experimentó sobre las causas del nacimiento de gemelos así como la patología en el enanismo. Fugado. Muerto en accidente el 7 de Febrero de 1979.

Era considerado en Auschwitz el principal proveedor de las cámaras de gas. Basta el ejemplo de que en cierta ocasión se le informó de que un bloque femenino de Birkenau estaba infectado con piojos; Mengele ordenó que las 750 mujeres del bloque y otros cercanos fuesen gaseadas a la vez. Así era su forma de solucionar los problemas.

Respecto a sus experimentos para intentar cambiar el color de los ojos, utilizó a muchos prisioneros para ponerles gotas en los mismos; el resultado fue la ceguera completa de muchos niños y adultos. Las hermanas sobrevivientes Hedvah y Stern Leah recuerdan:

Mengele estaba tratando de cambiar el color de nuestros ojos. Un día, nos dieron gotas para los ojos y después, no pudimos ver durante varios días. Pensamos que los nazis nos dejarían ciegas.

Estábamos muy asustadas de los experimentos. Se llevaron una gran cantidad de sangre de nosotras. Me desmayé varias veces, los guardias SS se divertían mucho.

No estábamos muy desarrolladas. Los nazis nos hicieron quitar la ropa y luego tomaron fotografías de nosotras. 

"Los guardias de la SS nos señalan y se ríen de nosotras. Nos quedamos desnudas frente a estos matones nazis, temblando por el frío y el miedo, y se rieron...”

Otra especialidad e Mengele eran los experimentos sobre la transfusión de sangre entre gemelos y sus consecuencias. Para ello realizó terribles pruebas sobre gemelos a los que, sin anestesia, cosía por la piel y unía sus venas. Alexander Vera, un prisionero judío, fue testigo de la captura de gemelos en el campamento de los gitanos y de cómo los devolvieron después...

Un día Mengele trajo chocolate y ropa limpia a unos niños. Al día siguiente, un hombre de la SS, siguiendo instrucciones de Mengele, se llevó a dos hijos de la familia, Guido y Nino, de unos 4 y 2 años.

Tres días después, el hombre de la SS los trajo de vuelta en un estado espantoso. Habían sido cosidos juntos como hermanos siameses. El niño estaba cosido a su hermano por la espalda y las muñecas.

Mengele había cosido sus venas juntos. Las heridas estaban muy sucias y había un fuerte olor a gangrena. 

Los niños gritaron toda la noche. De alguna manera su madre se las arregló para hacerse con morfina y poner fin a su sufrimiento”.


   TESTIMONIO DE LA SOBREVIVIENTE Mazaltov Behar Mordoh (alias "fofó")
    Nacida en Salónica (Grecia) y tatuada con el número 41.577.

Llegó con 17 años a Auschwitz y fue elegida por el médico nazi Schumann junto a otras 17 jóvenes.

Fofó formó parte del grupo de jóvenes vírgenes seleccionado por el doctor Carl Clauberg para realizar experimentos de esterilización. Se trataba de dar con un método rápido para acabar con la reproducción de seres que pudiesen 'ensuciar' la raza.

La capacidad de elegir no existía en los campos de concentración. Negarse a seguir el dictamen, suponía la muerte. Es lo que le ocurrió a la cuñada de Fofó. "Quería tener hijos y se negó a participar en los ensayos de Clauberg; la mataron", afirma esta superviviente. Ella, sin embargo, sí acudió al "bloque 10", aquel en el que se realizaban distintos "experimentos" y en el que se alojaba a "las cobayas" humanas.

"Me pusieron una madera y me radiaron con unas máquinas. Consiguieron pudrirme un ovario y mi riñón dejó de funcionar", lamenta. Tras estudiar los "efectos" de esta técnica, se encargó a un médico de 80 años y a una enfermera, Samuel y Fela (ambos judíos), la esterilización de Fofó. Fingieron llevarla a cabo, pero lo único que hicieron fue extraer el órgano dañado.

"El día después de la operación yo no hacía más que llorar. Samuel se sentó en mi cama y le pregunté si podría tener hijos. Ahí fue cuando me dijo que no me había hecho nada malo, que sólo me había extirpado lo que estaba podrido". Pocos días después, Samuel fue ejecutado.

Hasta en dos ocasiones Mazaltov (un nombre que significa 'buena suerte') que llamada a la cámara de gas por su número de prisionera -"es de las pocas palabras que sé en alemán", dice mientras repite este código numérico- . Pero, en ambas ocasiones logró zafarse de la muerte con la ayuda de Fela. Esta enfermera se encargó de esconderla -"me trataba como a su hija", recuerda Fofó- y también de alimentarla y llevarle hasta 15 pastillas diarias con las que tratar la disfunción renal que sufría.

Medio siglo después, a sus 85 años y bajo tratamiento para un cáncer de pulmón, esta superviviente, afincada en Lloret del Mar, no deja de dar las gracias por estar viva. "Él sabía que lo iban a matar pero decidió salvarme", afirma emocionada. Gracias a aquello, es madre de David Samuel, un hijo que lleva el nombre de su hermano fallecido y el de aquel médico.

Fofó falleció en Lloret de Mar (Gerona, España) el 16 de Agosto de 2012 a los 87 años de edad.

Fuente: elmundo.es


   LAS CÁMARAS DE GAS DE AUSCHWITZ

Parte final del proceso de exterminio, las cámaras de gas de Auschwitz fueron construidas en parte por los mismos prisioneros del campo.

Existían 4 grandes cámaras de gas; las 2 primeras, llamadas casita blanca y casita roja, comenzaron a levantarse en Julio de 1942 y entre Marzo y Junio de 1943 comenzaron a funcionar en su totalidad dando paso al aumento constante de transportes de prisioneros desde toda Europa a Auschwitz. (Véase "Las cámaras de gas").

Por teoría se proyectó que en Auschwitz se podrían gasear y quemar diariamente a unos 4.756 prisioneros; este proyecto abarcaba los tiempos previstos de que los prisioneros se desnudasen, entraran en las cámaras para morir, extracción de cadáveres para su exploración en busca de objetos valiosos, la introducción de los mismos en los hornos y limpieza de las cámaras para una nueva remesa de prisioneros. En los crematorios II y III se llegó a la cantidad diaria de 5.000 cadáveres y en los números IV y V hasta 3.000. En algunos momentos en que se producían llegadas masivas de prisioneros los cadáveres eran sacados a los alrededores del campo e incinerados al aire libre.

Las cenizas de las víctimas de Auschwitz se utilizaron como abono para el campo y para ser arrojadas a ríos y pantanos cercanos al campo.

En Octubre de 1943 se produjo una pequeña revuelta en la entrada de la cámara de gas de Crematorio II; había una fila de mujeres judías dispuestas a ser gaseadas cuando una de ellas, dentro de la zona en donde debían desnudarse, se dio cuenta de la mortal verdad y se abalanzó contra el SS Josef Schillinger al que le arrebató la pistola y le descerrajó algunos disparos causándole la muerte; el resto de prisioneras le secundaron y lucharon contra los guardias presentes pero finalmente fueron asesinadas inmediatamente.


Plano de la cámara de gas
y crematorio de Auschwitz I.

Plano de los crematorios I y II de Birkenau.


   DISTRIBUCIÓN DE LAS CÁMARAS DE GAS DE AUSCHWITZ


En total se estima que 949.000 prisioneros del total que pasaron por Auschwitz fueron asesinados directamente en las cámaras de gas; esta es la distribución de las víctimas gaseadas según su procedencia:

Nacionalidad
o Etnia

Gaseados a
la llegada

Asignados
a trabajos

Muertos por
otros métodos

Sobrevivientes

Muertos en total

 Judíos

890.000   

205.000   

95.000   

110.000   

985.000   

 Polacos

10.000   

137.000   

64.000   

73.000   

74.000   

 Gitanos

21.000   

2.000   

21.000   

2.000   

21.000   

 Rusos

3.000   

12.000   

12.000   

Sin datos

15.000   

 Otros

25.000   

12.000   

13.000   

Sin datos

13.000   

 TOTAL

949.000   

368.000   

205.000   

185.000   

1.108.000  


   PLANOS Y MAPAS


Vista general exterior de la cámara de gas y crematorio de Birkenau

Detalle exterior de la cámara de gas y crematorio de Birkenau

Detalle interior de la cámara de gas de Birkenau

Detalle del crematorio de Birkenau

Antesala de la cámara
de gas de Birkenau

Antesala de la cámara
de gas de Birkenau

Antesala de la cámara
de gas de Birkenau

Cámara de gas de Birkenau

Cámara de gas de Birkenau

Cámara de gas de Birkenau

Crematorio V de Birkenau: Disposición de las cámaras de gas y zonas de cremación de las víctimas


   EL DESTINO DE LOS NIÑOS EN AUSCHWITZ

Con las deportaciones masivas desde toda Europa a Auschwitz y con la orden recibida de la aniquilación total de los deportados excepto de aquellos útiles para el trabajo, los niños se convirtieron en una molestia para el campo por lo que su asesinado debía ser directo.

Desde 1942 todos los niños llegados a Auschwitz era revisados por los médicos para apartar a aquellos que pudieran serles útiles en sus experimentos y eran separados de sus familias las cuales eran irremisiblemente asesinadas. El resto, juntos a sus madres o familiares femeninos, también serían gaseados ya que una mujer con niño era clasificada como "no apta" para el trabajo.

Aquellos menores cuya edad podría ser considerada como laboral eran enviados a ayudar en la construcción de los crematorios de Auschwitz primero y de Birkenau después. Una vez concluidos estos trabajos y siguiendo las costumbres del campo fueron asesinados prácticamente todos mediante inyecciones letales salvándose solamente aquellos que siguieron realizando trabajos de mantenimiento y los que sirvieron de esclavos sexuales para los kapos y SS del campo.

Aquellas mujeres que ingresaban en Auschwitz ya embarazadas de escasas semanas o que daban a luz dentro debían de esconder a los recién nacidos porque si eran detectados por los guardias se les arrebataba a las madres y eran asesinados de inmediato sumergiéndolos en cubos de agua.

En 1943 las autoridades de Auschwitz permitieron a las prisioneras que quedaban embarazadas de los guardias alemanes que sus hijos viviesen pero serían sometidos al control del campo por lo que serían tatuados en las piernas por ser los brazos demasiado pequeños para este menester.


   LAS MUJERES PRISIONERAS EN AUSCHWITZ

Las mujeres que eran separadas por ser aptas eran internadas, en principio, en Auschwitz en una zona separada de los hombres por un muro de ladrillo de unos 2 metros de altura; esta sección femenina esta compuesta en su origen por un total de 999 mujeres que fueron deportadas del campo alemán de Ravensbruck.

Llegado el 16 de Agosto de 1942 y con las deportaciones masivas para el exterminio se abre Birkenau; se da la orden de que las mujeres de Auschwitz sean seleccionadas para su aniquilación: De un total de 12.000 mujeres de Auschwitz 4.000 fueron asesinadas en las cámaras de gas

El control en Birkenau era llevado a cabo por las pocas prisioneras políticas germanas que a la par de ejercer como prostitutas para los guardias del campo también realizaban labores de vigilancia. Carentes de todo sentido de dignidad, las guardias femeninas llegaban a ser mas brutales que los propios hombres; destaca por su crueldad la SS Maria Mandel que también solía colaborar en la selección a la llegada de nuevos prisioneros al campo por su condición de enfermera.

Las condiciones insanas de Birkenau, la ausencia de higiene femenina y la carencia de duchas o lavabos propició que muchas mujeres murieran por infecciones producidas tanto por heridas laborales como por mordeduras de ratas o simplemente la debilidad física por agotamiento. Su media de vida era la mitad que la de los hombres aunque un puñado de ellas recibían un trato mejor ya que eran destinadas a labores de servidumbre en tanto en la casa del comandante como atenciones sexuales a los guardias; además otras prisioneras realizaban trabajos de sastrería o eran destinadas a las oficinas de campo por sus conocimiento de idiomas o haber sido mecanógrafas antes de ser detenidas. 

Una de estas prisioneras, Lilly Jacob-Zelmanovic Meier, sobrevivió a la evacuación de Auschwitz y tras deambular errante llegó hasta el campo de Dora Mittelbau en Alemania en donde casualmente encontró una caja escondida que contenía un álbum de fotografías realizadas por los SS de Auschwitz; en este álbum reconoció a sus propios familiares asesinados en tan monstruoso campo además de una serie de fotografías que detallaban la norma diaria del crimen, desde la llegada de los transportes hasta el asesinato pasando por la selección de los prisioneros. Este álbum fue reduciendo su contenido al distribuirse muchas de sus fotografías entre los familiares sobrevivientes y el resto, un total de 56 páginas con 193 fotografías, se encuentra depositado en el Museo Yad Vashem de Israel.


   LOS GITANOS EN AUSCHWITZ

Los gitanos, considerados raza a extinguir, eran junto a los judíos objetivo principal para el exterminio. Por el campo familiar de Birkenau pasaron desde 1943 varias decenas de miles de gitanos que murieron por el hambre, enfermedades y tifus sin olvidarse de los que eran destinados a acabar sus vidas en las cámaras de gas. Se sabe que unos 21.000 gitanos fueron gaseados en Birkenau; estos datos quedaron recogidos en el "Libro de los Gitanos" (imagen de la izquierda) y en cuyas páginas se registraba meticulosamente los datos personales de las víctimas. Este libro fue sustraído por los prisioneros polacos encargados de los registros de Birkenau y enterrado en un cubo dentro del campo.


   LA LIBERACIÓN DE AUSCHWITZ

Siendo el 18 de Enero de 1945, las tropas soviéticas del Primer Ejército del Frente Ucraniano, y bajo el mando del Mariscal Koniev, están cerca de Auschwitz; este día comienza la evacuación de los prisioneros más fuertes de Auschwitz, Birkenau y Monowitz hacia otros campos como Dachau o Bergen Belsen mediante las llamadas “marchas de la muerte”, conocidas así porque aquellos prisioneros que no soportaban las largas horas de marcha eran apartados a las cunetas y asesinados de un disparo en la cabeza. Los reos más débiles o enfermos quedaron abandonados en el complejo a su suerte; unos comenzaron el largo camino de regreso a sus casas, otros se quedaron en Auschwitz porque sencillamente no tenían a donde ir. 

Los prisioneros que no fueron acoplados a las “marchas de la muerte” y quedaron en Auschwitz pertenecían a 29 nacionalidades diferentes. Según escribió el judío liberado Danuta Checa en su obra “Auschwitz Kalendarium” y según el listado del día 17 de Enero, partieron al día siguiente en las “marchas de la muerte” un total de 67.012 prisioneros. 

Ellie Wiesel, sobreviviente judío, que estaba ingresado en el hospital de Monowitz por un problema en los pies, decidió unirse a la “marcha” y acabó en el campo Buchenwald. En su libro “Noche” explica la decisión que tomó junto a su padre:

La elección estaba en nuestras manos. Por una vez podemos decidir nuestro destino por nosotros mismos. A sido una suerte que los dos pudiéramos permanecer en el hospital, donde he podido, gracias a mi doctor, conseguir (se refiere a su padre) entrarlo como un paciente. O de lo contrario podría seguir a los demás. “Bueno, ¿qué vamos a hacer, papá?” Se quedó en silencio. “Vamos a ser evacuados con los demás”, le dije.

Entre los que prefirieron volver a casa se encontraba Primo Levi, un químico italiano de origen judío, que en uno de sus muchos libros detalló que este regreso fue extremadamente lento, meses... los judíos eran recibidos con hostilidad por los habitantes de aquellas poblaciones que atravesaban.

La primera “marcha” comenzó el 18 de Enero, de madrugada. Los SS del campo apartaron a unas 500 mujeres de Birkenau junto a sus hijos y comenzaron a andar en dirección hacia Wodzislaw llegando el día 21. Al día siguiente llegó una larga columna de hombres que se unieron a las mujeres. Este mismo día los SS consiguieron camiones de carga descubiertos y tras obligar a subir a todos los prisioneros emprendieron la marcha hacia campos de concentración en territorio alemán. Los SS regresaron el día 20 para destruir los crematorios y cámaras de gas.

Otra “marcha” estaba compuesta por prisioneros de Monowitz (Auschwitz III); el 21 de Enero alcanzaron la ciudad de Gleiwitz en donde, tras subirse a varios trenes, fueron repartidos por los campos de concentración de Buchenwald, Dachau, Mauthausen y Sachsenhausen.

El 27 de este mismo mes las tropas rusas llegan a Auschwitz; tenían conocimiento de la existencia de las cámaras de gas y los crematorios desde Junio de 1942, cuando la BBC radió la noticia de la existencia de Auschwitz pero los que descubrieron fue las 4 instalaciones de gaseo y crematorios destruidos por los SS antes de abandonar el campo.

Los 1.200 prisioneros que encuentran en Auschwitz I (entre ellos 611 niños) comienzan a relatar los horrores vividos en el campo; describen los asesinatos, la esclavitud, la realidad encubierta de 5 años de genocidio continuado. La liberación es lenta, agotadora e indescriptible por el aspecto de los sobrevivientes. Se celebran juicios en los que se encausan a todo el personal del campo resultando las condenas más abajo detalladas.

Se estima que 1.5 millones de seres humanos aproximadamente fueron asesinados en Auschwitz y sus complejos anexos. Según los archivos del campo en Auschwitz fueron exterminados un mínimo de 1.108.000 judíos llegados de todos los rincones de Europa principalmente de Hungría (400.000) y Polonia (300.000), 150.000 polacos primando prisioneros políticos, 23.000 gitanos, 150.000 prisioneros de guerra rusos y unos 25.000 prisioneros civiles de otros nacionalidades como checos, franceses, yugoslavos, rusos, bielorrusos, ucranianos y alemanes.

Respecto a la documentación del complejo Auschwitz se rescató una parte; numerosos documentos secretos o que podrían implicar a los SS fugados en Crímenes de Guerra y contra la Humanidad se destruyeron por lo que, tras 66 años, se sabe una pequeña parte de la realidad de Auschwitz.

Posteriormente, y bajo mando ruso, Birkenau sirvió como centro de internamiento para prisioneros de guerra alemanes. Un año después los prisioneros germanos fueron divididos en dos grupos: Uno quedaría en libertad y regresaron a Alemania. El otro grupo sería enviado a la Unión Soviética en donde serían tratados como mano de obra esclavizada para reconstruir y reparar los daños causados por su mismo país. Muchos de ellos jamás volvieron.

El 26 de Octubre de 1979 Auschwitz es declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.

El día de la liberación, el 27 de Enero de 1945, se convirtió en el “Día Internacional de la Conmemoración del Holocausto”.


   EL TOTAL DE MUERTOS EN AUSCHWITZ: EL BAILE DE LAS CIFRAS

Posiblemente el campo de exterminio en donde más víctimas se produjeron y, a la vez, el que menos datos aporta sobre ellas.

Auschwitz adquirió por derecho propio el título del mayor matadero humano de la historia; partiendo de la base de que en el momento de su creación solamente se registró a los prisioneros de guerra rusos y, posteriormente también, a aquellos prisioneros no de guerra que eran seleccionados para el trabajo esclavizado, las cifras de víctimas es imposible de averiguar ya que la inmensa mayoría de los prisioneros que llegaban a Auschwitz eran asesinados directamente sin establecerse un registro de ellos.

Cuando el 27 de Enero de 1945 las tropas soviéticas entran en Auschwitz encuentran en sus almacenes un total de 348.820 prendas de vestir masculinas y 836.525 femeninas así como 7 toneladas de cabello humano, 460 prótesis ortopédicas de diversa índole y otros efectos personales como gafas, cepillos de ropa y dentales, termos, navajas de afeitar, medicinas, etc...

Pero me detengo en las primeras cifras, las relativas a prendas de vestir. En total la suma de las prendas es 1.118.346; difícil es decir que estas corresponden a personas únicas y que esta cantidad también corresponde aproximadamente al número de víctimas. Las maletas con las que llegaban los deportados contenían varias prendas que eran inmediatamente seleccionadas y organizadas en el bloque Kannada.

Hay que decir que durante el tiempo que funcionó Auschwitz como campo de exterminio partieron muchísimas locomotoras arrastrando vagones atestados de efectos personales de las víctimas en dirección a Alemania; los efectos de las víctimas eran reutilizados para la población germana. Y a modo curioso añado que en numerosas ocasiones se distribuyó paquetes de ropa que contenían chaquetas marcadas con la estrella de David e incluso algunas presentaban un orificio presumiblemente de bala. Al final de este capítulo se adjunta un informe secreto alemán en el que se detalla el envío, el 2 de Febrero de 1943, de 824 vagones cargados con efectos personales de las víctimas asesinadas.

Los archivos actuales de Auschwitz arrojan 1.108.000 fallecidos constatados; ante la seguridad de que numerosos archivos relativos a transportes y registros fueron destruidos queda preguntarse cuantos seres humanos llegaron a las apartadas vías de Auschwitz sin que sepamos nada de su origen, de su vida, de ellos como personas.

Para escribir este capítulo he leído una serie de documentos particulares y oficiales redactados por revisionistas pro-judíos y antisemitas, otros confeccionados por mentes exageradas que, sin base alguna, proponen su verídica cifra de 9 millones de víctimas asesinadas en Auschwitz. 

No es mi intención poner en duda tales afirmaciones pero entre el primer informe de 1945 y el último en 1994 hay una diferencia decreciente de ¡¡8.370.000 víctimas menos asesinadas en el complejo Auschwitz!! 

De las cifras que expongo a continuación solamente una hace referencia a los archivos del Museo de Auschwitz que, para mí, si las considero auténticas y aproximadas a la realidad. Hay que tener en cuenta que muchos de los datos en que se basa este Museo para aportar la cifra de 1.108.000 asesinatos es mediante los archivos del campo y declaraciones de sobrevivientes. Pero vamos a enmunerar las cifras ofrecidas por revisionistas e historiadores:

a.  

9.000.000 de víctimas según los historiadores Henri Michel y Olga Wormser cuyo informe fue presentado en el documental “Nuit et Brouillard” en 1955.

b.  

8.000.000 de víctimas según la Oficina Francesa de Investigación de Crímenes de Guerra y el Servicio Francés de Información de Crímenes de Guerra en 1945.

c.

7.000.000 de víctimas según el prisionero judío liberado Raphael Feigelson en 1945.

d.

6.000.000 de víctimas según el doctor Tibère Kremer en 1951, prisionero liberado de Auschwitz.

e.

5.500.000 a 5.000.000 de víctimas según Bernard Czardybon en 1945 y basándose en las confesiones de varios SS de Auschwitz; añade que el 90% eran judíos. Estas confesiones junto a la cifra de víctimas fueron publicadas por el diario “Le Monde” en 1978.

f.  

4.500.000 de víctimas según el ex-prisionero polaco y sonderkommando destinado a los crematorios de Auschwitz Henryk Mandelbaum. Siempre enseño su brazo izquierdo tatuado con el número 181970.

g.  

4.000.000 de víctimas según un Informe presentado por el gobierno ruso ante el Tribunal de Nuremberg que lo calificó como “prueba auténtica”. Esta cifra fue considerada falsa en 1990 por lo que el Director del Museo de Auschwitz y ex-prisionero de este campo, Franciszek Piper, se vio obligado en 1995 a reemplazar la placa conmemorativa en la que daba por válida la cifra de 4 millones de muertos por otra en la que se pasaba a 1.100.000 víctimas. 

h.

3.500.000 de víctimas según el “Dictionnaire de la langue francaise” publicado en 1991 por Hachette, de ellas el 95% eran judíos. Este dato insertado en el diccionario lo aportó en 1980 el director de cine Claude Lanzmann cuya serie documental “Shoah” levantó muchas controversias.

i.

3.000.000 de víctimas según David Susskind, Presidente del Centro comunitario Laico Judío de Bruselas, en su carta publicada en el periódico “Le Nouvel Observateur” el 30 de Mayo de 1986.

j.

2.500.000 de víctimas según el prisionero fugado de Auschwitz Rudolf Vrba, autor del “Informe Vrba”. Esta cifra la aportó en 1961 cuando declaró como testigo contra el SS Adolf Eichmann, artífice de la “Solución Final al Problema Judío” y responsable de la deportación y muerte de varios millones de seres humanos en Europa.

k.  

2.000.000 de víctimas según el prestigioso historiador y especialista en el Holocausto Yehuda Bauer; esta cifra la aportó en 1982 tras varios años de contabilizar víctimas. Tanto el SS Pery Broad como el médico nazi Friedrich Karl Entres, ambos destinados en Auschwitz, también coinciden en esta cantidad; así lo declararon ante las tropas aliadas tras ser detenidos el finalizar la II Gran Guerra. Los historiadores Leon Poliakov en 1951, Georges Wellers en 1973 y Lucy Dawidowicz en 1975 llegan a la misma conclusión de 2 millones de víctimas asesinadas en el complejo Auschwitz.

l.  

1.600.000 de víctimas según el historiador Yehuda Bauer en 1989. El historiador y químico francés Georges Wellers añade en 1983 que de esta cantidad 1.352.980 eran de origen judío.

m.

1.250.000 de víctimas y de ellas 1 millón eran judíos, según el historiador vienés Raul Hilberg en 1985.

n.

1.100.000 a 1.500.000 de víctimas según el que fue ex-prisionero y Director del Museo de Auschwitz Franciszek Piper junto a los historiadores Michael Berenbaum y Yisrael Gutman en 1994.

o.

1.000.000 de víctimas según el químico farmacéutico y considerado una autoridad en temas del Holocausto Jean-Claude Pressac; esta cifra aportada en 1989 fue incluida por válida en el “Dictionnaire des noms propres” publicado en 1992 por Hachette.

p.  

800.000 a 900.000 víctimas según el historiador británico Gerald Reitlinger en 1953.

q.  

775.000 a 800.000 víctimas de las cuales 630.000 eran judíos, según Jean-Claude Pressac en 1993 (ver el punto “o”).

r.

630.000 a 710.000 víctimas de las cuales 470.000 a 550.000 eran judíos, según Jean-Claude Pressac en 1994 (ver los puntos “o” y “q”).

Cada centro de estudios o cada investigador privado que se centra en las cifras sobre las víctimas del Holocausto maneja sus propios números. Quizás la única realidad aproximada esté en el Servicio de Búsqueda Internacional (ITC - International Tracing Service) que abierto desde 2007 aporta la localización de víctimas del régimen nazi y sus familiares; según el ITC posee la documentación nominal de más de 17.500.000 de personas asesinadas por el nazismo, más de 5 kilómetros de estanterías plagadas de carpetas conteniendo una información que, cuanto más tiempo pase en ser abierta y pública, menos posibilidades habrá de que los legítimos herederos de la memoria del Holocausto puedan encontrar referencias de sus ancestros. Sería interesante que este Servicio de Búsqueda digitalice los mencionados archivos y quizás dentro de un tiempo, cuanto antes mejor, pudiésemos comprobar con mayor exactitud la realidad de las víctimas del nazismo en general y de Auschwitz en particular.

No cabe ninguna duda que de momento el total exacto no se sabe pero las víctimas inocentes se cuentan por millones. Demasiados.


   LOS JUICIOS AL PERSONAL DE AUSCHWITZ

Tras la liberación de Auschwitz y sus campos satélites por tropas soviéticas, el personal SS y kapos que habían ordenado, perpetrado y colaborado en la esclavitud, tortura y muerte de los prisioneros fueron sometidos a 2 juicios; esto fue debido a que en las acusaciones en el primer juicio sólo alcanzó a los principales mandos y parte de los inculpados. Con el paso de los años, la localización y detención de otros responsables y la reunificación de pruebas incriminatorias dieron paso a un segundo juicio. He aquí el detalle de ambos juicios.

El primer juicio comenzó el 24 de Noviembre de 1947 en la ciudad polaca de Cracovia y finalizó el 22 de Diciembre del mismo año. En esta ocasión se esperó a Noviembre de 1947 para comenzar los juicios porque se reconstituyó el Tribunal Nacional Supremo de Polonia que asumió la potestad de juzgar directamente a los responsables de Auschwitz.

Los encausados fueron 41 personas aunque los principales acusados fueron Arthur Liebehensachel como Comandante del campo, Maria Mandel como Jefa de la zona destinada a mujeres y Johannes Kremer como médico.

NOMBRE

RANGO

PUESTO

SENTENCIA

Adolf Medefind

SS-Unterscharfuhrer

Guardia

Cadena Perpetua

Alexander Bulow

SS-Sturmmann

Guardia

15 años de prisión

Alice Orlowski

SS-Aufseherin

Guardia

15 años de prisión

Anton Lechner

SS-Rottenfuhrer

Guardia

Cadena Perpetua

Arthur Breitwieser

SS-Unterscharfuhrer

Administración del campo

Muerto por edad en prisión el 20-12-1978

Arthur Liebehenschel

SS-Obersturmbannfuhrer

comandante del campo

Muerte por horca
el 21-04-1948

August Bogusch

SS–Scharfuhrer

Administración del campo

Muerte por horca
el 28-01-1948

Detlef Nebbe

SS-Sturmscharfuhrer

Sargento de la guardia

Cadena Perpetua

Eduard Lorenz

SS-Unterscharfuhrer

Guardia

15 años de prisión

Erich Dinges

SS-Sturmmann

Conductor

5 años de prisión

Erich Muhsfeldt

SS-Oberscharfuhrer

Jefatura de los
crematorios de Birkenau

Muerte por horca
el 22-12-1947

Franz Romeikat

SS-Unterscharfuhrer

Administración del campo

15 años de prisión

Franz Xaver Kraus

SS-Sturmbannfuhrer

Adjunto al Comandante

Muerte por horca
el 28-01-1948

Fritz Buntrock

SS–Unterscharfuhrer

Ayudante de Campo

Muerte por horca
el 28-01-1948

Hans Aumeier

SS-Sturmbannfuhrer

Schutzhaftlagerfuhrer (Jefatura de prisiones)

Muerte por horca
el 28-01-1948

Hans Hoffmann

SS-Rottenfuhrer

Gestapo

15 años de prisión

Hans Koch

SS-Unterscharfuhrer

Campo de desinfección

Cadena Perpetua

Hans Munch

SS-Obersturmfuhrer

Bacteriólogo

Absuelto

Hans Schumacher

SS-Unterscharfuhrer

gerente de suministros
de alimentos

Muerte por horca
el 28-01-1948

Heinrich Josten

SS-Obersturmfuhrer

Comandante de la guardia del campo

Muerte por horca
el 28-01-1948

Hermann Kirschner

SS-Unterscharfuhrer

Jefatura de Administración

Muerte por horca
el 28-01-1948

Hildegard Lachert

SS-Aufseherin

Aufseherin

15 años de prisión

Johann Paul Kremer

SS-Obersturmfuhrer

Médico

Muerte por horca
Conmutada por Cadena Pertepua

Johannes Weber

SS-Sturmmann

Cocinero

15 años de prisión


Josef Kollmer

SS-Obersturmfuhrer

Comandante de la guardia del campo

Muerte por horca
el 28-01-1948

Karl Jeschke

SS-Oberscharfuhrer

Guardia

3 años de prisión

Karl Mockel

SS-Obersturmbannfuhrer

Jefatura de Administración

Muerte por horca
el 28-01-1948

Karl Seufert

SS-Hauptscharfuhrer

Jefe de Bloque
de prisioneros

Cadena Perpetua

Kurt Hugo Muller

SS-Unterscharfuhrer

Jefe de Bloque

Muerte por horca
el 28-01-1948

Ludwig Plagge

SS–Oberscharfuhrer

Ayudante de Campo

Muerte por horca
el 28-01-1948

Luise H. Elisabeth Danz

SS-Aufseherin

Guardia

Cadena Perpetua

Maria Mandel

SS–Oberaufseherin

Jefa de la zona de mujeres en Birkenau

Muerte por horca
el 24-01-1948

Maximilian Grabner

SS-Untersturmfuhrer

Jefe de la Gestapo del campo Auschwitz

Muerte por horca
el 28-01-1948

Oswald Kaduk

SS-Unterscharfuhrer

Ayudante de Campo

25 años de prisión

Otto Moll

SS-Unterscharfuhrer

Jefatura del crematorio

Muerte por horca
el 28-01-1948

Paul Gotze

SS-Rottenfuhrer

Jefe de Bloque

Muerte por horca
el 28-01-1948

Paul Herbert Ludwig

SS-Oberscharfuhrer

Jefe de Bloque

Muerte por horca
el 28-01-1948

Paul Szczurek

SS-Unterscharfuhrer

Jefe de Bloque

Muerte por horca
el 28-01-1948

Richard Schroder

SS-Unterscharfuhrer

Administración del campo

10 años de prisión

Therese Rosi Brandl

SS-Aufseherin

Aufseherin

Muerte por horca
el 24-01-1948

Wilhelm G. Gehring

SS–Hauptscharfuhrer

Subcomandante

Muerte por horca
el 28-01-1948

El segundo juicio contra el personal de Auschwitz, más conocido como “El Segundo Proceso de Auschwitz” (en alemán “Auschwitz-der” o “der Prozess zweite Auschwitz-Prozess”) comenzó el 20 de Diciembre de 1963 terminando con la lectura de las sentencias el 10 de Agosto de 1965.

22 eran los encausados de bajo rango y kapos a los que se les acusó de participación activa en el Holocausto mediante el exterminio en los campos de concentración y exterminio de Auschwitz I (Auschwitz), Auschwitz II (Birkenau) y Auschwitz III (Monowitz) así como en los subcampos satélites que rodeaban el complejo principal.

Los cargos oscilaban entre ser responsables directos de la selección de prisioneros en la rampa de llegada de los trenes (esto implicaba decidir quien viviría y quien iría a las cámaras de gas) hasta la participación en gaseamientos masivos. Entre sus víctimas principalmente había niños menores de 14 años y las madres que se negaban a entregarlos.

Se presentaron 360 testigos, entre los que se encontraban un total de 210 sobrevivientes dispuestos a declarar ante el Tribunal las atrocidades que habían vivido en su tiempo de reclusión. Otro sobreviviente, Fritz Bauer, se encargo de representar a la Fiscalía durante este proceso que se celebró en el Palacio de Justicia de Frankfurt am Main (Alemania).

Bauer consiguió un listado de unas 6.000 personas pertenecientes a la SS e involucradas en el Holocausto pero, para este juicio, solamente pudo acusar a 22 de ellos. Gracias a los historiadores dependientes del Instituto de Historia Contemporánea de Munich (Alemania), Hans-Adolf Jacobsen, Hans Buchheim, Helmut Krausnick y Martin Broszat pudo reunir datos y pruebas incriminatorias contra los acusados.

NOMBRE

RANGO

PUESTO

SENTENCIA

Bruno Schlage

SS-Oberscharfuhrer

Jefe de almacén

6 años de prisión

Emil Bednarek

Kapo

Kapo

Cadena Perpetua

Emil Hantl

SS-Rottenfuhrer

Médico

3.5 años de prisión

Franz-Johann Hofmann

SS-Oberscharfuhrer

Jefe del campo de detención preventiva

Cadena Perpetua

Franz Lucas

SS-Obersturmfuhrer

Médico

3 años Y 3 meses
de prisión

Gerhard Neubert

 

Médico destinado
en Monowitz

Absuento

Hans Nierzwicki

 

Destinado en Auschwitz I

Absuelto

Hans Stark

Untersturmfuhrer

Gestapo

10 años de prisión

Herbert Scherpe

SS-Oberscharfuhrer

Asistenter médico

4.5 años de prisión

Johann Schobert

SS-Unterscharfuhrer

División política

Absuelto

Josef Klehr

SS-Sturmscharfuhrer

Enfermero

15 años de prisión

Karl-Friedrich Hocker

SS-Rottenfuhrer

Adjunto al Comandante

7 años de prisión

Klaus Dylewski

Scharfuhrer

Gestapo

5 años de prisión

Oswald Kaduk

SS-Unterscharfuhrer

Ayudante de Campo

25 años de prisión

Pery Broad

Rottenfuhrer

Gestapo

4 años de prisión

Robert Mulka

SS-Hauptsturmfuhrer

Ayudante de Campo

14 años de prisión

Stefan Baretzki

SS-Rottenfuhrer

Jefe del bloque
principal

8 años de prisión

Viktor Capesius

SS-Hauptscharfuhrer

Farmacéutico

9 años de prisión

Wilhelm Boger

SS-Hauptscharfuhrer

Gestapo

Cadena Perpetua conmutada por 15 años de prisión

Willi Frank

SS-Hauptscharfuhrer

Odontólogo

7 años de prisión

Willi Schatz

SS-Rottenfuhrer

Odontólogo

Absuelto


   VÍDEOS RELACIONADOS: PRIMER Y SEGUNDO JUICIO AL PERSONAL DE AUSCHWITZ


Primer Juicio contra el personal de Auschwitz.

Segundo Juicio contra el personal de Auschwitz.


   VÍDEO RELACIONADO: AUSCHWITZ, LA ARQUITECTURA DE LA DEMENCIA



   VÍDEO RELACIONADO: AUSCHWITZ ACTUALMENTE



   TESTIMONIOS DE SOBREVIVIENTES


Testimonio de Ima Spanjaard

Crecí en una familia judía de clase media en Holanda. En 1941 trabajé como asistente en la clínica de un dentista amigo de mis padres. Mi padre era médico y junto con mi madre fue arrestado en 1942 y llevado por los alemanes a diferentes campos de concentración. Mi hermano pequeño fue trasladado a Auschwitz y asesinado poco después. Aún hoy no puedo hablar de él.

Estaba sola en Holanda y un conocido de la familia me ofreció ayudar a escapar a Suiza. En el camino teníamos que parar en Bruselas para recoger los pasaportes falsos. Tan pronto como entramos en la ciudad me condujo directamente al cuartel de la Gestapo. 

Fui enviada primero al campo de Mechelen, en Bélgica. Más tarde fui trasladada a Auschwitz, donde permanecí los tres años siguientes. Haber estado en Mechelen me preparó para lo que me esperaba en Auschwitz, donde todo era peor. 

Hay algo de allí que nunca olvidaré; esa sopa casi fría y grasienta de color marrón que comíamos cada día. Por la noche nos daban un pedazo de pan que justo alcanzaba para cuatro rebanadas finas. Comíamos dos y guardábamos las otras dos para desayunar. El hambre que pasamos era insoportable. 

Al tener experiencia trabajando como asistente de dentista me emplearon como enfermera. Otras mujeres no fueron tan afortunadas y su destino fue servir como animales para experimentos. 

Recuerdo que un día un doctor escogió, una a una, a cuarenta mujeres de mi barracón que fueron llevadas a Heidelberg; allí se les asesinó con una inyección en el corazón, y una vez muertas las pusieron en formol para que los estudiantes de medicina pudieran practicar con sus cadáveres. 

Todo el mundo trabajaba sin descanso en Auschwitz; todos menos aquellos destinados para la experimentación. Había en el campo un polaco que se encargaba de tatuarnos en el brazo un número; el mío todavía visible es el 42.646 y junto a él una estrella de David. 

El tipo era un inútil escribiendo y a menudo tachaba lo escrito y empezaba de nuevo; así que mucha gente tenía estos garabatos en los brazos y cuando llegó mi turno le dije: "Pon atención y hazlo bien" y empecé a reírme de mí misma, porque en aquel momento me di cuenta de lo estúpido de mi vanidad si al fin y al cabo iba a morir en la cámara de gas. 

Muchos de los experimentos hechos en mujeres eran experimentos de esterilización. Utilizaban jóvenes vírgenes que eran llevadas a la sala de Rayos-X, donde se les aplicaba radiación en los ovarios. 

La exposición a los Rayos-X no debe ser de más de unos segundos pero a ellas las mantenían allí durante varios minutos. Las quemaduras eran horribles. 

Después las operaba un prisionero polaco que era ginecólogo. Muchas morían en el proceso pues se utilizaba el mismo instrumental sin esterilizar para todas. Las que sobrevivían eran inyectadas con un líquido blanco. Después de dos meses se volvían a hacer Rayos-X para comprobar que los ovarios habían sido totalmente destruidos.

Todo lo que teníamos para atender a esas pobres mujeres era agua y papel higiénico. Otras veces aplicaban yodo repetidamente en cuello del útero de algunas mujeres provocando cáncer en la zona. 

Una vez desarrollado el cáncer, realizaban operaciones de extirpación de la matriz, el cuello del útero y el útero. El doctor que realizaba las operaciones trabaja en un instituto de investigación contra el cáncer en Berlín. 

Más de 80 mujeres pasaron por el quirófano; las recuerdo bien porque yo les administré la anestesia. Todavía hoy me pregunto cómo pude hacerlo; yo era igual que ellas. 

Cuando estás en esa situación, sobrevivir es tu único motor; es el mas básico de los instintos. Haberme negado hubiera supuesto mi condena de muerte. A pesar de ello todavía lloro y me avergüenzo de no haberme negado a tomar parte en aquel horror. 

Finalmente cuando los estadounidenses nos liberaron, después de haber sido trasladados de Auschwitz por los alemanes, a unos llevaron a un pueblo cerca de Leipzig. Mis pies estaban deshechos por el frío y no podía andar por mí misma. 

Recuerdo mi primera comida: dos huevos duros. Apenas podía comer nada entonces. Más tarde, comer fue lo único que hacía; no distinguía los sabores pero no importaba, comía sin parar. 

Nunca olvidaré la sensación de las sábanas en mi cuerpo; era como si nunca hubiera dormido en sábanas antes. Recuerdo también los jardines de las casas del pueblo, bien cuidados y llenos de rosas bellísimas. 

Hoy he estado trabajando en el jardín de mi casa. Cuando después de muchos años no podía comer ni dormir, cultivar flores fue como una terapia. Dentro de poco, esas rosas que ves ahí se abrirán y mi jardín se iluminará con ellas.

Fuente: BBC Mundo


Testimonio de David Szumiraj y su esposa Perla

En medio de los horrores de Auschwitz encontraron el amor. David Szumiraj y su esposa Perla celebrarán en Buenos Aires su 59º aniversario de matrimonio el próximo mes. 

Su historia muestra que la fortaleza del espíritu humano puede imporse a las situaciones más adversas. Cuando se conocieron en el peor campo de exterminio nazi la supervivencia era el imperativo de cada día. 

Él, un joven judío polaco, la vio por primera vez mientras realizaba trabajos forzados en el cultivo de la papa y ella lavaba vegetales, pero no pudieron hablarse por mucho tiempo. 

Como no podíamos hablar, nos mirábamos cuando no había nadie alrededor", dijo Szumiraj, y agregó: "No pudimos hablarnos hasta que los alemanes nos dijeron que iban a evacuar por separado a hombres y mujeres". 

Para el momento en que pudieron dirigirse la palabra por primera vez y tomarse de las manos, David y Perla ya se consideraban una pareja y soñaban con algún día contraer matrimonio. 

Szumiraj conversó con la BBC mientras regaba sus plantas en su vivienda bonaerense. 

A pesar de que han pasado seis décadas del horror del Holocausto, aún para Perla es muy doloroso recordar, y por eso es David quien habla. 

Su jovialidad y su sonrisa contagiosa no permiten intuir las adversidades que vivieron tanto él como su familia, de la que 42 miembros perecieron en el Holocausto. 

La pesadilla de Szumiraj comenzó a finales de 1942 cuando soldados alemanes apresaron a todos sus vecinos en el ghetto de Lodz, en el centro de Polonia. 

"Viajamos tres días en los vagones de un tren, sin comer, sin beber, haciendo allí mismo las necesidades fisiológicas", recordó David. 

Al llegar a Auschwitz fue tatuado en su antebrazo con el número 145086. La vida se convirtio en un bregar diario por la existencia. 

"Desnudos, -manifestó David- nos inspeccionaban para determinar quién estaba en condiciones de hacer trabajos forzados y quién debía ser destinado a la cámara de gas". 

"Un día -dijo- el hombre a cargo de la selección me mandó a la fila izquierda, la de los destinados a morir. El hombre tenía una estatura como de 2 metros, pero yo salté y le agarré la solapa. Le grité en la cara: 'Soy joven. Estoy fuerte. Déjame vivir. Puedo trabajar'". 

"En ese momento los SS se desvivían por dispararme, pero el hombre dijo: 'Déjenlo. Que vaya a la derecha'". Durante sus tres años en Auschwitz, David pasó 19 selecciones como esa. 

El día en que David y Perla se pudieron hablar por primera vez -después de caminar unos 25 metros y encontrarse en el medio de un campo- no fue sino el preludio de una separación debido a las llamadas Caminatas de la Muerte. Los jóvenes se tomaron de las manos, se abrazaron y se besaron por primera vez. 

"A través de nuestras miradas, tanto ella como yo estábamos seguros de que habíamos encontrado a la persona amada. Sentíamos que éramos el uno para el otro", expresó David. 

La evacuación tenía lugar en las postrimerías de la guerra, poco antes de la liberación de Auschwitz hace ahora 60 años. Más de 50.000 reclusos fueron internados en territorio bajo control alemán. 

"Dejamos Auschwitz en vagones de trenes abarrotados que no tenían techo. Nevaba. Comíamos nieve. Después de una semana la gente comenzó a morir". 

El viaje se interrumpió cuando el tren cayó bajo fuego aliado procedente de bombarderos británicos. Con un peso corporal de sólo 38 kilos, David y muchos de los reclusos huyeron y se tuvieron que alimentar de hierbas. Como secuela, todavía hoy él no es capaz de probar, por ejemplo, la lechuga. 

Finalmente, fue rescatado por tropas estadounidenses y al final de la guerra se unió al ejército de EE.UU. en Berlín como traductor.

Las noticias de Perla le llegaron desde Hamburgo, desde un campamento donde las mujeres tenían tatuajes en sus brazos. Un amigo de él la vio, y ella le preguntó: "¿David está vivo? ¿Todavía me ama? ¿Se quiere casar conmigo?" 

El reencuentro tuvo lugar en la base donde él trabajaba. Ella se escondió detrás de un árbol. "Al vernos lloramos, reímos, nos abrazamos", recuerda David.

El matrimonio se celebró en París, donde tuvieron el primer hijo. En la capital francesa decidieron trasladarse a Buenos Aires, donde David tenía familiares. 

Pero emigrar a Argentina no era fácil para los judíos. El gobierno argentino había emitido una orden secreta que prohibía el acceso de personas expulsadas de sus países de origen, lo que afectaba básicamente a los inmigrantes judíos. 

Para entrar a Argentina, varios familias judías dijeron que eran católicas. Otras debieron pagar cuantiosos sobornos. 

La familia de David no tenía los 20.000 pesos necesarios para asegurarse visas para él y su familia y entonces se dirigieron a Paraguay, donde entraron en contacto con traficantes de personas que podían ingresarlos a territorio argentino. 

Dejaron Paraguay en medio de la noche. David tuvo que cubrir con cinta adhesiva la boca de su bebé para que el llanto no los delatara. 

Ya en Buenos Aires, la familia los esperaba con una cena, "como no había visto en más de seis años", sigue rememorando David. Era el 12 de Marzo de 1947. En 1954, el matrimonio adoptó la ciudadanía argentina. 

El próximo mes, la pareja celebrará sus 59 años de casados junto a sus dos hijos, siete nietos y tres bisnietos. 

Seis décadas después del horror de Auschwitz, David Szumiraj y su esposa Perla saben bien cuán afortunados fueron de haberse conocido y de estar vivos.

Fuente: BBC Mundo


Testimonio de Hanka Grzmot

La historia de Jedwabne y el terrible crimen que cometieron los polacos contra los judíos, me conmovió profundamente. 

Casi toda mi familia fue devorada por el Holocausto y creo que el mundo debe conocer la verdad de lo padecido por el pueblo judío, en esa época trágica de la historia 

Las pobres víctimas fueron arrastradas a la plaza y empujadas a un granero, donde fueron quemados vivos. Los ancianos y niños que no podían trasladarse por sus propios medios, fueron llevados y arrojados sobre las brasas ardientes.
Jedwabne era una pequeña aldea con mayoría de población judía que vivía allí desde mucho tiempo atrás. Ya en el año 1770 construyeron la primera sinagoga. Vivían y trabajaban humildemente con sus vecinos con quienes se criaron juntos, y no se comprende su monstruoso comportamiento, que nos invade de tristeza y dolor. 

El asesinato de la población judía de Jedwabne no fue un hecho único. En todos los países ocupados por las bestias nazis, reinaba la muerte y el terror cometido por los polacos, lituanos, estonios y bielorrusos que controlaban la matanza mientras el mundo no reaccionaba y se mantenía en silencio cómplice e incomprensible. 

Aún hoy me hago esta pregunta: ¿cuántas vidas se podrían haber salvado si el mundo democrático hubiera levantado su voz y su protesta? 

El Holocausto fue el mayor colapso moral y ético de todos los tiempos. 

Todo esto pasó en el siglo XX. Tanto odio no parece posible y es impensable que los humanos fuesen capaces de cometer crímenes tan escalofriantes. 

Los que estuvimos en Auschwitz conocemos bien la verdad que el mundo debe también saber. 

Las historias siniestras de Jedwabne y Auschwitz deben servir como anticuerpos contra el resurgimiento del nazismo y de la xenofobia. Esto debe ser una advertencia a la vez que servir de llamado al respeto y la tolerancia entre los semejantes, para lograr así una humanidad más comprometida y por ende más feliz.

Fuente: Revista F.H.M Número 18


CLARIN.COM - Por Silvina Heguy - 20-02-2009

"Yo viví en las entrañas del horror y me duele que Williamson viva acá"

Una sobreviviente del Holocausto quiso hablar con él para contar su experiencia. Pero se negó.

 Mira Kniaziew vive en una casa de dos pisos pintada de verde en Villa de Parque. En una de esas que cuando suena el timbre se abre una de las ventana del piso de arriba para ver quién toca. Así, Mira repite el ritual: se asoma, saluda y baja a abrir. Mira Kniaziew de Stupnik tiene 80 años y por un largo tiempo sólo respondió cuando decían un número: A-15538. El mismo que tiene tatuado en el antebrazo izquierdo y que le grabaron al llegar al campo de exterminio nazi de Auschwitz, en Polonia (Ver "Hasta...). Cuando "entró a la entraña del horror" y vio el Holocausto que hasta ahora el obispo Richard Williamson niega.

Mira Kniaziew intentó desde enero que Williamson la atendiera en el seminario de La Reja. Quería explicarle lo que había visto y vivido en un infierno que no puede describir con palabras "porque no alcanzan". Quería contarle de las barracas atestadas de espectros semidesnudos, vencidos por el hambre y el sueño. Quería explicarle cómo los crematorios funcionaban las 24 horas. "Veíamos cuando ya no daban abasto y entonces hacían pilas: ponían un piso de madera, otro de cadáveres, otro de madera, otro de cadáveres. Y así los incineraban al aire libre".

Mira dice que le hubiera querido explicar a Williamson de ese olor "dulzón, nauseabundo" de los cuerpos quemados, que nunca va a olvidar. Relatarle como "venían trenes de toda Europa, con gente que no sabía a dónde iba. Porque quienes venían de Grecia, de Francia, no tenían ni idea. Quedaban sus equipajes en el terreno. Y ellos directamente, al gas."

Por eso -insiste Mira- "no podía callar ante las palabras de Williamson, me hirió tanto saber que estaba en el país de mis nietos que no pude callar. Me gustaría que él me mire a los ojos y se atreva a negarme el Holocausto". 

Mira Kniaziew vivía en la ciudad de Bialystok, Polonia. Tenía 11 años cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial y se desató la persecución nazi a los judíos. Como a tantos otros, un día le ordenaron -junto a su padre y a su madre- dejar su casa en 5 horas para vivir en un ghetto. Pero duró poco. Mira dice que ya no tiene lágrimas para contar lo que vino después. Y aunque ya no puede llorar, hay recuerdos imborrables como el de los bebés sin sus padres estirando los brazos y nadie que los agarrara. "Estoy segura que a la hora de mi muerte voy a verlos", dice.

Mira recuerda el Holocausto y dice que estaba fríamente planificada, que fue una fábrica de exterminio de judíos. Incluso, que cuando los alemanes veían que perdían la Segunda Guerra destinaban casi todos los trenes para transportar judíos a los campos de concentración. En uno de ellos, Mira y sus padres llegaron a Auschwitz. "Hacinados. Sin aire. Dante al describir el infierno se quedó muy atrás", insiste. 

Allí, Mira y sus padres enfrentaron varias veces a la selección que hacía el médico Josef Menguele o "El Angel de la Muerte". Derecha para los que vivirían, izquierda para los que iban al gas. Un día, su madre no pasó la selección. Mira se aferró a ella para también morir. Esperaron entonces en la antesala de la cámara, pero nunca las fueron a buscar. Los Aliados habían tomado otro campo de concentración, Maidanek, y la orden de Adolf Hitler fue desmantelar el resto. "Había gente en la cámara de gas y los soltaron, salieron locos". Así, quedaron abandonadas en Auschwitz. Hasta que llegó la liberación total. Y la vida siguió. Se casó, tuvo una hija, vino a la Argentina, tuvo nietos y un bisnieto.

Ayer, frente a la noticia de la expulsión de Williamson decía: "Yo viví en las entrañas del horror y me duele que Williamson viva acá. Por eso cuando hay algo de justicia es alentador y calma un poco las heridas. El Holocausto lo pagaron los judíos, pero fue un desastre para la humanidad. La memoria tiene que perdurar para que no haya otros holocaustos. Olvidar es peligroso para todos".


   PRISIONEROS FAMOSOS

Anne Frank: Fue internada en Auschwitz-Birkenau entre Septiembre y Octubre de 1944; luego fue trasladada a Bergen Belsen (Alemania) donde murió de fiebre tifoidea. 

Edith Stein: Monja católica de origen judío que murió en las cámaras de gas de Auschwitz II. 

Elie Wiesel: Sobrevivió a su reclusión en Auschwitz III-Monowitz y escribió sobre sus experiencias. 

Eugenia Dittler: Madre del prestigioso director de cine Billy Wilder. Murió en este campo de exterminio. 

Józef Cyrankiewicz: Presidió el gobierno de la República Popular de Polonia entre 1947 y 1952, y entre 1954 y 1970. Fue también presidente entre 1970 y 1972. 

Maximilian Kolbe: Santo polaco, fue prisionero en Auschwitz I. Fue voluntario para morir de hambre en lugar de otro prisionero en 1941. 

Olga Lengyel: Estuvo en el campo para mujeres en Auschwitz Birkenau, colaboró en la resistencia en la cual fue destruido uno de los hornos crematorios de dicho campo y escribió el célebre libro "Los hornos de Hitler". 

Petr Ginz (1928–1944): Joven editor de Vedem, conocido por el diario escrito antes de su deportación, descubierto sólo recientemente, y editado por su hermana Chava Pressburger. 

Primo Levi: Escritor italiano de origen judío. Capturado y deportado a Auschwitz en el invierno de 1944, sobrevivió y escribió "Si esto es un hombre", estremecedor relato de la vida diaria del campo y de la cruel lucha por la supervivencia. 

Viktor Frank: Fue psiquiatra antes de su reclusión en el campo de Theresienstadt (Rep. Checa), en el que ingreso en 1942. En 1944 fue trasladado a Auschwitz, y después fue destinado a dos subcampos de Dachau (Alemania). En su reclusión planteó una terapia psiquiátrica llamada logoterapia. 

Violeta Friedman: A los 14 años de edad ingresó en Auschwitz junto a su hermana. Violeta Friedman sobrevivió a las selecciones alemanas debido a que dentro del campo se sentía segura y decidió no salir de el, escapándose día tras día cuando era elegida para morir debido a su incapacidad de realizar trabajos forzados. Después fue ingresada en el campo de Bergen Belsen (Alemania). Destacan sus memorias. 

Witold Pilecki: Soldado polaco del Armia Krajowa, voluntario para internarse en Auschwitz, organizó la resistencia en Auschwitz (Zwiazek Organizacji Wojskowych, ZOW) e informó a los aliados sobre las atrocidades que allí ocurrían. Luego formó parte del levantamiento de Varsovia. 

Wladyslaw Bartoszewski.


   LISTADO CASI COMPLETO DEL PERSONAL DEL CAMPO

Hauptsturmfuhrer SS Adolf Benno: Muerto - No perseguido.
Sturmbannfuhrer SS Adolf Kromer: Muerto - No perseguido.
Unterscharfuhrer SS Adolf Medefind: Sentenciado a Cadena Perpetua.
Unterscharfuhrer SS Adolf Taube: Fugado.
Unterscharfuhrer SS Adolf Theuer: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas checas el 23-08-1947.
Sturmmann SS Alexander Bulow: Sentenciado a 15 años de prisión.
Hauptsturmfuhrer SS Dr. Alfred Trzebinski: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas británicas el 08-10-1946.
Aufseherin Alice Hilliart
Aufseherin Alice Orlowski: Sentenciada a 15 años de prisión y falleció durante el juicio en 1976 con 73 años de edad.
Untersturmfuhrer SS Alois Kurz: Fugado.
Unterscharfuhrer SS Andreas-Hans Draser: Fugado.
Aufseherin Aniana Lassig
Aufseherin Annelise Franz
Unterscharfuhrer SS Anton Brose: Fugado.
Rottenfuhrer SS Anton Lechner: Sentenciado a Cadena Perpetua.
Civil Dr. Arnold Dohmen: Fugado.
Unterscharfuhrer SS Arthur Breitwieser: Muerto por edad en prisión el 20-12-1978.
Unterscharfuhrer SS August Bogusch: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas el 28-01-1948.
Hauptsturmfuhrer SS Prof. Dr. August Hirt.
Obersturmfuhrer SS  Arthur Liebehenschel: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas el 24-01-1948.
Unterscharfuhrer SS Bernhard Kristan: Fugado.
Hauptscharfuhrer SS Bernhard Walter: Fugado.
Kapo Dr. Berthhold Epstien (Judío): Trabajó junto a Josef Mengele.
SS Brzed Barakiem
Sturmbannfuhrer SS Bernhard Walter: Encargado de tomar huellas a prisioneros destinados a trabajos esclavizados. Fugado.
Hauptsturmfuhrer SS Dr. Bruno Beger
Obersturmfuhrer SS Dr. Bruno Kitt: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas británicas el 08-10-1946.
Obersturmfuhrer SS Bruno Pfuetze: Fugado.
Oberscharfuhrer SS Bruno Schlange: Sentenciado a 6 años de prisión.
Unterscharfuhrer SS Bruno-Hugo Albrecht: Sentenciado a 7 años de prisión.
Civil Dr. Carl Clauberg: Muerto en una prisión de la R.F. Alemana el 09-08-1957.
Aufseherin Charlotta Klara Wollert-Mayer
Aufseherin Charlotte Ebert
Hauptscharfuhrer SS Detlef Nebbe: Sentenciado a Cadena Perpetua.
Aufseherin Dorothea Becker
Unterscharfuhrer SS Edward Kelm
Hauptsturmfuhrer SS Dr. Eduard Krebsbach: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas norteamericanas el 28-05-1947.
Hauptscharfuhrer SS Eduard Kreibisch: Fugado.
Unterscharfuhrer SS Eduard Lorenz: Sentenciado a 15 años de prisión.
Hauptsturmfuhrer SS Dr. Eduard Wirths: Cometió suicidio en prisión el 20-09-1945.
Aufseherin Elfriede Kock: Sentenciada a 3 años de prisión.
Hauptsturmfuhrer SS Elimar-Luder Precht: Fugado.
Aufseherin Elisabeth Helena Hasse: Desde Octubre-1942.
Aufseherin Elisabeth Lupka: Sentenciada a muerte y ejecutada por tropas polacas el 08-01-1949.
Aufseherin Elisabeth Nadl
Aufseherin Elisabeth Ruppert
Aufseherin Elisabeth Saretzki
Aufseherin Elisabeth Volkenrath: Sentenciada a muerte y ejecutada por tropas británicas el 13-12-1945.
Oberscharfuhrer SS Emanuel Glumbik: Fugado.
Unterstumfuhrer SS Emil Bednarek: Sentenciado a Cadena Perpetua.
Rottenfuhrer SS Emil Hantl: Sentenciado a 3 años y medio de prisión.
Schutze SS Emil Simczek: Fugado.
Sturmmann SS Erich Dinges: Sentenciado a 5 años de prisión.
Oberscharfuhrer SS Erich Muhsfeldt: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas el 22-12-1947.
Hauptsturmfuhrer SS Erich Sautter: Fugado.
Aufseherin Erika Westfeld
Aufseherin Erna Katharina Bodern
Sturmbannfuhrer SS Ernst Hofmann: Encargado de tomar huellas a prisioneros destinados a trabajos esclavizados.
Unterscharfuhrer SS Ernst Konig: Sentenciado a Cadena Perpetua.
Hauptsturmfuhrer SS Erwin Heschl: Fugado.
Hauptsturmfuhrer SS Erwin von Helmersen: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas el 12-12-1947.
Unterscharfuhrer SS Ferdinand Baier
Unterstumfuhrer SS Ferdinand Hammer: Huido a los EE.UU. Localizado y procesado en 2.000.
Obersturmfuhrer SS Franz Bodmann: Muerto - No perseguido.
Obersturmfuhrer SS Franz Hoessler: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas británicas el 13-12-1945.
Sturmbannfuhrer SS Franz Xavier Kraus: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas.
Unterscharfuhrer SS Franz Laister: Fugado.
Obersturmfuhrer SS Dr. Franz Lucas: Sentenciado a 3 años de prisión.
Unterscharfuhrer SS Franz Romeikat: Sentenciado a 15 años de prisión.
Oberscharfuhrer SS Franz-Johann Hoffmann: Sentenciado a Cadena Perpetua.
Hauptscharfuhrer SS Friedrich Harder: Fugado.
Hauptsturmfuhrer SS Friedrich Schluter: Sentenciado a 4 años y medio de prisión.
Unterscharfuhrer SS Friedrich Stiewitz: Muerto - No perseguido.
Hauptsturmfuhrer SS Dr. Friedrich-Karl Entress: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas norteamericanas el 29-05-1947.
Unterscharfuhrer SS Fritz Buntrock: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas.
Obersturmbannfuhrer SS Fritz Hartjenstein: Muerto en prisión.
Hauptsturmfuhrer SS Dr. Fritz Klein: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas británicas el 13-12-1945.
Hauptsturmfuhrer SS Fritz Seidler: Sentenciado por tropas rusas en Mayo-1945.
Unterscharfuhrer SS Georg Bonigut: Fugado.
Hauptsturmfuhrer SS Georg Kudriawtzow: Fugado.
Untersturmfuhrer SS Georg-Franz Mayer: Fugado.
Aufseherin Gerda Wolle
Unterscharfuhrer SS Gerhard Effinger: Fugado.
Obersturmfuhrer SS Gerhard Gerber: Fugado.
Unterscharfuhrer SS Gerhard Lachmann: Fugado.
Hauptscharfuhrer SS Gerhard Palitzsch: Fugado.
Aufseherin Gertrud Giessen
Aufseherin Gertrud Liehr
Aufseherin Gertrude Weiniger
Aufseherin Gisela Drews
Unterscharfuhrer SS Gottfried Weise: Sentenciado a Cadena Perpetua.
Unterscharfuhrer SS Gustav Frank: Fugado.
Obersturmfuhrer SS Hans Aumeier: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas aliadas el 28-01-1948.
Oberscharfuhrer SS Hans Bott: Sentenciado a 5 años de prisión.
Obersturmfuhrer SS Hans Delmotte: Cometió suicidio.
Oberschutze SS Hans Friedrich
Rottenfuhrer SS Hans Hofmann: Sentenciado a 15 años de prisión.
Unterscharfuhrer SS Hans Koch: Sentenciado a Cadena Perpetua.
Obersturmfuhrer SS Dr. Hans Munch: Absuelto.
Unterscharfuhrer SS Hans Pichler: Fugado.
Unterscharfuhrer SS Hans Schumacher: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas.
Untersturmfuhrer SS Hans Schurz: Muerto - No perseguido.
Untersturmfuhrer Hans Stark
Unterscharfuhrer SS Hans-Walter Kapper: Muerto - No perseguido.
Untersturmfuhrer SS Dr. Hans Wilhelm Konig: Fugado.
Aufseherin Hedwig Ullrich: De verano-1944 a 04-1945.
Obersturmfuhrer SS Heinrich Josten: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas el 28-01-1948.
Rottenfuhrer SS Heinrich Pyschny: Fugado.
Unterscharfuhrer SS Heinrich Schoppe: Fugado.
Hauptsturmfuhrer SS Heinrich Schwarz: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas francesas el 20-03-1947.
Unterscharfuhrer SS Heinz-Arthur Willi-Schulz: Fugado.
Hauptsturmfuhrer SS Dr. Heinz Thilo
Aufseherin Helene Kuck
Civil Dr. Helmut Wirths: Fugado.
Hauptsturmfuhrer SS Dr. Helmuth Vetter: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas norteamericanas el 02-02-1949.
Unterscharfuhrer SS Herbert Gobbert: Fugado.
Oberscharfuhrer SS Herbert Ludwig: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas.
Oberscharfuhrer SS Herbert Scherpe: Sentenciado a 4 años y medio de prisión.
Untersturmfuhrer SS Herbert Wuttke: Fugado.
Unterscharfuhrer SS Hermann Kirschner: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas el 28-01-1948.
Scharfuhrer SS Hermann-Balthasar Buch: Fugado.
Aufseherin Herta Ehlert: Sentenciada a 15 años de prisión.
Aufseherin Herta Stiewitz
Aufseherin Herta Tack-Stuewitz
Aufseherin Hildegard Lachert: Sentenciada a 15 años de prisión.
Oberscharfuhrer SS Hinrich Oppelt: Fugado.
Sturmbannfuhrer SS Dr. Horst Schumann: Detenido en 1966 en Sudán. Evitó sentencia por enfermedad. Muerto el 05-05-1983.
Obersturmfuhrer SS Dr. Horst Thilo: Cometió suicidio.
Hauptsturmfuhrer SS Horst-Paul Fischer: Sentenciado a muerte y ejecutado en la R. F. Alemana.
Aufseherin Inge Gwozdiowski
Aufseherin Irma Grese: Durante 1944. Sentenciada a muerte y ejecutada por tropas británicas el 13-12-1945.
Kapo Ivan Scharujew: Fugado.
Hauptscharfuhrer SS Jakob Fries: Fugado.
Unterscharfuhrer SS Johann Gorges: Muerto - No perseguido.
Unterscharfuhrer SS Johann Kamphus: Fugado.
Rottenfuhrer SS Johann Roth: Fugado.
Unterscharfuhrer SS Johann Schobert: Absuelto.
Obersturmfuhrer SS Johann Schwarzhuber: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas aliadas el 02-05-1947.
Aufseherin Johanna Langefeldt: De 03-1942 a 10-1942. Fugada.
Untersturmfuhrer SS Dr. Johannes Kremer: Sentenciado a Cadena Perpetua.
Sturmmann SS Johannes Weber: Sentenciada a 15 años de prisión.
Sturmmann SS Josef Baumstark: Fugado.
Unterscharfuhrer SS Josef Dziersan: Fugado.
Unterscharfuhrer SS Josef Eckhardt: Fugado.
Oberscharfuhrer SS Josef Houstek: Sentenciado a Cadena Perpetua.
Sturmscharfuhrer SS Josef Klehr: Sentenciado a 15 años de prisión.
Obersturmfuhrer SS Josef Kollmer: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas el 28-01-1948. 
Hauptsturmfuhrer SS Josef Kramer: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas norteamericanas el 13-12-1945.
Hauptsturmfuhrer SS Dr. Josef Mengele: Fugado - Muerto en accidente el 07-02-1979.
Oberscharfuhrer SS Josef-Alois Wietschok: Fugado.
Aufseherin Juana Bormann: Sentenciada a muerte y ejecutada por tropas británicas el 13-12-1945.
Hauptsturmfuhrer SS Julius Jung: Sentenciado por tropas rusas.
Rottenfuhrer SS Karl Bainski: Fugado.
Unterscharfuhrer SS Karl Bara: Sentenciado a 3 años de prisión.
Rottenfuhrer SS Karl Edward Stadler
Scharfuhrer SS Karl Egersdorf: Absuelto.
Sturmbannfuhrer SS Karl Heinz-Joachim Tauber: Sentenciado a 4 años de prisión.
Rottenfuhrer SS Karl Hocker: Sentenciado a 7 años de prisión.
Oberscharfuhrer SS Karl Jeschke: Sentenciado a 3 años de prisión.
Hauptsturmfuhrer SS Dr. Karl Kahr
Obersturmbannfuhrer SS Karl Mockel: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas el 28-01-1948.
Unterscharfuhrer SS Karl Reichenbacher: Fugado.
Untersturmfuhrer SS Karl Schmidt: Fugado.
Hauptscharfuhrer SS Karl Seufert: Sentenciado a Cadena Perpetua.
Untersturmfuhrer SS Karl Wotke: Fugado.
Unterscharfuhrer SS Karl-Fritz Steinberg: Fugado.
Hauptsturmfuhrer SS Karl Fritzsch
Hauptsturmfuhrer SS Karl-Josef Fischer: Fugado.
Unterscharfuhrer SS Karl-Reinhard Broch: Fugado.
Aufseherin Karla Mayer: Desde Marzo-1942.
Aufseherin Klara Fritz
Scharfuhrer SS Klaus Dylewski: Sentenciado a 5 años de prisión.
Sturmbannfuhrer SS Kurt Erich-Willy Uhlenbroock: No perseguido.
Civil Dr. Kurt Gutzeit: Fugado.
Oberscharfuhrer SS Kurt Knittel: Fugado.
Unterscharfuhrer SS Kurt Muller: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas el 28-01-1948.
Rottenfuhrer SS Ladislaw Gura: Absuelto.
Aufseherin Lisotte Janda
Sturmscharfuhrer SS Lorenz Carstensen: Muerto en prisión.
Aufseherin Lotte Grammatke
Oberscharfuhrer SS Ludwig Plagge: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas el 28-01-1948.
Aufseherin (jefa) Luise Auguste Brunner: Sentenciada a 3 años de prisión.
Aufseherin Luise H. Elisabeth Danz: Sentenciada a Cadena perpetua y muerta por edad en prisión.
Aufseherin Magdalene Kuntze
Aufseherin Margarethe Hoppmanns
Aufseherin Margot Dreschler: Hasta 11-1944 en Birkenau. Fugada y muerta en 1945.
Oberaufseherinen Dra. Maria Mandel: Del 42 al 44. Sentenciada a muerte y ejecutada por tropas polacas el 24-01-1948.
Aufseherin Maria Mullenders
Aufseherin Marie Grabher
Aufseherin Mathilde Lachmann-Malick
Untersturmfuhrer SS Max Meyer: Fugado.
Sturmbannfuhrer SS Max Popiersch: Muerto por tifus.
Obersturmfuhrer SS Max Sell: Muerto - No perseguido.
Oberscharfuhrer SS Maximilian Grabner: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas el 28-01-1948.
Hauptsturmfuhrer SS Oskar Dienstbach: Muerto - No perseguido.
Unterscharfuhrer SS Oswald Kaduk: Sentenciado a 25 años de prisión.
Obersturmfuhrer SS Otto Blaschke: Fugado.
Unterscharfuhrer SS Otto Latsch: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas.
Unterscharfuhrer SS Otto Moll: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas norteamericanas el 28-05-1946.
Rottenfuhrer SS Paul Gotze: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas el 28-01-1948.
Unterscharfuhrer SS Paul Szczurek: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas el 28-01-1948.
Rottenfuhrer SS Paul Zielke: Fugado.
Aufseherin Paula Derressanuw
Rottenfuhrer SS Pery Broad: Sentenciado a 4 años de prisión.
Oberscharfuhrer SS Peter Voss: Fugado.
Hauptscharfuhrer SS Peter Weingartner: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas británicas el 13-12-1945.
Hauptsturmfuhrer SS Richard Baer: Fuga abortada - Muerto en prisión por edad el 17-06-1963.
Rottenfuhrer SS Richard Bock: Absuelto.
Unterscharfuhrer SS Richard Schroder: Sentenciado a 10 años de prisión.
Scharfuhrer SS Richard Wiegleb: Fugado.
Hauptsturmfuhrer SS Robert Mulka: Sentenciado a 14 años de prisión.
Unterscharfuhrer SS Robert Seitz: Fugado.
Rottenfuhrer SS Romuald Kunzelmann: Fugado.
Aufseherin Rosel Reichel
Aufseherin Rosy Suss-Reichl: Sentenciada a 8 años de prisión.
Hauptsturmfuhrer SS Rudolf Horstmann: Fugado.
Hauptsturmfuhrer SS Rudolf Hoss: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas el 16-04-1947.
Sturmmann SS Rudolf Viehweger: Fugado.
Hauptsturmfuhrer SS Rudolf Wagner: Sentenciado por tropas rusas.
Aufseherin Ruth Astrosini
Aufseherin Ruth Neudeck: De 03-1945 a 05-1945.
Hauptsturmfuhrer SS Siegfried Schwela: Muerto por tifus.
Aufseherin Sophie Hanel
Rottenfuhrer SS Stefan Baretzki: Sentenciado a 8 años de prisión.
Aufseherin Susanne Hille
Obersturmfuhrer SS Theodor Kraetzer: Fugado.
Aufseherin Therese Pichler
Aufseherin Therese Rosi Brandl: Sentenciada a muerte y ejecutada por tropas polacas el 24-01-1948. 
Kapo Vassily Pankov: Posiblemente ejecutado por tropas rusas.
Aufseherin Victoria Schultz
Hauptscharfuhrer SS Viktor Capesius: Sentenciado a 9 años de prisión.
Obersturmfuhrer SS Vincenz Schottl: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas norteamericanas el 28-05-1946.
Oberscharfuhrer SS Walter Otto: Absuelto.
Oberscharfuhrer SS Walter-Konrad Quakernack: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas el 28-01-1948.
Obersturmfuhrer SS Dr. Werner Rohde: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas norteamericanas el 11-05-1946.
Hauptscharfuhrer SS Wilhelm Boger: Sentenciado a Cadena Perpetua y conmutada por 15 años de prisión.
Obersturmbannfuhrer SS Wilhelm Burger: Sentenciado a 5 y 8 años de prisión.
Oberscharfuhrer SS Wilhelm Emmerich: Muerto en Hospital.
Hauptscharfuhrer SS Wilhelm Gehring: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas polacas el 28-01-1948.
Unterscharfuhrer SS Wilhelm Hoyer: Fugado.
Untersturmfuhrer SS Wilhelm Schulte: Fugado.
Sturmmann SS Willi Florschutz: Fugado.
Hauptscharfuhrer SS Willi Frank: Sentenciado a 7 años de prisión.
Rottenfuhrer SS Willi Schatz: Absuelto.
Oberscharfuhrer SS Willi Stark: Sentenciado a 10 años de prisión.
Hauptscharfuhrer SS Willi-Rudolf Sawatzki: Absuelto.
Hauptsturmfuhrer SS Dr. Willy Jobst: Sentenciado a muerte y ejecutado por tropas norteamericanas el 28-05-1947.
Kapo Dr. Wladyslav Dering (Polaco)

SS desconocidos/as
Aufseherin Maricka
Civil Dr. Maudas
Aufseherin Myland
Aufseherin Ouchy
SS Hoblinger: Fugado.
Unterscharfuhrer SS Rathmann: Fugado.
Aufseherin Ruloff
Aufseherin Runge
Unterscharfuhrer SS Taubert: Fugado.
Unterscharfuhrer SS Wiebeck: Fugado.


   IMÁGENES RELACIONADAS


Telegrama de Himmler ordenando arrestos de miembros de la Resistencia y su envío a los campos de exterminio.

Documento de ingreso como prisionero en Auschwitz del polaco Kasimir Polomski el 04-06-1942. 

Documento de detención que avalaba el encarcelamiento de cualquier individuo para ser llevado a Auschwitz

Informe de revisión del Crematorio IV por la empresa Topf e Hijos. 

Carta de despedida a sus familiares escrita por un prisionero polaco sentenciado a morir fusilado
 en Auschwitz y pasada de contrabando a la Resistencia Polaca.

Informe de un sabotaje fechado el 5 de Julio de 1944  y en el que se comunica la detención de un prisionero por este hecho.

En esta lista de nombres aparecen los nombres y apellidos junto a sus números de prisioneras de aquellas mujeres que desechadas para el trabajo por agotamiento o enfermedad eran separadas del resto para ser enviadas a las cámaras de gas. La lista fue robada por los prisioneros asignados a la Administración del campo y entregada a la Resistencia Polaca.

Parte de una carta clandestina redactada el 4 de Septiembre de 1944 por los prisioneros polacos Josef Cyrankiewicz y Stanislaw Klodzinski y entregada secretamente a miembros de la Resistencia Polaca de Cracovia (Polonia) en la que detallan el envío de una fotografías sobre el gaseamiento de prisioneros en Auschwitz y la posibilidad de realizar más.

Fotografía del sonderkommando judío griego Alex (desconocido) hecha secretamente en 1944 desde un escondite en la que se ve como un grupo de mujeres son llevadas desnudas a la cámara de gas del crematorio V de Birkenau.

Informe sobre la capacidad de los crematorios de Auschwitz.

Dibujo del sobreviviente judío Mieczyslaw Watorski en el que refleja la dura tarea de los sonderkommandos de Auschwitz.

Documento de deportación de judíos desde Theresienstadt (Rep. Checa) para su "eliminación" inmediata.


   VÍDEO RELACIONADO


Fragmento del vídeo original de la liberación de los niños de Auschwitz.
Esta película fue rodada por Alexander Vorontsov, un fotógrafo que acompañó a las tropas rusas y
vivió en directo la liberación del campo. En el fotograma aparecen trece niños, siete de los cuales
 han sido identificados por ellos mismos o por otros que compartieron cautiverio.


   DOCUMENTOS ADICIONALES

Véase la "Galería fotográfica de 529 prisioneros" realizadas a su llegada a Auschwitz.

Véase el documento "El cómic sobre Josepf Mengele".

Véase el documento "Estudio sobre el Holocausto. Las deportaciones desde Francia y Bélgica" de Enrique Aynat.

Véase el documento "Auschwitz, el primer gaseamiento" de Carlo Matogno (inglés).

Véase el documento "David Cole visita Auschwitz" y la respuesta del autor de esta web a sus comentarios.

Véase el documento "Primer Informe Leuchter sobre Auschwitz-Birkenau y Majdanek" de Fred Leuchter (1988)

Véase el documento "El diálogo de las Carmelitas de Auschwitz".

Véase el documento "120 preguntas sobre el Holocausto".

Véase "otra página muy interesante sobre Anna Frank".

Véase la galería de dibujos del "sobreviviente Mariam Koeodziej", unas obras de arte reflejo de su paso por Auschwitz.

Véase el documento "Auschwitz y los argentinos", de Osvaldo Bayer.

Véase la "Guía Oficial de Auschwitz-Birkenau" en castellano con descripción de las diferentes salas que componen el museo-exposición.

Véase "La Historia del negocio con la enfermedad" sobre IG Farben y sus continuas compras de prisioneras.

Véase la "entrevista al sonderkommando Shlomo Venezia" (1/2), sobreviviente de Auschwitz.

Véase la "entrevista al sonderkommando Shlomo Venezia" (2/2), sobreviviente de Auschwitz.

Véase la entrevista a "Franciszek Piper", historiador y antiguo director del Museo Memorial de Auschwitz (Una fábrica para el exterminio).

Véase el documento "Yo sobreviví al infierno", la entrevista a tres sobrevivientes de Auschwitz en 2011.

Véase el documento "El tronco de la vida", el relato del sobreviviente Yaacov Zylberstein.

Véase el documento "Auschwitz o el Holocausto", por Fernando Díaz Villanueva.

Véase el documento "Escribir después de Auschwitz", por Gunter Grass.

Véase el documento "Mi vergüenza por haber estado en la SS", por Gunter Grass.

Véase el documento "El diario de Anna Frank", corregido y aumentado por el autor de esta web.

Véase el documento "La educación después de Auschwitz" de Theodor W. Adorno.

Véase el documento "Memorias de Auschwitz", por Shangri-La.

Véase el documento "Papá mandaba en Auschwitz" de la hija del comandante de la SS Arthur Liebehenschel, Bárbara Cherist.

Véase el documento "Los hornos de Hitler" de Olga Lengyel.

Véase la "edición especial del periódico español ABC" dedicado al Holocausto y fechado en 1989.

Véase los "planos originales de construcción de Auschwitz". 



Recomienda esta página


Resolución óptima para visualizar perfectamente esta web: 1024 X 768

  INICIO WEB

  INICIO CAMPOS

  ANTERIOR

  SIGUIENTE

  GAL. FOTOGRÁFICA



Funcionamiento de la Operación Reinhard en Auschwitz y Majdanek


Fotografía tomada por el autor en Auschwitz: La justicia al servicio del terror


Celda de 90 X 90 centímetros


Babo Batren, una anciana judía de Tecso, se apoya en el tren de Auschwitz-Birkenau, esperando ser llevada a la cámara de gas.


Mujeres gitanas obligadas a hacer de extras en una película nazi. Posteriormente serían asesinadas en Auschwitz.


Perla Schwartz, mujer rusa judía, espera a ser llevada a la cámara de gas de Auschwitz Birkenau.


Los hermanos Anna y Aladar Klein fueron asesinados en Auschwitz en 1942.


Prisioneros arreglando la puerta de acceso a Birkenau durante 1944.




Contador desde 31-07-2011

Normativa a la web    Enlaces recomendados    Sobre el autor    Sobre la web    Los archivos de la web    Contacto    Donar