Enciclopedia del Holocausto No Link Lines!


 

BUSCADOR INTERNO

 
 

 
 

TRADUCTOR INTERNO

 
 


 

OPCIONES

INICIO WEB

Volver al Juicio

Siguiente

Anterior

Galería fotográfica



Contador desde
31-07-2011


 

TRASCRIPCIONES DE LAS 10 PRIMERAS SESIONES DEL JUICIO CONTRA LA JERARQUÍA NAZI


Octavo Día: Jueves, 29 de noviembre de 1945 (8 de 10)


SR. ALDERMAN: Con la venia.

Antes de que continúe analizando la segunda declaración del Sr. Messersmith, documento 2385-PS, prueba USA 68, querría considerar brevemente el estado de las pruebas presentadas ante este Tribunal sobre la cuestión expuesta en la primera declaración de Messersmith, presentada por Estados Unidos, documento 1760-PS, prueba USA 57. Recordarán que el Sr. Messersmith, en esa declaración, hizo las siguientes afirmaciones generales:

Primero, que aunque la Alemania nazi declaró que respetaría la independencia de Austria, de hecho pretendía desde el primer momento llevar a cabo un Anschluss, y que el acusado von Papen trabajaba para conseguir tal fin.

Segundo, que aunque la Alemania nazi pretendía, públicamente, no tener nada que ver con los nazis austriacos, en realidad mantenía contactos con ellos y les proporcionaba apoyos y adiestramiento.

Tercero, que mientras se preparaban para un eventual uso de la fuerza en Austria si era necesario, los nazis estaban usando tácticas de infiltración silenciosas para debilitar a Austria internamente, a través del uso de personalidades del entorno cristiano que no eran nazis flagrantes y que podrían ser llamados, como se les llamaba entonces, la Oposición Nacionalista, y a través del recurso de darle nuevos nombres a organizaciones nazis para que pudieran entrar en el Frente de la Madre Patria de Austria corporativamente, es decir, como un grupo completo.

Veamos ahora brevemente lo que algunos de nuestros documentos alemanes demostraron apoyando estas declaraciones generales del testimonio de Messersmith. Los extractos que ya he leído del informe de Rainer a Burckel, incluido en la carta a Seyss-Inquart, documento 812-PS, prueba USA 61, demostraron, en primer lugar, que los grupos nazis austriacos mantuvieron el contacto con el Reich, aunque lo hicieron secretamente, según instrucciones del Führer.

En segundo lugar, que continuaron con su organización de forma secreta para estar preparados en el caso de lo que ellos denominaban una emergencia.

En tercer lugar, que utilizaron a personas como Seyss-Inquart y Glaise-Horstenau, que disponían de lo que ellos llamaron buena situación legal, pero que eran personas en las que los nazis podían confiar, y que cinco días después del Pacto del 11 de julio de 1936 entre Alemania y Austria -un Pacto que específicamente instaba al Gobierno alemán a no interferir, directa o indirectamente, en los asuntos internos de Austria, incluida la cuestión del nacionalsocialismo austriaco- los nazis austriacos se reunieron con Hitler en Obersalzberg y recibieron instrucciones, y finalmente, que Hitler nombró a Keppler, cuyo nombre volveremos a encontrar dentro de poco con gran importancia, como su "persona de contacto" con los nazis austriacos, con autoridad total para actuar en nombre del Führer en Austria y trabajar con los líderes de los nazis austriacos.

Después presentamos el documento 2248-PS, prueba USA 63, carta de von Papen del 27 de julio de 1935, que revisaba la situación un año después de la muerte del Dollfuss, y señalaba cómo el nacionalsocialismo podía convertirse en un vínculo para lograr el Anschluss y eliminar el resto de ideologías en Austria, y en la que él se identificaba totalmente con el objetivo nacionalsocialista.

Presentamos el documento 2246-PS, prueba USA 67, carta de von Papen a Hitler del 1 de septiembre de 1936, que demostraba cómo von Papen aconsejó el uso tanto de presión económica como de una continua presión psicológica; que mantuvo reuniones con líderes del partido ilegal austriaco; que trataba de dirigir los nuevos acontecimientos de forma que se lograra una representación corporativa del movimiento nazi en el Frente de la Madre Patria, y que mientras tanto no estaba preparado para pedir que se situara en puestos destacados a nacionalsocialistas declarados, pero que estaba bastante satisfecho con colaboradores como Glaise-Horstenau.

Creo que prácticamente todo lo dicho en las declaraciones del Sr. Messersmith ha sido totalmente demostrado por estos documentos, documentos alemanes, que hemos presentado. Ciertas partes de las declaraciones no pueden ser corroboradas por documentos debido a la naturaleza misma de los hechos, y me refiero en concreto a la conversación del Sr. Messersmith con el acusado von Papen en 1934 que leí al Tribunal ayer. Pero creo que estos hechos son igualmente tan ciertos y tan claros como la culpabilidad y complicidad del acusado.

Ayer leía al Tribunal fragmentos seleccionados de la segunda declaración del Sr. Messersmith, documento 2385-PS, prueba USA 68, sobre los preparativos diplomáticos para la guerra. Antes de terminar la sesión, había leído al Tribunal fragmentos que alegaban lo siguiente:

Primero, que la Alemania nazi llevó a cabo una vigorosa campaña para romper los acuerdos diplomáticos existentes en 1933: primero en Occidente, el Pacto de Lucerna, acompañado del Acuerdo Franco-Belga; segundo, en el Este, la Pequeña Entente, Yugoslavia, Checoslovaquia y Polonia, y sus respectivos pactos de ayuda mutua con Francia, el Pacto Franco-Polaco; tercero, con respecto a Austria, la especial preocupación de Italia por su independencia, es decir, por la independencia de Austria.

En segundo lugar, que la Alemania nazi contrarrestó estas alianzas con promesas extravagantes y a veces incoherentes de ganancias territoriales a países del sureste europeo, incluidos Yugoslavia, Hungría y Polonia.

En tercer lugar, el Sr. Messersmith escribió un comunicado oficial para el Departamento de Estado señalando que personas como von Neurath y von Papen pudieron trabajar con mayor efectividad al hacer estas promesas y al hacer su trabajo precisamente porque, y cito, "propagaron el mito de que no simpatizaban con el régimen".

En cuarto lugar, es un hecho que nazis de alto rango dijeron abiertamente que Alemania respetaría sus acuerdos internacionales tan sólo si le convenía hacerlo. Hay dos fragmentos más de esta declaración que quiero leer.

Francia e Italia trabajaron activamente en el sureste europeo para contrarrestar los movimientos alemanes, como dije ayer. Francia intentó promover un Pacto de Lucerna del Este y patrocinar un acuerdo económico entre Austria y otras potencias del Danubio. Los esfuerzos de Italia se dirigieron a organizar un bloque económico formado por Austria, Hungría e Italia. Pero Alemania frustró estos esfuerzos redoblando sus políticas de saqueo, continuando con su armamento y con otra estrategia muy importante, la estrategia de la quinta columna: los nazis agitaron la disensión interna en países vecinos para desunir y debilitar a sus pretendidas víctimas.

Leo ahora de la página 7 de la copia en inglés de la segunda declaración de Messersmith, documento 2385-PS, prueba USA 68, el párrafo que comienza en mitad de la página:

"A la vez que Alemania ofrecía dichas promesas de recompensa por cooperar con su programa, alentaba disensiones internas dentro de esos mismos países, en Austria y Checoslovaquia en particular, diseñadas para debilitar a toda oposición y fortalecer a los grupos pronazis y fascistas y asegurarse así una aquiescencia pacífica con el programa nazi. He relatado con detalle sus maquinaciones en Austria, tal y como ocurrieron bajo mi observación directa, en una declaración separada. En Checoslovaquia aplicaron la misma táctica con los alemanes de los Sudetes. Recibí información de fiar que decía que el Partido Nazi se gastó unos 6,000.000 de marcos sólo en financiar al Partido de Henlein en las elecciones de la primavera de 1935. En Yugoslavia jugaron con las viejas diferencias entre croatas y serbios y el miedo a la restauración de los Habsburgo en Austria. Se puede destacar aquí que esto último fue uno de los principales instrumentos, y uno de los más efectivos, que utilizó la Alemania nazi, ya que el miedo, en Yugoslavia en concreto, de una restauración de los Hasburgo era muy real. En Hungría recurrió a las dificultades agrarias y a la vez animó a elementos nazis alemanes en Hungría lo suficiente como para provocar que el Gobierno de Hungría pidiera la marcha de von Mackensen en 1936. En Hungría y Polonia agitaron el miedo al comunismo y la Rusia comunista. En Rumania acentuaron el antisemitismo existente, destacando el importante papel de los judíos en la industria rumana y los ancestros judíos de Lupescu. Alemania sin duda también financió la fascista Guardia de Hierro a través de Codreanu.

Estas medidas 'diplomáticas', reforzadas por el vasto programa de rearme de Alemania, tuvieron un efecto considerable, en especial en Yugoslavia, Polonia y Hungría, lo suficiente como para disuadir a estos países de unirse a ninguna alianza opuesta a los planes alemanes, y por si fuera poco, como para persuadirles de que se aliaran activamente con la Alemania nazi. Importantes líderes políticos de Yugoslavia comenzaron a convencerse de que el régimen nazi permanecería en el poder y lograría sus objetivos, y que para que Yugoslavia obtuviera seguridad, debía aliarse con Alemania".

No le haré perder tiempo al Tribunal leyendo para que pasen al sumario los detallados despachos oficiales que el Sr. Messersmtih envió al Departamento de Estado americano mostrando que Yugoslavia, Hungría y Polonia comenzaban a seguir la línea alemana.

En cuanto a Italia, el objetivo inicial de Alemania fue sembrar discordia entre Yugoslavia e Italia prometiéndole a Yugoslavia territorio italiano, en concreto Trieste. Esto se hizo para evitar que Francia alcanzara un acuerdo con estos dos países y bloquear la posibilidad de un Pacto de Lucerna del Este. Sobre esto cito de nuevo el documento 2385-PS, prueba USA 68, la segunda declaración de Messersmith, en la página 10:

"Italia se oponía abiertamente a los esfuerzos destinados a lograr el Anschluss con Austria en 1934, pero las ambiciones italianas en Abisinia le proporcionaron a Alemania la oportunidad de sembrar discordia entre Italia y Francia e Inglaterra, y de ganar la aceptación de Italia del programa de Alemania a cambio de apoyo alemán a sus planes para Abisinia".

Esto, Señorías, abrió el camino a la Declaración o Pacto Austro-Alemán del 11 de julio de 1936; y en el otoño de 1936, Alemania le tendió la mano de la amistad y los fines comunes a Italia, en una alianza que llamaron el "Eje Roma-Berlín". Esto, junto a la alianza de Alemania con Japón, aumentó la presión sobre Inglaterra e incrementó ampliamente la fuerza relativa de Alemania.

Y así, por medio de preparativos cuidadosos en el campo diplomático, los conspiradores nazis se habían ganado una posición con la que podían considerar seriamente planes de guerra y empezar a preparar calendarios, calendarios no vinculantes ni específicos en términos de meses o días, sino calendarios generales, en términos de años, que eran la base necesaria para mayores planificaciones agresivas, y un estímulo para planes más específicos. Ese calendario se desarrolló, como el Tribunal ya ha visto, en la conferencia del 5 de noviembre de 1937, incluida en el documento 386-PS, prueba USA 25, las Actas Hoszbach de esa conferencia, a las que me referí con detalle el pasado lunes.

En estas actas vemos la cristalización del plan de iniciación de una guerra de agresión en Europa, y para hacerse con Austria y Checoslovaquia, en ese orden.

En relación a la exposición de la agresión contra Austria, he expuesto primero el fin de la conspiración nazi con respecto a la absorción de Austria, y después los pasos dados por ellos en Austria hasta este periodo, noviembre de 1937.

También he resumido ante el Tribunal los preparativos diplomáticos generales de los conspiradores nazis con respecto a su programa en Europa en general, y en Austria en particular.

Puede que ahora sea provechoso volver a analizar las actas de la reunión del 5 de noviembre de 1937 a la luz de este contexto más detallado. Se recordará que en esa reunión el Führer insistió en que Alemania debía tener más espacio en Europa. Concluyó que se debía tomar por la fuerza el espacio requerido; y se barajaron tres posibles casos distintos para diferentes eventualidades, pero llegando todos a la conclusión de que el problema tendría que ser resuelto antes de entre 1943 y 1945.

Después se anunció la naturaleza de una guerra en el futuro cercano, específicamente contra Austria y Checoslovaquia. Hitler dijo que para la mejora de la situación militar y política de Alemania tenía que ser el objetivo principal de los nazis en cualquier caso de implicación en una guerra conquistar Checoslovaquia y Austria simultáneamente para eliminar cualquier amenaza por los flancos en caso de un posible avance hacia el oeste.

Hitler consideró después que la inclusión en Alemania de Checoslovaquia y Austria constituiría la conquista de alimentos para entre cinco y seis millones de personas, suponiendo que se pudiera llevar a cabo la completa emigración forzada de un millón de personas de Austria. Y señaló además que la anexión de los dos Estados por Alemania, tanto militar como políticamente, constituiría un alivio considerable, ya que proporcionarían fronteras menores y mejores, dejarían libres fuerzas de combate para otros fines, y harían posible crear nuevos y grandes ejércitos alemanes.

En lo que respecta a Austria, esas actas revelan una cristalización de la política de los conspiradores nazis. Siempre había sido su objetivo adquirir Austria. Al principio se intentó llevar a cabo un putsch revolucionario, pero fracasó. El siguiente periodo fue el del reconocimiento público de la independencia de Austria y el uso de artimañas para reforzar la situación de los nazis internamente en Austria.

Ahora, sin embargo, se veía claro que, a la luz de los fines agresivos mayores de los nazis, la necesidad de Austria, o el codiciarla, era algo suficientemente grande como para justificar el uso de la fuerza para obtener este país con la velocidad planeada. De hecho, como veremos después, los nazis fueron capaces de asegurarse Austria, tras haberla debilitado internamente y haberla apartado del apoyo de otras naciones, meramente poniendo en marcha la maquinaria militar alemana y amenazando con el uso de la fuerza.

Los ejércitos alemanes pudieron cruzar la frontera y hacerse con el país sin necesidad de hacer ni un disparo. Su cuidadosa preparación para la guerra y el estar decididos a usar la guerra como instrumento de acción política hicieron posible, finalmente, coger esta fruta sin violencia.

El Alto Mando Alemán, por supuesto, previamente había analizado los preparativos contra Austria.

Presento como prueba otro documento alemán, C-175, que será la prueba USA 69. De nuevo es un documento de "Alto Secreto", con el texto en alemán adicional "Chefsache nur durch Offizier", "Cuestión Clave sólo entregada a través de un Oficial".

Era una directiva de Alto Secreto del 24 de junio de 1937 del Ministro del Reich para la Guerra y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, el General von Blomberg. La importancia de esta directiva de Alto Secreto está indicada por el hecho de que el calco, recibido por el Comandante en Jefe de la Armada, era una de las únicas cuatro copias, en la que se exponía la directiva que ordenaba una preparación unificada para la guerra de todas las Fuerzas Armadas.

Esta directiva del General von Blomberg dice que la situación política indica que Alemania no necesita prever un ataque de ninguna parte, y también que Alemania no pretende desatar una guerra europea, pero después dice en la Primera Parte, y cito de la página 2 del texto en inglés, que creo que es la página 4, tercer párrafo, del texto en alemán:

"La intención de desatar una guerra europea es considerada pequeña por Alemania. Sin embargo, la fluida situación política mundial, que no prevé incidentes sorprendentes, requiere una preparación continua para la guerra por las Fuerzas Armadas Alemanas.

(a) para contrarrestar ataques en cualquier momento;

(b) para permitir el aprovechamiento militar de oportunidades políticas favorables, si se dieran".

La directiva indica después que habrá ciertos preparativos para la guerra de carácter general. Cito las dos primeras partes del párrafo 2, en la página 2 del texto en inglés, y, creo, la página 5 del texto en alemán:

"(2) Los preparativos de carácter general incluyen:

(a) El permanente estado de preparación para la movilización de las Fuerzas Armadas Alemanas, incluso antes de completar el rearme, y la total preparación para la guerra.

(b) La continuación del trabajo en la 'movilización sin anuncio público' para poder poner a las Fuerzas Armadas en una situación que permita iniciar una guerra de repente y por sorpresa, tanto en cuanto a fuerza como en cuanto a tiempo".

Y la directiva finalmente indica que podría haber preparativos especiales para una guerra contra Austria. Cito de la Parte 3 (1), que es la página 4 del texto en inglés, y la página 19 del texto en alemán:

“(1) Caso Especial 'Otto'.

El Caso 'Otto', como verán repetidas veces, era la palabra en clave para referirse a la guerra de agresión contra Austria. Cito:

Intervención armada en Austria en caso de restauración de su Monarquía.

El objeto de esta operación será obligar a Austria por medio de una fuerza armada a renunciar a una restauración.

Aprovechando las divisiones políticas internas del pueblo austriaco, se marchará en general hacia Viena, y se eliminará cualquier resistencia".

Querría ahora que se prestara atención a dos conversaciones mantenidas por el Embajador de Estados Unidos Bullit con los acusados Schacht y Goering en noviembre de 1937.

DR. FRANZ EXNER: Soy el Profesor Exner, y defiendo al General Jodl. Querría alegar una objeción a la manera en la que se ha tratado el documento C-175. Este documento repite un documento del Estado Mayor en el que se definen preparativos para toda clase de guerras. Han visto en este documento que incluso se plantea la posibilidad de que Alemania entrara en guerra con Italia.

Este documento se leyó parcialmente, sólo la parte referida a Austria, y de esa forma, se creó la impresión de la existencia de un plan para marchar sobre Austria, cuando lo que realmente dice es que el Reich Alemán no tenía intención de atacar en ese momento y sólo se estaba preparando para cualquier eventualidad.

Querría pedir que se complemente la lectura de este documento leyendo al menos los párrafos que vienen después. Si se presentan ante el Tribunal estos párrafos del documento, se verá que esto no era un plan para marchar sobre Austria, sino simplemente un documento de preparación para cualquier eventualidad.

EL PRESIDENTE: Dr. Exner, no parece que usted esté planteando una objeción a la admisión del documento, sino a su importancia. El Tribunal ya ha informado a los acusados Keitel y Jodl de que tendrán la oportunidad a su debido tiempo, cuando tengan que preparar su defensa, de hacer referencia a cualquier documento, parte de los cuales han sido presentados por la acusación, y leer las partes que consideren necesarias entonces, y hacer cualquier crítica que consideren necesaria entonces.

Su objeción es por tanto prematura, ya que no se refiere a si el documento es admisible. Simplemente indica un deseo de que se lea más. Tendrá más adelante la oportunidad de leer cualquier parte del documento que desee.

SR. ALDERMAN: Supongo, con la venia, que la base fundamental de la objeción recién planteada por el distinguido miembro de la defensa debe ser su teoría de que Alemania nunca elaboró ningún plan de invasión de Austria y que por tanto, se debería concluir que Alemania nunca invadió Austria, y quizás la Historia se equivoca.

He hecho referencia a dos conversaciones mantenidas por el Embajador de Estados Unidos Bullit con los acusados Schacht y Goering en noviembre de 1937.

Para ello, presento nuestro documento L-151 como prueba USA 70. Es un despacho del Sr. Bullit, Embajador americano en París, al Secretario de Estado americano, del 23 de noviembre de 1937.

De nuevo, con la venia, hemos de disculparnos, porque ese documento no está en el libro de documentos presentado a los miembros del Tribunal. Se ha proporcionado una traducción al alemán a la defensa de los acusados.

EL PRESIDENTE: Al parecer lo tenemos en alemán.

SR. ALDERMAN: Eso espero, sí; lo tienen en alemán.

Si el Tribunal lo permite, leeré la evidencia original. Al principio hay una carta del Embajador Bullit al Secretario de Estado, 23 de noviembre de 1937, diciendo que visitó Varsovia, haciendo una parada en su camino en Berlín, donde conversó con Schacht y Goering entre otros.

Sobre la conversación con Schacht leo de la página 2 del informe:

"Schacht dijo que en su opinión la mejor forma de comenzar a tratar con Hitler no era a través de la discusión política, sino de la económica. Hitler no estaba ni mucho menos interesado en cuestiones económicas. Consideraba que el dinero era algo sucio. Era por tanto posible negociar con él en el aspecto económico sin provocar su antipatía emocional; y podía ser posible a través de la conversación comenzar a dirigirle a cuestiones del campo político y el militar, en los que estaba muy fuertemente interesado. Hitler estaba decidido a eventualmente unir Austria a Alemania y obtener al menos una autonomía para los alemanes de Bohemia. En el momento actual no estaba grandemente preocupado por el Corredor Polaco y ciertamente -era la opinión de Schacht- podría ser posible mantener el Corredor a condición de que Danzig pudiera unirse a Prusia Oriental, y a condición de que se pudiera construir una especie de puente a través del Corredor uniendo Danzig y Prusia Oriental a Alemania".

Y sobre lo dicho por el acusado Goering al Embajador Bullitt, leo del segundo memorándum, "Memorándum de la conversación entre el Embajador Bullitt y el General Hermann Goering", en la página 2 de ese documento, la segunda página, después de parte de una frase que está subrayada, justo debajo de la mitad de la página:

"La única fuente de fricción entre Alemania y Francia fue el rechazo de Francia a permitir a Alemania lograr ciertos objetivos nacionales vitales y necesarios.

Si Francia, en lugar de aceptar colaborar con Alemania, continuaba con una política de creación de alianzas en el Este de Europa para evitar que Alemania logre sus objetivos legítimos, era obvio que habría un conflicto entre Francia y Alemania.

Le pregunté a Goering qué objetivos en concreto tenía en mente. Respondió: 'Estamos decididos a incorporar al Reich Alemán a todos los alemanes que se encuentran junto al Reich y están separados del gran cuerpo de la raza alemana tan sólo por las barreras artificiales impuestas por el Tratado de Versalles'.

Le pregunté a Goering si quería decir que Alemania estaba totalmente decidida a anexionar Austria al Reich. Respondió que era algo a lo que el Gobierno Alemán estaba absolutamente decidido. El Gobierno Alemán, en ese momento, no estaba ejerciendo presión en la cuestión debido a ciertas consideraciones políticas momentáneas, en especial sus relaciones con Italia. Pero Alemania no toleraría ninguna solución de la cuestión austriaca distinta de la incorporación de Austria al Reich Alemán.

Añadió una frase que fue más lejos que cualquiera que haya oído sobre este tema. Dijo: 'Se están preparando planes ahora para una unión de Austria, Hungría y Checoslovaquia, con o sin un Habsburgo al frente de la unión. Dicha solución es absolutamente inaceptable para nosotros, y consideraríamos la materialización de dicho acuerdo un inmediato casus belli'".

Goering usó la expresión del latín "casus belli", no es una traducción del alemán, idioma empleado en esta conversación.

"Le pregunté a Goering si el Gobierno Alemán estaba tan decidido en sus puntos de vista sobre los alemanes de Bohemia como lo estaba con respecto a Austria. Respondió que sólo podía haber una solución final a esta cuestión. Los alemanes de los Sudetes debían unirse al Reich Alemán al igual que todos los demás alemanes que vivían junto al Reich".

Estos son, Señorías, informes oficiales elaborados por el representante acreditado de Estados Unidos como parte de sus tareas habituales. Llevan consigo la garantía de sinceridad de un informe elaborado por un funcionario responsable para su gobierno registrando conversaciones y hechos de la época.

Mi siguiente tema es: Presión y Amenazas que Produjeron Concesiones Adicionales de Austria; una reunión en Berchtesgaden, 12 de febrero de 1938.

Como he dicho antes, el Gobierno Austriaco estaba trabajando bajo grandes dificultades impuestas por su vecino. Había presiones económicas, incluida la interrupción del importante sector turístico; y había lo que el acusado von Papen llamó "presión psicológica lentamente intensificada". Hubo cada vez más manifestaciones, complots y conspiraciones. El Capitán Leopold hacía demandas, y la legalización de los nazis era apoyada por el acusado Seyss-Inquart, el nuevo Consejero de Estado de Austria. En esta situación, el Canciller Schuschnigg decidió visitar a Hitler en Berchtesgaden.

El comunicado oficial de esta conferencia es bastante tranquilo: invito al Tribunal a que tome nota judicial de él. Es el documento 2461-PS, el comunicado oficial alemán de la reunión de Hitler y von Schuschnigg en Obersalzberg, 12 de febrero de 1938, tomado del oficial Dokumente der Deutschen Politik, Vol. 6, 1, página 124, número 21-a.

El comunicado dice que la reunión oficial tuvo lugar por el deseo mutuo de aclarar, a través de la conversación personal, las cuestiones referidas a la relación entre el Reich Alemán y Austria.

El comunicado lista entre los presentes a: Von Schuschnigg y su Ministro de Exteriores Schmidt, Hitler y su Ministro de Exteriores Ribbentrop, y el acusado von Papen.

El comunicado termina con una nota bastante brillante diciendo, y cito: "Ambos mandatarios están convencidos de que las medidas que han tomado constituyen una contribución eficaz al desarrollo pacífico de la situación Europea".

El Gobierno Austriaco hizo público un comunicado similar.

Pero de hecho, y como creo que la Historia sabe bien, la conferencia fue muy inusual y dura. El Gobierno Alemán obtuvo grandes concesiones de Austria. Las concesiones principales se incluyen en el comunicado oficial austriaco sobre la reorganización del Gabinete y la amnistía política general del 16 de febrero de 1938.

Ese comunicado, según figura en el Dokumente der Deutschen Politik, Vol. 6, página 125, número 21-b, está traducido en nuestro documento 2464-PS, e invito al Tribunal a que tome nota judicial de él.

El comunicado anunciaba una reorganización del Gabinete Austriaco, incluyendo como cuestión más destacada el nombramiento del acusado Seyss-Inquart como Ministro de Seguridad e Interior, donde controlaría la policía. Además, se anunció una amnistía general política para los nazis cumpliendo pena.

Dos días después se hizo pública otra concesión. Pido al Tribunal que tome nota judicial de nuestro documento 2469-PS, una traducción del comunicado oficial alemán y austriaco sobre los llamados derechos de igualdad de los nacionalsocialistas austriacos en Austria, 18 de febrero de 1938, Dokumente der Deutschen Politik, Vol. 6, 1, página 128, número 21-d.

Ese comunicado anunciaba que, según lo acordado en la conferencia de Berchtesgaden, los nacionalsocialistas austriacos entrarían en el Frente de la Madre Patria, el único partido político legal de Austria.

EL PRESIDENTE: ¿Puede decirnos qué números de prueba tienen esos dos documentos?

SR. ALDERMAN: Disculpe, Señoría, documento 2469-PS.

EL PRESIDENTE: No hemos visto ese aún. Hemos leído el 2461-PS, que es ¿qué prueba?

SR. ALDERMAN: Bien, lo que ocurre es que no lo he leído. Le pedía al Tribunal que tomara nota judicial de él como comunicado oficial.

EL PRESIDENTE: ¿No va a asignarle un número de prueba?

SR. ALDERMAN: No, Señoría.

EL PRESIDENTE: ¿Y al 2469 tampoco?

SR. ALDERMAN: No, Señoría.

Es un hecho que se ejerció una gran presión sobre von Schuschnigg en Berchtesgaden. El hecho de que se ejerció presión, una presión de carácter militar que implicaba la amenaza del uso de tropas, puede demostrarse a partir de documentos alemanes capturados.

Tengo nuestro documento 1544-PS, un documento alemán capturado, que presento como prueba USA 71. Este documento son las notas tomadas por el acusado von Papen en su última reunión con von Schuschnigg, el 26 de febrero de 1938. Cito los dos últimos párrafos de estas notas. Habla von Papen:

"Introduje entonces en la conversación la opinión ampliamente extendida de que él" -es decir, von Schuschnigg - "había actuado bajo una presión brutal en Berchtesgaden. Yo mismo había estado presente y pude decir que tuvo siempre y en todo momento una total libertad de decisión. El Canciller respondía que ciertamente había estado bajo una considerable presión moral, no podía negar eso. Había tomado notas sobre la conversación que lo demostraban. Le recordé que a pesar de esta conversación, no había visto un camino claro para hacer ninguna concesión, y le pregunté si sin la presión habría estado dispuesto a hacer las concesiones que hizo al final de la tarde. Respondió: 'Para ser sincero, no'".

Y entonces von Papen dice:

"Considero importante registrar esta frase. Al marchar le pedí al Canciller que nunca se engañara a sí mismo pensando que Austria podría mantener su status con la ayuda de alianzas europeas no alemanas. Esta cuestión se decidiría sólo de acuerdo con los intereses del pueblo alemán. Afirmó que tenía la misma convicción y actuaría en consecuencia".

Tenemos así, a través de las palabras de von Papen, cómo von Schuschnigg le habló en aquel momento a Papen de la presión que se había ejercido sobre él, según quedó registrado por von Papen en un texto original escrito en la época.

Por razones diplomáticas, Papen, que había estado en Berchtesgaden, hizo ver que no se había ejercido ninguna presión.

Pero el acusado General Jodl, al escribir el relato de los acontecimientos del momento en su diario, fue mucho más inocente. Tenemos por suerte en nuestro poder el diario manuscrito del General Jodl, en alemán, que no puedo leer. Es nuestro documento 1780-PS, y lo presento como prueba USA 72.

Debo decir que el General Jodl, en su interrogatorio, ha admitido que el diario es auténtico y que está escrito de su puño y letra.

Este diario revela no sólo las presiones ejercidas en Berchtesgaden, sino también el hecho de que después, durante algunos días, el acusado Keitel y el Almirante Canaris elaboraron un plan para fingir presión militar para, obviamente, ejercer coacción sobre el Presidente de Austria, Miklas, y que ratificara el acuerdo. Comenzó ejerciéndose sobre von Schuschnigg en Berchtesgaden. Hay que tener en cuenta que la aprobación del Presidente Miklas era necesaria para ratificar el acuerdo de Berchtesgaden; es decir, para nombrar a Seyss-Inquart Ministro del Interior y Seguridad.

Y así los conspiradores nazis mantuvieron la presión militar con amenazas de invasión durante algunos días después de la conferencia de Berchtesgaden para producir el efecto deseado sobre el Presidente Miklas.

Cito del diario del General Jodl, entradas del 11, 13 y 14 de febrero de 1938.

Entrada del 11 de febrero: "Durante la tarde y el 13 de febrero, el General K" -Keitel- "con el General von Reichenau y Sperrle en el Obersalzberg. Von Schuschnigg y G. Schmidt están de nuevo bajo las mayores presiones políticas y militares. A las 23:00 horas Schuschnigg firma el protocolo.

13 de febrero: Por la tarde, el General K" -Keitel- "le pide al Almirante C" -Canaris- "y a mi que vayamos a su apartamento. Nos dice que el Führer ha ordenado que la presión militar, simulando acciones militares, ha de mantenerse hasta el 15. Se elabora un borrador de propuestas para estas maniobras de engaño y se presentan al Führer por teléfono para su aprobación.

14 de febrero: A las 2:40 llega la aceptación del Führer. Canaris va a Munich, a la Oficina VII de Contrainteligencia e inicia las diferentes medidas.

El efecto es rápido y fuerte. En Austria se crea la impresión de que Alemania está llevando a cabo preparativos militares serios".

La propuesta de maniobras de diversión de las que habla el acusado Jodl figura en el documento 1775-PS, un documento alemán capturado, que presento como prueba USA 73.

Las propuestas están firmadas por el acusado Keitel. Bajo su firma figura una nota que dice que el Führer aprobó la propuesta.

En el documento original esa nota está escrita a mano con lápiz.

Los rumores que Keitel propuso para intimidar a Austria son una lectura muy interesante. Cito los tres primeros párrafos de la propuesta de orden:

"1. No llevar a cabo ninguna medida de preparación real del Ejército o la Luftwaffe. Ningún movimiento de tropas ni despliegue.

2. Difundir noticias falsas pero bastante creíbles que puedan llevar a concluir que hay preparativos militares contra Austria.

(a) A través de hombres-V (V-Maenner) en Austria.

(b) A través de nuestro personal de aduanas en la frontera.

(c) A través de viajantes.

3. Esas noticias podrían ser:

(a) Parece ser que se han anulado los permisos en el sector del VII Ejército.

(b) Se están concentrando transportes en Munich, Augsburg y Regensburg.

(c) El General Muff, Agregado Militar en Viena, ha sido llamado a una reunión en Berlín (de hecho, es así)".

Esto me recuerda a un abogado de mi ciudad que solía argumentar una cuestión durante largo rato para terminar diciendo: y por cierto, es la verdad.

“(d) Las comisarías de policía situadas en la frontera de Austria han pedido refuerzos.

(e) Los funcionarios de aduanas informan de las inminentes maniobras de la Brigada de Montaña (Gebirgsbrigade) en las regiones de Freilassing, Reichenhall y Berchtesgaden”.

Todo el patrón de intimidación y rumores fue efectivo, ya que a su debido tiempo, como ya hemos visto en los comunicados comentados, en Presidente Miklas ratificó el Acuerdo de Berchtesgaden, que anunciaba una Austria nacionalsocialista y los hechos que culminaron en la invasión alemana del 12 de marzo de 1938.

Sr. Presidente, ¿es un buen momento para un receso?

EL PRESIDENTE: Nos retiraremos durante diez minutos.

(Receso)

SR. ALDERMAN: Con la venia, había llegado al asunto de los hechos que culminaron en la invasión alemana de Austria el 12 de marzo de 1938, y en primer lugar, el plebiscito y los preparativos tanto de los nacionalsocialistas alemanes como de los austriacos.

El día después de su nombramiento como Ministro de Interior de Austria, Seyss-Inquart voló a Berlín para reunirse con Hitler. Pido al Tribunal que tome nota judicial del comunicado oficial alemán sobre esa visita de Seyss-Inquart a Hitler, tal y como se publicó en el "Dokumente der Deutschen Politik", Volumen 6- 1, página 128, número 21-c, del que se encuentra una copia en nuestro documento 464-PS.

El 9 de marzo de 1938, tres semanas después de que se hubiera puesto a Seyss-Inquart al frente de la policía de Austria, y de que estuviera en un puesto que le permitía controlar cómo actuaba ésta con los nacionalsocialistas en Austria -tres semanas después de que los nazis comenzaran a aprovechar su nuevo prestigio y situación con su cuota de victorias posteriores-, von Schuschnigg hizo un anuncio importante.

El 9 de marzo de 1938 Schuschnigg anunció que convocaría un plebiscito en toda Austria para el siguiente domingo, 13 de marzo de 1938. La pregunta que se haría en el plebiscito sería: "¿Apoya usted una Austria independiente y social, cristiana, alemana y unida?". Un "" como respuesta a esta pregunta era ciertamente compatible con el acuerdo firmado con el Gobierno alemán el 11 de julio de 1936 y llevado más adelante en Berchtesgaden el 12 de febrero de 1938. Es más, hacía tiempo que los nazis estaban demandando un plebiscito sobre la cuestión del Anschluss, pero al parecer los nazis intuyeron la probabilidad de que hubiera un fuerte voto por el "" a la pregunta hecha por von Schuschnigg en el plebiscito, y no podían tolerar la posibilidad de que se diera ese voto de confianza al gobierno Schuschnigg.

En cualquier caso, como demostraron los hechos, aprovecharon esta ocasión para derribar al gobierno austriaco. Aunque no se anunció el plebiscito hasta la tarde del 9 de marzo, la Organización Nazi tuvo noticia verbal de él antes, ese mismo día. Los nazis (es decir, los nazis austriacos) decidieron que tenían que preguntarle a Hitler cómo encarar la situación y que prepararían una carta de protesta contra el plebiscito dirigida por Seyss-Inquart a von Schuschnigg; y que, pendiente de la aprobación de Hitler, Seyss-Inquart trataría de negociar con von Schuschnigg los detalles del plebiscito.

Toda esta información se incluye en el informe del Gauleiter Rainer al Reich Commissar Burckel, transmitido, como ya he indicado, a Seyss-Inquart, y que ya ha sido presentado como prueba, nuestro documento 8122-PS, USA 61.

Cito brevemente de la página 7 del texto en inglés, el párrafo que comienza en la página 11 del original alemán:

"El Landesleitung recibió noticia verbal del plebiscito planeado a través de servicios de información ilegales el 9 de marzo de 1938 a las 10 de la mañana. En la sesión que se convocó inmediatamente después, Seyss-Inquart se quejó de que se había enterado de esto hacía unas pocas horas, pero que no podía hablar porque había dado su palabra de no decir nada sobre este asunto. Pero durante la conversación nos hizo entender que la información ilegal que recibimos se basaba en la verdad y que, a la vista de la nueva situación, había estado cooperando con el Landesleitung desde el primer momento. Klausner, Jury, Rainer, Globotschnik y Seyss-Inquart estuvieron presentes en las primeras conversaciones, que tuvieron lugar a las 10 de la mañana. Allí se decidió que, primero, se tenía que informar al Führer inmediatamente; segundo, se le debía dar la oportunidad de intervenir por medio de una declaración oficial dirigida por el Ministro Seyss-Inquart a Schuschnigg; y tercero, que Seyss-Inquart debía negociar con el Gobierno hasta que se recibieron órdenes claras del Führer. Seyss-Inquart y Rainer redactaron una carta para von Schuschnigg, y Globotschnik le llevó una única copia al Führer, volando para reunirse con él la tarde del 9 de marzo de 1938.

Las negociaciones con el Gobierno no tuvieron éxito. Por tanto, Seyss-Inquart las detuvo de acuerdo con las instrucciones que recibió del Führer. El 10 de marzo ya se habían hecho todos los preparativos para futuras acciones revolucionarias, y se habían dado las órdenes necesarias a todos los líderes de unidad. Durante la noche del 10 al 11 Globotschnik volvió con el anuncio de que el Führer le daba al partido libertad de acción, y que apoyaría todo lo que hiciera".

Se refiere al Partido Nazi Austriaco.

A continuación, los preparativos de Alemania para la invasión y el uso de la fuerza. Cuando las noticias sobre el plebiscito llegaron a Berlín, comenzó una tremenda actividad. Hitler, como sabe la Historia, estaba decidido a no tolerar el plebiscito. Por consiguiente, convocó a sus consejeros militares y ordenó la preparación de la marcha sobre Austria.

En el aspecto diplomático escribió una carta para Mussolini indicando por qué iba a marchar sobre Austria, y en ausencia del acusado Ribbentrop (que se encontraba temporalmente retenido en Londres), el acusado von Neurath se hizo cargo de nuevo de los asuntos de Exteriores.

Las escuetas y en cierta forma inconexas notas del diario del General Jodl son un vívido relato de las actividades en Berlín. Cito de la entrada del 10 de marzo.

"Por sorpresa, y sin consultar a sus ministros, von Schuschnigg ordenó un plebiscito para el domingo, 13 de marzo, que debía proporcionar una fuerte mayoría al partido legítimo en ausencia de plan o preparación.

El Führer está decidido a no tolerarlo. Esta misma noche, la del 9 al 10 de marzo, llama a Goering. Se ordena al General von Reichenau que vuelva del Comité Olímpico de Vairo. Se ordena al General von Schebert venir, así como al Ministro Glaise-Horstenau, que está con el líder de Distrito (Gauleiter Burckel) en el Palatinado. El General Keitel comunica los hechos a la 1:45. Se dirige a la Reichskanzlei a las diez en punto. A las 10:15, según lo que desea el General von Viebahn, se le entrega el antiguo borrador 'Preparación del Caso Otto'.

13:00 horas, el General K" -creo que claramente se refiere a Keitel- "informa al Jefe del Mando de Operaciones y al Almirante Canaris; Ribbentrop es retenido en Londres. Neurath se hace cargo de Exteriores. El Führer desea transmitir un ultimátum al Gabinete austriaco. Se envía una carta personal a Mussolini y se exponen las razones que fuerzan al Führer a actuar. 16:30 horas, se da la orden de movilización al Comandante del VIII Ejército, Área del Cuerpo 3, Cuerpos del Ejército 7º y 13º, sin Ejército de Reserva".

Se ha de tener en cuenta que el acusado von Neurath actuaba en esta hora crítica como Ministro de Exteriores. En febrero el acusado Ribbentrop se había convertido en Ministro de Exteriores, y von Neurath en el Presidente del Consejo del Gabinete Secreto. Pero en esta hora crítica de política exterior el acusado Ribbentrop estaba en Londres controlando las consecuencias diplomáticas de la operación austriaca. Como Ministro de Exteriores, en esta hora de agresión, que implicaba la movilización y el movimiento de tropas, el uso de la fuerza y amenazas para eliminar la independencia de un país vecino, el acusado von Neurath reclamó su antiguo puesto en la conspiración nazi.

Presento ahora nuestro documento C-102 como prueba USA 74, documento alemán capturado, Alto Secreto, directiva del Mando Supremo de las Fuerzas Armadas, 11 de marzo de 1938. Esta directiva de Hitler, con las iniciales de los acusados Jodl y Keitel, decía: "Hitler mezcló intenciones políticas y militares". Cito los párrafos uno, cuatro y cinco de la directiva. Primero, el título: "Mando Supremo de las Fuerzas Armadas", con algunas iniciales que se refieren a la Operación Otto. "Treinta copias. Esta es la undécima copia. Alto Secreto".

"1. Si el resto de medidas no tienen éxito, pretendo invadir Austria con fuerzas armadas para establecer condiciones constitucionales y evitar mayores ultrajes a la población pro-alemana.

4. Las fuerzas del Ejército y la Fuerza Aérea dedicadas a esta operación deben estar preparadas para la invasión y/o acción el 12 de marzo de 1938, a las 12:00 como tarde. Me reservo el derecho de dar permiso para cruzar y sobrevolar la frontera y de decidir el momento de la invasión.

5. El comportamiento de las tropas debe dar la impresión de que no queremos una guerra contra nuestros hermanos austriacos; nos interesa que toda la operación se lleve a cabo sin violencia, en forma de una entrada pacífica bienvenida por la población. Por tanto, se ha de ignorar toda provocación. Sin embargo, si se ofrece resistencia, se ha de aplastar sin piedad por medio de las armas".

También presento como prueba USA 75 el documento alemán capturado C-103, orden especial número uno, directiva, 11 de marzo de 1938. Era una directiva de ejecución emitida por el acusado Jodl, y decía lo siguiente:

"Alto Secreto. General. Cuarenta copias, de las que ésta es la sexta. Orden especial número uno al Mando Supremo de las Fuerzas Armadas nº 427-38, con algunos símbolos. Directiva. Nuestra política con respecto a tropas checoslovacas e italianas o unidades de milicia en suelo austriaco.

1. Si se encuentran tropas checoslovacas o unidades de milicia en Austria, habrán de ser consideradas hostiles.

2. Los italianos serán tratados en todas partes como amigos, especialmente dado que Mussolini ha declarado su desinterés por la solución de la cuestión austriaca.

El Jefe del Mando Supremo de las Fuerzas Armadas, por orden de Jodl".

El siguiente apartado serán los hechos del 11 de marzo en Austria. Los hechos del 11 de marzo de 1938 en Austria se encuentran en dos documentos separados. Aunque estos relatos difieren en algunos detalles menores, como las palabras exactas empleadas y las horas exactas en que se dijeron, se corroboran el uno al otro casi totalmente. Creemos que es apropiado que este Tribunal tenga ante sí un relato relativamente completo de la forma en la que el 11 de marzo de 1938 el Gobierno alemán privó a Austria de su soberanía. En primer lugar expondré el informe de los hechos del día en Austria relatados por los nazis austriacos. Me refiero al documento 812-PS, prueba USA 61, un informe del Gauleiter Rainer para el Reich Commissar Burckel, y leeré de la página 8 de la versión en inglés. Para facilitar su tarea al intérprete alemán, comienzo después de una tabla: Primer caso; segundo caso; tercer caso, y tras la frase: "El Dr. Seyss-Inquart participó en estas conversaciones con los Gauleiters".

"El viernes, 11 de marzo, el Ministro Glaise-Horstenau llegó a Viena tras visitar al Führer. Después de hablar con Seyss- Inquart, fue a ver al Canciller. A las 11:30 a.m. el 'Landesleitung' tuvo una reunión en la que participaron Klausner, Rainer, Jury, Seyss-Inquart, Glaise-Horstenau, Fishbock y Muhlmann. El Dr. Seyss-Inquart informó de sus conversaciones con von Schuschnigg, que habían terminado con el rechazo de la propuesta de los dos ministros.

Con respecto a la propuesta de Rainer, von Klausner ordenó que se presentara al Gobierno un ultimátum que expiraría a las 14:00 horas firmado por políticos legales del 'frente', incluidos ambos ministros y los Consejeros de Estado Fishbock y Jury, demandando la fijación de una fecha de votación en tres semanas y de un referéndum libre y secreto de acuerdo con la constitución.

En base a evidencia escrita que Glaise-Horstenau había traído consigo se prepararon un panfleto, del que se harían millones de copias, y un telegrama dirigido al Führer pidiéndole ayuda.

Klausner puso el liderazgo de las acciones políticas finales en las manos de Rainer y Globotschnik. Von Schuschnigg convocó una reunión de todos los ministros a las 2 p.m. Rainer manifestó estar de acuerdo con Seyss-Inquart en que debía enviar el telegrama al Führer y la declaración a la población a las 3 p.m., y que al mismo tiempo iniciaría todas las acciones necesarias para tomar el poder a no ser que recibiera noticias de la reunión del consejo de ministros antes de esa hora. Durante este tiempo se habían preparado todas las medidas. A las dos y media Seyss-Inquart telefoneó a Rainer y le informó de que von Schuschnigg no había podido aguantar la presión y había anulado la convocatoria del plebiscito, pero que se había negado a convocar uno nuevo y había ordenado la aplicación de las medidas policiales más duras para mantener el orden. Rainer preguntó si los dos ministros habían dimitido, y Seyss-Inquart respondió que no. Rainer informó a la 'Reichskanzlei' a través de la embajada alemana y recibió una respuesta de Goering a través de los mismos canales, diciendo que el Führer no consentiría soluciones parciales y que von Schuschnigg debía dimitir. Seyss-Inquart fue informado de esto por Globotschnik y Muhlmann. Tuvieron lugar conversaciones entre Seyss-Inquart y von Schuschnigg. Von Schuschnigg dimitió. Seyss-Inquart le preguntó a Rainer qué medidas deseaba el Partido que se tomaran. Respuesta de Rainer: 'Restablecimiento del gobierno por parte de Seyss-Inquart, legalización del Partido y nombramiento de las SS y las SA como fuerzas auxiliares de la policía. Seyss-Inquart prometió llevar a cabo estas medidas, pero muy pronto se anunció que todo podría verse amenazado por la resistencia de Miklas, el Presidente. Mientras tanto llegaron noticias de la Embajada alemana de que el Führer esperaba la creación de un gobierno dirigido por Seyss-Inquart con una mayoría nacional, la legalización del Partido y la concesión del permiso para volver a la Legión (es decir, la Legión Austriaca que se encontraba en Alemania), todo antes de las 7:30 p.m.; de lo contrario, tropas alemanas cruzarían la frontera a las 8 p.m. A las 5 p.m. Rainer y Globotschnik, acompañados de Muhlmann, fueron a la oficina del Canciller para ejecutar esta orden.

Situación: Miklas negoció con Ender la creación de un gobierno que incluía a Negros, Rojos y Nacionalsocialistas y proponía para el cargo de Vicecanciller a Seyss-Inquart. Éste lo rechazó y le dijo a Rainer que no podía negociar por sí mismo dado que estaba personalmente implicado, y por tanto se podía ver en una situación política débil e incómoda. Rainer negoció con Zernatto. El Director del gabinete, Huber, Guido Schmidt, Glaise- Horstenau, el Consejero de la Legación, Stein, el Agregado Militar, General Muff y el Gruppenführer Keppler" -cuyo nombre ya dijimos que volvería a aparecer con importancia- "que mientras tanto habían llegado, ya estaban negociando. A las 7 p.m. Seyss-Inquart volvió a las negociaciones. Situación a las 7:30 p.m.: rechazo pertinaz de Miklas a nombrar a Seyss-Inquart Canciller; llamamiento al mundo en caso de invasión alemana.

El Gruppenführer Keppler explicó que el Führer no tenía aún una razón urgente para la invasión. Se debía primero crear esa razón. La situación en Viena y en el país era muy peligrosa. Se temía que estallaran luchas callejeras en cualquier momento, porque Rainer ordenó a todo el Partido que se manifestara a las tres en punto. Rainer propuso asaltar el palacio de gobierno para forzar la reconstrucción del gobierno. La propuesta fue rechazada por Keppler, pero fue llevada a cabo por Rainer después de discutirlo con Globotschnik. Pasadas las 8 p.m., las SA y las SS marcharon y ocuparon los edificios del gobierno y todas las posiciones importantes de Viena. A las 8:30 p.m. Rainer, con la aprobación de Klausner, ordenó a todos los Gauleiters de Austria que tomaran el poder en todos los ocho 'gaus' de Austria, con la ayuda de las SS y las SA, y con la orden de que se dijera a todos los representantes del gobierno que trataran de resistir que esta acción se llevaba a cabo por orden del Canciller Seyss-Inquart.

Con esto, la revolución estalló, y provocó la completa ocupación de Austria en tres horas y la toma de todas las posiciones importantes por parte del Partido.

La toma del poder fue una obra del partido apoyada por la amenaza de invasión del Führer y la presencia legal de Seyss-Inquart en el gobierno. El resultado nacional en forma de la toma del gobierno por parte de Seyss-Inquart se debió por un lado a la toma del poder por el Partido, y por otro a la eficiencia política del Dr. Seyss-Inquart en su territorio; pero ambos factores han de considerarse sólo en relación a la decisión del Führer del 9 de marzo de 1938 de resolver el problema austriaco bajo cualquier circunstancia, y en relación a las ordenes dadas en consecuencia por el Führer".

Tenemos a mano otro documento que nos permite virtualmente revivir los hechos del 11 de marzo de 1938 y recrearlos de la forma más vívida e interesante. Gracias a la eficiencia del acusado Goering y su Organización Luftwaffe, tenemos un documento altamente interesante, obviamente un documento oficial del Cuartel General de la Luftwaffe con la habitual cabecera "Geheime Reichssache, Alto Secreto". La cabecera de la carta lleva estampadas las palabras "Reichsluftfahrtministerium Forschungsamt". Si he entendido bien el significado de esta palabra en alemán, "Forschungsamt" es el "Departamento de Investigación" del Ministerio del Aire de Goering. El documento está en una característica carpeta alemana, y detrás dice "Gespracche Fall Oesterreich", "Conversación sobre el Caso de Austria", y la cubierta de papel del interior tiene un texto escrito a mano en alemán. A su debido tiempo le pediré al intérprete que lo lea, pero me parece que dice "Privat, Geheime Archive", ("Archivo Secreto"), "Berlín, Gespraeche Fall Oesterreich" ("Caso sobre Austria"). Presento este conjunto de documentos en su archivo original tal y como se encontraron en el Ministerio del Aire, identificados con nuestro número 2949-PS. Serán la prueba USA 76, y al presentarlos, recuerdo el grito de Job: "Oh, que mi enemigo escriba un libro".

La carta que acompaña ese archivo, firmada por algún miembro de esta organización de investigación del Ministerio del Aire, y dirigida al acusado Goering, dice básicamente- bien, leeré la traducción al inglés. Comienza así: "Al General y Mariscal de Campo. Mariscal de Campo. Le envío, como se ordenó, las copias de sus conversaciones telefónicas". Evidentemente, el acusado quería conservar un registro de las importantes conversaciones telefónicas que mantuvo con personas importantes sobre el "Caso Austria", e hizo que su departamento de investigación le proporcionara las transcripciones. La mayoría de las conversaciones, transcritas y registradas en el volumen que he presentado, son del acusado Goering, aunque al menos una muy interesante es de Hitler. Por conveniencia, nuestro personal ha marcado esas llamadas telefónicas a lápiz con letras identificativas que van de la "A" a la "Z", para luego seguir con "AA". Se ha determinado, tras una selección, que once de esas conversaciones son relevantes como pruebas en este momento. Se han hecho copias mimeográficas de todas las conversaciones que han sido traducidas y se han incluido en los libros de documentos entregados a los acusados. La carpeta original contiene, por supuesto, todas las conversaciones. Se puede desarrollar un relato muy extenso e interesante sobre hechos en los que estamos muy interesados a partir de citas de estas conversaciones traducidas. El primer grupo de la parte "A" de la carpeta son conversaciones del Mariscal de Campo Goering, identificado por la letra "F" de "Mariscal de Campo" en alemán, y Seyss-Inquart, identificado como "S". La trascripción preparada por el Instituto de Investigación del Ministerio del Aire está en parte con las palabras de estas dos personas, y es en parte un resumen de la conversación real. Cito de la parte "A" de esta carpeta, y dado que esta trascripción corrobora hechos y su autenticidad es obvia, me propongo citar completa esta conversación.

"F - (a partir de ahora usaré "Goering" y "Seyss-Inquart")- F. ¿Qué tal está, doctor? ¿Está mi cuñado con usted?

Seyss-Inquart: No".

En este momento la conversación dio más o menos este giro:

"Goering: ¿Cómo le van las cosas? ¿Ha dimitido, o tiene novedades?

Seyss-Inquart: El Canciller ha cancelado las elecciones del domingo, y por tanto ha puesto a "S" (Seyss-Inquart) y los demás caballeros en una situación difícil. Aparte de haber desconvocado las elecciones, se han ordenado amplias medidas de precaución, entre otras toque de queda a las ocho p.m.".

Goering respondió que en su opinión las medidas tomadas por el Canciller Schuschnigg no eran en absoluto satisfactorias. En este momento no podía comprometerse oficialmente. Goering adoptaría una postura clara en breve. Al desconvocar las elecciones sólo podía ver un aplazamiento, no un cambio, de la situación actual provocada por el comportamiento del Canciller Schuschnigg al no respetar el acuerdo de Berchtesgaden.

Luego tuvo lugar una conversación entre Goering y el Führer. Después Goering volvió a telefonear a Seyss-Inquart. Esta conversación tuvo lugar a las 15:05.

"Goering le dijo a Seyss-Inquart que Berlín no estaba de acuerdo con la decisión del Canciller Schuschnigg, dado que no disfrutaba ya de la confianza de nuestro Gobierno al romper el acuerdo de Berchtesgaden, y por tanto ya no se confiaba en sus futuras acciones. Por consiguiente, se pedía a los Ministros Nacionales, Seyss-Inquart y los demás, que presentaran inmediatamente su dimisión al Canciller, y que le pidieran al Canciller que dimitiera. Goering añadió que si, pasada una hora, no se recibían informes, se supondría que Seyss-Inquart ya no estaba en condiciones de telefonear. Esto querría decir que los caballeros habían presentado sus dimisiones. Se dijo entonces a Seyss-Inquart que enviara el telegrama al Führer como se había acordado. El curso de los hechos haría que el Presidente Federal le encargara a Seyss-Inquart la formación de un nuevo gabinete tras la dimisión de Schuschnigg".

Vean así cómo a las 2:45 p.m. Goering le dijo a Seyss-Inquart por teléfono que no bastaba con que von Schuschnigg desconvocara las elecciones; y veinte minutos después llamó a Seyss-Inquart para decir que von Schuschnigg tenía que dimitir. Ese era el segundo ultimátum. Cuando se le informó una hora después de que von Schuschnigg había dimitido, señaló que además era necesario que Seyss-Inquart dirigiera el gabinete. ¿Debo continuar?

EL PRESIDENTE: Creo que mejor nos retiraremos hasta las 2 en punto.

(Receso)

SR. ALDERMAN: Con la venia. Una hora después, tras la conversación entre Goering y Seyss-Inquart de la que hablé esta mañana, Goering telefoneó a Dombrowski a la Embajada Alemana en Viena. Me refiero a la conversación telefónica marcada como TT en la página 2, parte C, del documento 2949-PS. En esa conversación, en primer lugar, el acusado Goering mostró su preocupación por la legalización rápida y definitiva del Partido Nazi y todas sus organizaciones. Cito de la página 2 de la trascripción:

"Goering: Continuemos. ¿El Partido ha sido definitivamente legalizado?

Dombrowski: Pero eso... no es necesario ni discutirlo.

Goering: Incluyendo a todas sus organizaciones.

Dombrowski: Incluyendo a todas sus organizaciones dentro de este país.

Goering: ¿En uniforme?

Dombrowski: En uniforme.

Goering: Bien".

Dombrowski llama la atención sobre el hecho de que las SA y las SS llevan en servicio desde hace media hora, lo que significa que todo es correcto.

Además, Goering dijo que el Gabinete, el Gabinete austriaco, debía estar formado a las 7:30 p.m., y transmitió instrucciones para Seyss-Inquart sobre la composición de este Gabinete. Cito de la página 3 del texto en inglés de la trascripción de la conversación:

“Goering: Sí, y las 7:30 él también tiene que hablar con el Führer, y en cuanto al Gabinete, Keppler le dará los nombres. Se me olvidaba una cosa. Fishbock ha de estar en el Departamento de Economía y Comercio.

Dombrowski: Entendido.

Goering: Kaltenbrunner estará en el Departamento de Seguridad, y Bahr en Fuerzas Armadas. El Ejército austriaco quedará bajo el mando de Seyss-Inquart, y usted conoce todo lo del Departamento de Justicia.

Dombrowski: Sí, sí.

Goering: Dígame el nombre.

Dombrowski: Bien, su cuñado, ¿no?”

(Es decir, Subert, el cuñado del acusado Goering)

“Goering: Sí.

Dombrowski: Sí.

Goering: Correcto, y también Fishbock”.

Y unos veinte minutos después, a las 5:26 p.m., Goering recibió noticias de que Miklas, el Presidente, se negaba a nombrar Canciller a Seyss- Inquart, y dio instrucciones sobre el ultimátum que se debía dar a Miklas. Cito de la conversación telefónica entre Goering y Seyss-Inquart de la parte E de la carpeta, la parte marcada con una R mayúscula, páginas 1 y 2 de la Parte E. Lo siento, pensaba que los interpretes tenían la marca de la letra. Entiendo que no es así.

"Goering: Ahora recuerde lo siguiente: Vaya inmediatamente junto con el Teniente General Muff y díganle al Presidente Federal que si las condiciones que usted conoce no son aceptadas inmediatamente, las tropas que ya se encuentran estacionadas en, o avanzando a, la frontera marcharán esta noche a través de toda la frontera y Austria dejará de existir. El Teniente General Muff debería ir con usted y deberían demandar que se les reciba inmediatamente. Por favor, infórmenos inmediatamente sobre la postura de Miklas. Dígale que no hay tiempo para bromas. Debido al informe falso que recibimos antes se retrasó la acción, pero la situación actual es que esta noche comenzará la invasión desde todos los rincones de Austria. La invasión se detendrá y las tropas se acuartelarán en la frontera sólo si a eso de las 7:30 se nos informa de que Miklas le ha otorgado la Cancillería Federal". A continuación, en la trascripción se incluye una frase incompleta. "A M" -supongo que se refiere al Teniente General Muff- "sin importarle lo que pueda ser, la restauración inmediata del Partido con todas sus organizaciones". De nuevo hay una interrupción en la trascripción. "Y después llamar a todos los nacionalsocialistas por todo el país. Ahora deberían estar en las calles; así que recuerde, se ha de informar antes de las 7:30. Se supone que el Teniente General Muff irá con usted. Le informaré inmediatamente. Si Miklas no es capaz de entenderlo en cuatro horas, se lo haremos entender en cuatro minutos".

Una hora después, a las 6:20 p.m., Goering mantuvo una conversación telefónica frecuentemente interrumpida con Keppler, Muff y Seyss-Inquart. Cuando le dijo a Keppler que Miklas se había negado a nombrar a Seyss-Inquart, Goering dijo -leo en la Parte H, está a un tercio del final de la página.

"Goering: Bien, entonces Seyss-Inquart tiene que destituirle. Simplemente suban y díganle claramente que Seyss-Inquart (S.I.) llamará a la guardia nacionalsocialista, y en cinco minutos las tropas marcharán a mi orden".

Tras una interrupción, Seyss-Inquart acudió al teléfono e informó al acusado Goering de que Miklas seguía manteniendo su anterior punto de vista, aunque había entrado una nueva persona a hablar con él, y podría haber una declaración definitiva en unos diez minutos. La conversación fue así: cito de la página 2 de la Parte H, comenzando hacia la mitad de la página:

“Goering: Escuche, esperaré unos pocos minutos más, hasta que él vuelva; después infórmeme a través de una conversación Blitz en la Cancillería del Reich como habitualmente, pero ha de hacerse rápidamente. Difícilmente puedo justificarlo como una cuestión de hecho. No tengo la capacidad de hacerlo; si no se puede lograr, entonces tendrá que tomar el poder, ¿de acuerdo?

Seyss-Inquart: ¿Pero y si hace amenazas?

Goering: Sí.

Seyss-Inquart: Bien, ya veo; entonces, estaremos preparados.

Goering: Llámeme vía Blitz.”

En otras palabras, Goering y Seyss-Inquart habían acordado un plan para que Seyss-Inquart tomara el poder si Miklas se obstinaba en su postura. El plan que ya se había discutido implicaba el uso de las fuerzas nacionalsocialistas en Austria y de las tropas alemanas que habían estado cruzando las fronteras. Más tarde, esa noche, Goering y Seyss-Inquart mantuvieron otra conversación a eso de las 11 en punto. Esto fue después de que expirara el ultimátum. Seyss-Inquart informó a Goering de que Miklas todavía se negaba a nombrar Canciller a Seyss-Inquart. La conversación continúa así, cito de la Parte 1 de esta carpeta:

"Goering: O.K." ¿Cuál es el equivalente alemán de O.K.? Schon. “Daré la orden de marchar y usted con seguridad se hará con el poder. Notifíquele a todas las personas de relevancia lo siguiente que voy a decirle ahora: Cualquiera que ofrezca resistencia u organice resistencia será sometido inmediatamente a nuestro tribunal militar, el tribunal militar de nuestras tropas de invasión. ¿Está claro?

Seyss-Inquart: Sí.

Goering: Incluyendo a las personalidades relevantes; no supondrá ninguna diferencia.

Seyss-Inquart: Sí, han dado la orden de no ofrecer resistencia.

Goering: Sí, eso no importa; el Presidente Federal no le ha autorizado, y eso también puede considerarse resistencia.

Seyss-Inquart: Sí.

Goering: Bien, ahora está usted oficialmente autorizado.

Seyss-Inquart: Sí.

Goering: Bien, buena suerte, Heil Hitler.

Lo siento, esta conversación tuvo lugar a las 8 en punto, no a las 11. Quise decir las ocho en punto. Es bastante interesante para mí que cuando el acusado Goering estaba planeando invadir un pacífico Estado vecino planeó juzgar a aquellos a los que se refirió como principales criminales de guerra, las personalidades destacadas, ante un tribunal marcial alemán. Hasta aquí con respecto a la conversación sobre el plan de acción para tomar el poder. Entonces se dijo algo muy importante sobre ese tema por teléfono, al menos en tanto en cuanto lo indican esas transcripciones. Pero hubo otro hecho histórico que se discutió por teléfono. Me refiero al famoso telegrama que Seyss-Inquart envió al Gobierno alemán, pidiéndole a éste que enviara tropas a Austria para ayudar a Seyss- Inquart a controlar el desorden. Tuvo lugar una conversación a las 8:48 esa noche entre Goering y Keppler, en la que se dijo lo siguiente. Leo de la página 1 de la Parte L:

“Goering: Bien, aún no lo sé. Escuche, lo principal es que si Inquart se hace con todos los poderes del gobierno ha de mantener las emisoras de radio ocupadas.

Keppler: Bien, ahora representamos al Gobierno.

Goering: Sí, eso es. Ustedes son el Gobierno. Escuche atentamente. Seyss-Inquart debería enviar aquí el siguiente telegrama. Tome nota: "El Gobierno provisional austriaco que, tras la dimisión del Gobierno Schuschnigg consideró su deber establecer el orden en Austria, envía al Gobierno alemán una petición urgente para que le ayude en esta tarea y a evitar el derramamiento de sangre. A tal fin, pide al Gobierno alemán que envíe tropas alemanas lo antes posible".

Keppler: Bien, las SA y las SS están marchando por las calles, pero todo está tranquilo”.

EL PRESIDENTE: ¿Ha dicho "tranquilo"?

SR. ALDERMAN: Tranquilo.

EL PRESIDENTE: En mi copia dice "rápido".

SR. ALDERMAN: Es una errata. Es "tranquilo".

EL PRESIDENTE: Sí.

SR. ALDERMAN: “Todo se ha colapsado en los grupos profesionales. Hablemos ahora del envío de tropas alemanas para controlar el desorden

Las SA y las SS marchaban por las calles, pero todo estaba tranquilo. Unos pocos minutos después, la conversación continuó así, leo de la página 2 de la Parte L:

“Goering: Entonces, nuestras tropas cruzarán la frontera hoy.

Keppler: Sí.

Goering: Bien, él debería enviar el telegrama lo antes posible.

Keppler: Bien, envíe el telegrama a Seyss-Inquart a la oficina del Canciller Federal.

Goering: Por favor, muéstrele el texto del telegrama y dígale lo que le pedimos; bien, ni siquiera necesita enviar el telegrama. Todo lo que tiene que hacer es decir: 'De acuerdo'.

Keppler: Sí.

Goering: No me conoce en el sitio del Führer ni en mi sitio. Bien, buena suerte. Heil Hitler”.

Por supuesto, no necesitaba enviar el telegrama porque Goering lo escribió. Ya lo tenía. Se ha de recordar que en la primera conversación, Parte A, mantenida a las 3:05 p.m., Goering le había pedido a Seyss-Inquart enviar el telegrama acordado, pero ahora la cuestión era tan urgente que discutió las palabras exactas del telegrama por teléfono. Y una hora después, a las 9:45 p.m. tuvo lugar una conversación entre el Dr. Dietrich en Berlín y Keppler in Viena, leo de la Parte M:

“Dietrich: Necesito el telegrama urgentemente.

Keppler: Dígale al General y Mariscal de Campo que Seyss-Inquart está de acuerdo.

Dietrich: Maravilloso. Gracias.

Keppler: Escuche la radio. Se darán noticias.

Dietrich: ¿Dónde?

Keppler: Desde Viena.

Dietrich: ¿Así que Seyss-Inquart está de acuerdo?

Keppler: Jawohl”.

Continuamos con la orden de invasión de Austria. En este momento se habían suspendido las comunicaciones en Austria, pero se había puesto en marcha la maquinaria militar alemana. Para demostrarlo, presento el documento capturado C-182 como prueba USA 77, una directiva del 11 de marzo de 1938 a las 20:45 horas del Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas. Esta directiva, con las iniciales de Jodl y firmada por Hitler, ordena la invasión de Austria a la vista de su no cumplimiento del ultimátum alemán. La directiva dice así:

Alto Secreto. Berlín, 11 de marzo de 1938, 20:45 horas. Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, OKW", con símbolos. "35 copias, sexta copia. El Comandante en Jefe de la Armada (nota a lápiz) ha sido informado. Re: Operación Otto. Directiva nº 2.

(1) Las demandas del ultimátum alemán al Gobierno austriaco no se han satisfecho.

(2) Las Fuerzas Armadas austriacas han recibido la orden de retirarse ante la entrada de tropas alemanas y evitar luchar.

El Gobierno austriaco ha cesado sus funciones por decisión propia.

(3) Para evitar un mayor derramamiento de sangre en las ciudades austriacas, la entrada de las Fuerzas Armadas alemanas en Austria comenzará, de acuerdo con la Directiva nº 1, al amanecer del 12 de marzo.

Espero que se alcancen los objetivos fijados ejerciendo toda la fuerza al máximo lo más rápido posible.

Firmado, Adolf Hitler”.

Lleva las iniciales de Jodl y un nombre que parece que es Warlimont.

Ahora algunas comunicaciones interesantes con Roma, para evitar la posibilidad de desastre desde ese sector. Al tiempo que Hitler y Goering se habían embarcado en estas tareas militares, todavía tenían un interrogante en sus mentes, y era Italia. Italia había acudido en masa a la frontera en 1934, el 25 de julio de 1934, en ocasión del putsch. Italia había sido tradicionalmente la protectora política de Austria.

Con qué suspiro de alivio oyó Hitler a las 10:25 p.m. esa noche del Príncipe Phillipp von Hessen, su Embajador en Roma, que acababa de volver del Palazzo Venezia, que Mussolini había aceptado todo de una manera muy amistosa. La situación puede realmente sentirse leyendo la conversación. El registro de ésta muestra la excitación que sentía Hitler al hablar por teléfono. Es una conversación breve, y leeré la primera mitad, en la Parte "N" de la trascripción del documento 2949-PS. Me temo que la Parte "N" puede estar borrosa en la copia mimeográfica. "H" es Hessen y "F" es el Führer.

“Hessen: Acabo de volver del Palazzo Venezia. El Duce aceptó todo de una manera muy amistosa. Le envía saludos. Se le ha informado desde Austria, von Schuschnigg le proporcionó las noticias. Había entonces dicho que sería totalmente imposible; sería un farol; no se podía hacer una cosa así. Así que se le dijo que desgraciadamente se había planeado así, y ya no se podía cambiar. Entonces Mussolini dijo que Austria sería algo inmaterial para él.

Hitler: Entonces, por favor, dígale a Mussolini que nunca le olvidaré por esto.

Hessen: Sí.

Hitler: Nunca, nunca, nunca, ocurra lo que ocurra. Aún estoy dispuesto a llegar a un acuerdo bastante distinto con él.

Hessen: Sí, también le dije eso.

Hitler: Tan pronto como se resuelva el asunto austriaco, estaré dispuesto a estar con él a las duras y a las maduras; no importa lo demás.

Hessen: Sí, mi Führer.

Hitler: Escuche, llegaré a cualquier acuerdo, ya no tengo miedo de la terrible situación que se habría dado militarmente en caso de que hubiéramos entrado en conflicto. Puede decirle que le agradezco esto muchísimo, nunca, nunca olvidaré esto.

Hessen: Sí, mi Führer.

Hitler: Nunca lo olvidaré, pase lo que pase. Si alguna vez él necesitara alguna ayuda o se viera en algún peligro, puede estar seguro de que estaré con él pase lo que pase, incluso aunque el mundo entero esté contra él.

Hessen: Sí, mi Führer”.

El Tribunal recordará la referencia en el diario de Jodl a la carta que Hitler había enviado a Mussolini. La fecha es del 11 de marzo. Se puede encontrar en la publicación oficial “Dokumente der Deutschen Politik”, Volumen 6, 1, página 135, número 24A. Le pido al Tribunal que tome nota judicial de ésta, y encontrarán una traducción en nuestro documento 2510-PS. En esta carta, tras decir que Austria se acercaba a la anarquía, Hitler escribió, y cito:

"He decidido reestablecer el orden en mi madre patria -el orden y la tranquilidad- y darle al pueblo la posibilidad de decidir su propio destino de una forma inconfundiblemente abierta y a través de sus propias decisiones".

Dijo que era un acto en defensa propia; que no tenía intenciones hostiles contra Italia. Y tras la invasión, cuando Hitler estuvo en Linz, Austria, le comunicó su gratitud a Mussolini una vez más en el famoso telegrama que el mundo recuerda tan bien. Cito de nuevo de Dokumente der Deutschen Politik, Volumen 6, página 145, número 29, la traducción del telegrama está en nuestro documento 2467-PS, y en el documento dice:

"Mussolini, nunca le olvidaré por esto".

Cambiamos el escenario ahora de Viena a Berlín. Quiero decir que hemos cambiado nuestro escenario de Viena a Berlín. Puede ser apropiado ahora volver a Viena tan sólo para recordar que al final de la noche del 11 de marzo el Presidente Miklas nombró Canciller al acusado Seyss-Inquart. El anuncio por radio del nombramiento de Seyss-Inquart se hizo a las 11:25 p.m. Esto está registrado en Dokumente der Deutschen Politik, Volumen 6, 1, página 137, número 25-A, y hay una traducción del anuncio en nuestro documento 2465-PS. Y en este momento se tenía que hacer algo en Londres para suavizar las cosas allí, así que podemos encontrar un acto más, representado en la escena internacional, en la trascripción telefónica del Ministerio del Aire. El domingo, 13 de marzo de 1938, el día después de la invasión, el acusado Goering, al que Hitler, que había ido a su madre patria, había dejado en Berlín a cargo del Reich, telefoneó al acusado Ribbentrop a Londres. Considero que esta conversación es muy aclaratoria con respecto a la forma en que estos acusados trabajaban, usando, si puedo emplear una expresión coloquial americana, un cierto "doble lenguaje" internacional para engañar y confundir a otras naciones. Cito de la Parte 1 del punto "W" del documento 2949-PS.

"Goering: Como ya sabe" - habla con Ribbentrop, en Londres- "Como ya sabe, el Führer me ha confiado la administración de los asuntos del gobierno actuales (Fuhrung der Regierungsgeschaefte), y por tanto quería informarle. Hay una alegría desbordante en Austria, puede oírlo por la radio.

Ribbentrop: Sí, es fantástico, ¿no?

Goering: Sí, la última marcha sobre Renania ha quedado completamente empequeñecida comparada con esto. El Führer estaba profundamente emocionado cuando habló conmigo la noche pasada. Recuerde que esta era la primera vez que volvía a ver su tierra natal. Bien, quiero hablar principalmente de cuestiones políticas. Esa historia de que hemos dado un ultimátum es un rumor estúpido. Desde el primer momento los ministros nacionalsocialistas y los representantes del pueblo (Volksreferenten) han presentado el ultimátum. Más tarde, participó cada vez más gente destacada del Partido del Movimiento, y como resultado natural, los ministros nacionalsocialistas nos pidieron que les apoyáramos para que no fueran totalmente derrotados de nuevo y sometidos al terror y la guerra civil. Entonces les dijimos que no permitiríamos que von Schuschnigg provocara una guerra civil bajo ninguna circunstancia. Bajo la orden directa de von Schuschnigg o su consentimiento, se había armado a los Comunistas y los Rojos, y ya estaban manifestándose, habiéndose hecho fotos en las que se ven pancartas en las que dice "Heil Moskau" y frases parecidas. Claro está, todo estos hechos supusieron un cierto peligro para Wiener-Neustadt. Y ha de considerar que en sus discursos von Schuschnigg dijo que el Frente de la Madre Patria (Vaterlaendische Front) lucharía hasta el último hombre. No se podía saber que capitularían de esta forma, y por tanto, Seyss-Inquart, que ya se había hecho con el Gobierno, nos pidió que marcháramos inmediatamente, antes de que hubiéramos marchado a la frontera, dado que no podíamos saber si habría o no una guerra civil. Estos son los hechos reales que se pueden demostrar con documentos".

Así, el acusado Goering estaba dándole al acusado Ribbentrop la línea adecuada que debía adoptar en Londres sobre cómo explicar lo que había ocurrido en Austria. Por supuesto, cuando el acusado Goering dijo que su historia sobre esta cuestión podía probarse con documentos, no creo que estuviera pensando que sus llamadas telefónicas podrían ser documentos.

Otro punto bastante interesante comienza en la página 3 del texto en inglés de esta Parte "W", aún Goering hablando con Ribbentrop, en Londres. Está al final de la página.

"Goering: No, no, yo también lo pienso. Tan sólo no sabía si ya había hablado usted con estas personas. Una vez más quiero... pero no, en absoluto una vez más, sino hablando en general, quiero que le diga a Halifax y a Chamberlain: no es cierto que Alemania haya dado un ultimátum. Es una mentira de von Schuschnigg, porque el ultimátum se lo dieron Seyss-Inquart, Glaise-Horstenau y Jury. Es más, no es cierto que hayamos dado un ultimátum al Presidente Federal, sino que eso también se lo dieron estas otras personas, y por lo que sé, tan sólo les acompañó un agregado militar, algo pedido por Seyss-Inquart debido a una cuestión técnica,” -recordarán que era un Teniente General que recibió de Goering la orden de ir- "su función era preguntar, en caso de que Seyss-Inquart pidiera el apoyo de tropas alemanas, si Alemania respondería favorablemente a su petición. Quiero añadir que Seyss-Inquart nos pidió expresamente, por teléfono y por telegrama, que enviáramos tropas porque no conocía la situación en Wiener-Neustadt, Viena, y otros lugares, ya que se habían repartido armas allí. Y tampoco podía saber cómo reaccionaría el Frente de la Madre Patria, dado que siempre había tenido una boca tan grande.

Ribbentrop: Dígame, ¿cómo está la situación en Viena, está todo controlado ya?

Goering: Sí. Ayer envié cientos de aviones con algunas compañías para hacerse cargo de la seguridad de las bases aéreas, y fueron recibidos con alegría. Hoy la avanzadilla de la 17ª División marcha junto con las tropas austriacas. También quiero señalar que las tropas austriacas no se retiraron, se unieron a las tropas alemanas y confraternizaron inmediatamente en todos los lugares donde estaban acuarteladas".

Son explicaciones bastante interesantes que el ultimátum fue dado sólo por Seyss-Inquart y no por Goering; que el Teniente General Muff, el Agregado Militar, fue sólo para responder a una cuestión técnica; y que Seyss-Inquart pidió expresamente por teléfono y por telegrama tropas. Pero quizás para entender la conversación debamos tratar de recrear la escena real físicamente, el momento y lugar en el que Goering hablaba por teléfono. Cito nueve líneas de la página 11 del texto en inglés, hacia la mitad, Parte "W".

"Goering: ¡Bueno, venga! Me alegrará verle.

Ribbentrop: Le veré esta tarde.

Goering: El tiempo es fantástico aquí. Cielo azul. Estoy sentado en mi balcón, todo cubierto de mantas, con el aire fresco, bebiendo mi café. Más tarde tendré que ir en coche; tengo que dar el discurso, y los pájaros trinan, y aquí y allá puedo oír por la radio el entusiasmo, que debe ser fantástico allí" - es decir, en Viena.

"Ribbentrop: Es maravilloso".

Señorías, he llegado casi al final de las evidencias referidas a la agresión contra Austria. En un momento pasaré brevemente al efecto del Anschluss, algunos de los acontecimientos que tuvieron lugar después de que las tropas alemanas cruzaran la frontera. Después de esto vendrá un epílogo, pero antes de desarrollar el epílogo, puede que sea apropiado detenerse por un momento. Creo que los hechos que he relatado al Tribunal hoy muestran claramente ciertas cosas sobre los acusados implicados en la conspiración, y entre los conspiradores que tomaron parte en especial en la cuestión austriaca se encuentran von Papen, Seyss-Inquart, Ribbentrop, von Neurath y Goering.

Creo primero que está claro que estos hombres eran peligrosos. Usaron su poder sin ningún freno. Usaron su poder para eliminar la independencia y la libertad de otros. Y eran algo más que matones. Añadían a su fuerza el engaño. Acompañaban las amenazas de tecnicismos legales y maniobras arteras, exhibiendo una máscara de inocencia para cubrir esa duplicidad. Creo que eran gente peligrosa.

De acuerdo con la directiva del 11 de marzo, nuestro documento C-182, prueba USA 77, el Ejército alemán cruzó la frontera austriaca al amanecer del 12 de marzo de 1938. Hitler hizo pública una proclamación dirigida al pueblo alemán anunciando la invasión y tratando de justificarla. Me refiero de nuevo a Dokumente der Deutschen Politik, Volumen 6, página 140, número 27, "Proclamación de Hitler". Los Gobiernos británico y francés presentaron protestas. El Gobierno alemán y los nacionalsocialistas austriacos aseguraron rápidamente su tenaza sobre Austria. Seyss-Inquart le dio la bienvenida a Hitler en Linz, y ambos expresaron su alegría por los hechos del día. Seyss- Inquart declaró inoperativo en su discurso el Artículo 88 del Tratado de Saint Germain. Me refiero al discurso de Seyss-Inquart en Linz del 12 de marzo de 1938, según figura en Dokumente der Deutschen Politik, Volumen 6, 1, página 144, número 28-A, del que pido al tribunal que tome nota judicial, y que encontrarán traducido en nuestro documento 2485-PS.

Para tener una idea de lo que estaba ocurriendo en Viena, presento nuestro documento L-292, telegrama 70, Legación Americana, Viena, al Secretario de Estado norteamericano, 12 de marzo de 1938- documento L-292, lo presento como prueba USA 78. Lo cito completo.

"Secretario de Estado, Viena.

12 de marzo, mediodía.

Numerosos bombarderos alemanes volando sobre Viena y arrojando panfletos 'la Alemania nacionalsocialista da la bienvenida a su posesión, la Austria nacionalsocialista, y a su nuevo Gobierno en Unión verdadera e indivisible'.

Rumores continuos movimientos de tropas reducidas alemanas hacia Austria e inminente llegada de la Legión Austriaca. Las SA y las SS controlan indiscutiblemente Viena. La Policía lleva brazaletes con esvásticas, rumores von Schuschnigg y Schmidt arrestados. Himmler y Hess aquí".

Firmado: "Wiley."

La maquinaria legislativa fue puesta en marcha de inmediato para llevar a cabo la consolidación. En este punto, tan sólo remitiré al Tribunal a las fuentes alemanas y al número de documento de la traducción al inglés, pero creo que no es necesario presentar como pruebas estas leyes, simplemente invitaré al Tribunal a que tome nota judicial de ellas.

En primer lugar, se obligó a Miklas a dimitir de su cargo de Presidente. Dokumente der Deutschen Politik, Volumen 6, 1, página 147, número 30- B. Nuestra traducción es el documento 2466-PS.

En relación a esto, el Tribunal recordará sin duda la conversación telefónica de Goering que aparece en el documento 2949-PS, en la que se dice que a la vista de la reticencia de Miklas a nombrar a Seyss-Inquart, Miklas debía dimitir. Seyss-Inquart pasó a ser Canciller y Presidente.

Él firmó entonces una Ley Constitucional Federal el 12 de marzo de 1938 por la que Austria se reunía al Reich Alemán, lo que a su vez se añadió al Estatuto de Reunión del Reich, ley alemana aprobada ese mismo día. Cito para ello el Reichsgesetzblatt 1938, Volumen 11, página 237, número 21, está traducido en nuestro documento 2307-PS.

Esta Ley Constitucional Federal declaraba a Austria provincia del Reich Alemán. Al anexionar Austria al Reich Alemán, Alemania violó el Artículo 80 del Tratado de Versalles, que decía... por cierto, en la ley constitucional a la que me acabo de referir aparecen como firmantes los siguientes nombres: Adolf Hitler, Führer y Canciller del Reich; Goering, General y Mariscal de Campo, Ministro de Aviación del Reich; Frick, Ministro de Interior del Reich; von Ribbentrop, Ministro de Exteriores del Reich; R. Hess, Adjunto al Führer.

Al anexionar Austria al Reich Alemán, Alemania violó el Artículo 80 del Tratado de Versalles, que decía, y cito:

"Alemania reconoce y respetará la independencia de Austria dentro de la Frontera que podrá ser fijada en un tratado entre ese Estado y los principales Aliados y Potencias Asociadas. Reconoce que esta independencia será inalienable".

De forma similar, la acción austriaca violó el Artículo 88 del Tratado de Saint Germain, que dice:

"La independencia de Austria es inalienable salvo a través del consentimiento del Consejo de la Liga de Naciones. En consecuencia, Austria, en ausencia del consentimiento de dicho Consejo, se abstendrá de cualquier acto que pueda, directa o indirectamente o por cualquier medio, comprometer de alguna forma su independencia, en particular hasta su admisión como miembro de la Liga de Naciones, participando en los asuntos de otra potencia".

Esta Ley constitucional básica preveía la celebración de un plebiscito el 10 de abril de 1938 sobre la cuestión de la reunión, pero era una mera formalidad. El plebiscito sólo podía confirmar la unión declarada en la ley. No podía deshacer la unión de Austria a Alemania y el control de ésta.

Para ilustrar la forma en la que la consolidación legal se aseguró rápidamente bajo las condiciones de ocupación de Austria con tropas no hay más que revisar algunas de las leyes aprobadas ese mes.

Hitler puso al Ejército Federal Austriaco bajo su mando y obligó a todos los miembros del Ejército a jurar lealtad a Hitler como su Comandante Supremo. Se encuentra una traducción del documento pertinente en nuestro 2936-PS, y hago referencia a la orden del Füher y Canciller del Reich sobre el Ejército Federal Austriaco, 13 de marzo de 1938, Dokumente der Deutschen Politik, Volumen 6, 1, página 150.

Se obligó a los funcionarios públicos de la provincia de Austria a que hicieran un juramento de lealtad a Hitler, Führer del Reich Alemán y del pueblo. Los que fueron definidos como funcionarios judíos no pudieron hacer el juramento.

Me refiero al "Decreto del Führer y Canciller del Reich sobre el juramento de los funcionarios de la Provincia de Austria", 15 de marzo de 1938, Reichsgesetzblatt, 1938, Volumen 1, página 245, número 24, estando la traducción en nuestro documento 2311-PS.

Hitler y Frick firmaron un decreto haciendo entrar en vigor en Austria varias leyes del Reich, incluida la ley de 1933 contra la formación de nuevos partidos políticos, y la ley de 1933 para la Preservación de la Unidad del Partido y el Estado.

Es el "Primer Decreto del Führer y Canciller del Reich sobre la introducción de la Ley del Reich Alemán en Austria, 15 de marzo de 1938", Reichsgesetzblatt, Volumen 1, página 247, número 25, siendo la traducción nuestro documento 2310-PS.

Hitler, Frick y Goering ordenaron que el Ministro del Interior del Reich fuera la autoridad central para llevar a cabo la reunión de Austria al Reich Alemán, 16 de marzo de 1932, Reichsgesetzblatt, 1938 -debe ser 1938- Volumen 1, página 249, número 25, traducido en nuestro documento 1060-PS.

En relación a la extensa campaña de propaganda de Alemania para asegurarse de que el régimen alemán fuera aceptable, se puede señalar que Goebbels creó una Oficina de Propaganda del Reich en Viena.

Cito "Orden sobre la Creación de una Oficina de Propaganda del Reich en Viena, 31 de marzo de 1938", Reichsgesetzblatt 1938, Volumen 1, página 350, número 46, traducida en nuestro documento 2935-PS.

El referéndum dirigido a los soldados del antiguo Ejército austriaco como "soldados alemanes" preguntaba a los votantes si estaban de acuerdo con la realización y ratificación el 13 de marzo de 1938 de la reunión de Austria con Alemania.

Cito "Segunda Orden sobre el Plebiscito y Elecciones para el Reichstag de la Gran Alemania del 24 de marzo de 1938", Reichsgesetzblatt, 1938, Volumen 1, página 303, traducida en nuestro documento 1659-PS.

Todas las bases estaban totalmente asentadas antes de la realización del plebiscito "para los hombres y mujeres de Austria", previsto en la Ley Básica del 13 de marzo.

Pasamos a la importancia de Austria en los planes de agresión posteriores. ¿Podemos subir esa pantalla, está el gráfico aún detrás? Bueno, el Tribunal recuerda el gráfico.

La toma de Austria había formado ahora esa mandíbula inferior de la cabeza del lobo que rodeaba la cabeza de Checoslovaquia. El deseo de Alemania de llevar a cabo el Anschluss con Austria, y su determinación a ejecutar ese objetivo de la forma y en el momento en que lo hizo -es decir, amenazando con el uso de fuerzas militares, rápidamente, y a pesar del riesgo político- se debió a la importancia de Austria en sus posteriores planes de agresión.

La conferencia que tuvo lugar el 5 de noviembre de 1937, planificando la guerra de agresión en Europa, marcaba como objetivos en Austria la conquista, incluyendo la expulsión de un millón de personas y el incremento efectivo en la fuerza de lucha en parte por la mejora de la frontera.

Cito de nuevo el documento 386-PS, prueba USA 25. Austria iba a proporcionarle a Alemania recursos materiales, y además proporcionó de inmediato dinero en efectivo, arrebatado a los judíos y al Gobierno austriaco.

Una de las primeras órdenes aprobadas tras el Anschluss fue una orden firmada por Hitler, Frick, Schwerin von Krosigk y Schacht para transferir al Reich los fondos del Banco Nacional Austriaco. Me refiero a la "Orden de Transferencia del Banco Nacional Austriaco al Reichsbank, 17 de marzo de 1938", Reichsgesetzblatt, 1938, Volumen 1, página 254, número 27, traducida en nuestro documento 2313-PS.

Austria también proporcionó recursos humanos. Tres meses después del Anschluss se aprobó un decreto que obligaba a los hombres austriacos de 21 años a presentarse para el servicio militar. Me refiero al decreto sobre el registro para el servicio militar en Austria durante 1938, Reichsgesetzblatt, 1938, Volumen 11, página 631, traducido en nuestro documento 1660-PS.

La adquisición de Austria mejoró la situación estratégica militar del Ejército Alemán. Pido al Tribunal que preste atención a un documento que presenté en el caso sobre la preparación para la agresión, documento L-172, prueba USA 34, que era una conferencia dada por el General Jodl, Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Alemanas, el 7 de noviembre a los Gauleiters. En este libro de documentos sólo figura una página de esa conferencia, y cito un párrafo en la página 1 del texto en inglés, que es la página 7 de la conferencia de Jodl, que repasaba la situación en 1938:

"El 'Anschluss' austriaco trajo no sólo la satisfacción de un viejo objetivo nacional, sino que también tuvo un efecto de refuerzo de nuestra capacidad de lucha y una mejora material de nuestra situación estratégica. Hasta entonces el territorio de Checoslovaquia se había proyectado de una forma amenazante sobre Alemania (una cintura de avispa en dirección a Francia y una base aérea para los Aliados, en particular Rusia), pero ahora Checoslovaquia se encontraba entre una tenaza. Su propia posición estratégica se había vuelto ahora tan poco favorable que estaba destinada a caer víctima de cualquier ataque con rigor antes de que se pudiera esperar que llegara ayuda del Oeste."

Los conspiradores nazis estaban ahora listos para llevar a cabo la segunda parte de esta segunda fase de su agresión, tomar Checoslovaquia.

Lógicamente, con la venia, pasaríamos en este punto a la cuestión de Checoslovaquia. Pero por razones que ya expliqué a principios de esta semana hemos tenido que hacer que nuestros planes no sigan un estricto orden lógico, y está previsto que el lunes continúe con la parte checoslovaca del caso sobre la guerra de agresión.

En este momento nuestro personal ha previsto exhibir una película, y llevará unos pocos minutos hacer los preparativos físicos en la sala, así que si el Tribunal considera adecuado hacer un receso, se podría hacer.

EL PRESIDENTE: ¿Puede decirme cuánto tiempo llevará la proyección de la película?

SR. ALDERMAN: Por lo que sé, alrededor de una hora.

EL PRESIDENTE: Nos retiraremos entonces durante diez minutos, o hasta que la película esté lista.

(Receso)

CORONEL STOREY: Sr. Presidente, con la venia, Señoría, para completar lo que el Sr. Alderman ha dicho, hemos tenido que ajustar nuestra presentación hasta cierto punto. Mañana por la mañana se presentará al testigo para su interrogatorio. Después, el lunes hablará el Señor Alderman y Sir Hartley Shawcross hará el discurso de apertura del caso del Imperio Británico el martes por la mañana.

La película de esta tarde, a petición de la defensa de los acusados dirigida por escrito al Tribunal, fue proyectada para la defensa anteayer por la tarde en esta sala. Le pedí personalmente al Dr. Dix que transmitiera la invitación a los abogados de los acusados para ver la película. Ocho de ellos vinieron. El Dr. Dix me indicó educadamente que no vendría a no ser que se le forzara a venir.

Doy la palabra ahora al Sr. Dodd, que se encargará de la presentación.

SR. DODD: Con la venia. La acusación de Estados Unidos presentará en este momento al Tribunal, con su permiso, un documental sobre los campos de concentración. No es de ninguna forma la única prueba que la acusación presentará sobre la cuestión de los campos de concentración, pero esta película que presentamos es una breve e inolvidable explicación de lo que implican las palabras "campo de concentración".

Este tema encaja adecuadamente en la narración de los hechos que llevaron al estallido de la guerra de agresión, que, como demuestra la presentación del Sr. Alderman, fue planeada y preparada por los conspiradores nazis. Nos proponemos demostrar que los campos de concentración no fueron un fin en sí mismo, sino que fueron una parte integral del sistema de gobierno nazi. Como demostraremos, los guardias de camisa negra de las SS y la Gestapo figuraban en las páginas oficiales del Reichsgesetzblatt.

Nos proponemos demostrar que todos y cada uno de los acusados conocían la existencia de estos campos de concentración; que el miedo, el terror y el horror innombrable de los campos de concentración fueron instrumentos con los que los acusados mantuvieron el poder y suprimieron la oposición a cualquiera de sus políticas, incluyendo, por supuesto, sus planes para la guerra de agresión. Con estos medios aplicaron los controles impuestos sobre el pueblo alemán requeridos para ejecutar estos planes y aniquilaron la libertad en Alemania y los países invadidos y ocupados por los ejércitos del Tercer Reich.

Finalmente, le pedimos al Tribunal que al ver esta película piense en el hecho de que las pruebas que se presentarán en una etapa posterior del juicio demostrarán que algunas de las organizaciones incluidas en esa acusación son las responsables de la creación, control y mantenimiento de todo el sistema de campos de concentración. Las SS, la SD -una parte de las SS que rastreaba a las víctimas-, la Gestapo, que enviaba a las víctimas a los campos, y otras ramas de las SS que son responsables de las atrocidades cometidas allí.

El Comandante James Donovan presentará la película con una declaración que explica su origen y autenticidad. Comandante James Donovan...

COMANDANTE DONOVAN: Con la venia, presento el documento 2430-PS, sobre la película titulada "Campos de Concentración Nazis", y las declaraciones del Comandante James B. Donovan, el Teniente Coronel George C. Stevens, el Teniente E. R. Kellogg y el Coronel Erik Tiebold contenidas en ese documento. Las declaraciones del Coronel Stevens y el Teniente Kellogg también figuran en la película, y pasarán así al sumario del caso. Con el permiso del Tribunal, leeré de todas formas ahora para que figuren en el sumario las declaraciones que no aparecen en la película.

EL PRESIDENTE: En ausencia de objeciones por parte de la defensa, no consideramos necesario que se lean esas declaraciones formales.

COMANDANTE DONOVAN: Sí, Señoría. Estados Unidos presenta como prueba una película oficial, un documental sobre los Campos de Concentración Nazis. Este informe ha sido recopilado utilizando películas filmadas por fotógrafos militares aliados a medida que los ejércitos Aliados liberaban en el Oeste las áreas en las que se encontraban estos campos. La narración que la acompaña procede directamente de los informes de los fotógrafos militares que filmaron los campos.
 
Aunque estas películas hablan por si mismas para probar cómo era la vida y la muerte en los campos de concentración nazis, se incluye la adecuada autenticación en las declaraciones de los oficiales del Ejército y la Armada de Estados Unidos a los que me he referido.

Como se ha dicho, se ha ofrecido esta película a toda la defensa, y poseen copias en su sala de información de las declaraciones, debidamente traducidas.

Con la venia, procederemos a la proyección de la película, documento 2430-PS. Será la prueba USA 79.

(Se proyectaron en ese momento fotografías de las dos declaraciones y se reprodujeron las voces de los respectivos declarantes leyéndolas)

"Yo, George C. Stevens, Teniente Coronel del Ejército de Estados Unidos, certifico por la presente:

1. Que del 1 de marzo de 1945 al 8 de mayo de 1945 serví en activo en el Cuerpo de Señales del Ejército de Estados Unidos, subordinado al Cuartel General de las Fuerzas Expedicionarias Aliadas, y que entre mis tareas oficiales estuvo dirigir el fotografiar los campos de concentración y campos de prisioneros nazis a medida que eran liberados por las fuerzas Aliadas.

2. Que la película que se exhibirá tras esta declaración fue filmada por equipos oficiales Aliados de fotografía durante su servicio oficial, estando formado cada equipo de personal militar bajo la dirección de un oficial.

3. Que hasta donde yo sé, esta película es una verdadera representación de las personas y escenas filmadas. No ha sido alterada de ninguna forma desde que se filmó. La narración que la acompaña es una declaración verdadera sobre los hechos y circunstancias bajo las que se rodaron estas imágenes.

Firmado, George C. Stevens, Teniente Coronel, EE.UU."

Jurado ante mí hoy, 2 de octubre de 1945.

Firmado, James B. Donovan, Comandante, Reserva Naval, Estados Unidos.

Yo, E. R. Kellogg, Teniente, Armada de Estados Unidos, certifico por la presente:

1. Que de 1929 a 1941 trabajé en los Estudios de la Twentieth Century Fox en Hollywood, California, como director de efectos cinematográficos, y estoy familiarizado con todas las técnicas fotográficas. Del 6 de septiembre de 1941 hasta hoy, 27 de agosto de 1945, he estado en servicio activo en la Armada de Estados Unidos.

2. Que he examinado cuidadosamente la película que se proyectará tras esta declaración, y certifico que las imágenes de estos fragmentos del negativo original no han sido retocados, distorsionados o alterados de ninguna forma, y que son copias auténticas de los originales guardados en los archivos del Cuerpo de Señales del Ejército de Estados Unidos. Estos fragmentos son 6.000 pies de película seleccionada a partir de 80.000 pies de película que he examinado en su totalidad, siendo todo similar en carácter a estos fragmentos.

Firmado, E. R. Kellogg, Teniente, Armada de Estados Unidos.

Jurado ante mí hoy, 27 de agosto de 1945. Firmado, John Ford, Capitán, Armada de Estados Unidos".

(En este momento se proyectó la película)

CORONEL STOREY: Con esto concluye la presentación.

(Se levantó la sesión hasta el 30 de noviembre de 1945 a las 10:00 horas)



Recomienda
esta página


 

Resolución óptima recomendada para visualizar perfectamente esta web en Google Chrome y Mozilla Firefox: 1024 X 768

Esta página web se mantiene gracias a tu interés en la publicidad.

Normativa     Sobre el autor     Sobre la web     Enlaces recomendados     Mapa web     Librería     Contacto    Facebook     ® 00/2007/1322