Enciclopedia del Holocausto No Link Lines!


BUSCADOR INTERNO

 

OPCIONES

Inicio web

Inicio web

Siguiente

Anterior

Galería fotográfica



Contador desde
31-07-2011

 

  TRASCRIPCIONES DE LAS 10 PRIMERAS SESIONES DEL JUICIO CONTRA LA JERARQUÍA NAZI

Octavo Día: Jueves, 29 de noviembre de 1945 (8 de 10)


EL PRESIDENTE: Llamo a declarar a la acusación de Estados Unidos.

SR. ALDERMAN: Con la venia, en este momento distribuimos el libro de documentos que lleva la letra "N", que cubrirá la siguiente fase del caso según está siendo presentado. De las cinco grandes fases de la guerra de agresión que me voy a encargar de presentar al Tribunal, he completado la presentación de los documentos de la primera fase, la que va de 1933 a 1936, la preparación para la agresión.

La segunda gran fase del programa de agresión de los conspiradores duró aproximadamente de 1936 a marzo de 1939, cuando completaron la absorción de Austria y la ocupación de toda Checoslovaquia. Invito de nuevo a que el Tribunal preste atención al gráfico situado en la pared, ya que puede que estén interesados en echarle un vistazo de cuando en cuando a medida que avance la presentación.

Las secciones relevantes de la Acusación en esta cuestión figuran en la Subsección 3, bajo la Sección IV(F), en las páginas 7 y 8 del texto impreso en inglés. Esta parte de la Acusación se divide en tres partes: en primer lugar, la fase de 1936 a 1938 del plan, preparación del asalto de Austria y Checoslovaquia; segundo, la ejecución del plan de invasión de Austria, noviembre de 1937 a marzo de 1938; tercero, la ejecución del plan para invadir Checoslovaquia, abril de 1938 a marzo de 1939.

Como indiqué antes al Tribunal, la parte de la Acusación con el encabezamiento "(a) Planificación del asalto de Austria y Checoslovaquia" queda demostrada en su mayor parte por el documento 386-PS, que presenté el lunes como prueba USA 25. Era uno de los documentos con los que comencé mi presentación de esta parte del caso, las actas tomadas por el Coronel Hoszbach sobre la reunión en la Cancillería del Reich del 5 de noviembre de 1937, cuando Hitler desarrolló su última voluntad y testamento políticos, revisó el deseo de la Alemania nazi de disponer de más espacio en Europa Central, e hizo preparativos para la conquista de Austria y Checoslovaquia como medio para reforzar Alemania como parte del patrón general de la conspiración nazi para la agresión.

Presentaré el material de esta segunda fase, o fase austriaca, de la agresión en dos partes separadas. Presentaré en primer lugar los materiales y documentos relacionados con la agresión contra Austria. Han sido reunidos en el libro de documentos que se acaba de distribuir. Después presentaré el material relacionado con la agresión contra Checoslovaquia. Se reunirá en un libro de documentos distinto.

En primer lugar, los hechos hasta otoño de 1937 y la situación estratégica de los nacionalsocialistas en Austria. Me permito decir en este momento, con la venia, que en esta fase veremos el completo florecimiento de lo que se ha dado en llamar técnicas de infiltración por medio de una "quinta columna" en otro país; y lo primero, el objetivo nacionalsocialista, la absorción de Austria.

Para entender más claramente cómo actuaron los conspiradores nazis tras la reunión del 5 de noviembre de 1937, expuesta en las actas de Hoszbach, es recomendable revisar los pasos que habían dado en Austria los nacionalsocialistas, tanto de Alemania como de Austria. La situación a la que los nazis habían llegado en otoño de 1937 les hacía posible completar su absorción de Austria mucho más rápido y con mucho menor coste de lo que se había previsto en el momento de la reunión de las actas de Hoszbach.

La adquisición de Austria había sido desde hacía tiempo un objetivo principal de los nacionalsocialistas alemanes. En la primera página de "Mein Kampf", Hitler decía "La Austria alemana ha de volver a la Gran Madre Patria Alemana", y continuaba diciendo que esta idea de tener una sangre común en un Reich común no se vería satisfecha con una mera unión económica. Además, este objetivo, la absorción de Austria, existía desde 1933, y era considerado un programa serio que los nazis estaban decididos a llevar a cabo.

En este momento querría presentar como prueba nuestro documento 1760-PS, que, si se admite, será la prueba USA 57. Este documento es una declaración hecha en Ciudad de México el 28 de agosto de este año por George S. Messersmith, embajador de Estados Unidos, ahora en Ciudad de Méjico. Antes de que cite una parte de la declaración del Sr. Messersmith, querría señalar brevemente que el Sr. Messersmith fue Cónsul General de los Estados Unidos de América de 1930 hasta finales de la primavera de 1934. Fue nombrado entonces Ministro Americano en Viena, donde permaneció hasta 1937.

En esta declaración dice que su trabajo le llevó a tener un contacto frecuente con miembros del Gobierno Alemán, e informa de que estos miembros del Gobierno nazi con los que tuvo contacto eran en muchas ocasiones sorprendentemente francos en sus conversaciones y no ocultaban sus objetivos.

Con la venia del Tribunal, esta declaración, que es bastante extensa, presenta un problema en cierta forma nuevo en cuanto al tratamiento en la presentación de este caso. En lugar de leer toda la declaración para que figure en el sumario, querría, si se puede hacer así, presentar como prueba no sólo el original en inglés, sino también una traducción al alemán de la que se ha hecho una copia mimeográfica.

EL PRESIDENTE: Sr. Alderman, algunos de los documentos del Tribunal no están marcados con un número 'PS', lo que hace muy difícil localizarlos.

SR. ALDERMAN: Están marcados con lápiz al pie de la página.

EL PRESIDENTE: Bueno, algunos no.

SR. ALDERMAN: ¡Oh!

EL PRESIDENTE: Me pregunto si usted tiene una copia del libro, que está numerado.

SR. ALDERMAN: Si podemos compartir el juego que no está numerado, podremos numerarlo.

Esta traducción de la declaración al alemán ha sido entregada a la defensa de los acusados.

DR. KUBUSCHOK (abogado del acusado von Papen): se acaba de entregar una declaración al Tribunal, una declaración de un testigo al que se puede llamar a declarar. Esta declaración contiene tantas opiniones subjetivas del testigo que parece preferible oír personalmente al testigo hablar de este asunto.

Querría aprovechar la ocasión para pedir que se tome una decisión, como principio básico, sobre los casos en los que un testigo pueda presentarse en persona en lugar de a través de una declaración; en otras palabras, un testigo al que se pudiera localizar debería presentarse aquí en lugar de presentar una declaración.

SR. ALDERMAN: Con la venia del Tribunal, querría hablar brevemente sobre el asunto. ¿Pueden escucharme?

EL PRESIDENTE: Entiendo que usted ha terminado lo que tenía que decir.

DR. KUBUSCHOK: Sí.

EL PRESIDENTE: Muy bien, escucharemos al Sr. Alderman.

SR ALDERMAN: Señoría, reconozco, por supuesto, la debilidad inherente de una declaración como prueba si el testigo no está presente, sin someterle a interrogatorio. El Sr. Messersmith es un hombre de avanzada edad. No tiene buena salud. Era totalmente imposible tratar de traerle aquí; si no, lo habríamos hecho.

Le recuerdo al Tribunal el Artículo 19 del Estatuto:

"El Tribunal no debería verse atado a reglas técnicas sobre las evidencias. Adoptará y aplicará, en la medida de lo posible, procedimientos rápidos y no técnicos, y admitirá cualquier prueba que se considere con valor probatorio

Por supuesto, el Tribunal no debería considerar que cualquier cosa que aparezca en una declaración como esta tenga valor probatorio a no ser que lo considere así; y si los acusados tienen pruebas en contra suficientemente fuertes como para rebatir cualquier cosa que tenga valor probatorio en esta declaración, el Tribunal tratará el valor probatorio de todas las pruebas de acuerdo con este artículo del Estatuto.

En general, esta declaración del Sr. Messersmith, y otra suya que presentaremos, cubren material referido al contexto, que es una cuestión de conocimiento histórico, del que el Tribunal podría tomar nota judicial. Cuando se citen esas expresiones sorprendentemente francas de los líderes nazis, éstos son completamente libres, si son citados, de probar que no dijeron eso, o decirle a Su Señoría lo que consideran que dijeron. En cualquier caso, considero que el Tribunal puede aceptar una declaración de este tipo hecha por un bien conocido diplomático americano, y darle el valor probatorio que el Tribunal considere que tiene.

En la cuestión de leer todo el texto, toda la declaración, entiendo la norma del Tribunal que dice que sólo aquellas partes del documento que se citen en el sumario se considerará que son pruebas se basa en la necesidad de dar a conocer a la defensa lo que se está usando. En cuanto a estas declaraciones, les hemos proporcionado traducciones al alemán completas, así que consideramos que se puede aplicar una regla distinta cuando se ha hecho eso.

EL PRESIDENTE: Sr. Alderman, ¿ha terminado lo que tenía que decir?

SR. ALDERMAN: Sí.

DR. KUBUSCHOK: El representante de la acusación opina que la edad y estado de salud del testigo hace imposible citarle como testigo. No conozco personalmente al testigo, y por tanto no estoy en situación de juzgar hasta qué punto está incapacitado. Sin embargo, tengo profundas dudas sobre la presentación del testimonio de una persona tan anciana e incapacitada. Ahora no hablo ya del Sr. Messersmith, sino que querría abrir la cuestión y plantear hasta qué punto el estado de salud de un testigo determina si una persona puede declarar ante este Tribunal.

Es importante conocer qué preguntas, in toto, se hicieron al testigo, dado que una declaración sólo reitera las respuestas a las preguntas que se plantearon a la persona. Con mucha frecuencia se pueden extraer conclusiones de las preguntas que no se plantearon al testigo. Esto es una prueba en base a una declaración, y por esa razón no estamos en situación de asumir, con absoluta certeza, que el testimonio del testigo está completo.

No comparto la opinión de la acusación según la cual en este caso se han presentado dos pruebas de diferente valor: por un lado, el testimonio de un testigo, y por otro, el testimonio según figura en una declaración. La situación es más bien esta: que o la prueba es suficiente, o no lo es. Creo que el Tribunal debería limitarse a utilizar pruebas completas.

SR. ALDERMAN: Con la venia del Tribunal, quiero...

EL PRESIDENTE: ¿Sí, Sr. Alderman, desea añadir algo?

SR. ALDERMAN: Quiero hacer una corrección, quizás, a lo que había dicho.

No pretendía dar a entender de ninguna manera que el Sr. Messersmith esté incapacitado. Es un hombre de avanzada edad, de unos 70 años. Está en servicio activo en Ciudad de Méjico, y la principal dificultad es que teníamos la sensación de que no podíamos apartarle de sus tareas en ese puesto y obligarle a hacer un viaje largo a esa edad.

EL PRESIDENTE: ¿Es todo?

SR. ALDERMAN: Sí.

EL PRESIDENTE: El Tribunal ha considerado la objeción que se ha planteado, y por los poderes que se otorgan al Tribunal en el Artículo 19 del Estatuto, que dice que el Tribunal no debería verse atado a reglas técnicas sobre las evidencias, sino que adoptará y aplicará, en la medida de lo posible, procedimientos rápidos y no técnicos, y admitirá cualquier prueba que se considere con valor probatorio, como digo, a la vista de esto, el Tribunal considera que se pueden presentar declaraciones, y que en este caso es correcto presentarla. La cuestión del valor probatorio de una declaración comparada con un testigo que ha sido interrogado será, por supuesto, considerada por el Tribunal, y si en una etapa posterior el Tribunal considera que la presencia de un testigo es de extrema importancia, puede reconsiderarse la cuestión. Y el Tribunal querría añadir esto: si la defensa desea interrogar a los testigos, es libre de hacerlo.

SR. ALDERMAN: Presento entonces nuestro documento 1760-PS como prueba USA 57, declaración de George S. Messersmith; y en lugar de leer la declaración completa de George S. Messersmith, a no ser que el Tribunal desee que lo haga, pretendo parafrasear la esencia de lo que se cubre en diversas partes de la declaración.

EL PRESIDENTE: El Tribunal considera que sería mejor, y que debe, respetar la regla que hemos establecido, que sólo lo que se lea ante el Tribunal formará parte del sumario.

SR. ALDERMAN: Leeré entonces, con la venia, en la tercera página de la copia mimeográfica en inglés; para identificar el texto, es el cuarto párrafo, después de una lista de nombres encabezada por el Presidente de Austria, Miklas, y el Canciller Dollfuss:

"Desde los mismos comienzos del gobierno nazi, me dijeron tanto miembros de primer orden como miembros de segundo orden del Gobierno en Alemania..."

EL PRESIDENTE: ¿Puede decirnos de nuevo en qué página está usted?

SR. ALDERMAN: Página 3 de la versión en inglés, el cuarto párrafo después de la lista de nombres. Hay dos declaraciones de Messersmith, y creo que la defensa las confunde.

"Desde los mismos comienzos del gobierno nazi, me dijeron tanto miembros de primer orden como miembros de segundo orden del Gobierno en Alemania que la incorporación de Austria a Alemania era una necesidad económica y política, y que esta incorporación se lograría 'por cualquier medio necesario'. Aunque no puedo recordar los lugares y momentos precisos, estoy seguro de que en diversos momentos y lugares todos los miembros del gobierno alemán que he listado antes en esta declaración me dijeron esto, exceptuando a Schacht, von Krosigk y Krupp von Bohlen. Puedo afirmar que era conocido claramente por todo el mundo en Alemania que tuviera algún conocimiento de lo que estaba ocurriendo que Hitler y el Gobierno nazi estaban irremediablemente decididos a lograr tal fin, y las únicas dudas que existieron en conversaciones o declaraciones dirigidas a mi fueron el cómo y el cuándo".

Y en relación a ese párrafo, pido que presten atención a la lista de miembros del gobierno alemán a los que se refiere en la página 2 de la declaración; y están listados Hermann Goering, el General Milch, Hjalmar Schacht, Hans Frank, Wilhelm Frick, el Conde Schwerin von Krosigk, Joseph Goebbels, Richard Walter Darre, Robert Ley, Hans Heinrich Lammers, Otto Meissner, Franz von Papen, Walther Funk, el General Wilhelm Keitel, el Almirante Erich von Raeder, el Almirante Karl Doenitz, el Dr. Bohle, el Dr. Stuckert, el Dr. Krupp von Bohlen y el Dr. Davidson. Así, lo que dice la declaración es que él estaba seguro de que en diversos momentos y lugares todos los miembros del gobierno alemán que aparecen listados le habían dicho esto, con la excepción de Schacht, von Krosigk y Krupp von Bohlen. Continuando con el siguiente párrafo:

"En el comienzo del régimen nazi en 1933, Alemania era, por supuesto, demasiado débil como para permitirse cualquier amenaza abierta de fuerza contra cualquier país, como las amenazas que los nazis hicieron en 1938. En lugar de esto, la política declarada y adoptada por el Gobierno nazi para lograr los mismos resultados que después obtuvieron por la fuerza fue usar los métodos que les habían resultado tan exitosos en Alemania: hacerse con un puesto en el Gabinete, en particular en el Ministerio del Interior, que controlaba la policía, y después eliminar rápidamente a los elementos de la oposición. Durante mi estancia en Austria, me dijeron un cierto número de veces el Canciller Dollfuss, el Canciller Schuschnigg, el Presidente Miklas y otros altos cargos del Gobierno austriaco que el Gobierno alemán mantenía una presión constante y sin cesar sobre el Gobierno austriaco para lograr la inclusión de un cierto número de ministros de orientación nazi. Los ministros inglés y francés en Viena, con los que mantenía contactos constantes y estrechos, confirmaron esta información en declaraciones que me hicieron sobre conversaciones que tenían con cargos del gobierno austriaco".

Leeré otras partes de la declaración a medida que avance la presentación. En esta cuestión de la presión ejercida contra Austria, incluido el terror y la intimidación, que culminó en el fracasado "putsch" del 25 de julio de 1934, los nazis usaron diversos tipos de presiones para lograr sus fines. En primer lugar, recurrieron a la presión económica. Una ley del 24 de marzo de 1933, una ley alemana, imponía una prohibitiva multa de 1.000 Reichsmarks a los viajes a Austria, y provocó grandes dificultades a ese país, que dependía mucho del turismo. Para demostrar esto, cito el Reichsgesetzblatt, 1933, Roman I, página 311, y pido al Tribunal que tome nota judicial de esa ley alemana.

Los nazis utilizaron propaganda y actos terroristas, sobre todo bombas. La declaración del Sr. Messersmith, documento 1760-PS, de la que ya he leído parte, da algunos detalles sobre estos atentados. Sigo leyendo de nuevo en la página 4 de la declaración en su versión en inglés, segundo párrafo de la página:

"Los atentados eran algo casi constante, pero hubo tres periodos distintos durante los que alcanzaron un punto máximo.

Durante los primeros dos periodos, a mediados de 1933, y a principios de 1934, todavía estaba en Berlín. Sin embargo, durante ese periodo, altos cargos nazis me dijeron en conversaciones con ellos que estas olas de terror eran instigadas y dirigidas por ellos. No vi el más mínimo reparo en mis conversaciones con cargos nazis a decirme que ellos eran los responsables de estas actividades en Austria. Este reconocimiento concordaba perfectamente con la tesis nazi que dice que el terror es necesario y se ha de usar para imponer la voluntad del Partido no sólo en Alemania, sino también en otros países. Recuerdo en concreto que el General Milch fue uno de los que dijo abiertamente que estos atentados en Austria eran dirigidos por el Partido Nazi, y expresó su preocupación por esto y su desacuerdo con esta definida política del Partido".

Y el siguiente párrafo:

"Durante la ola de actos de terror de mayo y junio de 1934 ya había asumido mis funciones como Ministro Americano en Viena. Los atentados con bomba durante este periodo se dirigieron principalmente contra vías férreas, centros turísticos y la Iglesia Católica, que posteriormente, con la llegada de los nazis, fue una de las organizaciones que más fuertemente se opuso a ellos. Recuerdo, sin embargo, que estos atentados disminuyeron significativamente unos pocos días, durante el encuentro de Hitler y Mussolini en Venecia a mediados de junio de 1934. En ese momento Mussolini apoyaba fuertemente al gobierno austriaco y estaba profundamente interesado en mantener la independencia y soberanía de Austria, y en alejar la influencia y actividades nazis de Austria. En ese momento Hitler no se podía permitir una clara ruptura con Mussolini, y aceptó sin dudar la breve parada de estos atentados con bomba al insistir Mussolini, ya que Hitler deseaba crear una atmósfera lo más favorable posible para la reunión con él. El cese de los atentados con bomba durante las conversaciones entre Hitler y Mussolini fue considerado por mi, por las autoridades austriacas y por todos los observadores de ese momento como un abierto reconocimiento por parte de Hitler y el gobierno alemán de que los atentados eran total y sistemáticamente instigados y controlados desde Alemania".

Y volviendo a la página 7 de la versión en inglés, después de la línea que dice:

"Despacho oficial desde Viena", con fecha del 26 de julio de 1934, cito el siguiente párrafo:

"Además de estos atentados, los nazis trataron de presionar a Austria por medio de la 'Legión Austriaca'. Esta organización, una fuerza paramilitar de varios miles de hombres, estaba situada cerca de la frontera austriaca en Alemania como una amenaza constante y directa de acción violenta contra Austria. Fue sin ninguna duda aprobada por el Gobierno nazi de Alemania, ya que si no, no podría haber existido, y era armada por ellos. Estaba formada por nazis austriacos que habían huido de Austria tras cometer diversos crímenes en ese país, y por austriacos residentes en Alemania que se veían atraídos por la buena vida y paga proporcionadas por las autoridades alemanas"

Estas actividades terroristas de los nazis en Austria continuaron hasta el 25 de julio de 1934. Es un hecho histórico bien conocido, del que pido al Tribunal que tome nota judicial, que ese día miembros del N.S.D.A.P., el Partido Nazi, hicieron una intentona de "putsch" revolucionario en Austria y asesinaron al Canciller Dollfuss. En este punto querría que prestaran atención al hecho de que la Acusación alega en el Cuarto Cargo, Crímenes contra la Humanidad, párrafo B, en la página 26 del texto impreso en inglés, que los nazis asesinaron entre otros al Canciller Dollfuss. No tengo a mi disposición un relato oficial autenticado de los detalles de ese "putsch", pero creo que bastaría con que brevemente le recuerde al Tribunal lo que después de todo es un hecho histórico bien conocido. El 25 de julio de 1934, a mediodía, cien hombres vestidos con uniformes del Ejército Austriaco invadieron la Cancillería Federal. El Canciller Dollfuss fue herido al tratar de escapar, siendo disparado dos veces de cerca. El Edificio de la Radio, en el centro de la ciudad, fue tomado, y se obligó al locutor a informar de que Dollfuss había renunciado al cargo y que el Dr. Rintelen había ocupado su cargo como Canciller. Aunque el "putsch" fracasó, los insurgentes mantuvieron el control del edificio de la Cancillería, y aceptaron rendirse sólo después de que se les concediera un salvoconducto hasta la frontera alemana. Los insurgentes se pusieron en contacto por teléfono con el Ministro Alemán, el Dr. Rieth, y posteriormente negociaron en privado con él en el edificio. A alrededor de las 7 p.m. abandonaron el edificio, pero el Canciller Dollfuss expiró a las 6 p.m., sin haber recibido las atenciones de un médico.

También es un hecho histórico bien conocido que el gobierno alemán negó toda complicidad con este "putsch" y con este asesinato. Hitler destituyó al Dr. Rieth de su cargo de Ministro en base a que había ofrecido un salvoconducto a los rebeldes sin preguntarle al gobierno alemán, involucrando así sin razón al Reich Alemán en un asunto interno austriaco a la vista del público.

Esta declaración aparece en una carta que Hitler envió al acusado Papen el 26 de julio de 1934. Presentaré esa carta después.

Aunque el gobierno alemán negó todo conocimiento de, o complicidad con, este "putsch", consideramos que hay suficientes pruebas para concluir que los nazis alemanes fueron responsables de estos hechos. No es mi propósito, con respecto a esta en cierta forma consideración menor, revisar el amplio sumario del juicio al nazi austriaco Planetta y otros que fueron condenados por el asesinato de Dollfuss. Asimismo no tengo intención de presentar al Tribunal el contenido del "Braunbuch" austriaco emitido tras el 25 de julio, sin lo cual el Tribunal, creo, tomará nota judicial.

Querría en lugar de esto mencionar unas cuantas breves cuestiones que nos parecen suficientes para cumplir este fin. Cito de nuevo nuestro documento 1760-PS, la declaración de Messersmith, prueba USA 57, página 7, el párrafo en mitad de la página:

"Los hechos del 'putsch' del 25 de julio de 1934, son suficientemente bien conocidos como para que los repita en esta declaración. Tan sólo tengo que decir que no puede haber ninguna duda de que el 'putsch' fue ordenado y organizado por cargos nazis de Alemania a través de su Organización en Austria, formada por nazis alemanes y austriacos. El Dr. Rieth, el Ministro Alemán en Viena, conocía a la perfección lo que iba a ocurrir y lo que estaba planeado. La Legación Alemana estaba justo enfrente, cruzando la calle, de la Legación Británica, y la policía secreta austriaca vigilaba cuidadosamente a las personas que entraban en la Legación Alemana. Los británicos tenían su propio servicio secreto en Viena en aquel tiempo, y también realizaban una discreta vigilancia de la gente que entraba en la Legación Alemana. Funcionarios británicos y austriacos me dijeron que un cierto número de los hombres que luego fueron condenados por los tribunales austriacos por estar implicados en el 'putsch' habían frecuentado la Legación Alemana. Además, seguí muy de cerca personalmente las actividades del Dr. Rieth, y nunca dudé, en base a toda mi información, de que el Dr. Rieth mantenía un contacto estrecho y cercano con los agentes nazis en Austria, siendo estos agentes tanto alemanes como austriacos. Es imposible que el Dr. Rieth no conociera el 'putsch' y sus detalles. Recuerdo además muy claramente de mis conversaciones con los miembros de primer nivel del Gobierno austriaco tras el 'putsch' que me informaron de que el Dr. Rieth había estado en contacto con von Rintelen, que, según habían planeado los nazis, habría sucedido al Canciller Dollfuss si el 'putsch' hubiera tenido éxito.

Puede ser que el Dr. Rieth personalmente no simpatizara con los planes del 'putsch', pero no hay duda de que conocía a la perfección todos estos planes ni de que tuvo que dar su consentimiento y connivencia.

Como este 'putsch' fue tan importante y fue un intento definido de derrocar al gobierno austriaco, y tuvo como resultado el asesinato del Canciller de Austria, tuve ocasión de verificar en aquel momento por mi mismo otras evidencias que indicaban que el 'putsch' no sólo tuvo lugar con el conocimiento del gobierno alemán, sino que también fue diseñado por éste. Descubrí y verifiqué que casi un mes antes del 'putsch' Goebbels le dijo al Sr. Corruti, el Embajador italiano en Berlín, que había un gobierno nazi en Viena en un mes".

También querría presentar como prueba el diario del Embajador Dodd, 1933 a 1938, un libro publicado en 1941, nuestro documento 2832-PS, y en particular la entrada del 26 de julio de 1934. Tenemos el libro con la página a la que me refiero, dos páginas. Querría presentar esa sección del libro como prueba USA 58, identificada también como nuestro documento 2832-PS.

El Sr. Dodd, entonces Embajador en Berlín, hizo las siguientes observaciones en ese texto. En primer lugar, señaló que en febrero de 1934 Ernst Henfstaengl le indicó que traía lo que virtualmente era una orden de Mussolini a Hitler de dejar en paz a Austria y apartar y silenciar a Theodor Habicht, el agente alemán en Munich que había estado causando agitación en favor de la anexión de Austria. El 18 de junio, en Venecia, se dijo que Hitler le había prometido a Mussolini que dejaría en paz a Austria. El Sr. Dodd añade, y cito su entrada del 26 de julio de 1934:

"El lunes 23 de julio, tras repetidos estallidos de bombas en Austria perpetrados por los nazis, la policía suiza interceptó un barco lleno de explosivos en el lago Constanza. Era un cargamento de bombas y granadas alemanas con destino Austria, para algunas fábricas de armamento. Me pareció un mal augurio, pero hechos como este eran tan comunes que no informé a Washington".

EL PRESIDENTE: Sr. Alderman, parece que no tenemos este documento. Nuestro documento 2832-PS comienza el 28 de julio, jueves.

SR. ALDERMAN: Correcto. Sí.

EL PRESIDENTE: Comenzó con el lunes, ¿no es así?

SR. ALDERMAN: Creo que no me entendió. Comencé leyendo una frase que está en el lunes, 23 de julio.

EL PRESIDENTE: Quiero saber dónde está.

SR. ALDERMAN: Sí, Señoría. En el tercer párrafo.

EL PRESIDENTE: Sí, ya la veo, doce líneas más abajo.

SR. ALDERMAN: Sí, Señoría.

"Hoy llegaron pruebas a mi despacho de que la noche pasada, a una hora tan tardía como las 11 de la noche, el gobierno envió declaraciones formales a los periódicos alegrándose de la caída de Dollfuss y proclamando la Gran Alemania que ha de surgir de esto. El Ministro Alemán en Viena había de hecho ayudado a formar el nuevo gabinete. Había, como sabemos ahora, obtenido la promesa de que se permitiría a la banda de asesinos austriacos y nazis entrar en Alemania sin ser molestados, pero se vio a eso de las 12 de la noche que, aunque Dollfuss había muerto, los austriacos leales habían rodeado el Palacio del Gobierno y evitado la formación de un nuevo régimen nazi. Tenían como prisioneros a los asesinos. El Ministro de Propaganda alemán prohibió por tanto la publicación de las noticias enviadas una hora antes, y trató de recoger todas las copias que se habían distribuido. Un amigo me trajo hoy una.

Todos los periódicos alemanes esta mañana lamentaban el cruel asesinato, y declaraban que era tan sólo un ataque de austriacos descontentos, no nazis. Informaciones desde Baviera demuestran que miles de nazis austriacos que vivían en Baviera desde hacía un año mantenidos por Alemania habían mostrado cierta actividad durante los diez días anteriores, algunos cruzando la frontera de forma ilegal, todos haciendo instrucción, y preparándose para volver a Austria. El propagandista alemán Habicht todavía daba discursos en la radio sobre la necesidad de anexionar el antiguo reino de los Habsburgo al Tercer Reich, a pesar de las promesas de Hitler de silenciarle. Pero ahora que el golpe ha fallado y los asesinos están en prisión en Viena, el Gobierno alemán ataca a todos los que dicen que hubo algún apoyo de Berlín.

Creo que algún día se descubrirá que se estaban introduciendo en Austria millones de dólares y muchas armas desde la primavera de 1933. Una vez más, el mundo entero habla del régimen de Hitler y lo condena. Ningún pueblo de la historia moderna ha sido tan impopular como la Alemania nazi. Este golpe completa el cuadro. Espero leer una sucesión de agrias denuncias en los periódicos americanos cuando lleguen dentro de unos diez días".

Como dije antes, el Gobierno alemán negó toda conexión con el "putsch" y el asesinato de Dollfuss. En relación a esto, querría que presten atención a la carta de nombramiento que Hitler envió al acusado von Papen el 26 de julio de 1934. Esta carta aparece en una obra de referencia normal alemana, "Dokumente der Deutschen Politik", Volumen 2, en la página 83. Hemos identificado este documento como el 2799-PS, y se incluye una copia en inglés en el libro de documentos. Los acusados pueden examinar el texto alemán en el "Dokumente der Deutschen Politik", tengo una copia de éste en mis manos, página 83 del Volumen 2.

Quiero preguntarle al Tribunal si tomará nota judicial de este texto a máquina original alemán.

EL PRESIDENTE: ¿Puede decirnos dónde está en el libro de documentos?

SR. ALDERMAN: Es nuestro documento 2799-PS, una carta de Adolf Hitler.

EL PRESIDENTE: Parece estar junto al 2510-PS, según el libro.

SR. ALDERMAN: Querría leer esta carta que el Canciller Hitler envió al Vicecanciller von Papen. Creo que nos dará una pequeña perspectiva histórica y quizás refresque nuestros recuerdos sobre las formas en las que trabajaban los conspiradores nazis. Al estudiar la carta de Hitler al acusado von Papen del 26 de julio, debemos tener presente como un detalle interesante las informaciones ampliamente extendidas en esa época, y menciono esto sólo como una información ampliamente extendida, que dicen que el acusado von Papen se libró por muy poco de ser purgado el 30 de junio de 1934, junto con el nazi Ernst Röhm y otros. La carta de Hitler a von Papen es la siguiente:

"Estimado Herr von Papen,

Como resultado de los acontecimientos en Viena, me veo obligado a sugerirle al Reichs-President que se aparte de su cargo de Ministro Alemán en Viena al Dr. Rieth, ya que, a petición de Ministros Federales austriacos y de los rebeldes austriacos, elaboró un acuerdo aceptado por estas dos partes sobre el salvoconducto y retirada de los rebeldes a Alemania sin consultar al Gobierno del Reich Alemán. De esta forma, el Ministro ha involucrado al Reich Alemán en un asunto interno austriaco sin ningún motivo.

El asesinato del Canciller Federal austriaco, que fue estrictamente condenado y rechazado por el Gobierno alemán ha hecho que la situación en Europa, todavía tranquila, sea más tensa, sin ninguna culpa por nuestra parte. Por tanto, deseo llevar a cabo, si es posible, una relajación de la situación general, y en especial dirigir las relaciones con el Estado Alemán Austriaco, que se han visto tan deterioradas durante mucho tiempo, de nuevo hacia canales normales y amistosos.

Por esta razón, le pido, estimado Herr von Papen, que lleve a cabo esta importante tarea, sencillamente porque usted ha tenido, y sigue teniendo, mi más total e ilimitada confianza desde nuestro trabajo juntos en el Gabinete.

Así, le he sugerido al Reichs-President que usted, tras dejar el Gabinete del Reich y la oficina del Comisionado para el Sarre, sea llamado a una misión especial en el puesto de Ministro Alemán en Viena por un periodo limitado de tiempo. En este puesto usted estará directamente subordinado a mi.

Agradeciéndole una vez más todo lo que usted ha hecho para la coordinación del Gobierno y la Revolución Nacional, y desde entonces junto a nosotros por Alemania,

Suyo atentamente,
Adolf Hitler
".

Analicemos ahora la situación cuatro años después, el 25 de julio de 1938, después del "Anschluss" con Austria. En ese tiempo los miembros del Gobierno alemán ya no lamentaban la muerte del Dr. Dollfuss. Estaban dispuestos a revelar con orgullo lo que el mundo ya sabía, que se identificaban con los asesinos del antiguo Canciller y que ellos fueron los promotores.

Presento como prueba en este momento el documento L-273, que será la prueba USA 59. Ese documento es un despacho del Cónsul General americano en Viena dirigido al Secretario de Estado, con fecha del 26 de julio de 1938. Desgraciadamente, por un fallo mecánico, de este documento, cuyo original está en inglés, no se hicieron copias mimeográficas y no está en su libro de documentos. Sin embargo, se tradujo al alemán, y está en el libro de documentos que la defensa de los acusados tiene en su poder. Leo de una fotocopia del despacho:

"Los dos momentos álgidos de la celebración" -hubo una celebración- "fueron la reunión memorial del 24 en Klagenfurt, capital de la provincia de Carintia, donde en 1934 la revuelta nazi de Viena encontró la mayor respuesta, y la marcha del 25 hasta la antigua Cancillería Federal en Viena de los miembros supervivientes del SS Standarte 89, que llevó a cabo el ataque contra la Cancillería en 1934"; una reconstrucción del crimen, por así decirlo. "Los miles de reunidos en Klagenfurt escucharon un discurso del Adjunto al Führer, Rudolf Hess, en presencia de las familias de los trece nacionalsocialistas que fueron ahorcados por tomar parte en el 'putsch' de julio. La Celebración Memorial de Klagenfurt fue también la ocasión del solemne juramento de los siete recientemente nombrados Gauleiters de este Ostmark. Desde el punto de vista del mundo exterior, esta imagen del Reichsminister Hess era muy destacable por el hecho de que tras dedicar la primera mitad del discurso según se esperaba a alabar los sacrificios de los hombres, mujeres y jóvenes de Austria en la lucha por la Gran Alemania, se dedicó a defender la ocupación de Austria y a atacar a la mentirosa prensa extranjera y a aquellos que difunden la idea de una nueva guerra. 'El mundo tuvo la suerte', declaró Hess, 'de que el líder de Alemania es un hombre que no se deja provocar. El Führer hace lo que sea necesario por su pueblo con una calma soberana y trabaja por la paz de Europa, aunque los creadores de confusión, ignorando completamente la deliberada amenaza a la paz de ciertos Estados pequeños, afirman sin dudar que es una amenaza a la paz de Europa'. La marcha a la antigua Cancillería Federal, recordando el 'putsch' de cuatro años antes, ahora la 'Reichsstatthalterei', siguió el mismo recorrido con la misma duración del ataque original. Los componentes de la marcha se encontraron en la Cancillería con el Reichsstatthalter Seyss-Inquart, que dio un discurso ante ellos y presentó una placa memorial situada en la 'Reichsstatthalterei' dedicada al 'Standarte'. Es la organización de las SS que llevó a cabo el ataque original y que marchó en este evento cuatro años después. De la 'Reichsstatthalterei', el Standarte marchó hasta el Centro de Radiodifusión del Viejo Reich, desde el que se habían difundido noticias falsas de la renuncia de Dollfuss, y allí se descubrió una segunda placa memorial. Steinhausen, el actual jefe de policía de Viena, era miembro del SS Standarte 89."

Hoy, esa placa memorial, Señorías, es una ruina, como la mayor parte de Nuremberg, pero encontramos una fotografía de ella en la Biblioteca Nacional de Viena. Quiero presentar esa fotografía como prueba, tomada cuatro años después, con la corona nazi rodeando la placa, la placa memorial, y una gran corona de flores que lleva un clara esvástica nazi ante la corona. Presento esa fotografía como prueba, identificada con nuestro 2968-PS. La presento como prueba USA 60. La encontrarán en el libro de documentos, y no conozco documento más interesante o impactante que ver. Llamamos a esto asesinato por ratificación, es la celebración de un asesinato cuatro años después.

Como muestra esa fotografía, esta placa que fue erigida para celebrar este siniestro acontecimiento dice: "Ciento cincuenta y cuatro hombres alemanes del 89 Standarte de las SS lucharon aquí por Alemania el 26 de julio de 1934. Siete encontraron la muerte a manos del verdugo". El Tribunal puede observar que el número 154 en la parte de arriba de la placa se ve ocultado en la fotografía por la corona nazi que rodea la placa. Debo confesar que siento curiosidad por esta placa y por la fotografía que fue cuidadosamente hecha y archivada. Las palabras escogidas para esta placa de mármol, y sin duda podemos suponer que son palabras que se escogieron cuidadosamente, nos dicen claramente que los hombres involucrados no eran simples revolucionarios austriacos descontentos, sino que fueron considerados alemanes, eran miembros de una organización paramilitar y lucharon por Alemania. En 1934, Hitler repudió al Dr. Reith porque involucró al Reich Alemán en un asunto interno austriaco sin razón. En 1938, la Alemania nazi se identificó orgullosamente con este asesinato, se lo acreditó y asumió la responsabilidad. Consideramos que difícilmente podrían hacer falta más pruebas.

A continuación el programa que culminó en el acto del 11 de julio de 1936. Al considerar las actividades de los conspiradores nazis en Austria entre el 25 de julio de 1934 y noviembre de 1937, hay un punto inmediato y que se distingue, el acto del 11 de julio de 1936. Por tanto, primero revisaré los hechos que se desarrollaron en el periodo de dos años que va de julio de 1934 a julio de 1936.

En primer lugar, el objetivo constante, la eliminación de la independencia de Austria, con relación en particular a las conversaciones y actividades del acusado von Papen. Lo primero que se debería mencionar es esto. Los conspiradores nazis hicieron ver que respetaban la independencia y soberanía de Austria, a pesar de que era su objetivo el Anschluss, establecido en "Mein Kampf". Pero en verdad trabajaron desde el primer momento para destruir el Estado austriaco.

Se puede ver una dramática descripción de la postura del acusado von Papen a este respecto en la declaración del Sr. Messersmith, de la que ya he citado algunos textos. Leeré ahora en la página nueve de la copia en inglés, el segundo párrafo.

EL PRESIDENTE: ¿Cuál es el número?

SR. ALDERMAN: Documento1760-PS, que es la prueba USA 57.

"El que la política del Anschluss permanecía sin ni un solo cambio fue algo que me confirmó Franz von Papen cuando llegó a Viena como Ministro Alemán. Recuérdese que aceptó este nombramiento como Ministro Alemán aunque sabía que había sido marcado para ser ejecutado en la masacre de San Bartolomé del 30 de junio de 1934. Cuando, de acuerdo con el protocolo, me hizo una visita poco después de su llegada a Viena, decidí que durante esta visita no habría ninguna referencia a nada de importancia, y limité la conversación estrictamente a cuestiones tópicas, algo que pude hacer, ya que estaba él visitándome en mi oficina. Consideré oportuno devolver la visita varias semanas después para dejarle claro a von Papen que no simpatizaba en absoluto con los objetivos de su misión en Austria y que por otro lado, conocía esos objetivos. Cuando visité a von Papen en la Legación Alemana, me recibió diciendo 'Ahora está usted en mi Legación y puedo controlar la conversación'.

De la manera más atrevida y cínica procedió entonces a decirme que todo el Sureste de Europa, hasta la frontera turca, era el territorio natural de Alemania, y que se le había encomendado la misión de facilitar el control económico y político alemán en toda esta región. Dijo de una forma directa y poco apasionada que hacerse con el control de Austria iba a ser el primer paso. Dijo claramente que estaba en Austria para minar y debilitar el Gobierno austriaco, y para desde Viena trabajar en el debilitamiento de los Gobiernos del resto de Estados al Sur y el Sureste. Afirmó que tenía intención de utilizar su reputación de buen católico para ejercer influencia sobre ciertos austriacos, como el Cardenal Innitzer, con estos fines. Me explicó que me decía esto porque el Gobierno alemán estaba firmemente decidido a lograr este objetivo de controlar el Sureste de Europa y que no había nada que pudiera pararlo, y que nuestra política, y la de Francia e Inglaterra, no eran realistas.

Las circunstancias eran tales, ya que yo le estaba visitando en la Legación Alemana, que tuve que escuchar lo que tenía que decir y, por supuesto, estaba preparado para oír lo que tenía que decir, ya que ya sabía cuáles eran las órdenes que había recibido. Sin embargo, no pude evitar sentirme impactado por oírle hablarme de una forma tan atrevida, y cuando terminó me levanté y le dije lo horrorizado que estaba al ver cómo el representante acreditado de un supuesto Estado amigo en Austria admitía que se proponía llevar a cabo actividades para minar y destruir ese Gobierno ante el que estaba acreditado. Simplemente sonrió y dijo que por supuesto, esta conversación era entre nosotros y que, naturalmente, no hablaría con otros tan claramente de sus objetivos. He entrado en detalles con respecto a esta conversación ya que son característicos la franqueza absoluta y el estilo tan directo con el que altos cargos nazis hablaban de sus objetivos".

Y de nuevo del mismo documento, en la página diez, comenzando en el último párrafo al final de la página:

"En su aspecto externo, sin embargo, las actividades alemanas consistían principalmente en intentos de ganarse el apoyo de hombres destacados e influyentes por medio de esfuerzos insidiosos de todo tipo, incluido el uso de la Misión Diplomática Alemana en Viena, sus instalaciones y personal.

Von Papen, como Ministro Alemán, organizaba recepciones con frecuencia y a una escala muy generosa. Se relacionó con casi todos los miembros del Gabinete austriaco, diciéndoles, como algunos de ellos me contaron posteriormente, que Alemania estaba destinada a prevalecer a largo plazo, y que deberían unirse al bando vencedor si deseaban disfrutar de puestos de poder e influencia bajo control alemán. Por supuesto, abierta y exteriormente daba garantías solemnes de que Alemania respetaría la independencia austriaca, y de que todo lo que deseaba era librarse de elementos del Gobierno austriaco como el Canciller, Schuschnigg, de Starhemberg, como jefe del Heimwehr, y de otros, y de sustituirlos por unos pocos austriacos con conciencia nacional, lo que por supuesto quería decir, nazis. Todo el objetivo básico de von Papen era llevar a cabo el Anschluss.

A principios de 1935, el Ministro de Exteriores austriaco, Berger- Waldenegg, me informó de que durante una conversación con von Papen, éste había dicho: 'Sí, ahora tienen a sus amigos franceses e ingleses, y podrán conservar su independencia un poco más'. El Ministro de Exteriores, por supuesto, me hizo esta observación en alemán, pero la frase anterior es una traducción fiel. El Ministro de Exteriores me dijo que le contestó a von Papen: 'Me alegra oír de sus labios su opinión, que concuerda con lo que su jefe ha dicho en el Sarre, y que usted se ha esforzado tanto en negar'. Von Papen pareció mostrarse muy contrariado cuando se dio cuenta de lo que había dicho, y trató de disimular, pero según Berger-Waldenegg, continuó metiéndose en arenas movedizas.

Von Papen sin duda tuvo algunos éxitos, en particular con hombres como Glaise-Horstenau y otros que habían defendido durante mucho tiempo la idea de la 'Grossdeutschtum', pero que sin embargo se habían visto ampliamente influidos por la fe de la Iglesia Católica. Sin ninguna conciencia ni escrúpulo, von Papen explotó su reputación y la de su mujer de fervientes y devotos católicos para hacer que esos austriacos superaran sus miedos en este aspecto".

¿Puedo preguntar si el Tribunal prevé realizar un breve receso?

EL PRESIDENTE: Sí. Nos retiraremos durante diez minutos.

(Receso)

EL PRESIDENTE: El Tribunal desea aclarar, si es que no lo dejé claro cuando lo dije antes, que si la defensa desea interrogar al Sr. Messersmith sobre su declaración, pueden presentar esas preguntas al Tribunal por escrito para que se envíen al Sr. Messersmith y éste las conteste.

DR. KRANZBUEHLER (abogado del acusado Doenitz): No sé si mi pregunta ya ha sido contestada o si se ha comunicado al Presidente del Tribunal.

En el testimonio del Sr. Messersmith se mencionó el nombre de Doenitz. Aparece en la página cuatro de la versión en alemán. Querría leer el párrafo entero:

"El Almirante Karl Doenitz no siempre actuaba de forma amistosa. No era un nacionalsocialista cuando los nacionalsocialistas llegaron al poder..." 

EL PRESIDENTE: Esto no se ha leído como prueba, ¿no?

DR. KRANZBUEHLER: No, sólo se mencionó el nombre.

EL PRESIDENTE: No creo que se mencionara el nombre, porque no se leyó esa parte de la declaración.

DR. KRANZBUEHLER: Se leyó el nombre, Sr. Presidente.

EL PRESIDENTE: Muy bien, continúe.

DR. KRANZBUEHLER: "Sin embargo, llegó a ser uno de los altos mandos del Ejército y la Armada y estaba totalmente de acuerdo con los conceptos y objetivos del nacionalsocialismo".

Como introducción a este párrafo, el Sr. Messersmith dijo, en la página 2, la última frase antes del Número 1...

EL PRESIDENTE: ¿En qué página está usted?

DR. KRANZBUEHLER: Estoy leyendo el documento 1760.

EL PRESIDENTE: ¿Qué página?

DR. KRANZBUEHLER: Página 2, última frase antes del número 1.

EL PRESIDENTE: Sí.

DR. KRANZBUEHLER: "Entre aquellos a los que vi con frecuencia y a quienes me he referido en muchas de mis declaraciones están los siguientes"

Y ahí, en el número 16, aparece el nombre de Doenitz. Mi cliente me ha informado de que ha oído el nombre de Messersmith hoy por primera vez; que no conoce al testigo Messersmith, ni le ha visto, ni ha hablado con él.

Pido por tanto que se traiga al testigo Messersmith ante el Tribunal para que declare cuándo y dónde habló con el acusado Doenitz.

EL PRESIDENTE: El Tribunal ya ha decidido admitir la declaración como prueba, el que tenga valor probatorio es algo que por supuesto será considerado por el Tribunal, y la defensa de los acusados tiene derecho, si lo desea, a presentar preguntas para interrogar a Messersmith; y por supuesto los acusados tendrán la ocasión de declarar cuando llegue su turno, momento en el que el Almirante Doenitz, si cree que está en lo cierto, podrá negar lo dicho en la declaración.

DR. KRANZBUEHLER: Gracias.

SR. ALDERMAN: Quiero que el Tribunal tenga en cuenta una traducción ligeramente incorrecta al alemán de una frase de la declaración de Messersmith. En la traducción al alemán se coló la palabra "nicht", pero esa frase no es negativa en la versión en inglés.

La frase en inglés era:

"Consideré oportuno devolver la visita varias semanas después para dejarle claro a von Papen que no simpatizaba en absoluto con los objetivos de su misión en Austria y que por otro lado, conocía esos objetivos".

La frase en alemán es negativa:

"Und dass ich anderseits nicht mit den Zielen seiner Berufung in Oesterreich vertraut war."

Ese "nicht" no debería estar en el texto alemán.

La continuada existencia de organizaciones nazis fue un programa de preparación armada. Las artimañas de los acusados representaron sólo una parte del programa total de la conspiración nazi. Al mismo tiempo se llevaron a cabo actividades nazis en Austria, forzosamente en la clandestinidad durante este periodo.

La declaración del Sr. Messersmith, en las páginas 9 y 10 del texto en inglés, revela lo siguiente. Leyendo desde el último párrafo principal de la página 9:

"Las actividades nazis, forzosamente en la clandestinidad durante este periodo, no fueron descuidadas de ningún modo. El Partido se vio muy debilitado durante un tiempo debido a las medidas enérgicas..."

EL PRESIDENTE: Un momento. No se oye la traducción al francés.

SR. ALDERMAN: Al parecer es una dificultad mecánica, no un problema de la traducción simultánea.

EL PRESIDENTE: Puede comenzar otra vez entonces.

SR. ALDERMAN: "Las actividades nazis, forzosamente en la clandestinidad..."

EL PRESIDENTE: Espere un momento.

SR. ALDERMAN: Se me informa de que la línea francesa tiene una avería eléctrica y de que llevará un tiempo arreglarla.

EL PRESIDENTE: Creemos que se podría traducir para el miembro francés del Tribunal, pero puede que los taquígrafos tengan dificultades.

SR. ALDERMAN: Sí, esa sería la principal dificultad, a no ser que el taquígrafo pueda coger una de las transcripciones en uno de los otros idiomas y pasarla al francés.

EL PRESIDENTE: Muy bien, parece ser posible. Muy bien.

SR. ALDERMAN: Puede que el fiscal francés tenga alguna objeción al no poder oír.

(Pausa: entonces, el Sr. Alderman comenzó a hablar)

EL PRESIDENTE: Hable más alto, Sr. Alderman, no puedo oírle.

SR. ALDERMAN: El fiscal de la acusación francesa dice que no sólo plantea la objeción de que no puede entender lo que se dice en la sesión, sino que además la prensa francesa está presente y le interesa que la prensa francesa entienda lo que está ocurriendo.

El Coronel Dostert considera que un receso de cinco minutos le permitirá arreglarlo.

EL PRESIDENTE: Muy bien, entonces, nos retiraremos.

(Receso)

SR. ALDERMAN: Estaba leyendo al final de la página 9 de la declaración de Messersmith:

"Las actividades nazis, forzosamente en la clandestinidad durante este periodo, no fueron descuidadas de ningún modo. El Partido se vio muy debilitado durante un tiempo debido a las medidas enérgicas adoptadas contra el 'putsch' y, como resultado de la indignación pública, pronto se inició el trabajo de reorganización. En octubre de 1934, el Ministro de Asuntos Exteriores austriaco, Berger- Waldenegg, me proporcionó el siguiente memorándum que me dijo que había sido entregado al Gobierno austriaco por una persona que participó en la reunión referida"

Cito el primer párrafo del memorándum:

"Tuvo lugar una reunión de los jefes del Partido Nacionalsocialista Austriaco el 29 y el 30 de septiembre de 1934 en Bad Aibling, Baviera"

Saltamos cuatro párrafos, y en el quinto:

"Los Agentes de la Dirección del Partido en Alemania han recibido órdenes de preparar en todos los distritos austriacos listas de todas aquellas personas que se sepa que apoyan activamente al Gobierno actual, y que estén preparadas para cooperar con él.

Cuando tenga lugar la siguiente acción contra el Gobierno, se ha de proceder contra estas personas tan brutalmente como contra todas las personas, sin distinción de partido, que se sabe que son adversarios del nacionalsocialismo.

En un informe de los líderes del Partido para Austria, se han destacado los siguientes Principios:

A. La toma del poder en Austria sigue siendo la tarea principal del Partido Nacionalsocialista Austriaco. Austria tiene para el Reich Alemán una importancia y valor mucho mayores que el Sarre. El problema austriaco es el problema. Todos los métodos de combate están consagrados al fin que sirven.

B. Debemos, en todas las ocasiones que se presenten, parecer dispuestos a negociar, pero al mismo tiempo armarnos para la lucha. La nueva fase de la lucha será particularmente seria, y esta vez habrá dos centros de terror, uno a lo largo de la frontera alemana, y el otro a lo largo de la frontera yugoslava".

Con esto termina la cita del memorándum.

Procedo ahora con el siguiente párrafo de la declaración:

"Se mantuvo preparada a la Legión Austriaca en Alemania. Aunque se retiró unas cuantas millas más lejos de la frontera austriaca, no fue disuelta a pesar de la garantía que se había dado de que se haría así. El Gobierno austriaco recibía información confirmando esto de cuando en cuando, que se me proporcionó, y yo mismo tenía información directa sobre lo mismo de personas de fiar que iban de Alemania a Viena y que realmente vieron la Legión"

El hecho de la reorganización del Partido Nazi en Austria se ve corroborado por un informe de uno de los nazis austriacos.

Presento como prueba USA 61 nuestro documento 812-PS. Tiene tres partes. En la primera, hay una carta con fecha del 22 de agosto de 1939, del Dr. Rainer, por aquel entonces Gauleiter en Salzburgo, al acusado Seyss-Inquart, entonces Ministro del Reich para Austria. Esa carta incluye otra carta del 6 de julio de 1939, escrita por el Dr. Rainer al Comisario del Reich y Gauleiter Josef Burckel.

DR. LATERNSER (abogado del acusado Seyss-Inquart): Planteo objeciones a la presentación de las cartas incluidas en el documento 812. Por supuesto, no puedo objetar la presentación de esta prueba en tanto en cuanto se presente para demostrar que se escribieron esas cartas. Sin embargo, si estas cartas pretenden servir como prueba de lo correcto de su contenido, debo objetar el uso de estas cartas por las razones que expondré. En particular, el tercer documento es una carta que, como queda de manifiesto en su contenido, tiene un sesgo particular, por esta razón: en esta carta se explica hasta qué punto el Partido Nazi Austriaco participó en el Anschluss.

Pretende además exponer el papel de liderazgo jugado por el grupo.

Debido a la parcialidad manifiesta en los contenidos de esta carta, no puede servir como prueba de los hechos narrados en ella, en particular porque el testigo Rainer, que escribió esta carta, está disponible como testigo y hemos descubierto que se encuentra en Nuremberg.

Protesto por el uso de esta carta si se usa para demostrar que sus contenidos son correctos, porque el testigo que puede declarar sobre esto está en este momento en Nuremberg.

EL PRESIDENTE: El Tribunal escuchará ahora la respuesta del Sr. Alderman a lo que se ha dicho.

SR. ALDERMAN: Creo que quizás sería mejor leer la carta antes de que discutamos sobre la importancia de su contenido.

EL PRESIDENTE: Bien, ¿se basa en la carta como prueba de los hechos expuestos en ella?

SR. ALDERMAN: Sí.

EL PRESIDENTE: ¿Quién es el remitente de la carta, y a quién va destinada?

SR. ALDERMAN: La primera carta es de Rainer, que era en aquel tiempo Gauleiter en Salzburgo, y va dirigida al acusado Seyss- Inquart, entonces Ministro del Reich para Austria.

Dentro de esta carta se incluye una carta del 6 de julio de 1939 escrita por Rainer al Comisario del Reich y Gauleiter Josef Burckel. En esa carta Rainer incluyó un informe sobre los hechos acontecidos en el N.S.D.A.P. de Austria de 1933 hasta el 11 de marzo de 1938, el día antes de la invasión de Austria.

Tengo algunos otros puntos relacionados con esto que querría presentar al Tribunal antes de que se sentencie sobre su admisibilidad.

EL PRESIDENTE: No creo que la defensa del acusado esté realmente rechazando la admisibilidad del documento; es por los contenidos del documento.

SR. ALDERMAN: Sí. Sobre esto, en primer lugar, el abogado del acusado nos indica que este hombre, Rainer, está en Nuremberg. Asumo que es así.

Tenemos también una declaración de Rainer en la que manifiesta que lo dicho en estas cartas es la verdad. Sin embargo, consideramos que las propias cartas, como informes contemporáneos hechos por un miembro del Partido en aquel momento, tienen un valor probatorio mucho mayor que cualquier cosa que pueda testificar ante ustedes hoy.

DR. LATERNSER: Ya he dicho que esta carta tiene estas características, que es parcial, y que tiende a enfatizar y adornar la participación del partido nazi austriaco en el Anschluss. Por tanto, debo objetar el uso de esta carta como prueba objetiva, ya que no fue escrita pensando en que sería usada como prueba ante un tribunal. Si el escritor lo hubiera sabido, sin duda la carta se habría redactado de forma diferente.

Creo que el testigo está en Nuremberg. En ese caso -un principio que es básico en cualquier proceso judicial- se debería presentar al testigo personalmente ante el Tribunal, en especial dado que en este caso las dificultades que se aplican al caso de Messersmith no se dan aquí.

EL PRESIDENTE: El Tribunal opina que se pueden admitir las cartas. Fueron escritas para el acusado Seyss-Inquart, y las recibió. El acusado puede negar el contenido de las cartas con su testimonio.

Si es cierto que Rainer está en Nuremberg, el acusado es libre de solicitar al Tribunal que llame a Rainer a su debido tiempo. Podrá entonces recusar el contenido de estas cartas, tanto con el testimonio del acusado Seyss-Inquart como con el de Rainer. Se admiten las cartas.

SR. ALDERMAN: Con la venia del Tribunal, estoy totalmente de acuerdo con la alegación de que si se hubiera sabido que estas cartas iban a presentarse como prueba en un tribunal de justicia, muy posiblemente habrían sido escritas de forma diferente. Esto es aplicable a gran parte de las pruebas que presentaremos en este caso. Y he de decir que si el fotógrafo que hizo la foto de la Placa Memorial hubiera sabido que sus fotografías iban a ser presentadas como pruebas en una acusación de conspiración, posiblemente nunca habría abierto el obturador.

La carta de Rainer a Burckel indica que se le pidió que preparara una breve historia sobre el papel del Partido. Quizás es mejor que lea la carta adjunta, dirigida al acusado Seyss-Inquart:

"Estimado Dr. Seyss,

He recibido su carta del 19 de agosto de 1939 en la que me pedía que le informara de lo que sé sobre esos hechos que, entre otros, son el objeto de su correspondencia con Burckel.

No quiero hablar de diversas conversaciones y todo eso, o de lo que me han comunicado a lo largo del tiempo distintas personas. Quiero aclarar esencialmente mi propia actitud.

El 5 de julio de 1939, el Reich Commissar Gauleiter Burckel me preguntó por teléfono si tenía en mi poder el memorándum de Globus sobre los hechos de marzo. Le dije que no tenía este memorándum y que nunca tuve ni una parte de él, y que además, ni había participado en el trabajo ni conocía sus contenidos. Al hacerme Burckel una petición oficial, le he enviado un informe acompañado de una carta escrita el 6 de julio.

Ya que Burckel le escribe ahora diciendo que algunas cuestiones fueron confirmadas por mi, me siento obligado a entregarle a usted una copia de cada uno de esos dos documentos, que fueron escritos sólo como originales únicos. Informaré especialmente a Burckel de esto. Lo digo en relación a mi declaración: que -aparte de esas explicaciones por escrito-, no he confirmado, declarado o criticado nada referido a usted o su actitud, y no he autorizado a nadie a referirse a ninguna de mis declaraciones.

Desde el comienzo de nuestra colaboración, siempre he expresado y expuesto convincentemente mis ideas sobre usted y mi opinión sobre su personalidad.

Esta idea mía fue la base principal de nuestra colaboración. Los hechos de febrero y marzo no han cambiado esto, en especial dado que consideré el éxito político del 11 de marzo meramente como una confirmación de las intenciones y convicciones que nos han inducido a ambos a colaborar.

En cuanto a Globus, usted es plenamente consciente de su carácter, que he juzgado siempre y en toda situación sólo por su lado bueno. Creo que ya ha hablado con Globus sobre lo que ha ocurrido entre el 11 de marzo de 1938 y hoy; estoy convencido de que le dirá todo lo que le molesta si habla con usted de este asunto, como es su intención.

Atentamente, y Heil Hitler!
Suyo, Friedl Rainer.
"

Y así Rainer escribe en su informe, que acompaña la carta, que se ha de atribuir al Partido en su totalidad la gloria atribuida a una persona, el Dr. Seyss-Inquart.

Paso al tercer párrafo del primer documento incluido, el informe al Reich Commissar Gauleiter Josef Burckel:

"Vimos en marzo y abril cómo se desarrolló una imagen falsa sobre las condiciones de liderazgo reales a partir de este hecho, que no pudo ser corregido a pesar de nuestros intentos de hacerlo. Esto fue un factor importante en el cambiante humor de Globotschnik, que esperaba en particular que usted le destacara a Hitler, y también a la opinión pública, el papel del partido durante los hechos anteriores al 12 de marzo de 1938. Me limité a dirigir esta declaración verbal y escrita al miembro del partido Hess, y a guardar en lugar seguro los documentos sobre los días de marzo. Además, hablé en toda ocasión sobre la lucha del partido. No traté de concederle un mérito justo a otras personas por la gloria que se había atribuido exclusivamente a una persona, el Dr. Seyss- Inquart, y no lo hice principalmente porque saldría beneficiado yo, y porque creo que esto no le gustaría a Hitler. También estoy convencido de que el Dr. Seyss-Inquart no actuó injustamente, y de que Hitler no desea cometer un acto de injusticia histórica concediéndole una preferencia especial a su persona, pero se siente atraído personalmente por él. Realmente no es de gran importancia para Hitler si esta u otra persona destacó más o menos en esta parte de la gran lucha del movimiento, dado que, en el análisis final, la mayor parte con diferencia se ha de atribuir sólo a él; sólo él será considerado por la Historia como el libertador de Austria. Por tanto, consideré mejor aceptar las condiciones existentes y buscar nuevos campos de esfuerzo fructíferos en el Partido.

Si se me pide que describa -sin intereses personales- el papel del partido según mis mayores convicciones, estoy dispuesto a hacerlo en cualquier momento. Por esta razón le prometí ayer enviarle de nuevo un breve resumen, y dejarlo a su disposición como información confidencial. De esta carta y de esta descripción abreviada sólo conservo una única copia.

Heil Hitler! Rainer".

Por supuesto, todos estos documentos fueron enviados al acusado Seyss-Inquart, y tuvo conocimiento del contenido de todos ellos.

Es un hecho histórico, del que el Tribunal tomará nota judicial, que Seyss-Inquart fue el primer Quisling. Fue finalmente el Seyss-Inquart noruego el que dio su nombre a la posteridad, pero todos los Quislings son parecidos.

El Tribunal observará que el informe Rainer está lejos de ser tendencioso, como dice la defensa, o de expresar que hubo una gran contribución por parte del acusado Seyss-Inquart al Anschluss. Tiende, por el contrario, a demostrar que Seyss-Inquart no fue tan importante como él pudo pensar que fue. Y aún así, Rainer le concede bastante mérito.

El informe Rainer habla además de la desorganización del Partido Nazi en Austria y de su reconstrucción. Cito ahora los párrafos segundo y tercero del informe, que figuran en las páginas 3 y 4 del texto en inglés del 812-PS, que es la prueba USA 61; y creo que está en las páginas 1 y 2 del original alemán del informe, o Bericht, que es la tercera parte del documento:

"Comenzó así la primera etapa de la batalla, que terminó con el alzamiento de julio de 1934. La decisión de llevar a cabo el alzamiento de julio fue correcta, su ejecución fue lo que falló. El resultado fue una completa destrucción de la organización; la pérdida de grupos enteros de combatientes al terminar en prisión o huir al 'Alt-Reich'," -el viejo reino- "y con respecto a la relación política de Alemania con Austria, un reconocimiento formal de la existencia del Estado Austriaco por parte del Gobierno alemán. Con el telegrama a Papen, ordenándole restituir relaciones normales entre los dos Estados, el Führer había liquidado la primera etapa de la batalla; se disolvió el Landesleitung Munich, y se dejó con sus propios recursos al partido en Austria.

No había un líder reconocido para todo el partido en Austria. Se estaban formando nuevos liderazgos en los nueve Gaus. El proceso se veía interrumpido una y otra vez por la interferencia de la policía; no había vínculos entre las formaciones, y con frecuencia había dos, tres o más liderazgos rivales. El primer portavoz claro y reconocido de casi todos los Gaus en otoño de 1934 era el ingeniero Reinthaler (ya entonces nombrado Landesbauernfuehrer" -líder de los granjeros- "por Hess). Se propuso conseguir un apaciguamiento político por medio de negociaciones con el Gobierno, con la idea de conseguir de nuevo un estatus legal para el N.S.D.A.P., permitiendo así sus actividades políticas. A la vez, Reinthaler inició la reconstrucción de las organizaciones políticas ilegales, a cuyo frente había situado al ingeniero Neubacher".

A continuación se habla de los contactos secretos entre funcionarios y cargos oficiales alemanes, incluido el acusado von Papen, y los nazis austriacos, y de la utilización de personalidades por parte de los nazis austriacos. Hay dos factores clave sobre la organización nazi en Austria que se deberían tener en cuenta.

En primer lugar, aunque el Führer, públicamente, abandonó a su suerte a los nazis austriacos -como indica el documento que acabo de leer-, en realidad, como demostraremos, diversos cargos oficiales alemanes, incluido von Papen, mantenían contactos secretos con los nazis austriacos cumpliendo los deseos expresados por Hitler. Los funcionarios alemanes consultaban y daban consejos y apoyo a la organización de los nazis austriacos.

En segundo lugar, los nazis austriacos siguieron siendo una organización ilegal en Austria, preparándose para un eventual uso de la fuerza en una denominada emergencia. Pero mientras tanto consideraron clave actuar a la sombra de personalidades importantes, como el acusado Seyss-Inquart, que no tenía ninguna marca de ilegalidad en su estatus en Austria.

El Sr. Messersmith dice en su declaración que se hizo con una copia de un documento que resumía este programa nazi. Cito de la página 8 del documento 1760-PS, la prueba USA 57, lo siguiente:

"Durante los dos años posteriores al fracaso del Putsch del 25 de julio, los nazis se mantuvieron relativamente en calma en Austria. Tuvieron lugar muy pocos actos terroristas durante lo que quedaba de 1934, y por lo que recuerdo, lo mismo pasó en 1935 y 1936; esta inactividad concordaba con las órdenes de Berlín, como demostraron las pruebas directas sobre esto que llegaron a mi conocimiento en ese tiempo. A principios de enero, el Ministro de Exteriores, Berger-Waldenegg, me proporcionó un documento que consideré correcto en todos sus aspectos, y que decía" -y cito de ese documento- "El Ministro Alemán aquí, von Papen, en ocasión de su última visita a Berlín, fue recibido tres veces por el Canciller Hitler, teniendo lugar conversaciones bastantes largas, y también hubo oportunidad de hablar con Schacht y von Neurath. En estas conversaciones se le dieron las siguientes instrucciones:

Durante los próximos dos años no se puede llevar a cabo nada que cause a Alemania dificultades políticas exteriores. En base a esto, se debe evitar todo lo que pudiera dar la idea de que Alemania interfiere en los asuntos internos de Austria. El Canciller Hitler, por tanto, también por esta razón, no tratará de intervenir en la difícil crisis existente en el Partido Nacionalsocialista en Austria, aunque está convencido de que se podría imponer orden en el Partido al instante con una palabra suya. Sin embargo, por razones políticas exteriores, utilizará su palabra lo menos posible, y está convencido de que los fines deseados por él pueden alcanzarse de otra forma. Naturalmente, el Canciller Hitler le declaró al Ministro alemán aquí que esto no indica ningún desinterés en la idea de la independencia de Austria. Además, antes de todo, Alemania no puede en este momento retirar a miembros del Partido en Austria y debe, por tanto, a pesar de las realmente grandes dificultades, hacer todos los esfuerzos necesarios para ayudar a los mártires nacionalsocialistas perseguidos en Austria.

Como resultado, el Ministro de Comercio Schacht dio finalmente la autorización para que a partir de ahora se reserven 200.000 marcos al mes para este fin (apoyo de los nacionalsocialistas en Austria). El control y supervisión de esta suma mensual se iba a confiar al ingeniero Reinthaler que, debido a que él sólo tenía el control del dinero, tendría una influencia definitiva en los seguidores del Partido. De esta forma sería posible terminar más rápida y fácilmente con las dificultades existentes en el Partido Nacionalsocialista Austriaco.

También se expresó a Herr von Papen la esperanza de que la recientemente autorizada fundación del Ortsgruppen alemán del Partido Nacionalsocialista en Austria (formado por ciudadanos alemanes en Austria) se organizaría de tal forma que no daría la impresión de que Alemania estaba planeando interferir en los asuntos internos austriacos".

El informe del Gauleiter Rainer al Reich Commissar Burckel en julio de 1939 perfila la historia posterior del Partido y las luchas por el liderazgo tras el retiro de Reinthaler.

EL PRESIDENTE: ¿Cree que es un buen momento para interrumpir la sesión hasta las 2 en punto?

SR. ALDERMAN: Sí, Señoría.

EL PRESIDENTE: Muy bien, haremos un receso entonces.

(Receso hasta las 14:00 horas)

SR. ALDERMAN: Con la venia del Tribunal, me acababa de referir de nuevo al informe del Gauleiter Rainer al Reich Commissar Burckel de julio de 1939, que narra la historia posterior del Partido y el problema de liderazgo surgido tras el retiro de Reinthaler.

Al referirse a la situación en 1935, mencionó algunos de los contactos con el Gobierno del Reich, es decir, el Gobierno alemán en los siguientes términos. Cito de la página 4 del texto en inglés de ese informe, creo que es la página 4 del texto en alemán: "En agosto, tuvieron lugar algunos arrestos más..."

EL PRESIDENTE: ¿En qué documento está usted?

SR. ALDERMAN: El Informe Rainer, que es el 812-PS.

EL PRESIDENTE: ¿812?

SR. ALDERMAN: Sí, prueba USA 61.

"En agosto, tuvieron lugar algunos arrestos más, cuyas víctimas fueron, aparte de los Gauleiters (líderes de Gau), Globotschnik y Rainer. Schattenfroh afirmó entonces que, debido a una orden recibida del encarcelado Leopold, había sido nombrado Vicelíder del País. Un grupo dirigido por el ingeniero Raffelsberger había establecido también en ese momento contactos con departamentos del Alt- Reich (Ministerio de Propaganda, Agencia Racial Alemana, etc.) e hizo un intento de formular un lema político en forma de un programa para el movimiento en lucha de Austria".

Y de nuevo el informe Rainer expone la situación un poco después, en 1936. Cito de la página 6 del texto en inglés, creo que la 5 del texto en alemán:

"Los principios de construcción de la organización fueron: la organización es la que sustenta la lucha ilegal y la que dirige la idea de crear una organización secreta, de una forma simple y sin compromiso, de acuerdo con el principio de organización de una élite a disposición del consejo ilegal del partido ante cualquier emergencia. Además de esto, se han de aprovechar todas las oportunidades políticas, y se debería emplear a todas las personas legales y todas las oportunidades legales sin revelar ningún lazo con la organización ilegal. Por tanto, la cooperación entre la organización ilegal del partido y los asesores políticos legales era una idea anclada en lo más alto del liderazgo del partido. Todas las relaciones con el partido en Alemania se mantuvieron en secreto de acuerdo con las órdenes del Führer. Éstas decían que se debía omitir oficialmente al Estado Alemán de la creación del N.S.D.A.P. austriaco; y que se debían crear centros auxiliares de propaganda, prensa, refugiados, asistencia social, etc. en los países limítrofes con Austria.

Hinterleitner contactó con el abogado Seyss- Inquart, que tenía una relación con el Dr. Wachter originada por el apoyo al alzamiento de julio dado por Seyss-Inquart. Por otro lado, Seyss-Inquart tenía una buena posición en el campo legal y relaciones especialmente bien establecidas con políticos social-cristianos. El Dr. Seyss-Inquart procedía de las filas de la 'Styrian Heimatschutz' (defensa del territorio) y se convirtió en un miembro del partido cuando toda la 'Styrian Heimatschutz' se incorporó al N.S.D.A.P. Otra personalidad que tenía una buena posición en el campo legal era el Coronel Glaise-Horstenau, que tenía contactos con ambos lados. El acuerdo del 11 de julio de 1936 se vio fuertemente influenciado por las actividades de estas dos personas".

El informe Rainer revela así la táctica doble de los nazis austriacos durante este periodo de mantenerse en silencio y esperar el desarrollo de los acontecimientos. Mantenían sus contactos secretos con funcionarios del Reich y usaban a personalidades extranjeras como Glaise-Horstenau y Seyss-Inquart. Los nazis hicieron buen uso de esas personas, que eran más discretas en sus actividades y podían ser denominadas nacionalistas. Presentaron, apoyaron y obtuvieron consideración de, peticiones que no habrían podido ser negociadas por otros nazis como el Capitán Leopold.

Seyss-Inquart no ocupó ningún cargo oficial hasta enero de 1937, cuando fue nombrado Consejero de Estado. Pero Rainer, describiéndole como un miembro valioso del Partido desde las filas de esta "Styrian Heimatschutz", le señala como alguien que tuvo una gran influencia en el acuerdo del 11 de julio de 1936. La importancia estratégica de este acuerdo será considerada un poco después. El informe Rainer, como he dicho antes, está lejos de enfatizar por encima de lo real la importancia de la contribución de Seyss-Inquart.

El que los nazis, pero no el Gobierno austriaco, hicieran bien en confiar en Seyss-Inquart queda indicado en el siguiente documento. Presento el documento 2219-PS, que será la prueba USA 62. Es una carta del 14 de julio de 1939, dirigida al Mariscal de Campo Goering. El documento es un calco de la carta escrita a máquina. Finaliza con "Heil Hitler" y no está firmada, pero creemos que sin duda fue escrita por el acusado Seyss-Inquart. Fue el calco encontrado en los archivos personales de Seyss-Inquart, y esos calcos conservados por el autor de la carta con frecuencia no van firmados. En la primera página de la carta figura una nota en inglés, que no aparece en la traducción parcial al inglés, que dice, "Correo Aéreo, 15 de julio, 15:15 horas, Berlín, llevado a la oficina de Goering". El texto central de la carta consiste en una petición de intercesión por un tal Muhlmann, cuyo nombre veremos más tarde, y que, desafortunadamente, cayó en desgracia ante Buckel. Citaré el extracto del documento que ha sido traducido al inglés y que comienza, creo, en la página 7 del texto en alemán:

"Al General Mariscal de Campo En este momento en Viena, 14 de julio de 1939.

Señor,

Si se me permite añadir algo sobre mi mismo, diré lo siguiente: sé que no soy de una naturaleza dada a la lucha activa, a no ser que haya en juego decisiones finales. En este momento de pronunciada actividad" -Aktivismus en alemán- "esto será sin duda considerado un fallo de mi personalidad. Pero sé que lucho con tenacidad inconquistable por el fin en el que creo. Ese fin son la Gran Alemania" -Gross Deutschland- "y el Führer. Y aunque algunas personas ya están cansadas de la lucha y algunas han muerto en esa lucha, yo aún estoy en el lugar y listo para entrar en acción. Esto, después de todo, fue también el desarrollo de los hechos hasta el año 1938. Hasta julio de 1934, me comporté como un miembro normal del Partido. Y si hubiera, de alguna forma, silenciosamente pagado mis cuotas de miembro (la primera, según un recibo, la pagué en diciembre de 1931), probablemente habría sido un indiscutible y relativamente viejo luchador y miembro del partido de Austria, pero no habría hecho nada más por la unión. Me dije a mi mismo en julio de 1934 que debíamos luchar contra este régimen clerical en su propio terreno para darle al Führer una oportunidad de usar cualquier método que deseara. Me dije a mi mismo que esta Austria bien valía una misa. Me he aferrado a esta idea con una determinación de hierro porque mis amigos y yo teníamos que luchar contra toda la iglesia política, la francmasonería, los judíos, en resumen, contra todo en Austria. Si hubiéramos mostrado la menor debilidad, esto sin duda nos habría llevado a nuestra aniquilación política; habría privado al Führer de los medios y herramientas para llevar a cabo su ingeniosa solución política para Austria, como se hizo evidente en los días de marzo de 1938. He sido plenamente consciente del hecho de que estoy siguiendo un camino que no pueden comprender ni las masas ni mis camaradas del partido. Lo he seguido con calma, y sin dudar lo recorrería de nuevo, porque estoy seguro de que en algún punto podría servir al Führer como una herramienta de su trabajo, incluso aunque mi anterior actitud aún ahora dé ocasión a camaradas del partido muy valiosos y honorables a no considerarme de confianza. Nunca he prestado atención a esas cosas porque estoy satisfecho con la opinión que el Führer y los hombres que le son cercanos tienen de mí".

Y esa carta fue escrita a uno de los hombres cercanos a él, el Mariscal de Campo Goering. Creo que es suficiente para demostrar que la fidelidad de Seyss-Inquart a Hitler, un dictador extranjero, y a los objetivos de la conspiración nazi, le llevaron a luchar por el Anschluss con todos los medios a su disposición.

Es apropiado en este momento presentar como prueba un documento del acusado von Papen, y ver cómo pensó que las doctrinas del Nacionalsocialismo podrían usarse para lograr el objetivo del Anschluss. Presento el documento 2248-PS como prueba USA 63. Este documento es una carta de von Papen a Hitler del 27 de julio de 1935. Consiste en un informe titulado: "Revisión y perspectiva un año después de la muerte del Canciller Dollfuss". Tras revisar el éxito que había tenido el Gobierno austriaco al convertir a Dollfuss en un mártir, y a sus principios en los principios patrióticos de Austria, von Papen dijo, y cito el último párrafo de la carta, que comienza en la página 1-146 del texto en alemán:

"El Nacionalsocialismo debe ahogar, y ahogará, a la nueva ideología austriaca. Si hoy se afirma en Austria que el N.S.D.A.P. no es más que un partido con sede central en el Reich Alemán, y que por tanto no es posible que transfiera el espíritu del pensamiento del Nacionalsocialismo a grupos de diferente estilo político, la respuesta debe ser sin duda que la revolución nacional en Alemania no habría podido haberse llevado a cabo de una forma diferente. Pero cuando la creación de la comunidad del pueblo en el Reich se complete, el Nacionalsocialismo podrá ciertamente, en un sentido mucho más amplio del que es posible a través de la organización del partido actual -al menos aparentemente- convertirse en el punto de encuentro de todas las unidades racialmente alemanas más allá de las fronteras. El avance espiritual con respecto a Austria no se puede lograr hoy con una tendencia centralizada. Si este reconocimiento se expresara de una vez claramente desde el interior del Reich, entonces sería fácil hacer posible provocar una ruptura del frente de la Nueva Austria. Un Día del Partido de Nuremberg, denominado 'Día Alemán' como en los viejos tiempos, y la proclamación de un frente de personas nacionalsocialistas serían acontecimientos que conmoverían a todos más allá de las fronteras del Reich. Dichos ataques nos harían ganarnos también los particulares círculos austriacos, cuyo portavoz, el legitimista Conde Dubskv, escribió en su panfleto sobre el 'Anschluss': el Tercer Reich se hará con Austria o no se hará. El Nacionalsocialimo debe vencer, o perecerá si no es capaz de realizar esta tarea".

Tenemos otros informes de Papen a Hitler, que presentaré ahora como prueba, demostrando que mantuvo contactos encubiertos con los grupos nacionalsocialistas en Austria. Es ciertamente interesante que desde el mismo comienzo de su misión, el acusado von Papen pensaba en formas y medios de usar los principios del Nacionalsocialismo para los nacionales alemanes fuera de la frontera de Alemania. Papen trabajaba para lograr el Anschluss, aunque prefirió usar los principios del Nacionalsocialismo en lugar de confiar en la organización del partido como medios necesarios para establecer esos principios en el Reich Alemán.

A continuación, tenemos algunas garantías y palabras de tranquilidad dirigidas a Austria. El Gobierno alemán no hizo más que mantener una apariencia de no injerencia en grupos austriacos. Empleó el aliciente psicológico de proporcionar garantías de que no tenía planes sobre la independencia de Austria. Si Austria confiaba en la ejecución de esas garantías, iba a poder tener vía libre para que se le hicieran concesiones y se aliviara la presión económica e interna.

Presento el documento 2247-PS como prueba USA 64. Es una carta de von Papen desde Berlín a Hitler del 17 de mayo de 1935.

La carta de Von Papen le indicó a Hitler que una declaración directa y creíble de Alemania para tranquilizar a Austria podía ser de lo más útil para los fines diplomáticos alemanes y para la mejora de las relaciones entre Austria y los grupos alemanes en Austria.

Tenía un plan para enfrentar a von Schuschnigg y sus fuerzas social-cristianas contra Starhemberg, el Vicecanciller de Austria, que era apoyado por Mussolini. Von Papen esperaba persuadir a von Schuschnigg para que unieran sus fuerzas al N.S.D.A.P. para terminar venciendo a Starhemberg. Von Papen indica que esta idea provino del Capitán Leopold, líder de los nacionalsocialistas ilegales en Austria.

Cito de su carta, comenzando en el segundo párrafo de la segunda página.

Von Papen escribe a su "Mein Führer", Hitler:

"Sugiero que adoptemos un papel activo en este juego. La idea fundamental debería ser enfrentar a von Schuschnigg y sus fuerzas social-cristianas, que se oponen a una dictadura local, contra Starhemberg. Se le debería permitir la posibilidad de destruir las medidas acordadas entre Mussolini y Starhemberg de tal forma que presente la oferta al gobierno de un compromiso de intereses definitivo entre Alemania y Austria. De acuerdo con la convincente opinión del Líder del N.S.D.A.P. en Austria, el Capitán Leopold, el principio totalitario del N.S.D.A.P. en Austria debe ser sustituido desde este momento por una combinación de esa parte de los elementos cristianos que favorezcan la idea de la Gran Alemania y el N.S.D.A.P. Si Alemania reconoce la independencia nacional de Austria, y garantiza una total libertad a la oposición nacional austriaca, entonces, como resultado de dicho compromiso, el Gobierno austriaco quedará formado desde su comienzo por una coalición de estas fuerzas. Otra consecuencia de este paso sería la posibilidad de la participación de Alemania en el Pacto del Danubio, que perdería toda su apariencia de peligro debido al establecimiento de relaciones entre Alemania y Austria. Dicha medida tendría una influencia mayormente beneficiosa en la situación europea, y especialmente en nuestra relación con Inglaterra. Se puede objetar el que von Schuschnigg difícilmente se decidirá a seguir tal plan, el que más bien con toda probabilidad comunicará inmediatamente nuestra oferta a nuestros opositores. Por supuesto, se puede explorar primero la posibilidad de enfrentar a von Schuschnigg con Starhemberg a través del uso de intermediarios. Existe la posibilidad. Si von Schuschnigg finalmente dice 'no' y da a conocer nuestra oferta en Roma, la situación no empeoraría, sino que al contrario, los esfuerzos del gobierno del Reich dirigidos a hacer la paz con Austria se revelarían, sin perjuicio a otros intereses. Por tanto, incluso en el caso de que rechace la oferta, este último intento sería un recurso. Lo considero completamente posible, ya que a la vista del extendido descontento en los países alpinos hacia la política pro-italiana, y a la vista de las ásperas tensiones en el Gobierno Federal (Bundesregierung), von Schuschnigg se aferrará a esto, siempre bajo la suposición de que la oferta no sea interpretada como una trampa de sus oponentes, sino como un compromiso realmente honesto con Austria. Asumiendo el éxito de este paso, pondríamos en marcha de nuevo nuestra intervención activa en la política centroeuropea, lo que, a diferencia de las maniobras políticas francesas, checas y rusas, sería un tremendo éxito, tanto en lo moral como en lo práctico. Dado que sólo quedan dos semanas para realizar buena parte del trabajo en forma de sondeos y conferencias, es necesaria una decisión inmediata. El Ministro del Ejército del Reich (Reichswehrminister) comparte la opinión expuesta anteriormente, y el Ministro de Exteriores del Reich (Reichsaussenminister) quería discutirlo con usted, mi Führer.

Firmado, Papen."

En otras palabras, Papen quería ofrecer una garantía fuerte y creíble de la preservación de la independencia de Austria. Tal y como lo expone, Alemania no tenía nada que perder con algo de lo que podía decir que era simplemente un esfuerzo en favor de la paz, y podía ser capaz de persuadir a von Schuschnigg para crear un gobierno de coalición en Austria con el N.S.D.A.P. Si Alemania hacía esto, iba a reforzar grandemente su posición en Europa. Finalmente, Papen pedía que se actuara rápidamente.

Exactamente cuatro días después, en un discurso ante el Reichstag, Hitler respondió a la sugerencia de von Papen, y afirmó que Alemania ni pretendía ni deseaba interferir en los asuntos internos de Austria, anexionarse Austria, o llevar a cabo un "Anschluss."

Los británicos presentarán un documento sobre ese discurso. Simplemente quería usar una frase en este momento. Es una frase bastante bien conocida por la Historia.

Es apropiado tomar nota de esta garantía en este punto, y observar que por un cierto número de complejas razones, Papen sugirió, y Hitler anunció, una política completamente distinta de sus intenciones, que habían sido, y seguían siendo, interferir en los asuntos internos de Austria y lograr un "Anschluss".

Hubo entonces una continuación temporal de una política silenciosa de presión.

El 1 de mayo de 1936, Hitler, en un discurso público, con una expresión despreocupada, calificó de mentira cualquier idea de que "mañana o pasado" Alemania caería sobre Austria.

Pido al Tribunal que observe la versión del discurso que aparece en el "Volkischer Beobachter SD", es decir, Sur de Alemania, 2 a 3 de mayo de 1936, página 3, y traducido en nuestro documento 2367-PS.

Sin presentar el documento, pido al Tribunal que tome nota judicial de la frase de ese bien conocido discurso. Si Hitler realmente quiso decir lo que dijo, fue sólo de la forma más literal y confusa, es decir, que realmente no caería sobre Austria "mañana o pasado", ya que los conspiradores sabían bien que la ejecución con éxito de sus propósitos requería durante un poco más de tiempo la política silenciosa que habían estado aplicando en Austria.

Presento ahora como prueba nuestro documento L-150, memorándum de una conversación entre el Embajador Bullitt y el acusado von Neurath del 18 de mayo de 1936, como prueba USA 65. Este documento, por desgracia, de nuevo aparece en sus libros de documentos en alemán ya que, debido a un error, no se ha hecho una copia mimeográfica en inglés. La defensa alemana tiene las copias en alemán.

Leeré parte de él, y al mismo tiempo entregaré al intérprete que lee en alemán una copia marcada de una traducción al alemán.

Leeré una frase del primer párrafo:

"Visité a von Neurath, Ministro de Exteriores, el 18 de mayo, y tuve una larga conversación sobre la situación general europea".

Ahora, saltando un párrafo, leeré seguido, si me disculpan.

"Von Neurath dijo que la política del Gobierno alemán era no hacer nada activo en asuntos exteriores hasta que se hubiera reintegrado totalmente Renania. Explicó que hasta que se hubieran construido las fortificaciones alemanas en las fronteras con Francia y Bélgica, el Gobierno alemán haría todo lo posible para evitar, más que animar, una rebelión de los nazis en Austria y seguiría una política tranquila con respecto a Checoslovaquia.

Tan pronto como se construyan nuestras fortificaciones", dijo, "y los países de Europa Central se den cuenta de que Francia no puede entrar en territorio alemán, todos estos países empezarán a ver de forma muy distinta sus políticas exteriores y se desarrollará una nueva constelación".

Me salto dos párrafos.

"Von Neurath dijo después que no se había llegado a ningún entendimiento entre Alemania e Italia, y admitió que las demostraciones de amistad entre Alemania e Italia eran meras demostraciones sin base real. Continuó diciendo que en este momento no veía forma de reconciliar los intereses en conflicto de Alemania e Italia en Austria. Dijo que había tres razones principales por las que el Gobierno alemán estaba urgiendo a los nazis austriacos a mantenerse en calma en ese momento:

La primera era que Mussolini había, entonces, movilizado a la mayor parte de su ejército en la frontera austriaca, listo para atacar, y que ciertamente atacaría si se le daba una buena excusa.

La segunda razón para mantener a los nazis austriacos quietos por el momento era que el movimiento nazi diariamente crecía en Austria. La juventud de Austria acudía más y más a los nazis, y la preponderancia del Partido Nazi en Austria era inevitable y sólo una cuestión de tiempo.

La tercera razón era que hasta que se hubieran construido las fortificaciones alemanas en la frontera francesa, una implicación de Alemania en una guerra con Italia llevaría a un ataque francés contra Alemania".

Pero incluso aunque Alemania aún no estaba preparada para un conflicto abierto en Austria, su situación diplomática mejoró ampliamente durante 1936, un hecho que influyó en el deseo de Austria de hacer concesiones a Alemania y llegar a un acuerdo.

Cito de nuevo de la declaración de Messersmith, en la página 11 del texto inglés, que es el documento 1760-PS.

"Los acontecimientos de otoño de 1935 y primavera de 1936 le dieron a Alemania la oportunidad de dar más pasos positivos hacia la nazificación de Austria. Italia, que había dado a Austria garantías de apoyo de lo más claras contra una agresión externa alemana, y que en una ocasión, movilizando sus fuerzas, había sin duda detenido una acción agresiva alemana que se había planeado contra Austria, se embarcó en su aventura abisinia. Esto, y la reocupación de Renania en 1936 desbarataron completamente el equilibrio en Europa. Es bastante obvio que después de que Italia iniciara su aventura abisinia, ya no estaba en situación de contrarrestar los movimientos agresivos alemanes contra Austria".

Este debilitamiento de Austria ayudó a despejar el camino al Pacto del 11 de julio de 1936. El 11 de julio de 1936 los Gobiernos de Austria y Alemania alcanzaron un acuerdo. Será presentado como prueba también por la Delegación Británica.

Simplemente pido que el Tribunal tome nota judicial del hecho de que tuvo lugar dicho acuerdo. La parte formal del acuerdo del 11 de julio de 1936 también será probada por nuestros colegas británicos. Las referencias adecuadas se encontrarán en el documento que los británicos presentarán, el TC-22, y lo esencial se encuentra también en las páginas 11 y 12 de la declaración del Sr. Messesmith, documento 1760-PS.

Prestando atención sólo a la cuestión de esta lucha, el acuerdo parecía un gran triunfo para Austria. Contiene un punto confuso según el cual Austria, en su política, en especial con respecto a Alemania, se consideraría a si misma un Estado Alemán, pero los otros dos puntos dicen claramente que Alemania reconoce la total soberanía de Austria y que considera que el orden político interno de Austria, incluida la cuestión de Austria y el nacionalsocialismo, es una cuestión interna de Austria sobre la que Alemania no ejercerá ninguna influencia, ni directa ni indirecta. Pero había muchas más cosas de importancia para los hechos del momento de lo que parece en el texto del acuerdo. Leo el resumen del Sr. Messersmith que aparece en la página 12 de su declaración, documento 1760-PS:

"Aún más importante que los términos del acuerdo publicados en el comunicado oficial fue lo que informalmente se entendió en aquel entonces, siendo los puntos más importantes que Austria:

(1) Nombraría a un cierto número de personas de confianza del Canciller, pero amigos de Alemania, para cargos en el Gabinete

(2) se daría a la oposición nacional un papel en la vida política de Austria, dentro del marco del Frente Patriótico; y

(3) se garantizaría una amnistía para todos los nazis salvo aquellos condenados por los delitos más graves".

Esta amnistía fue anunciada por el Gobierno austriaco, y se liberó a miles de nazis, y se logró la primera penetración de Deutsche-Nationals en el Gobierno austriaco con el nombramiento del letrado Guido Schmidt como Secretario de Estado de Asuntos Exteriores y del Dr. Edmund Glaise-Horstenau como Ministro sin cartera.

Presento ahora como prueba el documento 2994-PS, que es una declaración hecha por Kurt von Schuschnigg, antiguo Canciller de Austria, en Nuremberg, Alemania, el 19 de noviembre de 1945. La presento como prueba USA 66. Los acusados han recibido traducciones al alemán de dicha prueba.

DR. LATERNSER (abogado del acusado Seyss-Inquart): En nombre del acusado Seyss-Inquart quiero protestar por la presentación de testimonios escritos del testigo von Schuschnigg, por las siguientes razones: hoy, cuando se anunció una resolución con respecto al uso que se debía hacer de la declaración escrita del Sr. Messersmith, el Tribunal opinó que en un caso de gran importancia podría adoptar un punto de vista diferente sobre la cuestión. Con respecto al conflicto austriaco, este es un caso de esas características, dado que Schuschnigg es el testigo más importante. Fue el testigo que en aquel tiempo ocupaba el cargo de Canciller Federal, que se vio afectado por la situación. En el caso de un testigo tan importante, el principio del testimonio directo ha de seguirse para que el Tribunal esté en situación de descubrir la verdad del caso. El acusado y su abogado se sentirían perjudicados en el ejercicio de su defensa si se evitara el dar un testimonio directo. Debo, por tanto, plantear este punto de vista dado que se puede asumir que el testigo, von Schuschnigg, podrá confirmar ciertos hechos en favor del acusado Seyss-Inquart.

Solicito por tanto al Tribunal que no se admita la declaración escrita del testigo von Schuschnigg.

EL PRESIDENTE: Si ha terminado, el Tribunal escuchará al Sr. Alderman.

SR. ALDERMAN: Con la venia, en este momento simplemente me propongo presentar esta declaración para exponer los términos del acuerdo secreto entre los gobiernos alemán y austriaco con respecto al pacto. No se presenta en este momento con intención de incriminar al acusado Seyss-Inquart.

DR. LATERNSER: Con la venia, quiero completar mi solicitud diciendo que el testigo von Schuschnigg fue interrogado el 19 de noviembre de 1945 en Nuremberg, y que, si fue posible hacerlo el 19 de noviembre, con el poco tiempo que ha pasado desde entonces, debería ser posible citarle ante el Tribunal, en especial dado que el interrogatorio ante este Tribunal es de gran importancia.

EL PRESIDENTE: El Tribunal se retirará ahora para considerar esta cuestión.

(Receso)

EL PRESIDENTE: El Tribunal ha considerado la objeción a la declaración de von Schuschnigg y la acepta.

Si la acusación desea llamar como testigo a von Schuschnigg, puede solicitarlo. Asimismo, la defensa puede solicitar llamar a von Schuschnigg como testigo. En caso de que von Schuschnigg no pueda acudir, se revisará la cuestión del uso como prueba de la declaración de von Schuschnigg.

SR. ALDERMAN: Con la venia. A la vista de la estrategia y tácticas de las concesiones nazis según se exponen en la parte de la declaración de Messersmith que leí, Austria hizo sustanciales concesiones para obtener la garantía formal de Alemania de la independencia austriaca y la no intervención en asuntos internos de Austria.

La liberación de nazis supuso potenciales problemas policiales, y como señaló el Sr. Messersmith en un despacho de 1936 dirigido al Departamento de Estados Unidos citado en las páginas 12 a 13 de su declaración:

"Cualquier perspectiva de que los nacionalsocialistas puedan llegar al poder haría más difícil lograr actuar policial y judicialmente de forma efectiva contra los nazis por el miedo a las represalias del futuro Gobierno nazi contra aquellos que actuaron contra nazis incluso en el ejercicio de sus deberes. La preservación de la paz interna en Austria dependía menos de que Alemania cumpliera con las obligaciones que se le imponían en el acuerdo".

A continuación, el programa nazi continuado de debilitamiento del Gobierno austriaco. En el pacto del 11 de julio de 1936 Alemania aceptó no influir directa o indirectamente en los asuntos internos de Austria, incluida la cuestión del nacionalsocialismo austriaco.

El 16 de julio de 1936, tan sólo cinco días después, Hitler violó ese acuerdo. Cito el documento 812-PS, que es la prueba USA 61, los informes del Gauleiter Rainer al Commissar Burckel, que fueron recibidos también por el acusado Seyss- Inquart, en la página 6 del texto en inglés, y, creo, también en la página 6 de la versión en alemán:

"En ese momento el Führer quiso ver a los líderes del partido en Austria para exponerles su opinión sobre lo que los nacionalsocialistas austriacos debían hacer. Mientras tanto, Hinterleitner fue arrestado, y el Doctor Rainer se convirtió en su sucesor y en líder del partido austriaco. El 16 de julio de 1936 el Doctor Rainer y Globotschnik visitaron al Führer en el Obersalzberg, donde recibieron una explicación clara de la situación y los deseos del Führer. El 17 de julio de 1936, todos los Gauleiters ilegales se reunieron en Anif, cerca de Salzburgo, donde recibieron un informe completo de Rainer sobre las declaraciones del Führer y sus instrucciones políticas para llevar a cabo la lucha. En esta misma conferencia los Gauleiters recibieron órdenes de organización de Globotschnik y Hiedler".

Me salto un párrafo de este informe en la versión en inglés.

"Escuchando la propuesta de Globotschnik, el Führer nombró al Teniente General (Gruppenführer) Keppler jefe de la comisión mixta que se creó, de acuerdo con el tratado de Estado del 11 de julio de 1936, para supervisar la ejecución correcta del acuerdo. Al mismo tiempo, el Führer le dio a Keppler total autoridad sobre el partido en Austria. Después de que Keppler fracasara en sus esfuerzos para cooperar con Leopold, trabajó con el Doctor Rainer, Globotschnik, Reinthaler, como líder de los campesinos, Kaltenbrunner (el acusado Kaltenbrunner de este caso), líder de las SS, y el Doctor Jury como vicelíder del partido austriaco, así como con von Glaise-Horstenau y Seyss-Inquart".

Los nazis austriacos desarrollaron una nueva estrategia. El Sr. Messersmith la describe brevemente -y cito en la página trece de su declaración, documento 1760-PS: "La secuela del acuerdo fue lo único que se podía esperar a la vista de todos los hechos y acontecimientos que habían tenido lugar anteriormente". Se retomaron las operaciones activas nazis en Austria bajo el liderazgo de un tal Capitán Leopold que, como se sabía objetivamente, mantenía frecuentes contactos con Hitler. El programa nazi era ahora el formar una organización a través de la que los nazis pudieran llevar a cabo sus operaciones abiertamente y con aprobación legal en Austria. Había anteriormente en Austria varias organizaciones que tenían una base legal, pero que simplemente eran medios con los que los nazis en Austria podían organizarse y después pedir su inclusión como unidad en el Frente Patriótico. La más importante era la Ostmärkische Versin, la Unión de la Marca Oriental, cuyo patrocinador era el Ministro de Interior, Glaise-Horstenau. A través de la influencia de Glaise-Horstenau y el pronazi Neustadter Sturmer, esta organización fue declarada legal ante instancias judiciales.

Hago una mención específica a lo anterior porque demuestra el grado de desintegración al que había llegado la situación en Austria como resultado de las actividades públicas y encubiertas de los nazis dirigidas desde Alemania.

En este punto presento el documento 2246-PS como prueba USA 67, un documento alemán capturado, que era un informe de von Papen a Hitler del 1 de septiembre de 1936. Este documento es sobre todo interesante porque muestra la estrategia de von Papen tras el 11 de julio de 1936 para destruir la independencia de Austria. Von Papen había dado un paso adelante importante con el acuerdo del 11 de julio. Se debería observar, de paso, que tras el acuerdo pasó de Ministro a Embajador. Sus tácticas se desarrollaron ahora en los siguientes términos, cito los tres últimos párrafos de su carta del 1 de septiembre de 1936 al Führer y Canciller del Reich. Estos tres párrafos están unidos en uno solo en el texto en inglés:

"El avance de la normalización de relaciones con Alemania en este momento se ve obstruido por la insistencia continuada del Ministerio de Seguridad, ocupado por los antiguos funcionarios anti-nacionalsocialistas. Son de la mayor importancia, por tanto, cambios en el personal. Pero sin duda no ha de esperarse que se logren antes de la conferencia sobre la abolición del Control de Finanzas en Ginebra. El Canciller de la Liga ha informado al Ministro von Glaise-Horstenau de su intención de ofrecerle el cargo de Ministro del Interior. Siguiendo el principio 'Marschroute'," -palabra alemana que significa 'Ruta de marzo'- "recomiendo en el aspecto táctico un tratamiento psicológico continuado y paciente con presión lentamente intensificada, dirigida hacia el cambio del régimen. La conferencia propuesta sobre relaciones económicas que tendrá lugar a finales de octubre será una herramienta muy importante para la realización de algunos de nuestros proyectos. Hablando con funcionarios del Gobierno y con líderes del partido ilegal -Leopold y Schattenfroh- que están completamente de acuerdo con el tratado del 11 de julio, estoy tratando de dirigir los próximos acontecimientos de forma que se logre una representación corporativa del movimiento en el frente por la Madre Patria, pero sin dejar de situar a nacionalsocialistas en puestos importantes por ahora. Algunos puestos van a ser ocupados sólo por personalidades que tienen el apoyo y la confianza del movimiento. Tengo un colaborador voluntarioso en este aspecto en el Ministro Glaise- Horstenau".

He citado a Papen. Recapitulando, este informe de von Papen a Hitler revela el siguiente plan:

(a) Obtener un cambio de personal en el Ministerio de Seguridad austriaco cuanto antes.

(b) Obtener representación corporativa del movimiento nazi en el frente de la Madre Patria.

(c) No situar a nacionalsocialistas declarados todavía en puestos importantes, sino utilizar personalidades nacionalistas.

(d) Usar la presión económica y un trato psicológico paciente con presión lentamente intensificada dirigidos a cambiar el régimen.

Mi siguiente tema es "Preparativos Diplomáticos de Alemania para la Conquista de Austria".

El programa de la conspiración nazi con respecto a Austria consistía en debilitar ese país externa e internamente eliminando sus apoyos externos a la vez que introduciéndose en él. Este programa era de la mayor importancia, en especial dado que, como recordará el Tribunal, los hechos del 25 de julio de 1934, dentro de Austria, se vieron eclipsados en las noticias del día por el hecho de que Mussolini había llevado a sus tropas al Paso del Brenner y las situó ahí como un fuerte protector de su vecino del norte, Austria.

Por tanto, la interferencia en los asuntos de Austria, y el gradual incremento en la presión necesaria para hacerse con el control de ese país, requerían eliminar la posibilidad de que Italia o cualquier otro país acudieran en su ayuda. Pero el programa de política exterior de la conspiración para el debilitamiento y aislamiento de Austria se integraba con su programa de política exterior en Europa en general.

Querría sin embargo en este momento hacer un paréntesis por un momento en la presentación de pruebas referidas sólo a Austria y analizar con el Tribunal el programa de política exterior general de los nazis. No es mi intención examinar esta cuestión con detalle. Los historiadores y estudiosos que rebusquen en los archivos tendrán muchos años para explorar todos los detalles y ramificaciones de la diplomacia europea durante esta fatídica década.

Es en cambio mi idea mencionar muy brevemente los puntos más destacados de la preparación diplomática para la guerra de los nazis.

En relación a esto querría presentarle al Tribunal el documento 2385-PS, una segunda declaración de George S. Messersmith realizada el 30 de agosto de 1945 en Ciudad de México. Se ha puesto a disposición de los acusados en alemán, así como en inglés.

Es una declaración distinta de la del documento 1760-PS, que se llevó a cabo el 28 de agosto. Esta segunda declaración, que presento como prueba USA 68, es una presentación del aspecto diplomático del programa del Partido Nazi. En buena parte simplemente expone hechos comúnmente difundidos, hechos que muchas personas que en general están bien informadas ya conocen. También nos presenta hechos que son conocidos en el círculo de los diplomáticos o de los estudiantes de relaciones exteriores. Consiste en una copia mimeográfica de unas once páginas con espaciado simple. Leo del tercer párrafo de la declaración:

"Ya en 1933, mientras estaba destinado en Alemania, los contactos alemanes y nazis que tuve en la categoría superior y la secundaria reconocían abiertamente la ambición alemana de dominar el sureste de Europa desde Checoslovaquia hasta Turquía. Como decían libremente, el objetivo era la expansión territorial en el caso de Austria y Checoslovaquia. Los objetivos buscados en las primeras etapas del régimen nazi con respecto al sureste de Europa eran el control político y económico, y en aquel tiempo no hablaban tan claramente de una absorción total y de la destrucción de la soberanía. Sus ambiciones, sin embargo, no se limitaban al sureste de Europa. Desde comienzos de 1933, e incluso antes de que los nazis llegaran al poder, nazis importantes, hablando de Ucrania, decían abiertamente que 'ha de ser nuestro granero' y que 'incluso con el sureste de Europa bajo nuestro control, Alemania necesita, y ha de poseer, la mayor parte de Ucrania para poder alimentar al pueblo de la Gran Alemania'. Después de dejar Alemania a mediados de 1934 para acudir a mi destino en Austria, continué recibiendo información sobre los planes alemanes para el sureste de Europa. En una conversación con von Papen poco después de su nombramiento como Ministro alemán para Austria en 1934, me dijo con franqueza que 'el sureste europeo hasta Turquía es el "Hinterland de Alemania", y he sido nombrado para llevar a cabo la tarea de hacer esto realidad. Austria es la primera en el programa'. Como supe a través de mis colegas del mundo diplomático, von Papen en Viena, y su colega von Mackensen en Budapest, estaban difundiendo abiertamente la idea del desmembramiento y absorción de Checoslovaquia ya en 1935".

Saltando un breve párrafo, continúo:

"Inmediatamente después de que los nazis llegaran al poder, iniciaron un vasto programa de rearme. Era uno de los objetivos inmediatos principales del régimen nazi. De hecho, los dos objetivos inmediatos del régimen nazi, cuando llegó al poder, tenían que ser, y fueron, según sus propias declaraciones que hicieron ante mi con frecuencia: primero, llevar a cabo la consolidación completa y absoluta de su poder sobre Alemania y el pueblo alemán para que así se convirtieran en todos los aspectos en instrumentos voluntariosos y dispuestos del régimen para llevar a cabo sus fines; y segundo, la creación de un tremendo poder armado en Alemania para que el programa político y económico en el sureste de Europa y en Europa se pudiera llevar a cabo por la fuerza si era necesario, aunque probablemente tan sólo amenazando con el uso de la fuerza. Era característico que, al llevar a cabo este segundo objetivo, dieron gran importancia desde el primer momento a la creación de una muy poderosa fuerza aérea. Goering y Milch dijeron con frecuencia en mi presencia que los nazis habían decidido concentrarse en el poder aéreo como el arma de terror que con más probabilidad le daría a Alemania una posición dominante, y el arma que podría ser desarrollada más rápida y brevemente".

Saltando el final de ese párrafo, y continuando en el siguiente:

"A la vez que tenía lugar este rearme, el régimen nazi adoptó todas las medidas posibles para preparar al pueblo alemán para la guerra en el aspecto psicológico. Por ejemplo, se podía ver por toda Alemania a jóvenes de todas las edades llevando a cabo ejercicios militares, instrucción, maniobras, prácticas de lanzamiento de granadas, etc. En relación a esto escribí un comunicado oficial en noviembre de 1933 desde Berlín que decía así: 'Todo lo que se hace hoy en día en el país tiene el objetivo de hacer creer al pueblo que Alemania se ve amenazada vitalmente en todos los aspectos de su vida por influencias externas y por otros países. Se hace de todo para emplear este sentimiento para estimular el entrenamiento y ejercicios militares, y se han tomado innumerables medidas para convertir al pueblo alemán en una raza fuerte y dura que podrá enfrentarse a todo. El espíritu militar crece constantemente. No podría ser de otra forma. Los líderes de Alemania hoy no desean en absoluto la paz, salvo una paz que el mundo obtenga gracias a someterse completamente a los deseos y ambiciones de Alemania. Hitler y las personas vinculadas a él quieren real y sinceramente paz por el momento, pero sólo para tener una oportunidad de prepararse para usar la fuerza si finalmente se considera esencial. Están preparándose tan cuidadosamente que no hay, en mi opinión, ninguna duda de que el pueblo alemán estará con ellos cuando quieran usar la fuerza, y cuando consideren que tienen los medios necesarios para llevar a cabo sus objetivos".

Cito otra frase más:

"La preparación militar y la psicológica iban acompañadas de preparación diplomática, diseñada para desunir y aislar a sus víctimas escogidas entre los miembros de la Pequeña Entente y dejarlos así indefensos ante la agresión alemana".

En 1933, las dificultades a las que se enfrentaba Alemania en los campos político y diplomático parecían grandes. Francia era la potencia militar dominante del continente. Tenía un sistema de ayuda mutua en el Oeste y en el Este.

El Pacto de Lucerna de 1928, complementado por la Alianza Franco-Belga, garantizaban el statu quo en Occidente. Yugoslavia, Checoslovaquia y Rumania eran aliados a través de la Pequeña Entente, y cada uno de ellos, a su vez, estaba vinculada a Francia por Pactos de Ayuda Mutua. Desde 1922, Francia y Polonia igualmente se habían aliado contra las agresiones externas. Italia había dejado claro su especial interés en la independencia de Austria.

La Alemania nazi lanzó una vigorosa campaña diplomática para romper las alianzas y acuerdos existentes y crear divisiones entre los miembros de la Pequeña Entente y otras potencias del Este de Europa.

Específicamente, la Alemania nazi contrarrestó estas alianzas con promesas de ventajas económicas a cambio de cooperación con Alemania. A algunos de estos países ofreció promesas extravagantes en forma de recompensas territoriales y económicas. Ofreció Carintia y Austria a Yugoslavia. Ofreció parte de Checoslovaquia a Hungría y parte a Polonia. Ofreció territorio yugoslavo a Hungría, a la vez que ofrecía territorio húngaro a Yugoslavia.

Como dice el Sr. Messersmith en su declaración, el documento 2385-PS, página 5:

"Austria y Checoslovaquia fueron los primeros países en el programa de agresión. Ya en 1934, Alemania comenzó a atraerse a los vecinos de estos países prometiendo una parte del botín. A Yugoslavia en particular le ofreció Carintia. Con respecto a la reacción yugoslava, informé en aquel tiempo:

'El factor principal en la situación interna de la última semana ha sido el aumento de la tensión con respecto a nazis austriacos refugiados en Yugoslavia... Hay muy pocas dudas sobre el hecho de que Goering, cuando hizo su viaje a varias capitales del sureste de Europa hace seis meses, le dijo a los yugoslavos que conseguirían una parte de Carintia cuando llegara al poder un gobierno nacionalsocialista en Austria... La semilla nazi sembrada en Yugoslavia fue suficiente para causar problemas, y sin duda hay allí un gran número de personas que miran con gran benevolencia a esos refugiados nazis que fueron a Yugoslavia en los días posteriores al 25 de julio”.

Alemania le hizo promesas similares de ganancias territoriales a Hungría y Polonia para obtener su cooperación, o al menos su aquiescencia, en el propuesto desmembramiento de Checoslovaquia. Como supe a través de mis colegas diplomáticos en Viena, von Papen y von Mackensen en Viena y en Budapest en 1935 difundían la idea de la división de Checoslovaquia, en cuya división Alemania iba a obtener Bohemia, Hungría recibiría Eslovaquia, y Polonia el resto. Esto no engañó a ninguno de estos países, ya que sabían que la intención de la Alemania nazi era quedarse con todo.

El Gobierno nazi alemán no vaciló en hacer promesas poco coherentes cuando servían a su objetivo inmediato. Recuerdo que el Ministro yugoslavo en Viena me dijo, en 1934 o 1935, que Alemania había prometido a Hungría territorio yugoslavo, y a la vez territorio húngaro a Yugoslavia. El Ministro húngaro en Viena posteriormente me proporcionó la misma información.

Debería destacar aquí en esta declaración que los hombres que hicieron estas promesas no sólo eran nazis acérrimos, sino también alemanes conservadores que ya habían comenzado a aceptar con gusto el programa nazi. En un despacho oficial al Departamento de Estado desde Viena del 10 de octubre de 1935 escribí lo siguiente:

“Europa no se librará del mito de que Neurath, Papen y Mackensen no son gente peligrosa y que son "diplomáticos de la vieja escuela". Son, en realidad, instrumentos serviles del régimen, y precisamente debido a que el mundo exterior les considera inofensivos, pueden trabajar con más efectividad. Pueden sembrar discordia precisamente porque propagan el mito de que no simpatizan con el régimen".

Considero que el último párrafo es muy importante y merece la pena destacarlo. En otras palabras, la Alemania nazi podía promover estas divisiones e incrementar su fuerza de agresión usando para hacer sus promesas como agentes a hombres que, en su apariencia externa, eran meramente diplomáticos conservadores. Es cierto que los nazis se burlaron abiertamente de cualquier noción de acuerdo internacional, como demostraré en un momento. Es verdad que la gran baza en manos de Alemania fue su rearme y más que eso, su voluntad de entrar en guerra. Pero la actitud del resto de países no se vio influida tan sólo por estas consideraciones.

El hecho es que estos países, y supongo que lo mismo ocurre con las personas, no fueron completamente racionales. Tendemos a creer lo que queremos creer, así que si una persona aparentemente importante y conservadora, como por ejemplo el acusado von Neurath, dice estas cosas, puede que lleguemos a creerlas, o al menos, considerar esa hipótesis. Y todo sería aún más convincente teniendo la impresión de que la persona en cuestión no es un nazi y no está de acuerdo con los planes nazis.

El acercamiento de Alemania a Gran Bretaña y Francia se hizo en términos de una expansión limitada al precio de la paz. Firmaron un tratado de limitaciones navales con Inglaterra y propusieron un Pacto Aéreo de Lucerna. En el caso tanto de Francia como de Inglaterra, limitaron sus declaraciones de intenciones y agitaron el miedo al comunismo y la guerra.

Al hacer estas diversas promesas, Alemania no se veía afectada por la idea de la santidad de los acuerdos internacionales. Nazis de alto rango, como Goering, Frick y Frank, le dijeron abiertamente al Sr. Messersmith que Alemania respetaría sus obligaciones internacionales siempre y cuando se ajustara a sus intereses el hacerlo.

Cito de la declaración, documento 2385-PS, comenzando en la décima línea, página 4 de la versión en inglés:

"Nazis de alto rango con los que había mantenido contactos oficiales, en particular hombres como Goering, Goebbels, Ley, Frick, Frank, Darre y otros, se mofaron repetidas veces de mi opinión sobre el carácter vinculante de los tratados, y me dijeron abiertamente que Alemania respetaría sus obligaciones internacionales tan sólo mientras Alemania estuviera interesada en hacerlo. Aunque estas declaraciones se hacían abiertamente ante mi y, seguramente, ante otros, estos líderes nazis realmente no revelaban ningún secreto, ya que en muchas ocasiones expresan la misma idea públicamente".

Francia e Italia trabajaron activamente en el sureste europeo para contrarrestar los movimientos de Alemania.

EL PRESIDENTE: ¿Es un momento adecuado para terminar?

SR. ALDERMAN: Sí, señoría.

EL PRESIDENTE: Hasta mañana a las diez de la mañana.

(Se levantó la sesión hasta el 29 de noviembre de 1945 a las 10:00 horas)



Resolución óptima recomendada para visualizar perfectamente esta web en Google Chrome y Mozilla Firefox: 1024 X 768

Normativa     Sobre el autor     Sobre la web     Enlaces recomendados     Mapa web     Librería     Contacto     ® 00/2007/1322