Enciclopedia del Holocausto No Link Lines!


BUSCADOR INTERNO

 

OPCIONES

Inicio web

Inicio web

Siguiente

Anterior

Galería fotográfica



Contador desde
31-07-2011

 

  TRASCRIPCIONES DE LAS 10 PRIMERAS SESIONES DEL JUICIO CONTRA LA JERARQUÍA NAZI

Cuarto Día: Viernes, 23 de noviembre de 1945 (4 de 10)


Durante este periodo, una de las armas más poderosas de los conspiradores fue la propaganda. Desde el principio apreciaron la urgencia de la tarea de inculcar a las masas alemanas los principios e ideología nacionalsocialistas. Las primeras declaraciones de Hitler y sus compañeros de conspiración evidenciaron un total reconocimiento del hecho de que su poder sólo podría durar si se basaba en la aceptación general de sus puntos de vista políticos y sociales.

Inmediatamente después de su acceso al poder, los conspiradores nazis instituyeron un programa decidido a lograr una organización completa de las masas haciéndose con el control de todos los medios de expresión pública. El amplio uso de propaganda por la maquinaria política así creada se convirtió en un dispositivo clave para establecer el control sobre todas las fases de la economía alemana, pública y privada. Consideraban que la función adecuada de la propaganda era:

"Preparar psicológicamente el terreno para la acción política y la agresión militar, y garantizar el apoyo popular a un sistema que estaba basado en un aplicación permanente y constantemente intensificada del terror y la agresión, tanto en la esfera de la política nacional como en las relaciones exteriores".

Para lograr estos objetivos, se usó la propaganda para crear un patrón de pensamiento específico diseñado para hacer que el pueblo se plegara a los objetivos y programa de los nazis y para fomentar su participación activa en ellos lo máximo posible. Las características de esta propaganda hacen que esté dentro del ámbito judicial del Tribunal. Como dijo Goebbels, estaba destinada a "la conquista de las masas". El efecto que pretendía era la eliminación de toda resistencia seria en las masas. Para lograr este resultado, como se demostrará más tarde con las pruebas, los conspiradores nazis no tuvieron el más mínimo escrúpulo en su elección de los medios, un total desprecio a la veracidad que presentaba su opinión desde el punto de vista de la conveniencia política y de su concepto del interés nacional. Dado que la propaganda era el medio para lograr un fin, "la conquista de las masas", requería diferentes estrategias en momentos diferentes, dependiendo de los objetivos propuestos y buscados por los conspiradores nazis en un determinado momento. Según Hitler: "la primera tarea de la propaganda es ganarse al pueblo para la organización futura".

El reclutamiento del pueblo para su filiación al Partido y organizaciones supervisadas por éste era el objetivo principal en los años anteriores e inmediatamente posteriores a la obtención del poder. Tras la llegada al poder, esta tarea se amplió para incluir la convocatoria de todo el pueblo para el apoyo activo del régimen y sus políticas. Como declaró el Líder de Propaganda del Partido y Ministro del Reich de Propaganda, Goebbels:

"La propaganda, el arma más poderosa en la conquista del Estado, es también el arma más poderosa en la consolidación y construcción del Estado".

Los métodos que usaron para controlar el arma más poderosa del poder del Estado se exponen en un gráfico sobre el que querría llamar la atención del Tribunal en este momento, y que querría presentar como prueba USA 21.

Como se observará en los gráficos, había tres niveles separados de control dentro del Reich Alemán. El primer nivel eran los Controles del Partido, que están representados en el gráfico con el bloque superior. Y verán que el Partido, a través de su Comisión de Examen controlaba los libros y revistas, y la edición de libros y revistas que exponían la ideología del Partido.

El segundo bloque, la División del Líder de Prensa, supervisaba a todos los editores, y dirigía los periódicos y editoriales del Partido.

El tercer bloque, el Jefe de Prensa- esta oficina controlaba la Oficina Política de Prensa y la Oficina de Personal de Prensa y supervisaba el tratamiento del Partido de la prensa y el tratamiento dado a los asuntos del Partido en la prensa.

El bloque central, la Oficina del Líder de Propaganda, tenía bajo su control no sólo a la prensa, sino también las exposiciones y ferias, el Departamento de Conferencias, las películas, la radio, la cultura y otros medios de expresión y diseminación de la ideología del Partido y sus fines.

El siguiente bloque, Ideología, se dedicaba exclusivamente a la ideología del Partido y era dirigido por el acusado Rosenberg. Proporcionaba todas las publicaciones periódicas de formación, preparadas para las escuelas, y el adoctrinamiento del pueblo sobre la ideología del Partido. En ese mismo nivel estaba la Educación Juvenil, presidida por el acusado Schirach, que tenía bajo su control a las Hitler Jugend; y ahí estaba también la División de Estudiantes Universitarios y Profesores del Control del Partido.

En el siguiente nivel están los controles que eran ejercidos por el Estado, y leyendo de derecha a izquierda tenemos la Coordinación, Coordinación Extranjera y Cooperación de Propaganda. Radio, que estaba bajo control del acusado Fritzche, el Cine, la Literatura, la Prensa Alemana, los Periódicos, el Teatro, las Artes, Otros Asuntos Culturales, y el Ministerio de Educación.

Al final están lo que se conocía como los Controles Colectivos. Estaban bajo un control semioficial de tanto el Partido como el Estado. Eran las llamadas Cámaras Culturales. Su fin era ejercer un control total sobre el personal dedicado a las diversas artes y culturas, y se dedicaba a la preparación y difusión de noticias. En primer lugar la Prensa. Todos los reporteros y escritores pertenecían a esa sección. La siguiente sección era Bellas Artes, Música, Teatro, Cine, Literatura, Radio, para pasar después a la Sección de Educación, la organización a la que tenían que pertenecer los profesores universitarios, los estudiantes y los antiguos Miembros del Claustro Universitario.

Por medio de esta vasta red de maquinaria propagandística, los conspiradores nazis tenían un control absoluto sobre la expresión y difusión de todo el pensamiento, actividades culturales y difusión de noticias dentro del Reich. No se publicaba o podía publicar nada en Alemania que no tuviera la aprobación, expresa o implícita, del Partido y el Estado. El acusado Schacht explica en sus notas personales el efecto de la eliminación de una parte de las noticias en una dictadura totalitaria. Como él dice, nunca se ha hecho público que ha habido miles de mártires bajo el régimen de Hitler. Todos han desaparecido en las celdas o tumbas de los campos de concentración, sin que nunca se haya sabido más de ellos; y sigue diciendo. "de qué sirve el martirio en la lucha contra el terror si no hay ninguna posibilidad de ser conocido y servir así como ejemplo para otros".

Querría...

EL PRESIDENTE: ¿De dónde estaba leyendo esto? ¿De qué documento estaba usted leyendo la cita de Schacht?

MAYOR WALLIS: Me temo...

EL PRESIDENTE: Puede decírnoslo después.

MAYOR WALLIS: Se lo diré más tarde, Señoría. Querría ahora dirigir su atención...

EL PRESIDENTE: Antes de que pase a otro tema, hay una nota en los documentos que dice que faltan ciertos documentos. ¿Qué quiere decir eso?

MAYOR WALLIS: Esos documentos están siendo reproducidos y serán proporcionados al Tribunal, espero, antes de que termine el día, Señoría. Se han añadido a ese libro y todavía no se ha completado su proceso de copia.

EL PRESIDENTE: Gracias. ¿Se han traducido?

MAYOR WALLIS: Sí, Señoría, se han traducido, y las traducciones están en proceso de copiarse.

EL PRESIDENTE: ¿Están los documentos en su formato original en alemán?

MAYOR WALLIS: Sí, creo que es así, Señoría.

EL PRESIDENTE: Muy bien.

MAYOR WALLIS: Querría ahora dirigir la atención del Tribunal hacia la militarización de las organizaciones dominadas por los nazis durante este periodo de preguerra, y a tal fin, presento la Prueba USA J, que consiste en un libro de documentos con traducción al inglés, y presento también al Tribunal un informe sobre esta sección del caso.

Durante este periodo de preguerra, y mientras los conspiradores nazis lograban y consolidaban su control totalitario sobre Alemania, no perdieron de vista su principal objetivo- la guerra de agresión. En consecuencia, fueron militarizando progresivamente un número considerable de las organizaciones que dominaban, con la idea de transformar rápidamente estas organizaciones cuando fuera necesario en instrumentos de guerra. Estas organizaciones eran las SS, las SA, las Hitler Jugend, los NSKK o Cuerpos Motorizados Nacionalsocialistas, los NSFK (Cuerpos de Aviación Nacionalsocialistas), el RAD (Servicio de Trabajo del Reich), y la OT, la Organización Todt.

La forma en la que se efectuó la militarización se detalla en parte en los documentos que se han presentado ante nosotros, y será detallado más a fondo cuando se hable de las organizaciones concretas y se analicen, y cuando se demuestre su criminalidad en etapas posteriores del caso. En este momento, querría que el Tribunal prestara atención a un gráfico, y aunque el gráfico está situado físicamente en el panel, presento las pruebas USA 22 y 23, perdón, prueba 22, el documento 2899-PS, una reproducción de la página 15 del libro titulado "Historia del Partido Nazi". Observarán que en la esquina inferior izquierda del gráfico situado en el panel se han añadido algunos papeles. El de arriba del todo es una declaración que dice lo siguiente: "Certifico que la presente ampliación es una copia verdadera y correcta preparada bajo mi supervisión directa del documento número 2833-PS, página 15 del libro 'Historia del Partido Nazi' ", y verán que debajo hay un segundo papel y esta declaración dice que es una copia fotográfica correcta y que está en la esquina izquierda del panel. Esta declaración está firmada por David Zablodowsky, jurada y firmada el 23 de noviembre de 1945 en Nuremberg, Alemania, ante James H. Johnston, Teniente, Oficina del Letrado Jefe de Estados Unidos.

Este gráfico expone visualmente, lo más vivamente posible, cómo tuvo lugar esta militarización en Alemania. El gráfico se titula "La Incorporación Orgánica de los Alemanes en el Sistema Nacionalsocialista, y el Camino al Liderazgo Político".

Comenzando por la parte inferior del gráfico podemos ver a los chicos de entre 10 y 14 años. Las flechas señalan tanto a la derecha como a la izquierda. La flecha hacia la derecha es la Escuela Adolf Hitler, para jóvenes de entre 12 y 18 años. Tanto los jóvenes de la Escuela como el resto pasan a las Hitler Jugend. A los 18 años se gradúan de las Hitler Jugend para pasar a las diversas formaciones del Partido, las SA, las SS, los NSKK y los NSFK. A la edad de 20 años continúan, pasando de estas formaciones del partido al Servicio de Trabajo, y del Servicio de Trabajo, después de haber cumplido su tiempo de servicio, vuelven a las formaciones del Partido, las SA, las SS, los NSKK y los NSFK, hasta que cumplen los 21. Pasan entonces al Ejército, hacen el servicio de los 21 a los 23 años, y vuelven a las formaciones del partido, las SA, las SS, etc...

Y de ese grupo, los más selectos pasan a ser Líderes Políticos (Leiter) del Partido Nazi, y de ese grupo se selecciona la flor y nata, que va a las Escuelas Especiales del Partido Nazi, y en esas escuelas, como se representa en la parte superior del gráfico, se gradúan como Führers políticos del Pueblo.

Querría insistirle al Tribunal de nuevo que este gráfico no es nada que haya sido preparado por nuestro equipo para este caso. Fue elaborado por la gente del Partido Nazi y procede de su propia Historia.

Así, al final del periodo de preguerra, los conspiradores nazis habían dado uno de los mayores pasos de su gran conspiración. Todas las fases de la vida alemana se veían dominadas por la doctrina y prácticas nazis y se veía movilizada para lograr sus fines. El punto hasta el que se logró esto no puede expresarse mejor que a través de las palabras de Hitler cuando se dirigió al Reichstag el 20 de febrero de 1938. Me refiero al documento 2715-PS. Dijo:

"Sólo ahora hemos tenido éxito al realizar las grandes tareas y poseer los objetos materiales que son los requisitos previos a la realización de grandes planes creativos en todos los campos de nuestra existencia nacional. Así, el Nacionalsocialismo ha hecho en pocos años lo que no se había hecho en siglos... El Nacionalsocialismo le ha dado al pueblo alemán ese liderazgo que como Partido no sólo moviliza a la nación sino que también la organiza, para que así, en base al principio natural de la selección, esté garantizada la continuidad de un liderazgo político estable para siempre... el Nacionalsocialismo posee a Alemania completa y totalmente desde el día en que, hace cinco años, salí de la casa de Wilhelmsplatz como Canciller del Reich. No hay ninguna institución en este Estado que no sea nacionalsocialista. Por encima de todo, sin embargo, el Partido Nacionalsocialista en estos cinco años no sólo ha hecho que la nación sea nacionalsocialista, sino que le ha dado la estructura organizativa perfecta que garantiza su permanencia para el futuro. La mayor garantía de la revolución nacionalsocialista yace en el dominio completo del Reich y todas sus instituciones y organizaciones, interna y externamente, por el Partido Nacionalsocialista. Su protección contra el mundo exterior, sin embargo, recae en sus nuevas fuerzas armadas nacionalsocialistas...

En este Reich todo el que tiene un puesto de responsabilidad es nacionalsocialista... Todas las instituciones de este Reich están a las órdenes del liderazgo político supremo... El Partido dirige el Reich políticamente, las fuerzas armadas lo defienden militarmente... No hay nadie en ningún puesto de responsabilidad en este Estado que dude de que soy el líder con autoridad de este Reich".

Así hablaba Adolf Hitler al final de este periodo, el 2 de febrero de 1938.

CORONEL STOREY: Con la venia del Tribunal...

DR. SEIDL (abogado del acusado Frank): Sr. Presidente, ¿puedo hacer unas pocas breves observaciones sobre esto? Se dio a los acusados, junto con la Acusación, una lista de los documentos, que comienza así:

"Se informa a todos los acusados de que la acusación recurrirá a una parte de todos los documentos listados al final..."

EL PRESIDENTE (interrumpiendo): Ha de hablar más despacio.

DR. SEIDL (continuando):

"... para demostrar los puntos enumerados en la Acusación".

El Fiscal Jefe presentó ante el Tribunal esta mañana unos doce documentos y una comprobación de esa lista lleva a que no se menciona ni uno solo de esos documentos. Así, ya ahora, al comienzo del juicio, nos estamos enfrentando al hecho de que se presentan documentos al Tribunal cuyos contenidos no son conocidos por los acusados, y además esos documentos ni siquiera están listados como pruebas documentales. No se menciona ni uno solo de esos documentos en la lista, y tengo que confesar que es imposible preparar una defensa adecuada en estas circunstancias. Pido por tanto:

(1) Que el Tribunal pida a la acusación una lista de todos los documentos disponibles que se van a presentar como pruebas.

(2) Que se haga que la acusación deje a disposición de la defensa y sus abogados -a más tardar el mismo día en el que se presenten documentos al Tribunal- una copia del texto alemán; y

(3) Que se suspenda la vista hasta que la acusación pueda satisfacer estas peticiones. Si no es así, al menos yo no podré realizar mi labor de defensor.

EL PRESIDENTE: Coronel Storey, o la acusación, ¿desean responder a esta objeción?

CORONEL STOREY: Con la venia del Tribunal, en primer lugar, prácticamente todos los documentos a los que ha hecho referencia el Mayor Wallis son documentos de los que el Tribunal tiene conocimiento. En segundo lugar, se envió una lista de documentos al Centro de Información de los Acusados el 1 de noviembre. No estoy seguro de si se incluían todos o sólo una parte de ellos. Cada uno de los fiscales que presentan una parte del caso envía al Centro de Información de los Acusados una lista de los documentos que se propone presentar como prueba en su presentación. En tercer lugar, me pregunto si el Tribunal y la defensa se dan cuenta de los problemas físicos que se imponen. Se me ha informado de que las copias de estos documentos en inglés, así como las copias de los informes, se entregaron o la noche antes o esta mañana en el Centro de Información de los Acusados. Por último, en las próximas presentaciones haremos, por petición del Tribunal, que antes de la presentación se proporcione al Tribunal estos libros de documentos con estos informes, y también se entregarán a la defensa por anticipado. El fin de semana nos permitirá hacerlo.

EL PRESIDENTE: El Tribunal considera que el juicio debe continuar sin ningún aplazamiento, pero que en el futuro, tan pronto como sea posible, se proporcionarán a la defensa copias de los documentos que se presentarán como pruebas.

DR. SERVATIUS (abogado del acusado Sauckel): Querría alegar lo siguiente: también se presentan los documentos al Tribunal traducidos al inglés. Se debería proporcionar a la defensa un análisis de estas traducciones. Señalo en particular que la traducción de términos técnicos podría llevar posiblemente a malentendidos. Además, se proporcionan los documentos con una nota introductoria y un índice. La defensa también debería tener la oportunidad de leer ese índice y examinarlo.

Solicito que se proporcionen esas traducciones al inglés y sus notas introductorias a la defensa.

EL PRESIDENTE: Coronel Storey, creo recordar que usted propuso que pondría a disposición de los acusados los informes de juicio que contienen ciertas observaciones sobre los documentos presentados.

CORONEL STOREY: Así es, Señoría. Se han entregado, se entregan y se completarán durante el fin de semana y entiendo que la defensa deseaba que se proporcionaran los informes en inglés, y si quieren una traducción, habrá personal germano parlante en el Centro de Información de los Acusados a su servicio. Entendí que se había aceptado esto ayer.

Señoría, ya que estoy en pie, y para obviar contratiempos y para ayudar a la defensa: cuando nos referimos a números de documentos como, por ejemplo, el 1850-PS, en muchos casos se trata de un documento que es una copia de una citación o decreto del Reichsgesetzblatt, y por tanto no es documento separado nuestro. Hemos dejado en el Centro de Información de los Acusados amplias copias y ejemplares del Reichsgesetzblatt, y me atrevo a decir que la mitad de los documentos a los que se ha referido el Mayor Wallis en su presentación se encontrarán en el Reichsgesetzblatt. Le aseguro a Su Señoría que en el fin de semana haremos todo lo posible para explicarle a la defensa todo lo necesario y poner a su disposición toda la información que tenemos, y lo haremos así de ahora en adelante.

EL PRESIDENTE: Gracias. El Tribunal se retirará ahora durante diez minutos.

(Receso de diez minutos)

CORONEL STOREY: Con la venia de Su Señoría, la siguiente cuestión a presentar es la preparación económica para la guerra de agresión, presentada por el Sr. Dodd.

SR. THOMAS J. DODD: Con la venia del Tribunal, Sr. Presidente y Miembros del Tribunal: a la vista de las discusiones que tuvieron lugar justo antes del periodo de receso, considero adecuado informar al Tribunal que se ha enviado una lista de los documentos a los que haré referencia al Centro de Información de los Acusados, y también se han dejado allí fotocopias de los originales esta mañana.

Es mi responsabilidad en nombre del Fiscal Jefe de la Acusación de los Estados Unidos de América presentar las pruebas referentes a las alegaciones de la Acusación incluidas en la Sección XV E, página 6 en la versión inglesa de la Acusación, y en particular comenzando por el segundo párrafo de E, titulado "La Adquisición del Control Totalitario de Alemania: Control Económico y la Planificación Económica y Movilización para la Guerra de Agresión". El segundo párrafo:

"2. Utilizaron organizaciones de negocios alemanas como instrumentos de movilización económica para la guerra.

3. Dirigieron la economía de Alemania hacia la preparación y equipamiento de la maquinaria bélica. Para ello, dirigieron las finanzas, la inversión de capital y el comercio exterior.

4. Los conspiradores nazis, y en particular aquellos que eran propietarios de industrias, se embarcaron en un enorme programa de rearme y se prepararon para producir y desarrollar grandes cantidades de material de guerra y crear un potencial militar poderoso".

El quinto párrafo de ese mismo apartado A, y el último que atañe a mis responsabilidades de esta mañana, es el que dice:

"Con el objetivo de llevar a cabo la preparación para la guerra los conspiradores nazis crearon una serie de agencias administrativas y autoridades. Por ejemplo, en 1936 crearon para este fin la oficina del Plan de Cuatro Años, con el acusado Goering como Plenipotenciario, dándole un control absoluto sobre la economía de Alemania. Además, el 28 de agosto de 1939, inmediatamente antes de lanzar su agresión contra Polonia, nombraron al acusado Funk Plenipotenciario de Economía; y el 30 de agosto de 1939 convirtieron el Consejo Ministerial de Defensa del Reich en Gabinete de Guerra".

No ocuparé el tiempo de este Tribunal demostrando lo que el mundo ya sabe, que los conspiradores nazis rearmaron Alemania a gran escala. Lo que me propongo es exponer las actas secretas de los planes y deliberaciones de los consejos secretos de los nazis que prueban que la reorganización del gobierno alemán, la magia financiera del acusado Schacht, y la movilización total de la economía alemana realizada en su mayor parte por los acusados Schacht, Goering y Funk, iban dirigidas a un único objetivo: la guerra de agresión.

Querría entregar al Tribunal en este momento el denominado libro de documentos que contiene la traducción inglesa del documento original alemán. No ofrezco en este momento estos documentos como pruebas, sino que sólo los entrego al Tribunal con la intención de facilitarle el trabajo al seguir la exposición sobre estos documentos. He de decir ahora que también querría entregar poco después un informe que servirá de ayuda al Tribunal, después de que haya concluido mis observaciones de esta mañana.

El significado de las medidas económicas adoptadas y aplicadas por los conspiradores puede, por supuesto, ser apreciado adecuadamente sólo si se sitúan en el más amplio contexto social y político de la Alemania nazi. Las medidas económicas fueron adoptadas mientras los conspiradores estaban, como ya se ha expuesto, dirigiendo su vasta propaganda que glorificaba la guerra. Se adoptaron mientras los conspiradores pervertían la preparación física para convertirla en preparación para la guerra. Se adoptaron mientras, como demostrarán mis colegas, estos conspiradores estaban amenazando con el uso de la fuerza y mientras planeaban usarla para lograr sus objetos materiales y políticos. Resumiendo, si Su Señoría me permite decirlo, estas medidas constituyen en el campo de la economía y la administración gubernamental la misma preparación para la guerra de agresión que dominó todas las facetas del Estado nazi.

En 1939 y 1940, tras la agresión nazi contra Polonia, Holanda, Bélgica y Francia, el mundo vio perfectamente claro que los conspiradores nazis habían creado probablemente el mayor instrumento de agresión de la Historia. Esta maquinaria fue construida enteramente en un periodo que abarca menos de una década. En mayo de 1939 el Mayor-General George Thomas, antiguo Jefe del Mando Militar-Económico del Ministerio de Guerra del Reich informó de que el Ejército Alemán había pasado de tener siete divisiones de infantería en 1933 a tener treinta y nueve, entre ellas cuatro totalmente motorizadas y tres divisiones de montaña; dieciocho cuarteles generales de cuerpos de ejército; cinco divisiones panzer; veintidós batallones de ametralladoras. Además, el General Thomas declaró que la Armada Alemana se había ampliado grandemente tras la botadura, entre otros buques, de dos acorazados de 35.000 toneladas, cuatro cruceros pesados de 10.000 toneladas y otros buques de guerra; y la Luftwaffe había crecido hasta el punto de tener una fuerza de 260.000 hombres y veintiún escuadrones, con 240 mandos y treinta y tres baterías antiaéreas.

Informó también que de las pocas factorías permitidas por el Tratado de Versalles se había pasado a -y cito el documento EC 28, que consiste en una conferencia que dio el 24 de mayo de 1939 en el Ministerio de Exteriores nazi-: "la industria de armamento más poderosa"; o mejor dicho, informó que de las pocas fábricas permitidas por el Tratado de Versalles se había pasado a "la industria de armamento más poderosa existente ahora en el mundo. Ha alcanzado niveles que en parte se equiparan a los de Alemania en tiempo de guerra y en parte incluso los superan. La producción de Alemania de acero en bruto es hoy la mayor del mundo después de los americanos. La producción de aluminio supera a la de América y otros países del mundo muy considerablemente. La producción de nuestras fábricas de rifles, ametralladoras y artillería es en este momento mayor que la de ningún otro Estado".

Esa cita, repito, fue de un documento identificado con las letras "EC" y el número "28" tras un guión.

Estos resultados -los resultados de los que habló el General Thomas en su conferencia de mayo de 1939- se lograron sólo tras convertir la preparación para la guerra en el objetivo principal de la economía alemana. Y citando al General Thomas en esa misma conferencia, dijo: "La Historia sólo conocerá unos pocos ejemplos de casos en los que un país ha dirigido, incluso en tiempo de paz, todos sus esfuerzos económicos tan deliberada y sistemáticamente hacia las necesidades de la guerra como Alemania se vio obligada a hacer en el periodo entre las dos Guerras Mundiales".

Esa cita del General Thomas se encuentra en el documento 2353-PS.

EL PRESIDENTE (interrumpiendo): Sr. Dodd, me ayudaría saber qué parte del documento estaba leyendo.

SR. DODD: Muy bien, Señoría. Quiere que haga referencia de nuevo al número EC-28.

EL PRESIDENTE: Lo tengo ante mi, pero no tengo el párrafo en particular del documento que usted estaba leyendo.

SR. DODD: Ese documento -el que estaba leyendo, Señoría- es el documento 2353-PS.

EL PRESIDENTE: ¿No está en el EC-28?

SR. DODD: No. Es otra cita del General Thomas, pero de otro escrito suyo.

EL PRESIDENTE: ¿2353?

SR. DODD: El documento es el 2353-PS. El párrafo se encuentra en la tercera página del documento.

EL PRESIDENTE: Parece que sólo tengo dos páginas de ese documento 2353-PS.

SR. DODD: Lo siento, debería haber una tercera página.

EL PRESIDENTE: ¿Hay una página entre medias?

SR. DODD: Debería haber una tercera página. Puede que falte una.

EL PRESIDENTE: Ah, sí, ya la tengo.

SR. DODD: La tarea de movilizar la economía alemana para la guerra de agresión comenzó poco después de la llegada al poder de los nazis. Se confió principalmente a los acusados Goering y Funk.

El acusado Schacht, como es sabido, fue nombrado Presidente del Reichsbank en marzo de 1933 y Ministro de Economía en agosto de 1934. El mundo no sabía, sin embargo, que la responsabilidad de la ejecución de este programa se confió a la oficina del Plan de Cuatro Años del acusado Goering.

Querría ahora remitirle a su Señoría al documento EC-408, y también querría referirme en este momento a otro documento mientras expongo la cuestión, el número 2261-PS. Continuemos.

Tampoco sabía el mundo que el acusado Schacht fue nombrado Plenipotenciario para la Economía de Guerra el 21 de mayo de 1935, con un control completo sobre la economía civil alemana para la producción de guerra, en el Consejo de Defensa del Reich, creado por un decreto de alto secreto de Hitler.

Solicito a Su Señoría que preste atención al documento 2261-PS, al que me referí hace pocos minutos.

El acusado Schacht reconoció que la preparación para la guerra estaba antes que cualquier otra cosa, ya que en un memorando sobre el problema de financiación del rearme escrito el 3 de mayo de 1935 declaró que sus comentarios se basaron en la suposición de que el programa de armamento...

EL PRESIDENTE (interrumpiendo): Discúlpeme, pero usted hizo referencia al documento 2261.

SR. DODD: Sí, Señoría.

EL PRESIDENTE: Pero no ha leído nada de él.

SR. DODD: No lo he hecho; simplemente remití al Tribunal a él dado que...

EL PRESIDENTE (interrumpiendo): Nos ayudaría, creo, que cuando se refiera a un documento, se refiera a algún párrafo en particular de él.

SR. DODD: Muy bien.

EL PRESIDENTE: Creo que debe ser el párrafo de la mitad del documento: "El Führer ha nombrado Presidente de la Dirección del Reichsbank al Dr. Schacht".

SR. DODD: Sí, ése es el párrafo al que quería referirme. Con la venia de Su Señoría, hago referencia ahora al segundo párrafo, o el párrafo del medio, que dice, en una carta fechada el 24 de junio de 1935 en Berlín:

"El Führer y Canciller del Reich ha nombrado al Presidente de la Dirección, Dr. Schacht, Plenipotenciario General para la Economía de Guerra".

Debería destacar, además del segundo párrafo, el último párrafo o la última frase de esa carta, que dice: "Insisto en la necesidad del más estricto secreto una vez más", firmando la carta "von Blomberg".

Por medio del genio financiero de Schacht se desarrollaron medidas monetarias para devolver a la industria alemana a la producción total; y a través del control de las importaciones y exportaciones, que desarrolló en su plan de 1934, se canalizó la producción alemana de acuerdo con los requisitos de la maquinaria de guerra alemana.

Hablaré más tarde, con permiso del Tribunal, de los detalles de las pruebas documentales de esta afirmación.

En 1936, con un ojo puesto en la experiencia de la Primera Guerra Mundial, los conspiradores nazis se embarcaron en un plan ambicioso para hacer que Alemania fuera completamente autosuficiente en materiales estratégicos de guerra como el caucho, la gasolina y el acero en un periodo de cuatro años, permitiendo así que los conspiradores nazis estuvieran completamente preparados para la guerra de agresión. La responsabilidad de la ejecución de este programa se confió a la oficina del Plan de Cuatro Años del acusado Goering- y en este momento quiero hacer referencia al documento con los números y letras EC-408. La fecha es el 30 de diciembre de 1936, clasificado como "Cuestión del Mando Secreto" y titulado "Informe, Memorándum sobre el Plan de Cuatro Años y la Preparación de la Economía de Guerra".

Este documento indica que el Führer y Canciller del Reich había concedido poderes sobre los preparativos de movilización en la economía que necesitaban una mayor definición. En el tercer párrafo se refiere específicamente al Ministro Presidente, el Generaloberst Goering, como Comisionado del Plan de Cuatro Años, nombrado por la autoridad del Führer y Canciller del Reich el 18 de octubre de 1936. La existencia de este programa implicaba la reorganización y control de toda la economía de guerra alemana.

Volviendo de nuevo al Mayor General Thomas, -y específicamente a nuestro documento EC-27- el General Thomas, en una conferencia del 28 de enero de 1939 dada en el Curso de Instructor de Mando, dijo:

"El Estado Nacionalsocialista, poco después de hacerse con el poder, reorganizó la economía alemana en todos los sectores y la dirigió hacia un punto de vista militar, algo solicitado por el Ejército durante años. Debido a la reorganización, la agricultura, el comercio y los oficios se convirtieron en esos instrumentos poderosos que el Führer necesita para sus amplios planes, y podemos decir hoy que la política móvil de Hitler, así como los poderosos esfuerzos del Ejército y la economía, no habrían sido posibles sin la necesaria reorganización hecha por el Gobierno Nacionalsocialista. Podemos decir ahora que la organización económica en su totalidad se corresponde con las necesidades, aunque todavía se tendrán que hacer ligeros ajustes. Estas reorganizaciones hicieron posible un nuevo sistema económico, algo que era necesario a la vista de nuestra situación política interna y externa, así como de nuestros problemas financieros. La economía dirigida, como la que tenemos hoy en la agricultura, el comercio y la industria, no es sólo la expresión de los principios del Estado actual, sino además la economía de la defensa del país".

Señoría, este programa no se realizó en el vacío, fue diseñado y ejecutado deliberadamente para proporcionar los instrumentos necesarios a los planes de guerra de agresión de los conspiradores nazis.

En septiembre de 1934 el acusado Schacht reconoció abiertamente ante el Embajador americano en Berlín que el Partido de Hitler estaba absolutamente decidido a emprender una guerra, y que el pueblo estaba más que deseoso y preparado.

Esa cita se encuentra en el diario del Embajador y es el documento 2832-PS, en concreto la página 176 de ese diario.

Al mismo tiempo, el acusado Schacht promulgó su nuevo plan para el control de importaciones y exportaciones en interés del rearme. Un año después fue nombrado Plenipotenciario para la Economía de Guerra por medio del decreto de alto secreto al que me he referido hace unos minutos.

En septiembre de 1936 el acusado Goering anunció -en una reunión a la que asistieron el acusado Schacht y otras personas- que Hitler había dado instrucciones al Ministro del Reich indicando que el enfrentamiento con Rusia era inevitable y añadiendo que "se han de tomar todas las medidas como si realmente estuviéramos al borde de un peligro inminente de guerra".

Remito al Tribunal al documento EC-416. Antes de que exponga la cita, querría indicar que este documento también esta marcado como asunto secreto del Reich en las actas de la reunión del Gabinete del 4 de septiembre de 1936 a las 12 del mediodía. Dice quiénes estaban presentes: el acusado Goering, von Blomberg, el acusado Schacht, y otros.

En la segunda página de ese documento, en el segundo párrafo, se encuentra la cita de Goering. Comienza con la idea básica de que: "El enfrentamiento con Rusia es inevitable. Lo que Rusia ha hecho en el ámbito de la reconstrucción, nosotros también podemos hacerlo".

En la tercera página de ese documento, en el segundo párrafo, Goering decía: "se han de tomar todas las medidas como si realmente estuviéramos al borde de un peligro inminente de guerra".

Ese mismo mes se creo la oficina del Plan de Cuatro Años con la misión de hacer que Alemania fuera autosuficiente para la guerra en cuatro años. Me refiero de nuevo, en este punto, al documento EC-408, y en particular remito de nuevo a Su Señoría al tercer párrafo de ese documento, donde se hace la declaración sobre la economía de guerra: el Ministro Presidente, el Generaloberst Goering, considera que es su tarea hacer que en cuatro años toda la economía esté preparada para la guerra.

Los miembros del gobierno nazi fueron los líderes de la preparación de Alemania para la guerra. Pero disfrutaron además de la cooperación entusiasta de los industriales alemanes. El papel jugado por los industriales en la conversión de Alemania a una economía de guerra es importante, y me referiré brevemente a este aspecto del apartado económico.

Invitados por el acusado Goering, aproximadamente unos veinticinco de los principales industriales de Alemania y el acusado Schacht, asistieron a una reunión en Berlín el 20 de febrero de 1933. Esto fue poco antes de las elecciones del 5 de marzo de 1933 en Alemania. En esta reunión, Hitler anunció la idea de los conspiradores de hacerse con el control totalitario de Alemania, destruir el sistema parlamentario, aplastar a toda la oposición por la fuerza y restaurar el poder de la Wehrmacht.

Entre los presentes ese día de febrero de 1933 en Berlín, estaban: Gustav Krupp, presidente de la gran firma de municiones Alfred Krupp, A.G.; cuatro directivos de I.G. Farben, una de las industrias químicas más grandes del mundo; y repito, también estaba el acusado Schacht. Albert Vogler, el presidente del gran grupo del acero, Acerías Unidas de Alemania, también estaba presente, así como otros industriales importantes.

Para demostrar las afirmaciones hechas en esa reunión en aquel momento y lugar, remito a Su Señoría al documento EC-439, declaración de George von Schnitzler, que dice lo siguiente:

"Yo, George von Schnitzler, miembro del Vorstand de I.G. Farben, hago la siguiente declaración bajo juramento:

A finales de febrero de 1933 la oficina del presidente del Reichstag nos pidió a cuatro miembros del Vorstand de I.G. Farben, incluido el Dr. Boech, presidente del Vorstand, y yo mismo, que asistiéramos a una reunión en su casa, sin que se nos comunicara su propósito. No recuerdo quiénes eran los otros dos colegas míos que también fueron invitados. Creo que la invitación me llegó durante uno de mis viajes de negocios a Berlín. Acudí a la reunión, a la que asistieron unas veinte personas, que creo que eran los industriales más destacados del Ruhr.

Entre los presentes, recuerdo a: el Dr. Schacht, que en ese momento aún no era director del Reichsbank de nuevo ni aún Ministro de Economía; Krupp von Bohlen, que a principios de 1933 presidía el Reichsverband der Deutschen Industrie, que después se convirtió en la Organización semioficial 'Reichsgruppe Industrie'; el Dr. Albert Vogler, director de Vereinigte Stahlwerke;Von Loewenfeld, de una industria de Essen; el Dr. Stein, presidente de I.G. Farben y Gewerkschaft Auguste Victoria - y también un miembro activo del Deutsche Volkspartei.

Recuerdo que el Dr. Schacht actuó en cierta forma como anfitrión.

Cuando estaba esperando la aparición de Goering, fue Hitler quien entró en la habitación, le dio la mano a todos y se sentó a la mesa. En un largo discurso habló principalmente del peligro del comunismo, sobre el que pretendía haber ya logrado una victoria decisiva.

Habló entonces de la Bundnis -alianza- que habían formado su partido y el Deutschnationale Volkspartei. Este último partido, mientras tanto, había sido reorganizado por Herr von Papen. Finalmente llegó al punto que me parecía que era el propósito de la reunión. Hitler destacó la importancia de que los partidos mencionados lograran la mayoría en las cercanas elecciones al Reichstag. Krupp von Bohlen le dio las gracias a Hitler por su discurso. Después de que Hitler abandonara la sala, el Dr. Schacht propuso a las personas reunidas la colecta de un fondo para las elecciones de, si no recuerdo mal, 3,000.000 de Reichsmarks. Se distribuiría el fondo entre los dos 'aliados' según su fuerza relativa en ese momento. El Dr. Stein sugirió que se incluyera al Deutsche Volkspartei..."

EL PRESIDENTE: (interrumpiendo): Sr. Dodd, creo que todo ese documento demuestra que hubo una reunión en la que estuvo presente Schacht y en la que se decidió recolectar un fondo para las elecciones en 1933.

SR. DODD: Así es, Señoría. No haré el trabajo de leerlo todo. Había algunas otras referencias, pero no de gran importancia, en el último párrafo, sobre una división del fondo para las elecciones. Simplemente se lo señalo de pasada a Su Señoría.

Querría, en este momento, comentarle a Su Señoría el documento D-203, de tres páginas.

EL PRESIDENTE: ¿Cuál era el número?

SR. DODD: D-203. Quiero leer sólo unos extractos muy brevemente. Es el discurso dado a los industriales por Hitler, y me refiero en particular al segundo párrafo de ese documento:

"No se puede mantener la empresa privada en la era de la democracia".

EL PRESIDENTE (interrumpiendo): ¿De qué fecha es?

SR. DODD: Es el discurso dado en la reunión el 20 de febrero de 1933 en Berlín.

EL PRESIDENT: Sí.

SR. DODD: "La empresa privada no puede mantenerse en la era de la democracia; sólo es concebible si el pueblo tiene una idea clara de la autoridad y la personalidad".

Paso ahora a la página 2 del documento, y querría leer un extracto del primer párrafo de la página 9, unas treces frases más abajo, que comienza con las palabras: "Reconocí incluso en el hospital que se tenían que buscar nuevas ideas que llevaran a la reconstrucción. Las encontré en el nacionalismo, en el valor de la fuerza y el poder de la personalidad individual".

Después, un poco más abajo, la frase anterior a la última y la última de ese mismo párrafo, Hitler dice:

"Si se rechaza el pacifismo, se ha de poner en su lugar una nueva idea inmediatamente. Todo ha de ser apartado, sustituido por algo mejor".

Después, en el tercer párrafo, la última frase, que dice: "No debemos olvidar que se han de introducir todos los beneficios de la cultura en mayor o menor grado con mano de hierro, al igual que en aquel tiempo en el que se obligó a los granjeros a plantar patatas".

Al final, en esa página, en el cuarto párrafo- casi al final: "Con el mismo coraje con el que vamos a trabajar para compensar lo que se había pecado durante los últimos catorce años, hemos resistido todos los intentos de apartarnos del camino correcto".

Después, al principio de la siguiente página, en el segundo párrafo, estas palabras: "Nos enfrentamos ahora a las últimas elecciones. Sin importar el resultado, no habrá ninguna retirada, incluso si estas elecciones no resultan decisivas".

EL PRESIDENTE: ¿Por qué no leyó la última línea de la página 2: "mientras aún se está llegando al poder, no se debe comenzar a luchar contra la oposición"?

SR. DODD: ¿La que comienza con las palabras "mientras aún se está llegando al poder"?

EL PRESIDENTE: La frase anterior, "Debemos en primer lugar hacernos del todo con el poder si queremos aplastar al otro lado completamente. Mientras aún se está llegando al poder, no se debe comenzar a luchar contra la oposición. Sólo cuando se sabe que se ha llegado a la cumbre del poder y que ya no es posible ir más lejos, se ha de golpear".

SR. DODD: Me iba a referir a eso, con la venia de Su Señoría, en un momento.

Sin embargo, creo que es bastante apropiado haberlo incluido aquí.

Antes de comenzar a leer este último párrafo, sugiero que ya que es la hora habitual, por lo que sé, y es un párrafo más bien largo...

EL PRESIDENTE (interrumpiendo): Sí, se levanta la sesión hasta las dos en punto.

(Así, se levanto la sesión a las 12:30, para continuar a las 14 horas de ese mismo día)

SR. DODD: Con la venia de Su Señoría, retrocederé un poco para retomar la línea de la exposición donde la dejé en el momento del receso de mediodía.

Estábamos discutiendo el documento D-203, y me había referido en particular a la tercera página de ese documento, y más en concreto al segundo párrafo de esa página; y quiero leer unas ocho o diez líneas de ese segundo párrafo que dicen lo siguiente:

"La cuestión de la recomposición de la Wehrmacht no se decidirá en Ginebra, sino en Alemania, cuando hayamos ganado fuerza en el interior a través de la paz interna".

Quiero ir de nuevo a la misma página de ese documento, y al último párrafo y la última frase, que se refiere al acusado Goering, que estaba en esa misma reunión a la que se refiere este documento, la reunión del 20 de febrero de 1933 en Berlín. Goering dijo:

"Los sacrificios pedidos sin duda serían mucho más fáciles de soportar para la industria si se diera cuenta de que las elecciones del 5 de marzo serán seguramente las últimas en diez años; quizás incluso en cien años".

En un memorándum del 22 de febrero de 1933 que, como información para el Tribunal, se encuentra en el libro de documentos con el número D-204, Gustav Krupp describió esta reunión brevemente, y en el memorándum escribió que le había expresado a Hitler la gratitud de los veinticinco industriales presentes en la reunión del 20 de febrero de 1933.

Se expresaban otras cuestiones en ese memorándum que no consideramos especialmente pertinentes para las alegaciones de la Acusación de la que hablamos.

Querría indicarle al Tribunal que este memorándum, junto con el informe del discurso de Hitler, fueron hallados por los ejércitos británico y de Estados Unidos en los archivos personales del acusado Krupp.

Soy consciente, Señoría, de que el método que sigo es un poco tedioso porque estoy tratando de referirme específicamente a los documentos, y en concreto a los extractos referidos en mis observaciones, y por tanto esta presentación difiere sustancialmente de lo que se ha hecho hasta ahora. Confío, sin embargo, en que me seguirán, porque esta parte del caso requiere algunas explicaciones bastante cuidadosas y detalladas.

En abril de 1933, después de que Hitler se hubiera asegurado el poder, Gustav Krupp, como Presidente de la Asociación del Reich de la Industria Alemana, que era la mayor asociación de industriales alemanes, envió a Hitler el plan de esa asociación para reorganizar la industria alemana, y en relación a esto, se comprometió a coordinar la Asociación con los objetivos de los conspiradores, y a convertirla en un instrumento efectivo para la ejecución de sus políticas.

En una carta, Krupp dijo que el plan de reorganización que envió en nombre de la Asociación de Industriales se caracterizaba por el deseo de coordinar las medidas económicas con las necesidades políticas, adoptando el concepto del Führer del nuevo Estado Alemán. Se incluye una copia de esa carta en el libro de documentos, con el número D-157.

En el plan de reorganización, Krupp decía:

"El giro de los acontecimientos políticos concuerda con los deseos que el Consejo de Dirección y yo mismo hemos ansiado durante mucho tiempo. Al reorganizar la Asociación del Reich de la Industria Alemana, tendré que dejarme guiar por la idea de ajustar la nueva organización a los fines políticos del Gobierno del Reich".

La idea expresada por Krupp en nombre de los miembros de la Asociación del Reich de la Industria Alemana de introducir el principio de liderazgo en la industria fue adoptada más tarde.

Remito respetuosamente al Tribunal al Reichsgesetzblatt de 1934, Primera Parte, 1194, Secciones 11, 12 y 16.

Por medio de los decretos que introducían el principio de liderazgo en la industria, todos los grupos de industrias tenían que tener un líder que haría su servicio sin compensación. Los líderes serían nombrados y podrían ser destituidos libremente por el Ministro de Economía. El estatuto de cada grupo sería elaborado por su líder, que debía dirigir su grupo de acuerdo con los principios del Estado Nacionalsocialista.

Creo que es correcto alegar que la introducción del principio de liderazgo en las organizaciones de negocios permitió la centralización de la autoridad, y garantizó la ejecución eficiente de órdenes que el gobierno daba a las empresas en interés de la promoción de una economía de guerra. Y el abrumador apoyo dado por los industriales alemanes al programa de guerra nazi se describe muy vívidamente en un discurso preparado por Gustav Krupp en enero de 1944 para pronunciarlo en la Universidad de Berlín; debo de nuevo remitir respetuosamente a Su Señoría al documento de su libro que lleva el número de identificación D-317.

Por supuesto, no molestaré a este Tribunal leyendo todo el documento, pero debo tomar citas de él sin apartar el contenido de su contexto verdadero.

Estas citas comienzan en el tercer y cuarto párrafos, siendo el primer gran párrafo de la primera página:

"El material de guerra es un salvavidas del pueblo, y quien trabaja en estas esferas puede estar orgulloso de ello. Aquí, la empresa en su totalidad encuentra la más alta justificación de su existencia. Esta justificación, puedo decir aquí, cobró sentido especialmente durante el tiempo de interregno entre 1919 y 1933, cuando Alemania yacía desarmada".

Y más adelante:

"El gran mérito de toda la economía de guerra alemana es que no permaneció inactiva durante esos años malos, incluso aunque su actividad no podía salir a la luz por razones obvias. A través de años de trabajo secreto, se realizaron trabajos científicos y básicos para estar listos de nuevo para trabajar para las Fuerzas Armadas Alemanas en el momento adecuado sin haber perdido tiempo ni experiencia".

Y continuando con las citas de ese discurso, el último párrafo que está en su mayor parte en la primera página:

"Sólo a través de la actividad secreta de las empresas alemanas, junto con la experiencia adquirida mientras tanto a través de la producción de bienes de tiempos de paz, fue posible tras 1933 llevar a cabo las nuevas tareas planteadas, restaurando el poder militar de Alemania. Sólo gracias a eso se podían resolver los diversos y completamente nuevos problemas planteados por el Plan de Cuatro Años del Führer alas empresas alemanas. Era necesario suministrar nuevas materias primas, explorar y experimentar, invertir capital para hacer que la economía alemana fuera independiente y fuerte- resumiendo, para hacerla capaz de enfrentarse a una guerra".

Siguiendo con el mismo discurso:

"Creo que puedo decir aquí que las empresas alemanas adoptaron el nuevo sistema de forma entusiasta, que hicieron propias las grandes intenciones del Führer, por medio de la competencia justa y la gratitud consciente y que se convirtieron en seguidores fieles. ¿Cómo si no se podrían haber llevado a cabo los trabajos realizados entre 1933 y 1939, y sobre todo los realizados después de 1939?”

Se ha de insistir de nuevo en que el programa secreto de rearme fue puesto en marcha inmediatamente después de la llegada al poder de los conspiradores nazis. El 4 de abril de 1933 el Gabinete del Reich aprobó una resolución que creaba un Consejo de Defensa del Reich. La función de este consejo era movilizarse en secreto para la guerra; y en la segunda reunión del Comité de Trabajo de los Consejeros de Defensa del Reich, que fue, por cierto, el predecesor del Consejo de Defensa del Reich, en esa segunda reunión que tuvo lugar el 22 de mayo de 1933, el presidente fue el acusado Keitel, entonces Coronel Keitel; y declaró que el Consejo de Defensa del Reich se pondría a trabajar de inmediato para prepararse para la guerra. Destacó la urgencia de organizar una economía de guerra, y anunció que el Consejo estaba preparado para deshacerse de todos los obstáculos. Plenamente consciente del hecho de que su acción era una violación flagrante del Tratado de Versalles, el acusado Keitel enfatizó la extrema importancia del secreto absoluto -cito de la página 5, documento EC-177- cuando dijo:

"No se ha de perder ningún documento, ya que podría caer en manos de los servicios de inteligencia enemigos. La información transmitida oralmente no es demostrable; podemos negarla en Ginebra".

El propósito único hacia que el que los conspiradores nazis orientaron la economía alemana para forjar una maquinaria de guerra queda demostrado aún más a través de las actas secretas de la segunda reunión del Comité de Trabajo del llamado Consejo de Defensa del Reich, que tuvo lugar el 7 de febrero de 1934, que figuran en el documento EC-404, etiquetado "Asunto del Mando Secreto", y con fecha del 7 de febrero de 1934. En esta reunión el Teniente General Beck señaló que: "El propósito de esta reunión es el estado actual de preparación".

Debo decir que en la primera página de ese documento se indica que además del Teniente General Beck estuvo presente el acusado Jodl, entonces Teniente Coronel. También acudieron el Capitán Schmundt, el Coronel Guderian, el Mayor-General von Reichenau y el Mayor Warlimont. Su Señoría oirá más veces estos nombres a lo largo de la presentación del caso.

Se discutieron medidas detalladas para la financiación de un guerra futura y se señaló que los aspectos financieros de la economía de guerra serían regulados por el Ministerio de Economía del Reich y por el Reichsbank, que era dirigido por el acusado Schacht.

El 31 de mayo de 1935, como se dijo anteriormente...

EL PRESIDENTE: ¿Ha terminado con el EC-404?

SR. DODD: Así es, Señoría.

EL PRESIDENTE: Muy bien, continúe.

SR. DODD: Como se dijo anteriormente en la exposición de esta mañana, el acusado Schacht fue nombrado en secreto Plenipotenciario General para la Economía de Guerra, y tenía la función expresa de poner todos los esfuerzos económicos de la nación al servicio de la maquinaria de guerra nazi.

A través de la ley secreta de defensa del 21 de mayo de 1935, por la que el acusado Schacht recibió este nombramiento secreto, se puso a su cargo toda la economía de guerra. En caso de guerra, sería virtualmente el dictador económico de Alemania. Su tarea era poner todas las fuerzas económicas al servicio de la ejecución de la guerra y asegurar económicamente la vida del pueblo alemán. Los Ministros de Economía, Alimentación, Agricultura, Trabajo y Bosques, así como las agencias del Reich directamente controladas por el Führer, estaban subordinadas a él. Sería responsable tanto de la financiación como de la ejecución de la guerra; y estaba autorizado incluso a promulgar ordenanzas dentro de su esfera de responsabilidad aunque se desviaran de las leyes existentes.

El rearme de Alemania tuvo lugar a un ritmo increíblemente rápido. En el verano de 1935, los conspiradores nazis ya se animaron a hacer planes para reocupar Renania, y en la décima reunión de este Comité de Trabajo del Consejo, se analizó la cuestión de las medidas a tomar referidas a la propuesta reocupación de Renania.

Paso al documento EC-40S:

En esa reunión, que tuvo lugar el 26 de junio de 1935, se dijo que Renania requería un tratamiento especial debido a las garantías dadas a los franceses por Hitler de que no se estaba llevando a cabo ninguna acción militar en la zona desmilitarizada. Entre las cuestiones que requerían tratamiento especial estaba la preparación de la movilización económica, una tarea confiada especialmente al acusado Schacht como Plenipotenciario secreto para la Economía de Guerra.

EL PRESIDENTE: ¿Está leyendo el documento?

SR. DODD: Estoy citando parte de él, Señoría, y es en las páginas 4 y 5 de este documento en las que baso mis alegaciones. No me gusta molestar al Tribunal con referencias constantes a estos documentos, pero creí que sería la mejor forma de proceder.

EL PRESIDENTE: Si nos dice exactamente en qué parte del documento está, podremos encontrarlo.

SR. DODD: Es en la página 4, Señoría.

EL PRESIDENTE: Sí, continúe.

SR. DODD: En la página 4, en la mitad de la página, el quinto párrafo, la primera frase, "la zona desmilitarizada requiere un tratamiento especial".

EL PRESIDENTE: Sí.

SR. DODD: Y en la página 5, "J", bajo "Los Preparativos", "preparación para la movilización económica". En la página 4, el último párrafo justo antes del texto de "A", "B", "C" y "D", dice...

EL PRESIDENTE: Creo que debería leer en la página 4, el último párrafo 1- "dado que [actualmente se han de evitar] complicaciones políticas...".

SR. DODD: Es lo que había procedido a leer.

EL PRESIDENTE: Creía que había pasado a la página 5.

SR. DODD: "Dado que actualmente se han de evitar complicaciones políticas en el extranjero bajo cualquier condición, sólo se pueden llevar a cabo las medidas preparatorias que sean urgentemente necesarias. La existencia de dichos preparativos, o su intención, han de mantenerse en el más estricto secreto en la zona así como en el resto del Reich".

A continuación se exponen los preparativos, e incluyen como el último punto de la lista, como he indicado hace unos minutos, los preparativos para la movilización económica.

Hay otros muchos, por supuesto, como medidas preliminares de preparación, y medidas de preparación financiera para la evacuación. Pasaremos ahora de ese documento al rápido éxito del rearme alemán, atribuible principalmente al trabajo del acusado Schacht. En otoño de 1934 los conspiradores nazis anunciaron el denominado "Plan Nuevo", que pretendía el control de las importaciones y exportaciones para así obtener las materias primas que eran necesarias para armamento y las divisas requeridas para sostener el programa de armamento. El plan nuevo fue creación del acusado Schacht, y con este plan, el acusado Schacht controló las importaciones ampliando el sistema de Comités de Supervisión de control de importaciones, que antes estaban limitados a los grupos principales de materias primas, a todos los bienes importados de Alemania, fueran materias primas, bienes semimanufacturados o productos acabados. El requerir licencias de importación permitió a los conspiradores nazis restringir las importaciones a los bienes que servían a sus objetivos de guerra.

Posteriormente, en febrero de 1935, se aprobó la ley "Devisen", que se puede encontrar en el Reichsgesetzblatt de 1935, 1, 105. Por ella, todas las transacciones que utilizaran divisas quedaban sujetas a la aprobación de las Devisenstellen (Oficinas de Control de Divisas). Controlando así la disponibilidad de divisas, los conspiradores pudieron manipular el comercio exterior para que sirviera a sus intereses.

De esta forma, se orientaron todas las facetas de la economía alemana hacia la guerra bajo la guía de los conspiradores nazis, en particular bajo la del acusado Schacht. En un estudio de la movilización económica para la guerra del 30 de septiembre de 1934 se dijo que ya se habían dado los pasos para almacenar reservas, construir nuevas instalaciones para la producción de bienes escasos, diseminar la industria, asegurar áreas y controlar las políticas fiscales y comerciales. Se hicieron referencias al hecho de que el trabajo de acumulación de reservas se había visto dificultado por la necesidad del secreto y el camuflaje. Se acumularon reservas de combustibles de automóvil y carbón, y se aceleró la producción de petróleo sintético. Se organizaron los suministros civiles para que la mayoría de las plantas trabajaran para las Fuerzas Armadas Alemanas. Se hicieron estudios sobre la posibilidad del trueque con "supuestos" países neutrales en caso de guerra.

La cuestión de la financiación del programa de armamento era un problema difícil para los conspiradores. En 1934 y 1935 la economía alemana no tenía ninguna posibilidad de obtener fondos para su extenso programa de rearme por medio de impuestos y tasas públicas. Desde el primer momento, el programa de armamento implicó "la utilización de las últimas reservas".

Aparte del problema de captar las enormes sumas requeridas para sostener este programa, los conspiradores nazis se preocuparon en extremo en las primeras etapas en ocultar la extensión de sus febriles actividades armamentísticas.

Tras considerar varias técnicas de financiación del programa de armamento, el acusado Schacht propuso el uso de letras de cambio "mefo". Una de las ventajas principales de este método era el hecho de que las cifras que indicaban la extensión del rearme, que se habrían hecho públicas al usar otros métodos, se podían mantener en secreto a través del uso de letras de cambio mefo. Estas letras de cambio mefo se usaron exclusivamente para financiar armamento.

Las transacciones con letras de cambio mefo funcionaban así:

Contratistas de armamento emitían letras de cambio mefo y eran aceptadas por una compañía de capital limitado, la Metallurgische Forscbungsgesellschaft m.b.H., cuyas iniciales formaban la palabra "mefo" de la que la transacción toma su nombre. Esta compañía tenía un capital nominal de un millón de Reichsmarks y era por tanto una empresa fantasma. Las letras eran aceptadas por todos los bancos alemanes para un posible recobro en el Reichsbank, y eran avaladas por el Reich. Su secreto se veía asegurado por el hecho de que no aparecían ni en las cuentas declaradas del Reichsbank ni en los presupuestos.

Se siguió usando el sistema de la letra de cambio mefo hasta el 1 de abril de 1938. Hasta esa fecha se habían emitido un total de doce mil millones de Reichsmarks en letras de cambio mefo para financiar el rearme. Dado que no parecía ya necesario ocultar el amplio progreso del rearme alemán, la financiación mefo fue abandonada en ese momento.

Otra fuente de fondos que utilizó el acusado Schacht para financiar el programa secreto de armamento fueron los fondos de los opositores políticos del régimen nazi, y los marcos de extranjeros depositados en el Reichsbank. Como dijo Schacht, "nuestras armas también son financiadas en parte con las cuentas de nuestros opositores políticos".

Esa frase figura en el memorándum del acusado Schacht elaborado para Hitler, con fecha del 3 de mayo de 1935, y está en el documento 1168-PS, y la frase concreta que encontré en el segundo párrafo es:

"Las fantásticas letras mefo representaban en todo momento una amenaza a la estabilidad de la moneda porque podían ser presentadas en el Reichsbank para su descuento, en cuyo caso se habría tenido que aumentar automáticamente la circulación de moneda".

Así, siempre estaba presente la amenaza de la inflación. Pero Schacht continuó trabajando, porque "sirve con lealtad inquebrantable al Führer, dado que asume en su totalidad la idea básica del Nacionalsocialismo y porque en definitiva los problemas, comparados con la gran tarea llevada a cabo, pueden considerarse irrelevantes".

Los oficiales de alto rango del Ejército alabaron las tretas del acusado Schacht en favor de la maquinaria de guerra nazi. En un artículo escrito para la "Gaceta Militar Semanal" en enero de 1937 se dice:

"La Fuerza de Defensa Alemana brinda hoy por el Dr. Schacht como uno de los hombres que han hecho actos imperecederos por ella y su desarrollo de acuerdo con las órdenes del Führer y Canciller del Reich. La Fuerza de Defensa le debe a la habilidad y conocimientos de Schacht el que, desafiando todas las dificultades debidas a la moneda ha sido, según el plan, capaz de crecer hasta su fuerza actual a partir de un ejército de 100.000 hombres".

Tras la reocupación de Renania, los conspiradores nazis redoblaron sus esfuerzos para preparar a Alemania para una gran guerra. El Plan de Cuatro Años fue anunciado por Hitler en su discurso ante la Convención del Partido en Nuremberg el 9 de septiembre de 1936, y se le dio base estatutaria por medio del decreto sobre la ejecución del Plan de Cuatro Años, del 18 de octubre de 1936, que se encuentra en el Reichsgesetzblatt de 1936, 1, 887. Por este decreto se puso al acusado Goering al frente del plan. Estaba autorizado a poner en práctica cualquier medida legal y administrativa considerada necesaria por él para la realización de su tarea, y a emitir órdenes e instrucciones a todas las agencias gubernamentales, incluidas las más altas autoridades del Reich.

El propósito del plan era permitir a la Alemania Nazi lograr una completa autosuficiencia en materias primas esenciales, principalmente combustible, caucho, fibras textiles y metales no férricos, e intensificar los preparativos para la guerra. Se aceleró grandemente el desarrollo de productos sintéticos a pesar de su alto coste.

Aparte del programa de autosuficiencia, sin embargo, los conspiradores nazis requerían divisas para financiar propaganda y actividades de espionaje en el extranjero. Así, en un discurso del 1 de noviembre de 1937 ante la Wehrmachtakademie el General Thomas dijo:

"Si se tiene en cuenta que se necesitarán durante la guerra medios considerables para organizar la propaganda necesaria, para pagar a los servicios de espionaje y para fines similares, queda claro que nuestro marco no puede ser útil y que se necesitan divisas".

Esta necesidad particular de divisas se vio reducida en parte por medio de los servicios de espionaje y propaganda proporcionados gratis al Estado Nazi por algunas de las principales industrias alemanas.

Tengo en mis manos el documento D-206, fechado en Essen el 12 de octubre de 1935. Fue hallado en los archivos de la Compañía Krupp por representantes de Estados Unidos y Gran Bretaña. No lo leeré entero a no ser que Su Señoría lo requiera, pero comenzaré por el principio exponiendo su propósito y la información que contiene. Se titula "Memorándum". A continuación tiene como subtítulo: "Asunto- Distribución de textos de propaganda oficial en el extranjero con la ayuda de nuestros contactos exteriores". Continúa diciendo que la mañana del 11 de octubre el representante de distrito de la Oficina Privada de Exteriores de Ribbentrop, Dienststelle Ribbentrop, citó por teléfono a un tal Sr. Lachman para una hora determinada. "Como respuesta a mi pregunta sobre con quién estaba tratando, y a qué departamento oficial representaba, me informó de que él mismo no era el representante de distrito de la Oficina Privada de Exteriores de Ribbentrop, sino que lo era un tal Sr. Landrat Bollman y que él cumplía órdenes del Sr. Bollman".

El siguiente párrafo dice que "existe un gran desorden en el campo de la propaganda en el exterior, y el Ministerio de Exteriores de Ribbentrop quiere crear una organización más estricta de la propaganda en el extranjero: A tal fin, se necesitaba el apoyo de nuestra compañía y por encima de todo un listado de direcciones". La siguiente frase que leo está en el tercer párrafo: "Informé al Sr. Lachman de que nuestra empresa se había puesto hacía años a disposición del departamento oficial para propaganda en el exterior, y que habíamos satisfecho por completo todas las peticiones que se nos habían hecho".

Tengo ahora en mis manos el documento P-167. También es una copia de un documento hallado en los archivos de la Compañía Krupp por representantes de los americanos y los británicos. Su fecha es de entre el 12 y el 14 de octubre de 1937, y dice que es un memorándum de Herr Sonnenberg sobre la reunión en Essen del 12 de octubre de 1937. Indica que sólo en el "Laberinto" representado por la Inteligencia junto con el servicio combinado del ministerio queda el departamento bajo la Oficina de Defensa, así como la Inteligencia en el departamento de exteriores, pero sin incluir cuestiones publicadas en periódicos. La información de inteligencia recibida por Koch procedía de agentes, y se distribuía por otros canales para pasarla a los servicios de Inteligencia.

Finalmente, el tercer párrafo dice: "Por nuestra parte nos pusimos a suministrar casos para combinar con el servicio del ministerio según se necesitara".

He terminado la lectura de ese documento, y paso ahora a discutir el programa de los conspiradores, llevado a cabo, como he dicho muchas veces aquí hoy, a una sorprendente, realmente sorprendente velocidad; la producción de acero, por ejemplo, según se expone en publicaciones oficiales alemanas, creció de la siguiente manera:

1933: 74.000 toneladas

1934: 108.000 toneladas

1935: 145.000 toneladas

1936: 186.000 toneladas

1937: 217.000 toneladas

1938: 477.000 toneladas

La producción de gasolina se incrementó a un ritmo aún mayor: de 370.000 toneladas en 1934 se pasó a 1,494.000 toneladas en 1938.

Los conspiradores nazis apresuraron la finalización del programa de armamento con un sentimiento de urgencia que dejó a las claras su conocimiento de la inminencia de la guerra. En una reunión celebrada el 4 de septiembre de 1938, Goering señaló que "se han de tomar todas las medidas como si realmente estuviéramos en peligro inminente de guerra". Señaló que "si la guerra estallara mañana nos veríamos forzados a tomar medidas para las que posiblemente ya encontraríamos una vía de ejecución ahora. Por tanto, hemos de tomarlas". La extrema urgencia quedó clara por la observación de Goering de que "se habrán de utilizar las reservas existentes para superar esta dificultad hasta que el objetivo ordenado por el Führer haya sido alcanzado"; "en caso de guerra", añadió, "no son en ningún caso una base fiable".

A través de una carta clasificada como "alto secreto" y "secreto importante, alto secreto" el 21 de agosto de 1936 el acusado Schacht fue informado de la orden de Hitler de que todas las formaciones de la Fuerza Aérea estuvieran listas el 1 de abril de 1937. Esto sirvió para acentuar la urgente sensación de inmediatez que había marcado la economía nazi desde el exterior, dejando así lista la base para acciones de agresión posteriores.

Leyendo otras secciones sobre Hitler...

EL PRESIDENTE: Voy a interrumpirle. Por lo que he visto, no nos ha remitido a ningún documento desde el documento 167.

SR. DODD: No, Señoría, las cifras de la producción de acero y gasolina proceden del anuario estadístico del Reich Alemán, 1939 y 1940, y del anuario estadístico del Reich alemán de 1941 y 1942. Eso con respecto a las cifras sobre el acero; y las cifras que he citado con respecto a la producción de gasolina proceden del anuario estadístico del Reich Alemán, 1941 y 1942. Las declaraciones del acusado Goering se basan en el documento EC-146, en el libro de documentos.

Cité una observación sobre...

EL PRESIDENTE: ¿Es el documento al que ya se refirió?

SR. DODD: Sí, ya me he referido a él, creo. Algunos de estos documentos contienen referencias sobre más de una parte de la presentación, y tengo que comentarlos en diferentes momentos de la presentación.

EL PRESIDENTE: De acuerdo. Continúe, si quiere hacer referencia a él.

SR. DODD: El sexto párrafo de la primera página: "Se habrán de utilizar las reservas existentes para superar esta dificultad hasta que el objetivo ordenado por el Führer haya sido alcanzado, y en caso de guerra, no son en ningún caso una base fiable". Y en la segunda página, el octavo párrafo: "Si la guerra estallara mañana nos veríamos forzados a tomar medidas para las que posiblemente ya encontraríamos una vía de ejecución ahora. Por tanto, hemos de tomarlas". Con respecto a la alegación de que se indicó al acusado Schacht que Hitler había ordenado que todas las formaciones de la Fuerza Aérea estuvieran listas el 1 de abril de 1937, remito respetuosamente al documento 1301-PS, del 31 de agosto de 1936. Se me ha indicado que el documento debería llevar un número adicional. Debería ser el 1301-PS-7. En la primera página, Señoría, el tercer párrafo, o el párrafo marcado con un 3 y tras las palabras "fuerza aérea"...

EL PRESIDENTE: ¿La tercera página?

SR. DODD: No, en la primera página, 1301-PS-7. En su carpeta es la página 19 del grupo de documentos que llevan el número de serie 1301-PS.

EL PRESIDENTE: Nuestros documentos no tienen número de página.

SR. DODD: Creo que encontrará el número en la esquina superior izquierda, muy cerca del borde y a la izquierda del todo.

EL PRESIDENTE: Sí, tengo el documento.

SR. DODD: Párrafo nº 3, después de las palabras "fuerza aérea".

EL PRESIDENTE: Sí.

SR. DODD: Dice que de acuerdo con una orden del Führer se tenía que completar la preparación de todas las unidades de la fuerza aérea el 1 de abril de 1937; y si Su Señoría pasa a la página siguiente, página 20, hacia la mitad de la página, verá que se envió una copia de este documento al presidente del Reichsbank, el Dr. Schacht.

EL PRESIDENTE: Sí, ¿a dónde pasa ahora usted?

SR. DODD: Paso inmediatamente a otro documento, Señoría. Tras sus éxitos en Austria y en los Sudetes, los conspiradores nazis redoblaron sus esfuerzos dirigidos a equiparse para la guerra de agresión, y en una conferencia dada el 14 de octubre de 1938, poco después de que los conspiradores nazis hicieran sus primeras demandas a Polonia, el acusado Goering declaró que el Führer le había encargado llevar a cabo un programa tan gigantesco que comparadas con éste las acciones llevadas a cabo hasta entonces eran insignificantes. Estas dificultades habían de ser superadas con la mayor energía y sin piedad. Esas declaraciones se encuentran en el documento 1301-PS, en la página 25 de ese documento, y en particular la segunda frase del párrafo inicial: "Todos conocen por la prensa cuál es la situación mundial, y por tanto el Führer le ha dado la orden..."

EL PRESIDENTE: Eso no está en la página 25, ¿no? ¿Está en la página 25 del 1301?

SR. DODD: Sí, Señoría.

EL PRESIDENTE: Sí.

SR. DODD: "Todos conocen por la prensa cuál es la situación mundial, y por tanto el Führer le ha dado la orden de llevar a cabo un programa tan gigantesco que comparadas con éste las acciones llevadas a cabo hasta ahora son insignificantes. Hay dificultades en el camino que superará con la mayor energía y sin piedad".

El suministro de divisas se había reducido debido a los preparativos para la invasión de Checoslovaquia, y se consideró necesario reabastecerse. Estas -y me refiero ahora al tercer párrafo de esa misma página 25del documento 1301-PS- "Estas ganancias obtenidas a través de las exportaciones se han de usar para incrementar la cantidad de armamento. El armamento no se debería ver reducido por las actividades de exportación". Recibió la orden del Führer de incrementar el armamento hasta una cifra anormal, teniendo la prioridad más importante la Fuerza aérea. "A la mayor brevedad posible, se deberían quintuplicarlos efectivos de la Fuerza Aérea; asimismo la Armada debería crear armas de guerra más rápidamente, y el Ejército debería hacerse con grandes cantidades de armas a una rapidez mayor, en particular artillería pesada y tanques pesados. Junto con esta fabricación de armamentos, se debería pasar a un primer plano una mayor producción de materiales, en especial combustible, caucho, pólvora y explosivos. Esto debería completarse con una expansión acelerada de carreteras, canales, y en particular líneas férreas".

Durante estos preparativos para la guerra, hubo un conflicto de intereses entre dos hombres, el acusado Goering y el acusado Schacht, a resultas del cual el acusado Schacht abandonó su puesto en el Ministerio de Economía y como Plenipotenciario para la Economía de Guerra en noviembre de 1937, y fue apartado de la presidencia del Reichsbank en enero de 1939. No me propongo en este momento entrar en los detalles de esta controversia. Se hablará más de esta cuestión en una etapa posterior de esta causa, pero por ahora, querría señalar que alegamos que la partida de Schacht en ninguna forma supuso un desacuerdo con los objetivos principales de guerra de los nazis. El acusado Schacht se mostró personalmente muy orgulloso de sus grandes logros en los campos económico y financiero en ayuda de la maquinaria de guerra nazi. Y en el documento EC-257, una copia de una carta del acusado Schacht al General Thomas, en el primer párrafo de la carta, escribió, "Recuerdo con gran satisfacción el trabajo realizado en el rearme del pueblo alemán como 'conditio sine qua non'para el establecimiento de una nueva nación alemana". El segundo párrafo es de un carácter más personal. No tiene una relevancia real para las cuestiones que estamos analizando en este momento.

En el documento EC-252, una carta escrita al General von Blomberg fechada el 8 de julio de 1937 el acusado Schacht escribió:

"La dirección de la economía de guerra por el plenipotenciario nunca tendría lugar en ese caso completamente independiente del resto del mecanismo de la guerra, sino que tendría como objetivo el cumplimiento de los objetivos políticos de la guerra con la ayuda de todas las fuerzas económicas. Deseo plenamente, por tanto, participar de esta forma en la preparación de la próxima orden que hará realidad la Ley de Defensa".

En la primavera de 1937 el acusado Schacht participó junto a representantes de las tres armas de las Fuerzas Armadas en ejercicios militares sobre economía de guerra, que por cierto es probablemente algo novedoso- o lo era para unos ejercicios militares. Los ejercicios tuvieron lugar en Godesberg, Alemania.

Y hago referencia al documento EC-174. Tiene una cabecera, o subtítulo, tras el índice, "Ejercicios de economía de guerra en Godesberg llevados a cabo por el Estado Mayor entre el 25 de mayo y el 2 de junio", y continúa resumiendo con ligeros detalles que se daba la bienvenida a los ejercicios de economía de guerra del Estado Mayor. Habla de una forma más bien vaga y poco clara de cómo se realizaba un ejercicio de economía de guerra, pero no deja ninguna duda de que se realizó un ejercicio de economía de guerra en Godesberg en aquel momento. Y en la segunda página de este documento, el último párrafo, está la traducción de la Primera Parte del discurso de bienvenida al Dr. Schacht. "Antes de comenzar con la exposición del ejercicio militar sobre economía de guerra, he de expresar lo agradecidos que estamos, Presidente Dr. Schacht, por todas las molestias que ha afrontado para tomar parte personalmente en nuestra discusión final de hoy a pesar de todas sus otras actividades. Esto nos demuestra su profundo interés en las tareas de la economía de guerra, demostrado en todo momento, y su presencia es una prueba renovada de que desea facilitarnos los duros preparativos económicos para la guerra y fortalecer la cooperación armoniosa con sus departamentos".

También querría que el Tribunal prestara atención al siguiente párrafo, el último de la primera página. Es un párrafo de una sola frase, y simplemente dice: "Quiero señalar, sin embargo, que todo el material y toda la información recibida ha de mantenerse en el más estricto secreto", y se refiere al párrafo anterior sobre los ejercicios militares de economía de guerra.

Parece que la anexión de Austria era un objetivo que el acusado Schacht perseguía desde hacía tiempo, ya que en un discurso a los empleados del antiguo Banco Nacional austriaco, según se indica en el documento etiquetado como EC-297, y en particular en el segundo párrafo de la primera página de ese documento, casi al final, cuatro o cinco líneas desde el final de ese párrafo, leemos estas palabras, inmediatamente después de "grandes aplausos": "Austria tiene ciertamente una gran misión, ser la portadora de la cultura alemana, asegurar el respeto y la consideración al nombre alemán, especialmente hacia el sudeste. Dicha misión sólo puede realizarse dentro del Gran Reich Alemán y basándose en el poder de una nación de 75 millones que, a pesar de los deseos de los opositores, forma el corazón y el alma de Europa". El Dr. Schacht continúa diciendo, "Hemos leído muchas veces en la prensa extranjera durante los últimos días que este objetivo, la unión de ambos países, estaba hasta cierto punto justificado, pero que el método empleado para hacerlo efectivo fue terrible. Este método, que ciertamente no era lo más apropiado para ninguna de las dos potencias, no fue sino la consecuencia de las incontables perfidias, actos brutales y violencia que los otros países han ejercido contra nosotros". Paso ahora a la página 3 de ese mismo documento y al cuarto párrafo, hacia el centro de la página, y leo: "Soy conocido por expresar a veces pensamientos que ofenden, y no querría que se me dejara de considerar así. Sé que hay incluso aquí, en este país, unas pocas personas -creo que no son muy numerosas- que piensan que los hechos de los últimos días no son buenos; pero nadie, creo, duda del objetivo, y se debería decir a todos los que protestan que no se puede contentar a todo el mundo. Algunas personas dicen que quizás lo habrían hecho de otra forma, pero la cuestión destacable es que no lo hicieron, y esto sólo lo hizo nuestro Adolf Hitler; y si todavía hay algo que mejorar, esos que protestan deberían tratar de introducir esas mejoras en el Reich Alemán y en la comunidad alemana, en lugar de privarnos de ellas".

En el memorándum del 7 de enero de 1939, escrito por el acusado Schacht y otros directores del Reichsbank para Hitler, en el que se urgía a equilibrar el presupuesto a la vista de la amenaza de la inflación, se decía, y me refiero ahora al documento con la etiqueta EC-369 y en particular al párrafo que está al final de la primera página de ese documento: "Desde el principio el Reichsbank ha sido consciente del hecho de que sólo se puede llevar a cabo una política exterior exitosa por medio de la reconstrucción de la Fuerzas Armadas Alemanas. Por tanto [el Reichsbank] asumió ampliamente la responsabilidad de financiar el rearme a pesar de los peligros inherentes para la moneda. La justificación era la necesidad, que apartó todas las demás consideraciones, de hacerse con el armamento rápidamente, de la nada, y además de forma camuflada, para así hacer posible una política exterior con una autoridad respetada".

Los directores del Reichsbank, como expertos en dinero, creían que se había llegado a un punto en el que ya no era posible una mayor producción de armamento. Era meramente un juicio de la situación y no un principio moral, ya que no había ninguna oposición a la política de agresión de Hitler. Las dudas se referían a si sería capaz de financiar esa política. La carta de Hitler a Schacht en el momento de la renuncia de Schacht a su cargo en el Reichsbank, según aparece en el documento EC-397, rendía un alto tributo a los grandes esfuerzos de Schacht dedicados a acelerar el programa de los conspiradores nazis. Por entonces las fuerzas armadas le había permitido a Hitler tomar Austria y los Sudetes. Podríamos decir que hasta ese punto Schacht había hecho bien su trabajo. Y citando el documento EC-397, palabras de Hitler, en una carta que escribió al acusado Schacht: "Su nombre, por encima de todos, estará siempre vinculado a la primera época del rearme nacional".

A pesar de ser apartado de la presidencia del Reichsbank, Schacht siguió siendo ministro sin cartera y consejero especial confidencial de Hitler. El acusado Funk ocupó el puesto de Schacht como presidente del Reichsbank. Pido en este momento que el Tribunal preste atención al Volkischer Beobachter del 21 de enero de 1939. El acusado Funk no se veía inhibido en absoluto por el miedo a la inflación, ya que como Goering, bajo cuyo mando había trabajado en el Plan de Cuatro Años, no vio obstáculos al plan de ataque a Polonia.

En el documento 699-PS, una carta del acusado Funk a Hitler escrita el 25 de agosto de 1939, pocos días antes del ataque a Polonia, el acusado Funk informó a Hitler de que el Reichsbank estaba preparado para resistir cualquier alteración en el sistema de divisas y créditos ocasionado por una guerra a gran escala. Dijo que había transferido secretamente todos los fondos del Reichsbank al extranjero en oro, y que Alemania estaba lista para afrontar los retos financieros y económicos que tenía ante sí.

Y está muy claro por los escritos, los hechos, los discursos de los conspiradores nazis, que realmente dirigieron toda la economía alemana hacia la preparación para la guerra de agresión. Parafraseando las palabras que empleó una vez el acusado Goering, los conspiradores le dieron al pueblo alemán "cañones en lugar de mantequilla", y también le dieron... le dieron a la Historia el ejemplo más terrible de una nación orientada en tiempo de paz al único fin de la guerra de agresión. Sus preparativos económicos, formulados y aplicados con la energía implacable de Goering, la cínica magia financiera del acusado Schacht, y la voluntariosa complicidad de Funk, entre otros, eran una primera acción indispensable para la desgarradora tragedia que su agresión infligió al mundo.

Querría ofrecer como prueba, si es posible en este momento, Señoría, esos documentos a los que me he referido durante esta exposición. Aquí tenemos los documentos originales en las carpetas, y se pueden comparar con las traducciones que se han presentado al Tribunal.

EL PRESIDENTE: ¿Han tenido los acusados oportunidad de inspeccionar estos documentos?

SR. DODD: Dudo de que hayan tenido todo el tiempo necesario para inspeccionarlos, Señoría. Los documentos están ahí, pero no creo que hayan tenido ocasión de inspeccionarlos porque no han estado ahí el tiempo suficiente para ello.

EL PRESIDENTE: Bien, el Tribunal- creo que se les debería dar todas las oportunidades necesarias para inspeccionarlos y compararlos con las copias que se nos han presentado antes de que se presenten los originales.

SR. DODD: Muy bien, Señoría. Entiendo que podemos presentar estos más tarde.

EL PRESIDENTE: Por supuesto. El Tribunal se retirará durante diez minutos.

(Receso de diez minutos a las 15:25 horas)

CORONEL STOREY: Con la venia del Tribunal:

La Acusación de Estados Unidos pasa ahora a la fase del caso referida a la guerra de agresión, y será presentada por el Sr. Alderman.

SR. SIDNEY S. ALDERMAN: Con la venia del Tribunal:

Me dispongo a presentar en nombre del Fiscal Jefe de la Acusación de Estados Unidos pruebas que demuestran la alegación del Primer Cargo de la Acusación, referido a la planificación, preparación, iniciación y ejecución de guerras ilegales y de agresión, y sobre la conspiración destinada a cometer esos crímenes.

Consideramos que la fase del caso referida a la guerra de agresión, la fase de la guerra de agresión de la conspiración según el Primer Cargo, y la fase de la guerra de agresión de todo el caso son realmente el núcleo del caso. Si no la incluimos en nuestra exposición, no llegaremos al corazón del caso. Si no lo presentamos al Tribunal con todos los detalles necesarios, no lograríamos presentar lo necesario sobre la clave del caso.

Después de todo, todo lo demás de este caso, por muy dramático, por muy sórdido, por muy impactante y repugnante que sea a los sentimientos comunes de los pueblos civilizados, es algo accesorio, o subordinado, al aspecto del caso referido a la guerra de agresión.

Toda la dramática historia de lo que ocurrió en Alemania en las primeras fases de la conspiración, la ideología usada, las técnicas de terror empleadas, la supresión de las libertades empleada al hacerse con el poder, e incluso los campos de concentración y los Crímenes contra la Humanidad, las persecuciones, torturas y asesinatos cometidos, todas estas cosas habría tenido poca importancia jurídica internacional si no fuera por el hecho de que fueron la preparación para cometer agresiones contra pacíficos pueblos vecinos.

Incluso los aspectos del caso relacionados con los Crímenes de Guerra en su sentido estricto son aspectos que son meramente el resultado inevitable de las guerras de agresión provocadas por estos conspiradores, y por la clase de guerra que provocaron, la guerra total, el resultado natural del Estado totalitario dominado por un partido que la provocó, el resultado natural de las doctrinas atroces, los planes y objetivos de estos provocadores de guerras.

Por estas razones, repito, en nuestra opinión las fases del caso referidas a las adquisiciones territoriales obtenidas por medio de la amenaza con el uso de la fuerza y de agresiones reales y guerras de agresión son el núcleo real del caso. Así, pedimos que el Tribunal sea indulgente si por estas razones hacemos que la presentación de esta parte del caso sea tan detallada como nosotros consideramos necesario, a la vista de la enorme importancia del asunto.

El ámbito general del caso presentado por la acusación americana ha sido expuesto en el discurso de apertura del Sr. Letrado Jackson. Ese discurso indicaba al Tribunal la naturaleza general y carácter de las pruebas que la acusación americana presentaría para demostrar las alegaciones que analizaré. Sin embargo, antes de comenzar la presentación de esas evidencias, nos parece que sería útil para una presentación ordenada del caso dirigirnos al Tribunal haciendo una introducción a este segmento específico del caso de la acusación. Al hacerlo, no trataré de exponer de nuevo los fundamentos tan correctamente establecidos por el Sr. Letrado Jackson. Al contrario, limitaré mis observaciones introductorias a cuestiones específica y peculiarmente aplicables a esa parte del caso según Estados Unidos referida al crimen de la guerra ilegal, y el Plan Común o Conspiración para cometer ese crimen.

La norma legal sustancial que debe guiar las consideraciones del Tribunal en este aspecto del caso, y la norma legal que debe definir la sentencia del Tribunal sobre esta parte del caso, se expone en el Artículo 6 del Estatuto del Tribunal Militar Internacional. El Artículo 6, en la parte pertinente, dice así:

"Artículo 6. El Tribunal establecido por el Acuerdo referido en el Artículo 1 para el juicio y condena de los Principales Criminales de Guerra de los países europeos del Eje tendrá el poder de juzgar y castigar a personas que, actuando en interés de los países europeos del Eje, individualmente o como miembros de organizaciones, cometieron alguno de los siguientes crímenes.

Los siguientes actos, o cualquiera de ellos, son crímenes incluidos en la jurisdicción del Tribunal por los que se habrá de responder individualmente.

(a) Crímenes contra la Paz: es decir, la planificación, preparación, iniciación o ejecución de una guerra de agresión, o de una guerra violando tratados, acuerdos o garantías internacionales, o la participación en un Plan Común o Conspiración para cumplir cualquiera de las acciones anteriores;".

Los apartados (b) y (c) del Artículo 6 no son relevantes para este aspecto del caso. Sin embargo, el párrafo final sin número del artículo 6 es de gran importancia en este aspecto del caso. El párrafo dice así:

"Los líderes, organizadores, instigadores y cómplices que tomaron parte en la formulación o ejecución de un Plan Común o Conspiración para cometer alguno de los crímenes anteriores responderán por todos los actos cometidos por cualquier persona en la ejecución de dicho plan".

Al presentar las pruebas sobre este aspecto del caso querría pedirle al Tribunal que tenga presentes cinco principios derivados de las secciones del Estatuto que acabo de leer:

(1) El Estatuto atribuye "responsabilidad individual" por actos que constituyan "Crímenes contra la Paz";

(2) El término "Crímenes contra la Paz" incluye la planificación, preparación, iniciación o ejecución de guerras ilegales;

(3) El término "Crímenes contra la Paz" también incluye la participación en un Plan Común o Conspiración para cometer una guerra ilegal;

(4) Una guerra ilegal consiste en una guerra de agresión o una guerra en violación de tratados, acuerdos o garantías internacionales.

Estas dos clases de guerra ilegal no tienen por qué ser necesariamente la misma. Será suficiente para la acusación demostrar que la guerra fue de agresión, sin importar la violación de tratados, acuerdos o garantías internacionales. Por otro lado, sería suficiente para la acusación demostrar que la guerra tuvo lugar violando tratados, acuerdos o garantías internacionales, sin importar si fue o no una guerra de agresión. Creemos que las pruebas de este caso demostrarán de forma concluyente que las guerras planeadas, preparadas, iniciadas y ejecutadas por estos acusados, y las guerras que eran objetivo del Plan Común o Conspiración fueron ilegales por ambas razones. El quinto principio que les pido que tengan presente es que la responsabilidad criminal individual de un acusado es impuesta por el Estatuto no sólo por razón de una participación directa, inmediata, en el crimen. Es suficiente para la acusación demostrar que el acusado fue un líder, organizador, instigador o cómplice que participó o en la formulación o en la ejecución de un Plan Común o Conspiración para cometer Crímenes contra la Paz. En el caso de muchos de los acusados las pruebas demostrarán una participación personal directa e inmediata en el crimen sustancial. En el caso de algunos de los acusados las pruebas demuestran su participación en la formulación y ejecución de un Plan Común o Conspiración. En el caso de todos los acusados creemos que las pruebas demostrarán una total responsabilidad individual en Crímenes contra la Paz, según se definen en el Estatuto de este Tribunal. Con respecto a esto, quiero insistir en que el Estatuto declara que la responsabilidad de los conspiradores se extiende no sólo a sus propios actos, sino también a todos los actos realizados por cualquier persona en ejecución de la Conspiración.

Es una ley común en mi país que si dos o más personas se organizan para robar un banco, siguiendo un plan criminal con tal finalidad, y si durante la ejecución de su plan uno de los conspiradores comete un asesinato, todos los que participaron en la planificación y ejecución del robo al banco son culpables de asesinato, tuvieran o no una participación personal en éste. Es una norma legal simple declarada en el Estatuto. Todas las partes implicadas en un Plan Común o Conspiración son agentes de los demás y cada uno de ellos es responsable principal de los actos de todos los demás como sus agentes.

Hasta aquí en lo que respecta a la parte del Estatuto que tiene relación con esta sección del caso.

Pido al Tribunal que preste atención a las secciones de la Acusación presentada contra los acusados que tienen que ver con los crímenes de la guerra ilegal o guerra de agresión. En particular le pido al Tribunal que fije su atención en las alegaciones expuestas en los Cargos Primero y Segundo de la Acusación en este caso.

La exposición de los delitos del Primer Cargo de la Acusación se encuentra en el párrafo III. Los delitos ahí expuestos que son relevantes para la discusión actual son:

"Todos los acusados, con la colaboración de otras personas, durante un periodo de años anterior al 8 de mayo de 1945, participaron como líderes, organizadores, instigadores o cómplices en la formulación o ejecución de un plan común o conspiración para cometer, o que implicaba la comisión de, Crímenes contra la Paz... según se definen en el Estatuto de este Tribunal... El plan común o conspiración implicaba la comisión de Crímenes contra la Paz, ya que los acusados planearon, prepararon, iniciaron y llevaron a cabo guerras de agresión, que también eran guerras que violaban tratados internacionales, acuerdos o garantías..."

La exposición de los delitos del Segundo Cargo de la Acusación también es relevante en este punto. Debería ser obvio que en su esencia los Cargos Primero y Segundo se entrecruzan en esta Acusación. Lo primordial de los delitos contenidos en el Segundo Cargo, párrafo V de la Acusación es esto:

"La clave de la exposición de delitos del Primer Cargo de la Acusación es el Plan Común o Conspiración. La clave del Segundo Cargo de la Acusación está en los crímenes vinculados a la Conspiración y que fueron cometidos en su transcurso y para lograr sus objetivos".

Debería añadir en ese momento que al dividir el caso entre los Fiscales Jefe de los cuatro Gobiernos de la Acusación, se ha asignado la responsabilidad principal de la presentación de las pruebas del Primer Cargo a la acusación americana, yse ha asignado la responsabilidad principal de la presentación de las pruebas del Segundo Cargo a la acusación británica.

Pero como mostraremos algo después, los fiscales realizarán hasta cierto punto un esfuerzo cooperativo para presentar ambos cargos juntos. Además de los delitos referidos a la guerra ilegal del párrafo III del Primer Cargo de la Acusación, el Primer Cargo también incluye una serie de detalles de ese delito. En la medida en que esos detalles se refieren a la guerra ilegal, se incluyen en el párrafo IV (F) de la Acusación, que en el texto inglés va de la página 7 a la página 10, bajo el título general "Utilización del Control Nazi para la Agresión a Otras Naciones". Las alegaciones de estos detalles han sido leídas en una sesión abierta, en presencia de los acusados; y el Tribunal, así como los acusados, conocen el contenido de esas alegaciones. Pido su atención, sin embargo, para centrarnos en las partes de la Acusación que son relevantes en consideración de las pruebas que pretendo presentar ante el Tribunal.

Mi introducción a la presentación de pruebas en esta cuestión no sería completa si no invitara al Tribunal a considerar conmigo la relación entre la Historia y las pruebas de este caso. Ni la Defensa ni el Tribunal pueden orientarse y ver cuál es el problema, ni pueden presentar o considerar las pruebas del caso en su contexto apropiado, ni pueden argumentar o evaluar las sorprendentes implicaciones de las pruebas disponibles que se presentarán sin leer esa Historia, analizando las pruebas frente al trasfondo de la Historia registrada, y por Historia registrada, me refiero a la Historia de los últimos doce años.

El Juez Oliver Wendell Holmes, del Tribunal Supremo de Estados Unidos, vio a través de su experiencia judicial que "una página de Historia vale lo mismo que un volumen de lógica". Recuerdo que quizás lo expresó mejor, y quizás antes, en el prefacio de su libro sobre la ley común cuando dijo, creo, "La vida de la ley no ha sido la lógica, sino la experiencia". Considero que en el caso que tratamos, una página de Historia vale toneladas de pruebas. Como letrados y jueces no nos podemos cegar y limitar a lo que conocemos como hombres. La Historia de los últimos doce años es algo vivo y ardiente en nuestra memoria inmediata. Los hechos de la Historia se agolpan ante nosotros y demandan nuestra atención.

Es común en todos los sistemas de jurisprudencia que no se han de probar las cuestiones que son de conocimiento público, pero pueden ser tenidos en consideración por un tribunal sin más pruebas. El Estatuto de este Tribunal, siguiendo este principio reconocido universalmente, declara en el artículo 21:

"El Tribunal no solicitará pruebas de hechos de conocimiento público y los tendrá en consideración".

Los hechos de la Historia registrada son el principal ejemplo de hechos de conocimiento público que no requieren pruebas. Ningún tribunal pediría pruebas de que la Batalla de Hastings tuvo lugar en el año 1066, o de que la Bastilla cayó el 14 de julio de 1789, o de que el Zar Alejandro II liberó a los siervos en 1863, o de que George Washington fue el primer Presidente de Estados Unidos, o de que Jorge III era el Rey de Inglaterra en aquel tiempo.

Si se me permite hacer una interpolación, un viejo profesor de Derecho mío solía hablar de una curiosidad de la ley, que un juez ha de responder por no conocer la ley, que un abogado ha de tener un amplio conocimiento de la ley, y que un ciudadano corriente ha de tener un conocimiento absoluto de todas las leyes. Funciona a la inversa con los hechos, o los hechos de conocimiento público. En este caso, el juez ha de conocer todos esos hechos, por muchos que haya podido olvidar como persona. Así que uno de los propósitos de esta presentación será poner en práctica el conocimiento judicial, si existe realmente una hipótesis.

No es nuestro fin sin embargo convertir el sumario de esta causa en un libro de Historia. Las pruebas que presentamos son pruebas que por ahora han sido ocultadas a los historiadores. Completarán el registro de la Historia, pero han de leerse teniendo en cuenta el trasfondo que proporciona el conocimiento común y público. Las evidencias de este caso son sobre todo documentos capturados; estos documentos capturados completan la Historia interior que ya todos conocemos. Las pruebas que presentaremos constituyen una inspección de la Historia de tiempos recientes como la conoce el mundo. Las pruebas que se presentarán no sustituyen a la Historia. Esperamos que el Tribunal las considere una autenticación de la Historia. Las pruebas que hemos extraído de documentos capturados establecen la validez de la Historia reciente de los últimos doce años; una Historia de muchas agresiones cometidas por los conspiradores nazis acusados en este caso.

Al presentar al Tribunal documento tras documento, pido a éste que vea en esos documentos adiciones definidas a la Historia, la adición de nuevos elementos largamente sospechados y ahora probados. Los elementos que los documentos capturados añadirán en este aspecto particular del caso al registro de la Historia son los siguientes:

(1) la naturaleza conspiratoria de la planificación y preparación que subyace bajo las agresiones nazis ya conocidas por la Historia;

(2) la premeditación deliberada que precedió esos actos de agresión;

(3) los malignos motivos que condujeron a los crímenes;

(4) la participación individual de las personas nombradas en la conspiración nazi para provocar la agresión;

(5) la falsificación deliberada de los pretextos dados por los agresores nazis como razones de sus actividades criminales.

Los documentos capturados demostrarán estos elementos más allá de toda duda, y creemos que estos elementos, en el contexto de los hechos históricos, son todo lo que necesitamos mostrar.

El periodo crítico en la adquisición del poder por los nazis y la iniciación de la primera guerra de agresión fue muy corto. Este periodo crítico de preparación fuera de la ley y planificación ilegal que finalmente incendió el mundo entero fue increíblemente corto. Abarcó seis años, de 1933 a 1939. La velocidad con que se consiguió todo esto evidencia claramente la intensidad del fanatismo de los conspiradores y su eficiencia diabólica. Se acumula en estos seis cortos años la creación de la mayor tragedia a la que jamás se ha enfrentado la Humanidad.

Una comprensión total de estos seis años, y los agitados seis años de guerra que los siguieron, demanda que veamos este periodo de tiempo dividido en fases bastante definidas, fases que reflejan el desarrollo y ejecución del plan maestro nazi. Sugiero al Tribunal que al recibir las pruebas las sitúe en cinco fases. La primera fue sobre todo preparatoria, aunque incluyó acciones encubiertas. Esa fase va de 1933 a 1936. En ese periodo los conspiradores nazis, habiendo adquirido el control gubernamental de Alemania a mediados de 1933, volvieron su atención hacia la utilización de ese control para la agresión a otros países. El plan en este momento era adquirir fuerza militar y poder de negociación política para usarlos contra otras naciones. Tuvieron éxito. La segunda fase de su agresión fue breve. Es muy interesante ver que a medida que la conspiración ganó fuerza, ganó velocidad. Durante cada fase los conspiradores lograron cumplir sus objetivos cada vez en menos tiempo hasta que hacia el final la tasa de aceleración de su movimiento conspirador fue enorme. La segunda fase de su utilización del control para agredir a otros países consistió en el control y absorción de Austria y Checoslovaquia, por ese orden. En marzo, el tercer mes de 1939, lograron sus objetivos para esa fase. La tercera fase puede medirse en meses más que en años, de marzo de 1939 a septiembre de 1939. Habiendo tenido éxito la anterior agresión, habiendo logrado consumarla sin necesidad de recurrir realmente a la guerra, los conspiradores habían obtenido recursos y bases muy deseados y estaban listos para llevar a cabo más agresiones, por medio de la guerra si era necesario. En septiembre de 1939 comenzó la guerra. La cuarta fase de la agresión consistió en convertir la guerra en una guerra general de agresión europea. En abril de 1941, la guerra que había afectado hasta entonces a Polonia, el Reino Unido y Francia, se había extendido al invadir Escandinavia, los Países Bajos y los Balcanes. En la siguiente fase los conspiradores nazis llevaron la guerra al Este invadiendo el territorio de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, y finalmente, a través de su aliado en el Pacífico, Japón, precipitaron el ataque a Estados Unidos en Pearl Harbour.

El resultado final de estas agresiones es algo que permanece fresco en la memoria de todos nosotros.

Paso ahora a ciertas pruebas extraordinarias. En esta fase del caso no nos basamos exclusivamente en éstas, los elementos esenciales de los crímenes que he señalado pueden demostrarse por medio de un mero puñado de documentos capturados. Mi orden de presentación consistirá primero en presentar este grupo de documentos, documentos que prueban los elementos esenciales del caso de la guerra de agresión sin ninguna duda. Estos documentos no dejarán ningún resquicio de duda sobre el carácter agresivo de la guerra nazi o sobre la premeditación conspiratoria de esa guerra. Algunos documentos de este grupo son la base específica de alegaciones particulares de la Acusación. Cuando llegue a esos documentos, pediré que el Tribunal preste atención a las alegaciones de la Acusación que son específicamente demostradas por ellos. Habiendo demostrado así lo principal de los crímenes, continuaré la presentación de pruebas con una presentación más o menos cronológica de los detalles de la guerra de agresión, presentando pruebas más detalladas de las actividades relevantes de los conspiradores de 1933 a 1941.

Los documentos que hemos seleccionado para su presentación en este momento, antes de desarrollar con detalle el caso, son diez. Los documentos han sido seleccionados para demostrar los hechos básicos sobre cada fase del desarrollo de la conspiración nazi que produjo la agresión. Todos los documentos son de carácter conspirador. Ninguno de estos documentos es conocido, creo, por la Historia todavía, y cada documento es autónomo y cuenta su propia historia. Estas son las tres normas de selección que hemos querido aplicar.

Vuelvo al periodo de 1933 a 1936, un periodo caracterizado por una secuencia cuidadosa y planeada de preparativos para la guerra. Es el periodo cubierto por los párrafos 1 y 2 de la sección IV (F) de la Acusación, que se encuentra en la página 7 del texto impreso en inglés. El carácter esencial de este periodo fue la formulación y ejecución del plan para rearmar y reocupar Renania, en violación del Tratado de Versalles y otros tratados, para así adquirir fuerza militar y poder político de negociación para usarlo contra otras naciones.

Con la venia del Tribunal, tenemos lo que han sido denominados libros de documentos. Son traducciones al inglés de documentos alemanes, en algunos casos versiones en alemán. Pediré que se entreguen y entregaremos en este momento una copia para la Defensa. Ha sido físicamente imposible preparar veintiún ejemplares. Si es posible, trataremos de proporcionar más copias a los acusados.

DR. DIX (abogado del acusado Schacht): Se lo agradecería mucho. Para que no haya ningún malentendido, hemos decidido que mañana...

EL PRESIDENTE: Hable un poco más despacio.

DR. DIX: Hemos decidido que mañana hablaremos con las autoridades de la forma en la que en el futuro todas las evidencias puedan estar disponibles para todos los abogados de la defensa. Es por supuesto necesario que nadie tenga ventajas sobre otros. Por esta razón, querría reconocer la buena voluntad de la acusación en esta difícil situación.

Querría coger una copia, pero si lo hiciera, obtendría una ventaja injusta sobre el resto. No estoy en situación durante este proceso de darle a mis colegas las pruebas. Por esta razón, espero que entiendan que no acepto este documento. Estoy convencido de que mañana podremos acordar un método perfecto para obtener las pruebas, y trataremos de continuar hoy como se ha hecho hasta ahora.

EL PRESIDENTE: Sr. Alderman, ¿puede informar al Tribunal de cuantas copias de estos documentos podrá proporcionar a la defensa el lunes?

SR. ALDERMAN: No puedo en este momento. Con la venia de Su Señoría, ¿puedo hacer una sugerencia con respecto a esto que creo que puede ser de ayuda a todos los que concierne? Creo que muchos de nosotros no han estimado lo suficiente la contribución que ha hecho este sistema de intérpretes a este juicio. Todos hemos visto cómo ha acelerado el proceso, pero en cuanto a mi presentación de documentos alemanes se refiere, dejaré que hablen los documentos. Espero leer las partes pertinentes de los documentos y que pasen a través del sistema, para que así pasen al sumario del proceso. Los abogados de los acusados alemanes tendrán su trascripción en alemán; nuestros aliados franceses y rusos obtendrán la transcripción en su idioma, y considero que es la mejor forma de superar esta barrera del idioma. Reconozco que para el Dr. Dix recibir un volumen de documentos que son traducciones al inglés de documentos alemanes puede no parecerle de gran ayuda para él. Como ayuda, tendremos un documento alemán original en la vista, una copia, y si el Tribunal lo permite, querría pedir que el documento original alemán que lea se pase al intérprete alemán a las órdenes del Coronel Dostert, para que así, en lugar de tratar de pasar una traducción al inglés de nuevo a un posiblemente mal alemán, tengamos el documento original ante él y para que de esa forma, se incluya el texto alemán exacto en la trascripción diaria a todos los abogados de la defensa. Espero que sea una sugerencia útil.

EL PRESIDENTE: ¿Eso no depende hasta cierto punto de cuántos documentos omita?

SR. ALDERMAN: Es bastante cierto, Señoría, por lo que respecta a estos diez documentos que propongo analizar inmediatamente. Espero leer para la trascripción casi la totalidad de los documentos, dado que todo es importante, mucho más que cualquier cosa que pueda decir. Además todos estos diez documentos aparecen en la lista de documentos que proporcionamos a los abogados de la defensa, creo, el 1 de noviembre.

EL PRESIDENTE: Dice que estaban en la lista. ¿Son muy largos los documentos?

SR. ALDERMAN: Algunos son muy largos y algunos son muy cortos; no se puede generalizar. Cuando se trata de un discurso de Adolf Hitler, puede contar con que es más bien largo.

EL PRESIDENTE: ¿No podría el lunes entregar a todos los miembros de la defensa copias de estos diez documentos? Se me ha indicado que las fotocopias podrían hacerse muy fácilmente.

SR. ALDERMAN: Por lo que sé, nuestras fotocopiadoras y mimeógrafos están saturados de trabajo. Es un problema mecánico muy complicado.

CORONEL STOREY: Con la venia de Su Señoría, unas aclaraciones adicionales. Los documentos que el Sr. Alderman pretende presentar estaban en la lista de los acusados presentada en el centro de documentos el 1 de noviembre de 1945. El Teniente Barrett hizo veintitrés copias de esa lista, las que pudo. Se enviaron seis copias al Centro de Información de los Acusados. No podemos decir en este momento si se han entregado seis copias, es decir, fotocopias de cada documento, a los acusados, pero cuando necesitaron copias de alguno en concreto, o se les mostró el original, o se hicieron fotocopias.

De nuevo, Señoría, indico los problemas físicos casi insuperables que supone hacer las veintitrés copias de cada documento que se requieren.

EL PRESIDENTE: Si me permite interrumpirle, me imagino que la lista que fue entregada el 1 de noviembre no contenía sólo estos diez documentos, sino que había un gran número de otros documentos.

CORONEL STOREY: Correcto, Señoría.

EL PRESIDENTE: Así que la defensa no podía saber qué documentos de esa lista se iban a emplear.

CORONEL STOREY: Salvo que, Señoría, se les notificó que la acusación usaría todos o algunos de esos documentos si era necesario y si las copias no se proporcionaron al pedirlas, desde entonces se han hecho y se les han entregado.

Permítame decir, Señoría, que trabajando veinticuatro horas al día estamos tratando de proporcionar diez juegos de todo esto a la defensa y habrá un juego completo. Se entregó un juego completo a la defensa aquí y ahora, y es algo que se seguirá haciendo. Tengo la certeza de que los otros juegos estarán en sus manos en algún momento del domingo, pero ahora les entregamos una lista completa- no una lista, sino copias completas.

DR. SIEMERS (abogado del acusado Raeder): pido que el Tribunal me disculpe mi ronquera. Querría señalar un hecho. La acusación ha declarado esta mañana que esos documentos que nos entregará están en la lista que se nos proporcionó el 1 de noviembre, o estaban en la lista que se nos dio esta mañana. Esta mañana se nos proporcionó una lista en la sala cincuenta y cinco. La tengo en mis manos. Esta mañana se mencionaron nueve documentos. De estos documentos sólo uno, en contra de lo que dice la acusación, estaba presente; los otros ocho o nueve documentos ni estaban en la lista vieja, ni en la nueva. Los otros ocho documentos no están, por las últimas noticias que tengo, que son de la hora de comer, ni en la sala de documentos, ni en fotocopias, así que no se me han podido proporcionar. Creo, Señoría, que no nos será posible trabajar de esta forma. Pido por tanto que, en primer lugar, podamos esperar hasta que hayamos tenido nuestra discusión mañana con la acusación, que nos han ofrecido amablemente, y veamos...

EL PRESIDENTE: El Tribunal propone que se levante la sesión ahora y se dé a la defensa la oportunidad de reunirse con la acusación mañana por la mañana. Tanto la acusación como la defensa parecen estar totalmente dispuestos a hacer todos los esfuerzos posibles para enfrentarse al caso de una forma razonable, y en esa reunión podrán hablar de estos documentos que según usted se han omitido, y la acusación tratará de proporcionarles referencias a otros documentos.

DR. SIEMERS: Sí, tengo otra petición. La acusación acaba de decir que difícilmente sería posible hacer veintitrés fotocopias. Creo, Señoría, si esos documentos son tan importantes como dijo hoy la acusación, es una condición sine qua non que todos los abogados de la defensa y todos los acusados tengan una fotocopia de estos documentos.

Como todos sabemos es fácil hacer copias en unas pocas horas. Con los excelentes aparatos de los que se dispone debería, en mi opinión, ser fácil hacer veinte o cuarenta fotocopias de estos diez documentos en cuarenta y ocho horas.

EL PRESIDENTE: Bien, se reunirán mañana con la acusación y tratarán de llegar a un acuerdo satisfactorio con ellos; y ahora se levanta la sesión.

(Se levantó la sesión hasta el 26 de noviembre de 1945 a las 10:00 horas)



Resolución óptima recomendada para visualizar perfectamente esta web en Google Chrome y Mozilla Firefox: 1024 X 768

Normativa     Sobre el autor     Sobre la web     Enlaces recomendados     Mapa web     Librería     Contacto     ® 00/2007/1322