Enciclopedia del Holocausto No Link Lines!


 

BUSCADOR INTERNO

 
 

 
 

TRADUCTOR INTERNO

 
 


 

OPCIONES

INICIO WEB

Siguiente

Anterior

Galería fotográfica



El médico nazi, Karl Brandt,
director del Programa de
Eutanasia. (Fotografía del 27 de Agosto de 1942)


Friedrich Mennecke, Médico
del Programa de Eutanasia
 y responsable de enviar a muchos pacientes a ser gaseados


Irsee era la enfermera jefe
de la sala infantil del centro
de eutanasia de Kaufbeuren, Alemania, en 1945.


Adolf Merkle
Operario en Hadamar


Adolf Wahlmann
Operario en Hadamar


Alfons Klein
 Director de Hadamar


Heinrich Ruoff
Operario en Hadamar


Karl Willig
Operario en Hadamar


Centro de Eutanasia de
Kaufbeuren (Alemania)


Centro de Eutanasia de
Bernburg (Alemania)


Centro de Eutanasia de
Brandenburg (Alemania)


Centro de Eutanasia de
Grafeneck (Alemania)


Centro de Eutanasia de
Hadamar (Alemania)


Centro de Eutanasia de
Sonnenstein (Alemania)


Institución psiquiátrica privada Christophsbad (Alemania)


Camión utilizado en Hadamar para el transporte de las víctimas

Emmi G., una joven de 16 años diagnosticada de esquizofrenia. Fue esterilizada y enviada al centro de eutanasia Meseritz-Obrawalde donde se le asesinó con una sobredosis de tranquilizantes el 7 de Diciembre de 1942.


La niña Edith F. asesinada
en Hadamar


Gerda D., obrera con esquizofrenia, fue esterilizada y tenía prohibido casarse por
las autoridades nazis



Contador desde
31-07-2011


 

EUTANASIA: ASESINATO LEGAL


Karl Brandt, un joven médico afiliado al Partido Nazi y ferviente admirador de Hitler recibe de este la orden de programar el asesinato selectivo de todos los enfermos mentales de Alemania; para ello se busca a un colaborador llamado Philipp Bouhler, también de Partido, que bajo sus órdenes llevará a cabo los trabajos necesarios para los crímenes; los verdugos están nombrados. 

El 14 de Julio de 1933 Hitler dicta la "Ley para la Prevención de Progenie con Enfermedades Hereditarias" con lo que legaliza la esterilización forzosa de personas consideradas por los nazis como biológicamente inferiores; este es el comienzo por el que  entre 300.000 y 400.000 personas son esterilizadas. 

"Mataron a los 5.000 niños estimados durante el programa de la eutanasia de los niños supuestos" (Tribunal Militar de los EE.UU., transcripciones de los procedimientos en caso de que 1, P. 177, testimonio de Karl Brandt)

La eutanasia de la Alemania nazi, más conocida como Operación T4 (aplicación del Tratamiento 14f13) comienza el 1 de Septiembre de 1939 en todos los centros psiquiátricos del país; esta operación consistía en el asesinato "compasivo" de centenares de miles de discapacitados físicos y/o psíquicos que "enturbiaban" el predominio de la raza aria. Para ello aquellas familias (alemanas primero y de países del este después) que tuviesen algún hijo discapacitado deberían entregarlo para su cuidado en los centros psiquiátricos y se unirían a los ya ingresados anteriormente a la Operación T4 y a los residentes fijos.

Desde ese momento y sobre todo a lo largo de 1944 comienza el asesinato compasivo o la eutanasia. Reunidos en grupos eran conducidos a habitáculos acondicionados como cámaras de gas o se les inyectaba veneno y asesinados con la típica y correcta frialdad nazi. Después de estos atroces asesinatos los cadáveres eras quemados en hornos adecuados para ello o simplemente enterrados en fosas comunes. De todos los centros psiquiátricos de Alemania era el de Hartheim el que más contribuyó a matar discapacitados en aras de conseguir una raza pura (?)

La meticulosidad germana tomaba nota de los nombres y origen de las víctimas. En el caso de los que tenían familia se redactaba una carta firmada por un médico en la que se comunicaba el fallecimiento del paciente por una determinada enfermedad incurable con lo que se daba por concluido el asunto. Generalmente las familias no protestaban primero porque al comienzo de estos crímenes no se sabía la realidad y después porque podría recibirse una visita de la Gestapo y ser invitada a acudir a alguna comisaría en donde serían tratados de "forma correcta".



PREÁMBULO A LA MEDICINA Y EUTANASIA



   EL JURAMENTO HIPOCRÁTICO (HIPÓCRATES DE COS, 460 a.c. - 370 a.c.)

"Llevaré adelante ese régimen, el cual de acuerdo con mi poder y discernimiento será en beneficio de los enfermos y les apartará del perjuicio y el terror. A nadie daré una droga mortal aún cuando me sea solicitada, ni daré consejo con este fin. A cualquier casa que entre, iré por el beneficio de los enfermos, absteniéndome de todo error voluntario y corrupción,…".


   AVICENA, FILÓSOFO Y MÉDICO PERSA (Allah ibn Sina , 980 - 1037) 

"Haznos merecedores de nuestro lugar con dignidad, honestidad y devoción para que podamos dedicar nuestras vidas al servicio de la humanidad, pobre o rico, culto o ignorante, musulmán o no musulmán, blanco o negro, con paciencia y tolerancia, con honestidad y reverencia, con conocimiento y cuidado, con amor a ti en nuestro corazones y compasión a tus creyentes, tu creación más preciada de todas".


   MAIMÓNIDES, FILÓSOFO Y TEÓLOGO ESPAÑOL (Moshéh ben Maimón, 1135 - 1204)

"Oh Dios, llena mi alma de amor por mi arte y por todas las criaturas…Que no admita que el afán de gloria me influencien en el ejercicio de mi arte, porque los enemigos de la verdad y del amor de los hombres podrían fácilmente hacerme abusar y apartarme de hacer bien a tus hijos.

Sostén la fuerza de mi corazón para que esté siempre pronto a servir al pobre y al rico, al amigo y al enemigo, al bueno y al malo.

Haz que no vea en el hombre más que al que sufre... aparta de mí la idea de que lo puedo todo".


   ELIE WIESEL, SOBREVIVIENTE JUDÍO 

"Cuándo pienso en los médicos nazis, los médicos verdugos, pierdo la esperanza. Para volverla a encontrar, pienso en los otros: los médicos víctimas y veo nuevamente sus miradas ardientes y sus caras color ceniza".

(De su libro "Medicina sin conciencia")


   JULIUS MOZES, MÉDICO JUDÍO ALEMÁN (1868 - 1942)

Julius era un médico judío que criticó la experimentación con seres humanos sin que se respetasen las bases de la ética y defendió la Sanidad Pública mediante la prevención de enfermedades a través de los anticonceptivos. También apoyó a las mujeres embarazadas para relajar su trabajo.

Fue deportado al campo de concentración de Theresienstadt (Rep. Checa) en donde murió en 1942.

"Todo lo que pensaba hasta ahora que era el dictado supremo de la medicina (cuidar a los enfermos, sin reparar en razas, tratar igual a cualquier paciente sin diferencias de religión o sexo, ayudar a todos y aliviar sus sufrimientos) no se considera apropiado en opinión del nacional-socialismo. Es lo contrario. Ellos (los nazis) desean hacer una guerra total contra los inferiores de todo tipo, especialmente enfermos sin esperanza, y deshacerse de ellos… Los enfermos que no tienen posibilidades están predestinados a la eliminación, y justamente el médico es el encargado de la tarea. ¡El médico se convertirá en asesino!"


   Avraham Wainrev, médico judío del ghetto de vilna (lituania)

"Si es correcta mi opinión de que la resistencia es la capacidad de oponerse a los actos de exterminio del enemigo, entonces nuestros esfuerzos para sobreponernos a la epidemia fueron uno de los actos de resistencia más importantes del ghetto.

La resistencia no depende de los resultados, la constancia y la fuerza de voluntad son los que la forman.

La respuesta apropiada a nuestros enemigos es el "Nagen" y los que salen al bosque con armas. Pero éste no es el único camino. Cada acción que frena o previene la destrucción es resistencia."


Hipócrates

Avicena

Maimónides

Julius Mozes

LA EUGENESIA; ORIGEN Y SUS DEFENSORES


La eugenesia es una filosofía social y posteriormente ciencia que defiende la mejora de los rasgos hereditarios humanos mediante la intervención en la selección del ser humano y su reproducción. 

El término fue creado por el científico británico Francis Galton (1822-1911); procede del griego "buen nacimiento" y es la aplicación de las leyes biológicas de la herencia al perfeccionamiento de la especie humana.

Autor: Ricardo D. Rabinovich-Berkman sobre la obra publicada en 1920 por el jurista Karl Binding y el psiquiatra Alfred Hoche ¿Triunfó el nazismo?

Evolucionismo darwiniano: Se da por sentada la aplicabilidad de los criterios del origen de las especies a la humanidad, tanto externa como internamente.

Intervencionismo biológico: Un buen gobierno debe asumir las enseñanzas y advertencias de la Biología, y desarrollar o fomentar programas destinados al mejoramiento biológico de la humanidad, interviniendo en el proceso selectivo como un granjero con sus cultivos.

La apariencia humana puede no implicar humanidad: Los judíos se parecen mucho a los humanos, pero son resultado de otra evolución. No bastan, pues, los signos externos de humanidad para que ésta pueda ser manifestada.

De las diferencias externas se desprenden estados jurídicos diversos: Aceptada la existencia de razas, y que éstas son (con excepción de la judía) el resultado de la evolución humana, no todas ellas han de conferir a sus miembros derechos equivalentes. Dado que la raza surge del aspecto exterior, éste se vuelve determinante del status jurídico del sujeto.

Eugenesia individual y social: En concordancia con las enseñanzas y advertencias de la ciencia, la humanidad debe ser depurada de sus elementos biológicamente contraproducentes (enfermedades hereditarias, defectos congénitos, etc.), por la vía de su esterilización, voluntaria o forzosa, o inclusive de su eliminación física (muerte)

Eutanasia individual y social: La vida como mero fenómeno biológico no merece respeto jurídico de por sí, ya que puede ser atributo de una criatura que no la merezca. Es decir, que se trate de una «vida que no merece ser vivida» (lebensunwertes Leben). Estos seres, como anticipara H.G Wells en La Guerra de los Mundos, " debieran morirse de buena voluntad. Después de todo, es una clase de traición el vivir para infectar la raza". En obras de "socialistas utópicos" como H.G Wells y A. Huxley se encuentran alusiones a: Vivisecciones (La isla del Dr. Moreau), eliminación de los débiles y enfermos para mejorar la raza (La Guerra de los Mundos) y experimentos y selección genética (Un mundo feliz)

Preferencia por la muerte de los más jóvenes: Como explica Lifton, los planes de eutanasia eugenésica masiva comenzaron por niños menores de tres años, para pasar luego a los mayores de esa edad. La concepción bioética dominante veía como más natural (y mejor visto por la población) que se eliminase a los sujetos con menos tiempo de vida.

El fin justifica los medios: Esta es sin duda la premisa principal, en todos los órdenes. El bienestar del grupo (Völk, nación, raza, pueblo, Gemeinschaft, comunidad, sociedad) justifica los sacrificios «idealistas» de los individuos. La salvación de la humanidad justifica el homicidio masivo de los enfermos y el genocidio de los judíos y gitanos. El progreso de la medicina justifica los experimentos con personas


Del libro publicado en 1920 por el jurista Karl Binding y el psiquiatra Alfred Hoche ¿Triunfó el nazismo?

Lebensunwertes lebens (Vidas indignas de ser vividas)

Si … uno piensa en un campo de batalla cubierto con miles de cuerpos jóvenes, o en una mina en la que cientos de mineros esforzados han sido sepultados, y se compara con nuestros hogares para idiotas, con el cuidado que se presta a sus internos, a uno le agita la discrepancia entre, por un lado, el sacrificio del recurso más precioso del hombre, y por el otro, el tremendo esfuerzo de cuidado hacia criaturas que no sólo son completamente inútiles sino también que tienen un valor negativo.

No puede dudarse que hay gente para la que la muerte sería una liberación, y a la vez, para la sociedad y para el estado en particular representaría una liberación de una carga …

Yo no encuentro razón ni legal, ni social ni moral ni religiosa para no dar permiso para matar a estas personas que representan la imagen más horrible de los seres humanos reales y que provocan horror en casi todos los que los ven…"

"Preparados ideológicamente de esta forma, impresionados por la muerte de tantos jóvenes sanos en la Primera Guerra Mundial y acicateados por su experiencia con la indigencia social que en ese momento se generalizaba en los establecimientos para enfermos crónicos, inválidos e incapacitados mentales, la conciencia de responsabilidad social de los médicos se invirtió, tomando una dirección inhumana y reaccionaria: La medicina y el Estado no podían sacrificar hombres sanos en los campos de batalla, mientras se conservaba la vida a enclenques y enfermos con un alto gasto material y asistencial. La medicina y el Estado no debían tomar medidas en contra de la selección natural, ayudando así al empeoramiento de la especie humana. En tanto que la medicina y el Estado ostensiblemente no podían lograr condiciones de vida que suficientes para todos, debían tener el valor de promover la vida de los sanos y socialmente fuertes y exterminar las ‘existencias lastres'.


COMENTARIOS DE LÍDERES NAZIS SOBRE LA EUGENESIA



   ADOLF HITLER

Me puedo pasar sin abogados, sin ingenieros, sin constructores, pero sin vosotros, los médicos nacionalsocialistas, no me puedo pasar ni un solo día ni una sola hora.

Sí me falláis todo esta perdido. ¿Para qué sirve nuestra lucha, si la salud de nuestro pueblo está en peligro?


   JOSEPH PAUL GOEBBELS

"Nuestro punto de partida no es el individuo, y no estamos de acuerdo con la opinión que el hombre debe dar alimento al hambriento, darle de beber al sediento, o vestir al desnudo…

Nuestros objetivos son totalmente diferentes, nosotros necesitamos un pueblo sano para dominar el mundo".


   ALFRED ROSENBERG

"Estamos convencidos de que las leyes eternas de la naturaleza son apropiadas para la conservación de los sanos y no de los enfermos y que la intención de alimentar a un enfermo a cuenta de un sano va en contra de todas las leyes de la naturaleza, y del sentir moral alemán.

El crecimiento salvaje del número de enfermos mentales y de idiotas es el resultado de la selección antinatural y de un humanismo equivocado."


   ADOLF POKORNY, DOCTOR NAZI (de una carta a Himmler en 1941)

"Si conseguimos disponer de un medicamento que después de un tiempo relativamente breve cause la esterilización de seres humanos tendremos un arma extremadamente fuerte y será una enorme victoria para la lucha actual de nuestro pueblo".


   FRITZ KLEIN, DOCTOR NAZI

"Por respeto a las vidas humanas, extirparé el apéndice infectado de un enfermo y trataré la apendicitis. El judío es la apendicitis en el cuerpo de Europa".


   SIGMUND RASCHER, DOCTOR NAZI

"Usted sostiene que es fisiólogo de seres humanos, pero todo lo que ha hecho ha sido en cerdos y ratones. Yo soy un fisiólogo de seres humanos, porque llevé a cabo mis experimentos sobre seres humanos".


   PRINCIPIOS DE LA MEDICINA NAZI

La medicina tiene que defender a los alemanes "con herencia genética saludable". El médico debe procurar el cuidado de la persona sana.

No todas las personas son de interés para la "medicina de los sanos" sino sólo el alemán ario, y el médico está obligado a cuidar de su salud.

El enfermo y la enfermedad no es el objetivo de la medicina.

La medicina no debe curar al enfermo inferior, la curación de esos enfermos es una acción "anti-humana".

No hay lugar en el mundo para "consumidores innecesarios e improductivos" y por ello no hay que privarlos de la muerte.

El papel de los médicos es seleccionar a los débiles y enfermos destinados a morir.

El objetivo de la investigación es servir a la política nazi y su visión del mundo.

El proceso de aniquilación es parte del tratamiento.

"Es la obligación de la profesión médica, como grupo, cuidar y asegurar la salud de la nación, su salud hereditaria y la pureza de la raza". 

(Del Reglamento de los Médicos de 1935)


SOBRE LAS ESTERILIZACIONES MASIVAS



Se crearon 300 Tribunales de Justicia especiales, formados por dos médicos y un Juez para dictaminar que personas debían ser esterilizadas.

El 25% de los médicos alemanes colaboraron en el proceso de identificación y esterilización masiva.

400.000 alemanes fueron esterilizados forzosamente entre 1934 y 1939.

Para proteger la raza germana se prohibieron los matrimonios entre “personas saludables” y personas consideradas genéticamente impuras. Se persiguieron todas las conductas que atentaban contra la procreación (aborto y homosexualidad)


LA EUTANASIA NAZI


La primera fase de la eutanasia nazi duró hasta Agosto de 1941; los asesinatos no eran excesivamente llamativos y en ese periodo mataron a unas 70.000 personas pero a partir de esta fecha comienza la "eutanasia salvaje" por lo que el gobierno nazi, lejos de ocultar estos crímenes, se lanza a la barbarie directa con el asesinato "compasivo" de casi 300.000 discapacitados a lo largo de toda Europa.

   justificaciones para el programa de eutanasia nazi

El extracto siguiente está sacado de Karl Bareth y Alfred Vogel, autores en 1937 del libro "Ciencia y raza para escuelas elementales y secundarias" (Erblehre und Rasenkunde fur die Grund-und Hauptschule) y que pretendía justificar ante los estudiantes arios el porqué los discapacitados físicos y psíquicos eran considerados una carga para el estado alemán.

"Las enfermedades hereditarias suponen una carga para el Estado, el coste por día es:

      - Para un alumno normal: 1/3 Reichmarks.

      - Para un alumno retrasado: 1.5 Reichmarks.

      - Para un alumno enfermo mental: 2 y 4/5 Reichmarks.

      - Para un alumno ciego o sordo: 4 Reichmarks.

En 1932, en una ciudad alemana se produjeron los siguientes gastos:

      - Una persona con pensión baja: 433 Reichmarks.

      - Una persona desempleada con subsidio: 500 Reichmarks.

      - Coste de una persona enferma mental: 1.944 Reichmarks."

El coste total extraordinario por cuidar de aquellos que sufrían enfermedades hereditarias en 1930 eran de unos 1.000 millones de Reichmarks. Durante los años 1933 y 1934 se destinaron solamente 350 millones de Reichmarks para la atención de estos casos.

Para proteger la salud de personas con peligro de padecer enfermedades hereditarias, el estado nazi dictó el 14 de Julio de 1933 la Ley para la Prevención de Descendencia con Enfermedades Hereditarias con la que se autorizaba la esterilización forzosa de los casos siguientes:

Retraso mental.

Epilepsia.

Sordera.

Esquizofrenia.

Danza de San Vito.

Deformidad física importante.

Depresión maníaca.

Ceguera.

Alcoholismo severo.

En los sanatorios mentales germanos la muerta estaba dictada y programada; bien por gas, hambre deliberada o inyecciones de Luminal (fenobarbital) que suministradas en Hadamar provocaban una pulmonía grave a los niños que les arrastraba a una muerte lenta pero segura. Es en este sanatorio en donde se dejó morir tanto por hambre como por sobredosis de Escopolamina y morfina a un total de 332 niños.

La enfermera de la unidad pediátrica de Hadamar, Emma D., fue llevada en cierta ocasión a una sala del sanatorio en donde se encontró a dos compañeras más jóvenes, Emma L. y Maria S.; las tres fueron obligadas a realizar un juramento tanto de lealtad a III Reich como de silencio sobre las asesinatos que allí se realizaban justificando que las muertes de los niños y discapacitados eran daños colaterales producidos por la guerra. Tanto estas enfermeras como el resto del personal de los sanatorios mentales ya convertidos en centros de exterminio selectivo recibieron un aumento de sueldo de 25 RM (Reichmark o marcos alemanes) mensuales y los médicos fueron obsequiados con una prima de 250 RM pagadera en la navidad de cada año. A estos sobresueldos o primas se les llamaba "Schmutzgeld" (dinero sucio). Tampoco se rechazó las "ayudas al penoso trabajo" consistentes en la distribución, cada 15 matanzas, de enormes cantidades de vino y de sidra.

Para demostrar la participación activa de los médicos, enfermeras y personal adjunto en los crímenes basta decir que durante 1941 se alcanzó en Hadamar la cifra de 10.000 asesinatos lo que se celebró con una gran fiesta regada con cerveza regalada por el Führer.

Estas son algunas de las enfermeras que colaboraron en el asesinato de sordomudos, ciegos, discapacitados, etc...:

Ana G.: Acusada de participar en el asesinato de 150 pacientes. "Es verdad que me educaron como cristiana y de que para mi toda la vida he seguido la fe cristiana. Por una parte, durante mi trabajo, especialmente sobre la sala para discapacitados mentales, he visto mucha miseria y todas clase de enfermedades hasta la fase terminal. Debido a estas experiencias lo he visto como acto de la misericordia…. Adjunto declaro que nunca nadie me forzó a participar…."

Berta H.: Acusada de participar en el asesinato de 35 pacientes. "Debo decir que en aquel momento pensé que yo no sería culpable si no participaba realmente en las matanzas. A mi propia conciencia, sentía siempre que un poco culpable y yo intentó hacer frente a ella lo más lejos posible para olvidar todo".

Edith B.: "Aunque fueran rumores de la sala U2 las matanzas fueron realizadas sobre mujeres condenadas, no vi nada malo en ello".

Erna D.: "Créanme, por favor, de que que no lo hice fácilmente porque lo detesté realmente. Repito, yo no lo hice fácilmente. De hecho, no puedo decir porqué no rechacé".

Erna Elfriede E.: Acusada de participar en el asesinato de 200 pacientes. "Juré que era una cuestión secreta del Reich y silenciar los hechos. (...) Consideraba las matanzas como injusticia. Aprendí ya como niña lo que debe y no debe hacer uno. Aprendí que una no debe matar". Cuando se le preguntó en varias ocasiones a Erna Elfriede porqué no rehusó participar en las matanzas respondió que: "Porque me ordenaron hacerlo aunque era una injusticia, no puedo dar una respuesta a esta pregunta. Tengo una sensación de la culpabilidad fuerte pero es imposible que dé una razón del hecho que no rechacé participar. Me fue pedido simplemente y tuve que ejecutar las órdenes".

Gertrudis F.: Acusada de participar en el asesinato de 5 pacientes. "Cuando preparé las medicinas, las hice sin ningún conocimiento de consecuencias legales. La preparación de las medicinas para dárselas a los pacientes era realmente uno de mis deberes. No podía ver una conexión directa entre mi trabajo y las matanzas. Además usted tiene que considerar que había trabajado en una institución mental durante años y que obligaron a las enfermeras a obedecer terminantemente a sus superiores, las enfermeras mayores, los médicos y, por último, al director de la institución. Además, era la enfermera más joven en nuestra sala. Aún hoy, no he sido totalmente consciente de mis fechorías".

Margarete Maria M.: Acusada de participar en el asesinato de 3 pacientes. "Si hubiera rechazado ejecutarl las órdenes me habrían despedido. Habría podido parar el trabajo, pero en aquel momento me obligaron a apoyar a mis abuelos en Meseritz".

Margarete T.: Acusada de participar en el asesinato de 150 pacientes. "Cuando las matanzas comenzaron en la sala U1, me sentía profundamente culpable y todavía lo siento hoy. (...) Debido a los muchos años de trabajo como enfermera, prácticamente cuando empecé era joven, me educaron en la obediencia terminante; la disciplina y la obediencia eran las reglas supremas entre las enfermeras. Todos, incluyéndome a mí, tomamos las órdenes de los médicos, de las enfermeras principales, y de las enfermeras de la sala como órdenes que se obedecerán terminantemente y no hicimos ni podríamos formar nuestra propia opinión sobre la legalidad de estas órdenes. (...) Yo era funcionaria en aquel momento y, por un lado, juré secreto y, por otro lado se me obligó a obedecer las órdenes dadas. Pienso en aquel momento, he vivido siempre en conflicto con mi propia opinión y el hecho de que era funcionaria. Por una parte vi la matanza de la gente, aunque era incurable mentalmente - la gente perjudicada fue acomodada exclusivamente en la sala U1. En caso de negarme a las órdenes me imaginaba siempre mi despido del trabajo como enfermera".

Martha Elisabeth G.: Acusada de participar en el asesinato de 8 pacientes. "Me sentía ciertamente culpable en aquel momento y, aunque no participé en ninguna matanza, tenía cierta culpabilidad. Soy solamente enfermera ordinaria,… y nunca he realizado, legalmente hablando, ninguna matanza. Cuando tuve que asistir a las matanzas, actuaba bajo compulsión y nunca con la intención de matar a una persona. (...) En aquel momento, nadie nos habría ayudado en Obrawalde".

Martha W.: Acusada de participar en el asesinato de 150 pacientes. "He desaprobado siempre eutanasia. En el curso de mi trabajo como enfermera, podría ver que enviaron muchos pacientes a la institución mental que antes trabajaba con personas muy estimables. Era una injusticia grande el matar a esa gente debido a su enfermedad. Participé en las matanzas y reconozco que actuaba contra los mandamientos y mi convicción y he cargado mi conciencia seriamente. La única explicación que puedo dar es que no tenía bastante tiempo de pensar en ella en aquel momento porque pusieron a las enfermeras bajo mucha tensión".

Meta P.: "Entre las enfermeras había disciplina terminante y obligaron a cada enfermera subordinada a ejecutar terminantemente las órdenes del superior".

En total esta es la triste lista de crímenes reconocidos y documentados solamente en Alemania:

(1): Incluidos 449 españoles. Más detalles en este enlace: Mauthausen y la Operación 14f13..

No menos siniestro fue el centro de eutanasia de Meseritz-Obrawalde en Polonia; destinado al exterminio por compasión o eutanasia nazi, el personal de este lugar se dedicó al asesinato directo de cuantas personas llegaban sin distinguir siquiera las patologías que afectaban a las víctimas. 

0324g

Un niño aquejado de una parálisis fue fotografiado durante su agonía al ser dejado morir de hambre (Lugar y fecha no determinados) 

Tampoco se puede dejar atrás a la institución psiquiátrica privada de Christophsbad (Alemania); el 1 de Octubre de 1940 la dirección del centro recibió la orden del Ministerio del Interior del Reich de seleccionar entre sus 297 pacientes a aquellos irrecuperables o socialmente inestables, por lo que, hasta 1941, derivó a 168 de ellos hacia Grafeneck y Hadamar en donde fueron asesinados directamente.

Aunque en este sanatorio privado jamás se asesinó a ningún paciente, si se sabe que colaboró en la esterilización de aquellos que, supervisados por la "Ley de Prevención de Enfermedades Hereditarias" y tras una autorización judicial, eran considerados como inadecuados para la reproducción. Para finales de 1940 se solicitaron 28 esterilizaciones (15 hombres y 13 mujeres) pero la Corte de Salud Hereditaria de Goppingen solo autorizó 18 de ellas (12 hombres y 6 mujeres). Durante 1941 se practicaron desde Christophbad otras 15 esterilizaciones (4 hombres y 11 mujeres). El bajo número de esterilizaciones se debió principalmente a que al ser una institución no pública y al alto coste económico de cada intervención, solamente se realizaron las más urgentes.

* Karl Brand fue juzgado por el Tribunal de Nuremberg y sentenciado a morir en la horca; La sentencia se ejecutó el 2 de Junio de 1948 en la prisión de Landsberg (Alemania). Véase "documento de procesamiento de Karl Brandt"

* Philipp Bouhler se suicidó en 1945 antes de ser capturado y sometido a juicio.

LA PROPAGANDA CONTRA LOS DISCAPACITADOS: CARTELERÍA



"Un enfermo con una enfermedad hereditaria
cuesta por término medio para cuando alcanza
los 60 años 50.000 Reichsmark".

El judaísmo (estrella de David), comunismo
(hoz y martillo) y capitalismo (signo del dólar)
son presentados como enfermedades infecciosas.


LA PROPAGANDA CONTRA LOS DISCAPACITADOS: PRENSA



La leyenda dice “Una concepción de la vida
moral y religiosa exige la prevención de hijos
con enfermedades hereditarias”.

"60.000 Marcos es lo que nos cuesta este
discapacitado a lo largo de su vida.

Este dinero es también vuestro".

Lea "El Pueblo Nuevo" Nuevo Periódico
de la Oficina Política del Partido Nazi


LA PROPAGANDA CONTRA LOS DISCAPACITADOS: CINE Y LITERATURA



Der Giftpilz. El Hongo venenoso. 
Inge va a la consulta del médico judío.

"Ich Klage An" (Yo Acuso) - 1941
18 millones de espectadores.


LA PROPAGANDA CONTRA LOS DISCAPACITADOS: EDUCACIÓN


Preguntas habituales en los colegios arios:

1.  

Construir un manicomio cuesta 6.000.000 de marcos alemanes. Si construir una casa cuesta 15.000 marcos ¿cuántas casas se podrían construir con lo que cuesta construir un manicomio?.

2.  

Mantener toda la vida a una persona con una enfermedad mental cuesta 4 marcos al día, a un mutilado 5,50 marcos, y a un criminal 3,50. Los funcionarios cobran al día 4 marcos, los oficinistas apenas llegan a los 3,50, los obreros no cualificados cobran menos de 2 marcos, para mantener a sus familias (Ilustra estos datos con un diagrama). Según ciertos datos puede haber al menos 300.000 enfermos mentales, epilépticos, etc...

¿Cuánto cuesta mantener a todas estas personas a un coste de 4 marcos por día? ¿Cuántos préstamos de 1.000 marcos cada uno, se podrían dar a las familias cuando fueran a casarse, con ese dinero (con el empleado en mantener a los deficientes)?


EL CASO DE MARTIN BADER


Martin Bader eran un zapatero alemán de la localidad de Giengen (Alemania); en 1934 sufrió una gripe que le derivó en una encefalitis con el resultado de la enfermedad de Parkinson.

Ingresó en el hospital de Bad Schussenried y por su enfermedad de Parkinson fue incluido en las listas para ser asesinado como persona no digna de vivir. Trasladado al sanatorio mental de Grafeneck murió gaseado mediante la inhalación de monóxido de carbono en 1940.

Su viuda y su hijo solamente recibieron una escueta carta de condolencia en la que la dirección médica de Grafeneck expresaba su "dolor" por este fallecimiento debido a una enfermedad incurable de las que solían inventar, en este caso de un "ataque cerebral".

Su afligida esposa comentó que Martin siempre esperó a curarse y seguir su trabajo como zapatero y llevar una vida normal.

Su caso fue seguido por su único hijo (cuando Martin murió en 1940 tenía un año) que investigó años después tan misteriosa muerte llegando a descubrir la realidad del fallecimiento.

CRONOLOGÍA DE LA EUTANASIA NAZI


14 de Julio de 1933: Aprobación de la "Ley para la Prevención de Enfermos Genéticamente Incurables" (También llamada "Ley para Prevenir la Enfermedad Hereditaria"). Entre 1934 y 1939 unas 400.000 personas fueron esterilizadas.

18 de Octubre de 1935: Aprobación de la "Ley para proteger la salud genética del pueblo alemán". 

Septiembre de 1939: Se ordena el asesinato de los pacientes de las instituciones psiquiátricas de Polonia.

01 de Septiembre de 1939: Decreto para poner fin a la esterilización. Hitler personalmente firma el Decreto para la Eutanasia.

Entre Octubre y Diciembre de 1939: Comienzo de la "Aktion T4". Creación de la organización central de la Asociación de hospitales y asilos de ancianos, compañía de ambulancias sin fines de lucro y la Fundación para la Atención Institucional, hospitales y hogares de ancianos, situado en Tiergarten Strasse 4 de Berlín. 

Entre Octubre y Diciembre de 1939: Establecimiento de los mecanismos de muerte en seis hospitales psiquiátricos.

Fin de 1939 al 24 de Agosto de 1941: Ya han sido asesinados más de 70.000 pacientes psiquiátricos en el Reich alemán.

15 de Enero de 1940: Decreto por el que se ordena enviar a todos los pacientes judíos a instituciones psiquiátricas para su asesinato, principalmente  a Cholm (cerca de Lublin, Polonia)

Durante 1940: alrededor de 10.000 niños y jóvenes han sido asesinados.

28 de Abril de 1941: Fin de la "Aktion T4".

17 de Noviembre de 1942: Introducción de la "Hungerkost" (Muerte por dieta de hambre) en todos los sanatorios de Alemania. Alrededor de 90.000 personas mueren como resultado de esta orden.

06 de Abril de 1944: Decreto para establecer el "Ostarbeiter-Sammelstellen" (unidades de trabajo forzado de los países del este) en 11 instituciones psiquiátricas. A partir de esta orden los enfermos mentales morirán mediante el trabajo esclavizado.

PLANOS Y MAPAS



Sanatorio mental de Bernburg.

Sanatorio mental de Brandenburg.

Sanatorio mental de Grafeneck.

Sanatorio mental de Hadamar.


Mapa de Alemania con detalle de los sanatorios mentales en donde se practicó la eutanasia.



 

PELÍCULA RELACIONADA


Fotografías antiguas comentadas sobre la eutanasia nazi.

 

LA ALIMENTACIÓN EN LOS SANATORIOS MENTALES DESTINADOS A LA EUTANASIA


La economía de guerra también llegó a los sanatorios mentales y con ello se contó para acelerar la eutanasia nazi y ahorrar gastos "innecesarios" en la manutención de los enfermos recluidos.

El III Reich realizó un estudio sobre el ahorro conseguido tras asesinar a las 71.047 víctimas de los sanatorios mentales bajo la estimación de haberlos mantenido durante 10 años más:

Producto alimenticio

Kilos

 Patatas

189.737.160 

 Pan

59.029.320 

 Mantequilla

4.216.440 

 Manteca

421.680 

 Margarina

3.794.760 

 Queso

1.054.080 

 Sago (mandioca)

421.608 

 Mermelada

5.902.920 

 Huevos

33.731.040 

 Legumbres

4.216.440 

 Sal y especias

1.054.080 

Producto alimenticio

Kilos

 Carne y salchichas

13.492.440 

 Harina

12.649.200 

 Bacon

531.240 

 Requesón

1.054.080 

 Comidas especiales

1.686.600 

 Pasta

1.475.766 

 Sucedáneo de café

3.373.080 

 Azúcar

7.589.520 

 Verduras

88.544.040 

 Total kilos

400.244.520 

 Total RM

141.775.573,80 marcos 

Si el total de manutención diario de cada paciente estaba estipulado en 3,50 marcos se desprenden los siguientes resultados:

Ahorro diario

Ahorro anual

Ahorro en 10 años

245.955,50 marcos

88.543.980,00 marcos

885.439.800,00 marcos


HARTHEIM


El Sanatorio mental de Hartheim es un castillo renacentista de la época medieval situado en Alkoven, cerca de Linz (Austria)

Como norma habitual, los pacientes y prisioneros seleccionados para ser gaseados eran obligados a desnudarse para ser asesinados mediante monóxido de carbono. Sus cuerpos eran incinerados y sus cenizas remitidas a las familias junto al abajo detallado Certificado de Defunción falsificado.

En total y entre Enero de 1940 y Diciembre de 1944 se asesinó en el castillo de Hartheim a 18.269 personas entre los que se incluyen 436 prisioneros españoles procedentes del campo de concentración de Mauthausen (Austria)

Sanatorio mental de Hartheim.


SONNEINSTEIN


Situado en la zona de Pirna, junto a Dresden (Alemania) y construido en 1460, el antiguo castillo de Sonnenstein comenzó como centro de salud mental en 1811.

Aunque en Octubre de 1939 se cerró como institución mental de forma definitiva es en Julio de 1940 cuando se reabre la parte frontal del castillo para comenzar el programa de eutanasia y se acondiciona una cámara de gas para este fin junto a dos crematorios para la eliminación de los cuerpos. La cámara de gas consistía en un habitáculo del sótano acondicionado con una puerta hermética y un aspecto interno de duchas reales. 

El primer director de Sonnenstein fue el médico Horst Schumann y tuvo como ayudantes a otros cuatro médicos con edades entre 27 e 34 años y carentes de especialidad psiquiátrica que fueron Klaus Endruweit, Kurt Borm, Kurt Schmalenbach y Ewald Worthmann aunque su colaboración se desarrolló en diferentes etapas durante el funcionamiento del castillo. Las tareas principalmente consistían en examinar a las víctimas y tomar nota de una posible enfermedad para que posteriormente coincidiera con la carta de condolencia que se enviaría a la familia una vez asesinados.

Para comenzar el programa de eutanasia se designa a la empresa de ambulancias Gemeinnutzige Krankentransport GmbH (Gekrat) para que se encargue del traslado de las víctimas a Sonnenstein; los elementos externos de transporte eran unos autobuses cuyos cristales estaban pintados de color azul de modo que impidiese la visión por ambos lados y la designación a 8 conductores que durante varios días a la semana realizaban una ruta recogiendo a las víctimas designadas bajo el pretexto de traslados entre instituciones mentales. Estos conductores recibían una copia de la lista de personas a recoger y cuyo original era enviado a Sonnenstein.

El programa de eutanasia en Sonnenstein ya está listo. Las víctimas, cuyas edades oscilaron entre los 2 y 86 años de edad, eran personas de todos los estamentos sociales que llegaban desde hospitales como el de Chemnitz Altendorf o centros de menores desde Turingia, Sajonia o Silesia.

Las víctimas, al llegar a Sonnenstein, eran introducidos en la planta baja del castillo y obligados a desnudarse de cintura hacia arriba para ser examinados por el personal sanitario; se apartan en grupos de 20 a 30 personas y se les informa de que deben de ducharse por lo que son conducidos hacia el sótano; junto a la cámara de gas hay una pequeña habitación en donde deben desnudarse completamente para después entrar a las "duchas"; es el momento en que las enfermeras cierran la puerta y dan aviso al médico encargado del gas que abre las válvulas de las botellas de monóxido de carbono comprimido para que salga por las duchas; los gritos y los golpes contra las paredes y puertas de las víctimas denotan el sufrimiento por la muerte.

Tras varios minutos de espera y evacuar el monóxido de carbono entran los empleados encargados de sacar los cuerpos inertes de las víctimas y registrar sus bocas para arrancarles muelas y dientes de oro; es en este momento cuando el médico revisa los cuerpos en busca de alguno interesante para su autopsia y el resto son enviados al crematorio. Una vez incinerados los cuerpos otro grupo de empleados ponen en marcha el "molinillo" para convertir a polvo los huesos dejando así ningún rastro de sus víctimas. Respecto a las cenizas se reservaban algunas para que fueran recogidas por los familiares y el resto se arrojaban al río Elba cuyas orillas bañaban la parte trasera de Sonnenstein.

Pero no solamente fueron asesinados en Sonnenstein discapacitados alemanes sino otra larga lista de prisioneros enfermos provenientes de campos de concentración próximos.

A mediados de 1941 llegaron desde Buchenwald 2 transportes  con un total de 187 personas que fueron gaseados de forma inmediata; entre Junio y Agosto del mismo año fueron trasladados desde Auschwitz, Buchenwald y Sachsenhausen 1.031 prisioneros que corrieron la misma suerte al igual que los 573 reos del bloque número 15 de Auschwitz que el 28 de Julio de 1941 fueron seleccionados por una comisión médica para ser llevados a Sonnenstein y ser asesinados por el gas; entre estos 573 prisioneros de origen polaco se encontraban el kapo de construcciones de carreteras Ernst Krankemann que fue asesinado durante el traslado y el kapo Johann Siegruth que se suicidó antes de llegar a Sonnenstein. El resto, 571 prisioneros, fueron gaseados directamente.

Respecto a las incineraciones de los cadáveres, estas dieron quebraderos de cabeza a los responsables de Sonnenstein; solamente durante Julio de 1941 se quemaron más de 2.500 cadáveres de forma incesante lo que provocó que las chimeneas no pararan de despedir un humo negro y nausebundo que se extendía por Pirna y que alertó hasta los bomberos y la policía local que, por supuesto, no pudieron entrar en el castillo.

Extracto de la declaración del policía Albert Widmann, el 11 de Enero de 1960: 

"Después de un rato, cuando fui convocado como experto a un hospital psiquiátrico en Pirna, porque llamas de cinco metros salían por la chimenea del centro, observé que en el centro había sido construida una cámara de gas y una chimenea rectangular era usada para evacuar los humos de un crematorio."

No cabe duda de que Sonnenstein, al igual que los demás sanatorios mentales, sirvió como entrenamiento a varios empleados que posteriormente serían enviados a los campos de exterminio en donde pondrían en practica los conocimientos adquiridos allí.

Hay que hacer notar que las víctimas alemanas asesinadas en Sonnenstein tenían familias por lo que se creó un plan sencillo; unas secretarias rellenaban con nombres, direcciones y causa de la muerte unas cartas prediseñadas que eran firmadas por los médicos y remitidas a los familiares:

Traducción de la carta de condolencia: 

"Lamentamos informarle que su hermana, la señorita María Stephan, que recientemente fue transferida a nuestro hospital conforme a la directiva del Comisionado de Defensa Nacional, murió de repente el 7 de Diciembre de 1940, como consecuencia de una pancreatitis y una subsiguiente peritonitis.

Al no tener las direcciones de otros parientes, pedimos que se los notifique usted.

De conformidad con las regulaciones oficiales en conexión con actividades de guerra, las autoridades locales de policía han ordenado la cremación inmediata del difunto y la desinfección de sus efectos personales (Sección 22 de Regulación para Combatir Enfermedades Infecciosas) para prevenir la propagación y el brote de enfermedades infecciosas. En este caso no se requiere el permiso familiar al respecto.

Los efectos personales de los difuntos, en el grado que sean útiles después de la desinfección, están en nuestra custodia. Los mismos pueden ser reclamados por los herederos legítimos, que deben presentar un documento emitido por las autoridades competentes que los identifiquen como tal. Si no recibimos ninguna instrucción de usted al respecto dentro de 14 días, entenderemos que usted renuncia a cualquier reclamación de los efectos personales, y los entregaremos al NSV (Agencia de Bienestar Nacional socialista)

Si usted desea que el entierro de la urna que contienen los restos mortales del difunto sea un cementerio determinado, serán trasladados sin coste alguno al mismo, previa autorización de la administración del cementerio afectado. Caso de no recibir respuesta al respecto, en el plazo de dos semanas, la administración del centro se encargará de ello.

Junto a la presente se adjuntan dos certificados de defunción que usted puede necesitar para la presentación en las agencias oficiales".

La secretaria Paula Siegert fue una de las 22 que componían la oficina de condolencias de Sonnenstein; en Octubre de 1962, ofreció su testimonio: "Escribí lo que llamaron, cartas de condolencia, en base a un modelo, abría el correo entrante y lo contestaba como instruido. El correo era de la Fundación en Berlín o preguntas de instituciones o miembros de las familias sobre la condición de los pacientes".

El 24 de Agosto de 1941 se ordena el fin de la operación de asesinato por eutanasia y entre Agosto y Septiembre de 1942 se desmonta la cámara de gas de Sonnenstein y los dos crematorios a fin de borrar toda huella de los crímenes cometidos entre sus muros pasando a convertirse en hospital militar.

Durante 1947 se celebró juicio en Dresden para condenar a los implicados en los crímenes de Sonnenstein; el director Paul Hermann Nitsche (puesto ocupado desde finales de 1941) y dos empleados sanitarios fueron sentenciados a muerte.

Posteriormente, en 1989, se descubrieron en el cementerio de Dresden tres fosas comunes con restos de las víctimas de Sonnestein.



 

PELÍCULA RELACIONADA


Tropas USA en Hadamar. Fragmento de la película de
la llegada de tropas USA al sanatorio Hadamar en 1945.

 

PERSONAL IMPLICADO EN LA EUTANASIA NAZI Y SUS LUGARES DE DESTINO


Albert Forker: Sirvió como enfermero en Sonnenstein.

Alfred Ittner: Sirvió en la oficina T4 en Berlín como administrativo y conductor.

Aleksy Kaiser: Sonnenstein.

Anton Getzinger: Hartheim.

Arthur Dachsel: Sonnenstein.

Arthur Walther: Sirvió en la oficina de Hartheim y Sonnenstein.

August Hingst: Sirvió en Brandenburg como cocinero. Después sirvió en Bernburg también como cocinero desde Noviembre de 1940 hasta principios de 1942.

August Miete: Grafeneck y Hadamar.

Christian Wirth: Brandenburg, Grafeneck, Hadamar y Hartheim. Comenzó sus gaseamientos personalmente en Brandenburg.

Emil Hackel: Sonnenstein.

Erich Bauer: Conductor para la Operación T4.

Erich Dietze: Trabajó en la oficina de Sonnestein.

Erich Fettke: Cuartel General de T4 en Berlín.

Erich Fuchs: Conductor para el Dr. Irmfried Eberl en Bernburg y Brandenburg. En cierta ocasión expresó su deseo profundo de ver morir a los 50 deficientes mentales que estaban siendo gaseados en Bernburg.

Erich Schulz: Grafeneck, Hadamar y Sonnenstein.

Erich Sporleder: Sirvió en Bernburg y Brandenburg hasta Marzo de 1943.

Ernst Bauch: Bernburg y Sonnenstein.

Ernst Schemmel: Sirvió como jefe de administración de Hartheim y Sonnenstein.

Ernst Zierke: Sirvió como conductor en Grafeneck, Hadamar y Sonnenstein.

Erwin Fichtner: Comenzó en la Operación T4 en 1939 como cocinero de Bernburg.

Erwin Hermann: Sonnenstein.

Erwin Kainer: Hadamar.

Erwin Lambert: Instaló las cámaras de gas en Bernburg, Hadamar, Hartheim y Sonnenstein.

Erwin Stengelin: Hadamar.

Ferdinand Gromer: Cocinero en Hartheim.

Franz Albert Rum: Trabajó en la jefatura de la Operación T4 en Berlín como fotógrafo.

Franz Hodl: Jefe de la flota de autobuses de Gekrat. Condujo personalmente autobuses en Hartheim desde Abril de 1939 a Enero de 1942.

Franz Reichleitner: Jefe de la oficina en Hartheim.

Franz Stangl: Bernburg y Hartheim. En 1940 trabajó en Hartheim como supervisor de la policía.

Franz Suchomel: Fotógrafo de Hadamar.

Franz Wolf: Al mando de una sección de la Operación T4 en Berlín. Posteriormente destinado a Hadamar.

Friedrich Gaulstich: Sonnenstein.

Friedrich Tauscher: Trabajó como supervisor en la oficina de registro de Sonnenstein y posteriormente destinado en Brandenburg y Hartheim.

Fritz Hirche: Hartheim.

Fritz Konrad: Sirvió como enfermero en Grafeneck y Sonnenstein.

Fritz Kraschewski: Grafeneck y Hadamar.

Fritz Rehwakd: Bernburg, Brandenburg, Hadamar, Hartheim y Sonnenstein. 

Fritz Schmidt: Sirvió en Sonnenstein como conductor y posteriormente, en 1941, en Bernburg.

Fritz Tauscher: Brandenburg, Hartheim y Sonnenstein.

Fritz Zaspel:Sirvió como enfermero en Sonnenstein.

Gerhardt Borner: Jefe administrador económico de Sonnenstein.

Gottfried Schwarz: Bernburg y Grafeneck.

Gottlieb Hering: Bernburg, Hadamar, Hartheim y Sonnenstein. Jefe de las oficinas de registro de Bernburg, Hadamar y Sonnenstein.

Gunter E. Werner Blaurock: No implicado directamente con la Operación T4. Comenzó sus gaseamientos personalmente en Sobibor (Polonia)

Gustav Fereleng: Cuartel General de T4 en Berlín.

Gustav Franz Wagner: Hartheim.

Gustav Munzberger: Destinado en Sonnenstein. Trabajó como carpintero y ayudante de cocina.

Hans Girtzig: Destinado en Hartheim y Grafeneck. En Hartheim era jefe de la cantina.

Hans Heinz Schutt: Sirvió en Grafeneck y Hadamar como jefe de oficina.

Hans Zanker: Sirvió como jefe de cocina en Sonnenstein.

¿? Haunstein: Sonnenstein.

Heinrich Barbl: Sirvió en Hartheim como rotulista metálico de las urnas con los nombres de las víctimas.

Heinrich Gley: Grafeneck y Sonnenstein.

Heinrich Matthes: Fotógrafo de la Operación T4 en Berlín y posteriormente en Sonnestein.

Heinrich Unverhau: Trabajó en Hadamar y posteriormente en Grafeneck en donde desde Enero de 1940 hasta principios de 1942 se encargó de la custodia de las víctimas a las cámaras de gas; también inyectó sedantes a la víctimas, se encargó de la ventilación de las cámaras de gas y de la colocación de las víctimas para acelerar su muerte.

Helmut Bootz: Bernburg y Grafeneck. Sirvió en Bernburg desde finales de Octubre de 1940 hasta el primeros de 1942, como guardia y cartero.

Herbert Floss: Bernburg.

Herbert Gomerski: Hadamar.

Herbert Scharfe: Sirvió en la oficina económica de Sonnenstein.

Hermann Felfe: Enfermero en Grafeneck y Sonnenstein.

Hermann Michel: Grafeneck y Hartheim.

Irmfried Eberl: Director de Brandenburg y en 1942 de Bernburg.

Jakob Ittner: Cuartel General de T4 en Berlín.

Johann Klier: Destinado en Hadamar como albañil y encargado de la calefacción.

Johann Kramer: Sonnenstein.

Johann Niemann: Bernburg.

Johannes Eisold: Enfermero en Sonnenstein.

Johannes Klahn: Enfermero en Sonnenstein.

Josef Hirtreiter: Destinado en Hadamar, trabajó en la cocina y oficinas.

Josef Oberhauser: Bernburg, Brandenburg, Grafeneck y Sonnenstein.

Josef Vallaster: Hartheim.

Karl Emil Ludwig: Cuartel General de T4 en Berlín.

Karl Frenzel: Trabajó en la lavandería de Grafeneck. Posteriormente pasó a Bernburg como albañil y después a Hadamar en donde se encargó de los gaseamientos de las víctimas y la cremación de sus cuerpos.

Karl Kuttner: Cuartel General de T4 en Berlín.

Karl Potzinger: Bernburg y Brandenburg.

Karl Richter: Hartheim y Sonnenstein.

Karl Schiffner: Sirvió en Sonnenstein como carpintero.

Karl Schulz: Grafeneck y Hadamar.

Karl Steubel: Sirvió en Hartheim como enfermero jefe.

Kurt Arndt: Sirvió en Hadamar como agregado de la policía.

Kurt Blaurock: Sonnenstein.

Kurt Bolender: Brandenburg, Hadamar, Hartheim y en el crematorio de Sonnenstein.

Kurt Hubert Franz: Cocinero en Brandenburg, Grafeneck, Hartheim y Sonnenstein.

Kurt Seidel: Sirvió en Sonnenstein como enfermero y en oficinas.

Kurt Vey: Sonnenstein.

Lorenz Hackenholt: Comenzó como conductor en Sonnenstein primero y Grafeneck después. Trasladado a Lublin pasó a finales de 1941 al campo de exterminio de Belzec en donde se encargó de los talleres mecánicos. Es en este campo en donde colabora en el diseño de convertir una furgoneta de correos en una unidad móvil de gaseamiento.

Max Beulich: Sonnenstein.

Max Biala: Sirvió en Bernburg y Brandenburg como guardia.

Max Bree: Grafeneck y Hadamar.

Max Gringers: Hartheim. 

Otto Horn: Sonnenstein.

Otto Kilminski: Sirvió en Hadamar como conductor.

Otto Stadie: Bernburg.

Paul Bredow: Enfermero en Grafeneck y Hartheim.

Paul Groth: Hartheim.

Paul Rost: Hartheim y Sonnenstein. Comenzó en Sonnenstein como jefe de guardias y encargado de trasportes de víctimas.

Philipp Post: Hadamar.

Robert Juhrs: Comenzó en Hadamar como enfermero, pintor y encargado de la tienda de artículos variados para los SS hasta finales de 1941.

Rudolf Bar: Cocinero en Bernburg y posiblemente también en Brandenburg.

Rudolf Beckmann: Hartheim.

Rudolf Kamm: Sonnenstein.

Siegfried Graetschus: Bernburg.

Thomas Steffl: Cuartel General de T4 en Berlín.

Walter Anton Nowak: Sonnenstein.

Walter Kloss: Sirvió como conductor en Sonnenstein.

Werner Becher: Conductor de Sonnenstein.

Werner Borowski: Sirvió en Bernburg como jefe económico.

Werner Dubois: Conductor de autobús en Brandenburg y Grafeneck; posteriormente pasó a Bernburg en donde se encargó del crematorio y de los autobuses. Después, desde principios de 1941 a mediados del mismo año, destinado en Hadamar como responsable del crematorio.

Willi Mentz: En Grafeneck se encargó del cuidado de los cerdos y vacas de la granja. Después, desde 1941 hasta el verano de 1942, pasó a Hadamar como jardinero.

Willi Grossmann: Hadamar y Sonnenstein.

Willi Wendland: Sonnenstein.

Willy Matzig: Sirvió como guardia en Brandenburg por un año. En 1941 trasladado a Bernburg como guardia y auxiliar administrativo.

DOCUMENTOS ADICIONALES



 

Véase el libro "Los orígenes del genocidio nazi: De la eutanasia a la Solución Final", por Henry Friedlander.

Véase el documento "Sangre y patria: Eugenesia y nacionalismo racial en el centro y sur de Europa entre 1900 y 1940", por Paul Weindling y Marius Turda.

Véase el documento "Segundo Informe Leuchter sobre Dachau, Mauthausen y Hartheim", por Fred Leuchter en 1988.

Véase el documento "La medicina sin rostro humano", por Jose Antonio García Marcos.

 


Recomienda
esta página


 

Resolución óptima recomendada para visualizar perfectamente esta web en Google Chrome y Mozilla Firefox: 1024 X 768

Esta página web se mantiene gracias a tu interés en la publicidad.

Normativa     Sobre el autor     Sobre la web     Enlaces recomendados     Mapa web     Librería     Contacto    Facebook     ® 00/2007/1322