Enciclopedia del Holocausto No Link Lines!


 

BUSCADOR INTERNO

 
 

 
 

TRADUCTOR INTERNO

 
 


 

OPCIONES

INICIO WEB

Inicio Criminales

Siguiente

Anterior

Galería fotográfica




Contador desde
31-07-2011


 

 

LIBROS RELACIONADOS


MEMOIRS - INSIDE THE THIRD REICH:

Die Neuereichskanzlei:

ADOLF HITLER, EL MUNDO EN LLAMAS:

LOS 13 JUICIOS DE NUREMBERG:

LOS JUICIOS DE NUREMBERG A TRAVÉS DE LA FOTOGRAFÍA:

 

ALBERT SPEER


Nacido en Mannheim (Alemania) el 19-04-1905

Fallecido en Londres (Gran Bretaña) el 01-09-1981

Profesión: Arquitecto del Reich y Ministro de Armamento

ANTECEDENTES PARA SER CONSIDERADO CRIMINAL DE GUERRA


Berthold Konrad Hermann Albert Speer, llamado a veces el “primer arquitecto del Tercer Reich”, otros le denominan "el arquitecto del diablo". Fue el arquitecto jefe de Hitler en la Alemania Nazi, y en 1942 llegó a Ministro de Armamento en el Gobierno alemán.

Su familia provenía de una alta clase social; siendo en segundo de tres hermanos, era rechazado por estos debido a su carácter callado y aspecto débil y enfermizo.

Siguió los pasos de sus padres y aunque se decantó por ser matemático terminó estudiando Arquitectura sobresaliendo en la asignatura de matemáticas, sobre todo en Estadística.

En 1928 se marchó a Afganistán contratado por la Corte de Aman Allah para que dirigiese, como jefe de otros arquitectos, las reformas arquitectónicas de este país pero por el derrocamiento político de Aman Allah, regresó a Alemania para impartir clases de Arquitectura. Son precisamente sus alumnos quienes, en 1930, le animan a acudir a las reuniones del NSDAP (Partido Nazi) para escuchar los discursos de Adolf Hitler. Quedó prendido de este personaje; en Enero de 1931 se afilió al Partido (número de afiliado: 474.481).

Trasladado como enlace a la SS (nunca apareció en sus listas por un error administrativo aunque tenía el número de afiliado: 46.104) pronto demostró sus dotes como arquitecto y en 1932 se le ordenó remodelar unas oficinas administrativas de Berlín, el Gauleitung. 

Estos trabajos quedaron extraordinariamente acabados por lo que en 1932 es Joseph Paul Goebbels quien le pidió que renovara la oficina principal del Ministerio de Propaganda. Speer puso toda su pasión en esta reforma y lo hizo en tiempo récord. Goebbels quedó impresionado con su trabajo y le recomendó a Hitler. En ese mismo año, se le encarga la decoración del monumento de Tempelhof, donde se colocó una inmensa águila apoyada en el símbolo nazi. La aprobación para esta obra la dio el mismo Hitler en persona a Speer.

Adolf Hitler apadrinó a Albert Speer y le asignó renovar el apartamento del canciller en la Cancillería de Berlín. En este puesto, la aportación más notable de Speer fue la adición del famoso balcón, desde el cual Hitler podía saludar a las numerosas personas que se congregaban en la Wilhelmsplatz para verle. Speer informaba directamente a Hitler sobre el avance de las obras.

En 1934, Hitler le encargó la obra de embellecimiento y de las condiciones de trabajo en el "Frente de Trabajadores", que estaban a cargo de la construcción de las autopistas (autobahn), levantando barracones modélicos para los trabajadores. También participó en la organización nazi "Fuerza por la Alegría", integrada en el "Frente de Trabajadores". Dentro de ella, desarrolló el proyecto llamado "Belleza del Trabajo", que pretendía mejorar las condiciones estéticas del trabajo en las fábricas alemanas, mediante el diseño de talleres, mobiliario, vajilla y otros elementos decorativos.

En Febrero de 1942, Speer es nombrado Ministro de Armamento. Sus funciones eran la de promover la industria bélica alemana y fortalecer las defensas del país por lo que utilizó, sin saberlo con claridad, prisioneros como mano de obra esclava proveniente de los campos de concentración y que trabajarían hasta la muerte en la fábricas de armamento. Sus prisioneros correspondían a ese 40% de reos que no debían ser eliminados para servir como esclavos.

El 12 de Mayo de 1945 fue detenido por tropas aliadas y se le sometió a intensos interrogatorios sobre su implicación en la extensa producción bélica y la esclavitud de los prisioneros aportando una fotografía del campo de concentración de Mauthausen (Austria) en la que aparecía él pero la realidad es que, cuando visitó ese campo, se le mostró una mentira preparada en donde no existían muertes ni esclavitud.

En los Juicios de Nuremberg, Speer fue uno de los pocos oficiales que manifestaron remordimiento y se declararon culpables. Le condenaron a 20 años de prisión en Spandau (Berlín occidental) principalmente a causa del uso que hizo del trabajo esclavo. Su liberación en 1966 fue un acontecimiento mundial. Publicó varios libros semi-autobiográficos hasta su muerte en Londres en 1981. Sus obras – por ejemplo, "Dentro del Tercer Reich", sus memorias que tituló "Recuerdos" y su "Diario de Spandau" - proporcionan una mirada personal y excepcional de las grandes personalidades de la época nazi. Sin embargo, muchos críticos opinan que Speer minimiza su propia responsabilidad en las atrocidades de la época.

De haberse sabido su pertenencia a la SS habría sido condenado a morir en el patíbulo.

El hijo de Speer, también de nombre Albert, se convirtió en un arquitecto de éxito por derecho propio, y fue responsable del proyecto Expo 2000 (la Exposición Mundial que tuvo lugar en Hannover en el año 2000), el diseño de la Ciudad Internacional del Automóvil de Shanghai y el complejo olímpico de Pekín. Su hija Hilde Schramm se convirtió en una conocida parlamentaria de izquierdas.

Durante los Juicios de Nuremberg comentó: 

"Me gustaría decir algo de importancia fundamental. Esta guerra ha provocado una catástrofe inimaginable en el pueblo alemán y, de hecho, comenzó una catástrofe mundial. Por lo tanto, es mi deber incuestionable a asumir mi parte de responsabilidad en este desastre antes de que el pueblo alemán. Esta es más mi obligación, tanto más mi responsabilidad, ya que el jefe del Gobierno ha evitado la responsabilidad ante el pueblo alemán, y ante el mundo. Yo, como un miembro importante de la dirección del Reich comparto la responsabilidad total a partir de 1942".

Ante esta declaración se le preguntó: "Herr Speer, el testigo Stahl dijo en su interrogatorio por escrito que a mediados de Febrero de 1945, que había exigido de él una fuente de los gases de nuevo veneno para asesinar a Hitler, Bormann y Goebbels. ¿Por qué quiere hacer eso, entonces?" a lo que Speer contestó: "Yo pensaba que no había otra salida. En mi desesperación, he querido dar este paso, como se había hecho evidente para mí, desde el comienzo de Febrero, que Hitler intentaba seguir con la guerra a toda costa, sin piedad y sin consideración por el pueblo alemán. Era obvio para mí la pérdida de la guerra, que confundió su propio destino con el del pueblo alemán y que en su propio fin, él vio el final del pueblo alemán. También era obvio que la guerra se había perdido tan completamente que incluso la rendición incondicional tendría que ser aceptada".


 

ENLACE RECOMENDADO


 

CARGOS DEL TRIBUNAL (Original del día 1 del Juicio)



El acusado Speer fue entre 1932 y 1945: Miembro del NSDAP, Reichsleiter, miembro del Reichstag, Ministro de Armamento y Municiones del Reich, Jefe de la Organización Todt, Plenipotenciario General para Armamentos en la Oficina del Plan de Cuatro Años y Presidente del Consejo de Armamentos. 

El acusado Speer usó los cargos mencionados y su influencia personal de tal forma que: Participó en la planificación militar y económica y la preparación de los conspiradores nazis de Guerras de Agresión y Guerras en Violación de Tratados Internacionales, Acuerdos y Garantías expuestas en los Cargos Primero y Segundo de la Acusación; y autorizó, dirigió y participó en los Crímenes de Guerra expuestos en el Tercer Cargo de la Acusación, y en los Crímenes contra la Humanidad expuestos en el Cuarto Cargo, incluyendo en particular el abuso y explotación de seres humanos para trabajos forzados durante el transcurso de guerras de agresión.


IMAGEN RELACIONADA



Albert Speer es entrevistado por David Irving 
para el libro "Nuremberg: La última batalla".


DOCUMENTOS ADICIONALES



 

Véase el libro "Memorias", por Albert Speer.

Véase el artículo de la revista Der Spiegel "El gestor del mal - Albert Speer y su Führer".

 



Recomienda
esta página


 

Resolución óptima recomendada para visualizar perfectamente esta web en Google Chrome y Mozilla Firefox: 1024 X 768

Esta página web se mantiene gracias a tu interés en la publicidad.

Normativa     Sobre el autor     Sobre la web     Enlaces recomendados     Mapa web     Librería     Contacto    Facebook     ® 00/2007/1322