Enciclopedia del Holocausto No Link Lines!


BUSCADOR INTERNO

 

OPCIONES

Inicio web

Siguiente

Anterior

Galería fotográfica



Viktor Abakumov




Contador desde
31-07-2011

 

  EL SMERSH

Smersh, de la palabra rusa "Smert Shplonamor" (muerte a los espías), fue creada el 19 de Abril de 1943 bajo el nombre primario de NKVD para controlar las actividades del ejército ruso contra el frente alemán mediante unidades especiales llamadas "Zagradotryads" o Fuerzas de Barrera; su misión, principalmente, fue la de vigilar a las tropas en combate evitando deserciones y actos de cobardía teniendo potestad para ejecutar directamente. Una vez acabada la II Guerra Mundial siguió operando bajo el nombre de Smersh en los países satélites ocupados para perseguir tanto a responsables nazis como a aquellos que colaboraron con el gobierno y ejército nazi a la par que, entre sus órdenes directas, estaban la de requisar todas aquellas obras de arte u objetos de valor como oro, joyas, etc.. que pudieran encontrar sin importar su volumen o tamaño; todo debía ser entregado al gobierno ruso y, por lo tanto, pasaba a ser propiedad del pueblo soviético.

Viktor Abakumov asumió el primer mando del Smersh; era un policía subalterno protegido del jefe máximo de la policía rusa Avrenty Beria. Con el fin de la guerra ordenó que todos aquellos prisioneros de guerra rusos liberados fuesen interrogados uno a uno en busca de desertores, chivatos, agentes dobles o soldados que hubiesen colaborado con el ejército nazi; para estos interrogatorios no se dudaba en usar la tortura o la muerte directa sin tener que dar explicaciones a ningún mando.

Una orden en especial debía ser cumplida por el Smersh: Localizar vivo o muerto a Adolf Hitler; si lo detenían vivo sería juzgado y ejecutado y si había muerto sus restos serían ocultados al mundo. La unidad especial del Smersh, encargada de esta misión, era el 79 Cuerpo de Fusileros y estaba dirigida por el Teniente Coronel ruso Iván Klimenko. Tras llegar al búnker de Berlín se encontraron con numerosas obras de arte que requisó enseguida y, entre el interior y exterior del búnker, un total de 11 cadáveres de seres humanos y 2 de animales (semienterrados en el cráter de una bomba); Klimenko, ayudado por la intérprete Yelena Rjevskaia, interrogó a los pocos soldados que quedaban en el búnker sobre los hechos acontecidos desde que Hitler se encerró en su interior hasta el momento de su muerte. Los soldados nazis le informaron de que los cuerpos humanos hallados correspondían a Adolf Hitler, Eva Braun, Joseph Paul Goebbels y su esposa Marta Goebbels siendo los cuerpos de los animales correspondientes a los perros de Hitler.

Todos los cuerpos medio calcinados fueron trasladados a un tanatorio de Berlín en donde un equipo de 4 médicos rusos dirigidos por el doctor Shkravaski con la colaboración del odontólogo particular de Hitler y mediante los restos de su maxilar inferior comprobaron cuales eran los cuerpos realmente de Hitler y su cuadrilla. El 9 de Mayo de 1945 el equipo médico certificó que uno de los cadáveres incinerados era realmente el de Adolf Hitler aunque, por órdenes directas de Stalin, este informe se mantuvo en secreto para que los servicios de inteligencia aliados siguiesen la búsqueda de Hitler infructuosamente.

Los restos humanos fueron colocados meticulosamente en cajas de munición de madera y enterrados secretamente en Alemania Oriental hasta que el 4 de Abril de 1970, cosas del oscurantismo ruso, un grupo de soldados soviéticos junto a 3 altos oficiales de la KGB (Servicios secretos rusos) aparecieron en el lugar del enterramiento y tras cubrir el área con lonas para ocultarse desenterraron los cajas en donde encontraron huesos y algunos dientes de oro. Los restos fueron trasferidos a cajas de fusiles de asalto kalashnikov y subidas a un camión civil camuflado como artículos de pesca; se dirigieron a la localidad alemana de Magdeburgo en donde, a las afueras de una zona militar rusa, prendieron fuego a las cajas; una vez que todo se redujo a cenizas, cajas y huesos, estas de metieron en unos sacos que se arrojaron al río Ehle para tu total destrucción. Solo se reservaron una parte del cráneo de Hitler y su mandíbula inferior que actualmente se encuentran depositados en los Archivos Estatales de la Federación Rusa.

 

 

PELÍCULA RELACIONADA


Estado en que quedó Munich (Alemania) tras el fin de la guerra.

 

 

  IMÁGENES RELACIONADAS

Cajas de madera en donde las tropas rusas guardaron los restos de Adolf Hitler y Eva Braun.

En la imagen superior se aprecian los restos de Adolf Hitler y en la inferior los de Eva Braun.

Un soldado ruso muestra a varios británicos la zanja en donde fueron incinerados
los cadáveres de Adolf Hitler, Eva Braun y Joseph Paul Goebbels.



Resolución óptima recomendada para visualizar perfectamente esta web en Google Chrome y Mozilla Firefox: 1024 X 768

Normativa     Sobre el autor     Sobre la web     Enlaces recomendados     Mapa web     Librería     Contacto     ® 00/2007/1322