Enciclopedia del Holocausto No Link Lines!


 

BUSCADOR INTERNO

 
 

 
 

TRADUCTOR INTERNO

 
 


 

OPCIONES

INICIO WEB

Siguiente

Anterior

Galería fotográfica



Contador desde
31-07-2011


 

EL SOBREVIVIENTE MARIAN TURSKI Y SU ESPOSA HALINA EN CIUDAD REAL (ESPAÑA)



El Profesor de Historia de la Universidad de Castilla la Mancha Gregorio Cayuela (izquierda), el sobreviviente de Auschwitz Marian Turski (centro) y el autor de esta web (derecha) durante la celebración de la Conferencia. Turski sostiene en sus manos algunas obras que el autor ha regalado para el museo del Holocausto de Polonia.

Letras rinde homenaje a las víctimas de la persecución nazi
D.A.F. / Ciudad Real - miércoles, 18 de marzo de 2015

La vicedecana de la Facultad de Letras, Karina Pilar Trilles, pidió un recuerdo responsable para las personas, acontecimientos y lugares objeto de estudio en el Congreso Auschwitz, una conmemoración para la humanidad, que inauguró ayer en Ciudad Real y y que hoy tendrá su segunda sesión. El acto se celebró en el Aula Magna de la Facultad de Letras, donde le acompañaban en la mesa el director del Departamento de Historia de la UCLM, Porfirio Sanz, quien animó a los presentes a levantar la voz y a recordar los sucesos ocurridos en aquel momento; y Eduardo Gabaldón, que incidió en el aspecto humanos de las jornadas, «a poner cara, nombre y apellidos a tantas personas que quedaron olvidadas del resto de seres humanos. Merecen su hueco en la historia, su homenaje por parte de todos los que estamos aquí», dijo.

La primera conferencia de la tarde de ayer correspondió al profesor de la UCLM José Gregorio Cayuela, que se centró en la ponencia titulada 'Auschwitz y la maquinaria de la muerte: el campo de concentración y su liberación al final de la II Guerra Mundial'.

Cayuela señaló que «fue tal el colapso de generaciones y generaciones dentro de los campos de concentración nazis, que sin ellos no entenderíamos ni el sentido de la guerra ni el III Reich como estado». De esta forma recordó en Auschwitz fue la mayor fábrica de la muerte de un sistema que se propuso exterminar a judíos, gitanos, homosexuales, opositores políticos y otras grupos de personas hasta llegar a seis millones de hebreos y más de 12 millones de personas en total. El congreso concluye hoy con la presencia de Marian Turski, historiador, periodista, escritor y superviviente del campo de Auschwitz-Birkenau, así como el portavoz de la embajada de Israel en España, Hamutal Rogel-Fuchs.


Castilla-La Mancha rinde homenaje a las víctimas del Holocausto

ABC / TOLEDO - Día 17/03/2015 - 20.34h

Marian Turski, historiador, periodista, escritor y superviviente del campo de concentración
de Auschwitz-Birkenau ofrece este miércoles una conferencia en el campus de Ciudad Real.

Coincidiendo con el 70 aniversario de la liberación del campo alemán nazi de concentración Auschwitz-Birkenau, este martes ha comenzado el congreso Auschwitz. Una conmemoración para la Humanidad 1945-2015, que se celebra en la Facultad de Letras de Campus de Ciudad Real y que este miércoles contará con Marian Turski, historiador, periodista, escritor y superviviente del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau (Instituto Polaco de Cultura). Una fecha para no olvidar y a la que ahora se suma la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) con la organización de estas jornadas.

Estudiosos del Holocausto, representantes de la Embajada de Israel en España y de la Escuela Internacional para el Estudio del Holocausto Yad Vashem y un superviviente de Auschwitz-Birkenau, se reúnen en la Facultad de Letras del Campus de Ciudad Real en el congreso Auschwitz. Una conmemoración para la Humanidad 1945-2015, que está coordinado por los profesores de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) José Gregorio Cayuela y Eduardo Gabaldón.

El acto inaugural ha estado presidido por la vicedecana de la Facultad de Letras, Karina Pilar Trilles, que pidió un recuerdo responsable para las personas, acontecimientos y lugares que irán apareciendo a lo largo de las jornadas. Le acompañaban en la mesa el director del Departamento de Historia de la UCLM, Porfirio Sanz, quien animó a los presentes a levantar la voz y a recordar los sucesos ocurridos en aquel momento; y Eduardo Gabaldón, que incidió en el aspecto humanos de las jornadas, «a poner cara, nombre y apellidos a tantas personas que quedaron olvidadas del resto de seres humanos. Merecen su hueco en la historia, su homenaje por parte de todos los que estamos aquí», dijo.

Tras la inauguración comenzó la ponencia del profesor de la UCLM José Gregorio Cayuela titulada Auschwitz y la maquinaria de la muerte: el campo de concentración y su liberación al final de la II Guerra Mundial. En su intervención el profesor Cayuela definió el exterminio nazi como la masacre más bestial de la humanidad ocurrida en un solo sitio, en la que casi doce millones de seres humanos, entre judíos, gitanos, homosexuales, enfermos…, fueron exterminados de manera «industrial». Por eso, dijo, «este congreso debe ser el congreso del entendimiento entre los hombres, un momento para recordar esta barbarie y evitar que vuelva a producirse».

A continuación, Manuel Pérez Tendero, profesor del Seminario Diocesano de Ciudad Real, ha ofrecido la conferencia Frente al nazismo: los ángeles de la vida que salvaron personas.

El congreso se retomará este miércoles, a la misma hora, con la presencia de la portavoz de la Embajada de Israel en España, Hamutal Rogel-Fuchs, quien hablará del impacto de los campos de concentración. A continuación, Marian Turski, historiador, periodista, escritor y superviviente del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau (Instituto Polaco de Cultura) ofrecerá la ponencia ¿Qué sabían los judíos del Holocausto? Noticias y reacción en el gueto de Varsovia y de Lodz. Cerrará la actividad Eliana Rapp Badihi, de la Escuela Internacional para el Estudio del Holocausto Yad Vshem de Jerusalén, con la ponencia El rostro humano en el umbral de la muerte: La historia del álbum de Auschwitz.

El seminario está organizado por el Área de Historia Contemporánea y el Departamento de Historia de la UCLM, en colaboración con el Museo Yad Vasem de Jerusalén, la Embajada de Israel en España, el Instituto Polaco de Cultura y la Asociación de Madres y Padres de Alumnos del colegio Nuestra Señora del Prado de Ciudad Real.

Turski, tras su esposa Halina, superviviente del campo de exterminio en Ciudad Real

Auschwitz: el límite entre la vida y la muerte, en un par de zapatos

Soledad Ruipérez / Ciudad Real

El Aula Magna de la Facultad de Letras del campus de la UCLM en Ciudad Real registró este miércoles lleno completo ante la anunciada, y esperada, presencia de historiador, periodista y escritor, Marian Turski, superviviente del gueto de Lódz y de los campos de concentración de Auschwitz-Birkenau y de Buchenwald.

La conferencia de Turski fue el broche de oro del seminario ‘Auschwitz, una conmemoración para la humanidad’ (1945-2015) organizada por Letras.

“La diferencia entre la vida y la muerte en Auschwitz estaba en un par de zapatos, si estos te estaban bien sobrevivías porque podías trabajar, si te quedaban pequeños o grandes, la torpeza se pagaba con la muerte”. Esta, entre otras reflexiones, marcaron ayer un aulario asombrado con las partes de la historia que todavía se desconocen sobre el exterminio judío en la Alemania nazi.

La intervención de Marian Turski, se centró en lo que los judíos podían saber sobre el Holocausto, las noticias y las reacciones en el gueto de Varsovia y de Lódz.

Dice Turski, un hombre menudo, de noventa años, débil de apariencia pero con fortaleza en su discurso, que “las víctimas sabían algo sobre su destino”. Intuían que Hitler no los quería y que se iba a deshacer de ellos tal y como reflejó en Mein Kampf (‘Mi Lucha’) pero, “nunca dijo cómo lo iba a hacer, ni su intención de exterminarlos”, apuntó.

En un discurso lento, pero muy minucioso, porque “todas las fechas son muy importantes”, aseguró que incluso después de la Noche de los Cristales Rotos, en noviembre de 1938, todos los judíos seguían pensado que la única intencionalidad del führer era echarlos, hacerles huir, cuando lo cierto “es que estaba sucediendo la suerte final”. En este contexto leyó un pasaje en el que el jefe de la Gestapo aseguraba que “todavía pueden pasar diez años hasta que se solucione la cuestión judía”.

Marian Turski sostiene que cuando metían a los judíos en los guetos, estos ya se imaginaban que no iba a ser una vida fácil, “sino llena de sufrimiento”. Apuntó que, solamente en el gueto de Varsovia, en dos años, murieron 104.000 judíos por distintas enfermedades. “Se esperaba a la muerte lenta, por el cansancio y el hambre”, y recuerda que al día consumían raciones de entre 700 y 1.100 calorías.

Según relató la ofensiva nazi no era solamente en contra de los judíos, sino también de aquellos que los arropaban o escondían. Según los datos que maneja este historiador polaco, Hitler llegó a decir que había que ganar aquella ofensiva, “es del todo moral y necesario, porque cuando ganemos ¿quién va a preguntar como lo hemos hecho?”.

La idea de conquistar Rusia y abandonar allí a los judíos no pareció suficiente para Hitler que optó por la alternativa del gas Zyklon B “como única solución para la cuestión judía”, señaló Turski.
Los judíos poco a poco empezaron a conocer el final de su historia. Las primeras noticias de las políticas de Hitler llegaron al gueto de Varsovia en la voz inocente de un niño.

Ante la incredulidad de un pueblo, el 8 de diciembre de 1941 empiezan las primeras muertes en cámaras de gas.

El superviviente Turski ayer no quiso ahondar en su experiencia personal.


 

Hacinados para escuchar a un superviviente del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau

Miciudadreal - 18 marzo, 2015 – 21:29

Luis Mario Sobrino Simal/MICR.- El Aula Magna de la Facultad de Letras se quedaba muy pequeña esta tarde para escuchar la ponencia ¿Qué sabían los judíos del Holocausto? Noticias y reacciones en el gueto de Varsovia y de Łódź, en el marco del seminario Auschwitz, una conmemoración para la humanidad (1945-2015), a cargo de Marian Turski, historiador, periodista, escritor y superviviente del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau. 

Marian Turski (1926) es un superviviente del gueto de Łódź y de los campos de Auschwitz-Birkenau y de Buchenwald. Es vicepresidente de la Asociación Instituto Histórico Judío en Polonia, miembro del Consejo del Museo de la Historia de Judíos Polacos, miembro del Consejo del International Auschwitz Council y jefe de la sección de historia del más importante semanal de opinión en Polonia, Polityka, además de ser autor de varios libros y numerosos artículos. Pese a su experiencia personal en campos de concentración, Turski ha preferido abordar el tema desde la perspectiva de un historiador. Ha destacado algunos errores que se suelen cometer, especialmente por parte de los políticos, aunque también por historiadores. Entre éstos, por ejemplo, se cree que los judíos conocían su destino cuando eran conducidos a los campos de concentración, y esto no era así hasta mediados de 1942. Por otro lado, señalaba que las personas que cometieron estos crímenes no eran conscientes de la magnitud de las consecuencias de sus actos. 

Los judíos no fueron conscientes de la Solución Final hasta mediados de 1942.

Cuando los judíos tuvieron certeza de que estaban condenados a muerte, la maquinaria criminal nazi ya había asesinado a varios cientos de miles. El historiador y periodista Marian Turski, superviviente del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, ha explicado en la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) el difícil proceso por el que los judíos polacos conocieron la solución final, el plan sistemático por el que Hitler planeó el genocidio sistemático de este pueblo. No fue hasta mediados de 1942 cuando la noticia del horror llegó a los guetos de Varsovia y Lodz. 

El seminario sobre el septuagésimo aniversario de la liberación de Auschwitz que ha celebrado la Universidad de Castilla-La Mancha se ha cerrado con la intervención de Marian Turski, polaco judío de 89 años que sobrevivió al gueto de Lodz (el segundo más grande tras el de Varsovia) y a dos campos de exterminio: el propio Auschwitz y Buchenwald. La intervención de Turski -en el Aula Magna de la Facultad de Letras de Ciudad Real, llena hasta los pasillos- no fue fácil. Profusa en detalles históricos y plagada de referencias al horror, pretendió situarse en la realidad histórica para identificar el momento en el que los habitantes de los guetos de Varsovia y Lodz fueron conscientes de la sentencia a muerte que pendía sobre sus cabezas tras la puesta en marcha de la denominada Solución Final, el plan de Hitler que contemplaba un genocidio sistemático de la población judía europea y que también se conoce como Holocausto o Shoah. 

Según Turski, la conciencia de la propia condena llegó primero a las elites, a los mejor informados, del gueto de Varsovia. Este barrio de la vergüenza, habitado por cuatrocientas mil personas, sufrió desde el primer momento el espanto de la ocupación nazi: “en dos años murieron de muerte ‘normal’, es decir, de enfermedades o hambre, más de cien mil personas”, explicó Turski. Pero el horror se materializó en un hecho concreto: la masacre de Ponarach, el asesinato de más de cien mil personas en un suburbio de la actual Vilna, la capital de Lituania, a principios de 1942. Los judíos del gueto de Lodz vislumbraron su destino unos meses después, y como consecuencia de no uno, sino varios hechos. La llegada al gueto de la ropa de varios miles de deportados muertos, que creían que viajaban en trenes hacia un puesto de trabajo o una vivienda mejor, cuando en realidad eran conducidos a los primeros campos de exterminio, tras comprobar la efectividad letal del gas Zyklon B en Auschwitz. Paralelamente, los habitantes de Lodz supieron que el comandante del vecino campo de exterminio de Chelmno había encargado un molino para convertir en polvo los huesos de los prisioneros. Por último, al jefe de la comunidad judía de Lodz los nazis le pidieron que entregara a 16.000 niños menores de diez años y ancianos. Su homólogo en el gueto de Varsovia optó por el suicidio, según contó Turski. 

Tras su intervención, Marian Turski aceptó preguntas del auditorio. En una de ellas se le interpelaba por su concepción del sentido de la vida, después de haber cohabitado con el horror durante buena parte de su existencia. “Esto es lo que da sentido a mi vida”, señaló. Y por “esto” se entiende su labor como activista a favor de la memoria, que le mantiene insólitamente ágil y comprometido a pesar de su edad. Y de una vida que comenzó a torcerse en 1939, con la invasión nazi de Polonia en 1939, cuando él sólo tenía trece años, uno antes de ser recluido junto con sus padres y su hermano pequeño en el gueto de Lodz. En agosto de 1944, toda la familia fue deportada a Auschwitz, donde tanto su padre como su hermano murieron. A él le trasladaron después a Buchenwald, donde permaneció hasta que el campo fue liberado y pudo regresar a Lodz y reencontrarse con su madre. Turski se casó con Halina, superviviente del gueto de Varsovia y presente también en la jornada de clausura de las jornadas de la UCLM Auschwitz, una conmemoración para la humanidad. El Álbum de Auschwitz.

La intervención de Marian Turski cerró una emocionante jornada en la que también tomaron la palabra la portavoz de la Embajada de Israel en España, Hamutal Rogel-Fuchs; y la profesora Eliana Rapp Badihi, de la Escuela Internacional para el Estudio del Holocausto Yad Vashem. Esta última habló del Álbum de Auschwitz, la única prueba gráfica de la masacre perpetrada en este campo de exterminio. Las fotografías fueron tomadas en 1944 por Ernst Hoffmann y Bernard Walter, dos hombres de las SS que de esa forma identificaban a los presos. Una de ellas, Lili Jacob, encontró el álbum, lo custodió y posteriormente lo donó a Yad Vashem. 

Auschwitz, una conmemoración para la humanidad ha estado coordinado por los profesores de la Universidad de Castilla-La Mancha José Gregorio Cayuela Fernández y Eduardo Gabaldón.

Organizado por el Área de Historia Contemporánea y el Departamento de Historia de la Universidad de Castilla-La Mancha, ha contado con la colaboración del Museo Yad Vasem de Jerusalén, la Embajada de Israel en España, el Instituto Polaco de Cultura y el AMPA Chaminade de Ciudad Real.


PROGRAMA DE TVE-2 (ESPAÑA) EN EL QUE INTERVIENE MARIAN TURSKI





Recomienda
esta página


 

Resolución óptima recomendada para visualizar perfectamente esta web en Google Chrome y Mozilla Firefox: 1024 X 768

Esta página web se mantiene gracias a tu interés en la publicidad.

Normativa     Sobre el autor     Sobre la web     Enlaces recomendados     Mapa web     Librería     Contacto    Facebook     ® 00/2007/1322