Enciclopedia del Holocausto No Link Lines!


BUSCADOR INTERNO

 

OPCIONES

Inicio web

Siguiente

Anterior

Galería fotográfica



Contador desde
31-07-2011

 

  RABKA, ESCUELA DE CRIMINALES

Rabka es una pequeña localidad polaca entre Cracovia y Zakopane que siempre se dedicó al turismo de balnearios. Con la invasión alemana a Polonia el 1 de Septiembre de 1939, la Gestapo sitúa una de sus oficinas en el Hotel Palace de esta ciudad.

Bajo el mando del jefe de la Gestapo Robert Philipp Weissmann, y su adjunto Richard Arno Schmisch, esta oficina pronto comienza sus actividades criminales; las torturas eran diarias hacia los judíos de la región y se llegaron a producir más de 300 muertes entre hombres, mujeres y niños. A esta oficina se le llegó a conocer como "Resort Muerte".

A primeros de 1940 la SS instala en Rabka un centro de enseñanza y preparación para que los nuevos cadetes de la SS, de la Gestapo y agentes "V" (civiles polacos, ucranianos y alemanes fieles al régimen nazi) aprendan tanto las técnicas de torturar y asesinar individual o colectivamente a hombres, mujeres y niños como insensibilizarlos ante los gritos y súplicas de sus víctimas y acostumbrarse a estar salpicados de la sangre de aquellos a quienes asesinaban.

La creación de tan terrible "academia" es asignada al miembro del Einsatzgruppe I Bruno Streckenbach y su primer jefe fue el Comandante SS-Hauptsturmführer Hans Kruger. Esta academia se situó en un sanatorio judío requisado para este fin; a su vez el SS-Untersturmführer Wilhelm Rosenbaum es nombrado Comandante de la Policía y abastecerá de judíos a la academia para que sus alumnos tengan "elementos de prácticas". La edad para poder ser alumno debía estar entre los 18 y los 35 años y poseer una salud perfecta.

Si bien la función oficial del SS-Untersturmführer Wilhelm Rosenbaum era la de procurar alojamiento para los alumnos o cadetes y el abastecimiento y mantenimiento de la academia, realmente supervisó en persona las prácticas del asesinato y cuando algún alumno mostraba debilidad o dudas en el momento de disparar a las cabezas de los prisioneros o ahorcarlos, Wilhelm Rosenbaum lo apartaba inmediatamente del grupo para ser enviado al Frente del Este; no quería débiles entre sus alumnos.

Entre el personal operario de la academia estaban 3 hermanos alemanes que hablaban perfectamente el ucraniano; los hermanos varones y miembros de la SS, Johann y Wilhelm Mauer se dedicaron a enseñar a los alumnos de este país y su hermana Lisa que realizó tareas en la oficina de administración de la academia como abastecimiento de cocina y pedidos de suministros. El resto de funciones como limpieza y mantenimiento fue otorgado a personal polaco de la región; este personal estaba controlado por el kapo judío Paul Beck, que hablaba varios idiomas y servía de traductor en la academia.

En Julio de 1940 la academia se traslada a Zakopane; se instala en una escuela femenina de educación secundaria (el Theresianeum) y que además de ser un edificio mayor está más alejado de la población; el kapo judío Paul Beck y todo el personal se traslada a estas nuevas instalaciones de 4 plantas de altura. Cerca de este escuela había una villa confiscada a un acaudalado judío polaco y en ella se instala Wilhelm Rosenbaum junto a su novia Anne Maria Bachus.

La academia de la SS en Rabka.

Ya en otoño de 1940 el Comandante de la academia Hans Kruger es llamado para realizar otras funciones en Cracovia y es relevado por el Dr. Eberhard Schoengarth aunque por unos días. Le sucede en el mando el SS-Hauptsturmführer Rudolf Voigtlander pero tras dos semanas le releva Wilhelm Rosenbaum que permanece en este puesto hasta Abril de 1941, cuando es destinado a la oficina de Eberhard Schoengarth.

Desde entonces toda actividad en la academia se paralizó y hasta Noviembre de 1941 solamente quedó un pequeño grupo de operarios que se dedicaron a tareas de mantenimiento. Es en esta fecha cuando Wilhelm Rosenbaum y Eberhard Schoengarth regresan para proseguir con las tareas "educativas" de la academia. Para decorar la entrada a la academia, se instaló una gran bandera negra con la esvástica en el techo junto a la inscripción "Befehlshaber der Sicherheitspolizei und des SD im GG - Schule der Sicherheitspolizei" (Comandancia de la Policía de Seguridad y la SD en el GG - Escuela de Policía de Seguridad)

Diciembre de 1941; los primeros alumnos polacos, alemanes y ucranianos llegan a la academia y se abren talleres como peluquería, sastrería, zapatería, etc... que servirán como instalaciones complementarias además de un campo de deportes y una galería de prácticas de tiro. Hay que hacer notar que la mayoría de los materiales de construcción eran traídos de los cementerios judíos de la región con dos fines: El utilizar piedras de lápidas como elementos sólidos de construcción y el humillar a los prisioneros judíos al tener que pisar las lápidas. Para estas tareas de construcción Wilhelm Rosenbaum dispuso una zona alambrada en donde recluyó a sus judíos de confianza y que servían tanto en labores de construcción como de mantenimiento.

Los cursos tenían una duración media de 3 a 6 meses para mandos medios y altos y de 1 mes para la tropa básica y consistían en el aprendizaje y especialización en 3 sistemas de asesinato: El ahorcamiento, el disparo en la cabeza (individuales o en grupos) y mediante palizas hasta la muerte. Para estas "prácticas" se detenía mediante redadas a los judíos de las poblaciones cercanas que eran llevados a la academia con excusas para ser recibidos por alumnos que, con guantes de cuero, los golpeaban incesantemente mientras los dirigían hacia las zanjas abiertas en el bosque que rodeaba la academia.

Fotografía posiblemente de Rabka. Un grupo de prisioneras judías desnudas se dirigen hacia las zanjas para ser asesinadas como prácticas para los alumnos de la academia. (0160g)

Wilhelm Rosenbaum vigilaba de cerca las prácticas para el crimen; a caballo o andando con su bastón de mando bajo el brazo, se encargaba personalmente de la humillación previa a la muerte rompiendo libros sagrados y arrojando los trozos a las fosas comunes antes de asesinar a sus víctimas que en grupos de entre 50 y 150 eran obligados a desnudarse, situarse junto al borde de las fosas y esperar la muerte. En otras ocasiones traía niños a los que obligaba a correr por las galerías de tiro y que los alumnos practicasen el tiro a objetivos móviles.

Algunos kapos y trabajadores judíos fueron obligados a asistir a estas prácticas de la muerte; aunque no se les enseñaba a disparar y matar si debían aprender a mantener la calma en los momentos en que las víctimas eran asesinadas y abrir o cerrar fosas comunes sin perder el control.

Todos los SS "aprobados" al finalizar el curso eran destinados tanto a los campos de concentración y exterminio para el exterminio en masa como a los ghettos para la eliminación de los mismos.

En cierta ocasión Wilhelm Rosenbaum ordenó la detención de todos los judíos de la localidad de Jordanow; a los varones se les asesinó mediante un disparo en la cabeza y sus cuerpos arrojados a una fosa común sin comprobar que algunos aún estaban vivos pero no importó ya que se les cubrió de tierra y se allanó el terreno. Respecto a las mujeres y niños parecía que se habían salvado ya que por orden directa de Wilhelm Rosenbaum se les dio alojamiento y comida en el pueblo aunque vigilados por soldados. Pasados 2 días las mujeres y niños fueron obligados a entrar en la academia y en grupos de 4 ó 5 personas fueron asesinados como muestra ante unos 100 nuevos alumnos ucranianos.

En Agosto de 1943 Wilhelm Rosenbaum se casa con su novia y es trasladado a Salzburgo pero el 2 de Enero de 1945 regresa a la academia de Rabka como Jefe de Personal; el 3 de Febrero ordena cancelar el curso debido al avance de las tropas rusas y se paralizan todas las actividades.

  JUICIOS Y SENTENCIAS A LOS RESPONSABLES DE RABKA

Tribunal de Freiburg-Breisgau (Alemania) con sentencias en 1965:

Delitos: Deportación en masa y disparos individuales a hombres, mujeres y niños judíos durante el transcurso de varias "operaciones de reasentamiento" en el área del distrito de Nowy Targ. Fusilamientos masivos de trabajadores forzados judíos y presos en el cementerio judío de Nowy Targ. Tiroteos debido a violaciones contra el Decreto sobre las restricciones residenciales para judíos en el Gobierno General.

Richard Arno Sehmisch: 4 años y medio de prisión.

Robert Philipp Weissmann: 7 años de prisión.


Tribunal de Bochum (Alemania) con sentencias en 1966:

Delitos cometidos en: Neu-Sandez, Alt-Sandez, Biegonice, Grybow, Krynica, Limanowa, Marcinkowice, Mszana Dolna-Muszyna, Nawojowa, Przemysl, Raba Nizn y Tymbark durante 1940-1945.

Bruno Baunack: Cadena Perpetua y 3 años de prisión.

Egbert Bro: 5 años de prisión.

Emil Wel: 3 años y medio de prisión.

Gunter Lab: 10 años de prisión.

Hans Boh: 3 años y medio de prisión

Heinrich Hamann: Cadena Perpetua y 10 años de prisión.

Heinrich Sie: 6 años de prisión.

Jean Claud Bornholt: Cadena Perpetua y 12 años de prisión.

Josef Lin: 3 años y 2 meses de prisión.

Josef Rouenhoff: Cadena Perpetua y 15 años de prisión.

Karl Gre: 3 años y 2 meses de prisión.

Max Dom: 5 años de prisión.

Paul Den: 4 años y medio de prisión.

Walter Rei: 3 años y 2 meses de prisión.


Tribunal de Bochum (Alemania) con sentencias entre 1967 y 1971:

Delitos cometidos en: Neu-Sandez (Nowy Sacz) en Agosto de 1942.

Hans Wilhelm Bar: 3 años de prisión.


Tribunal de Hamburgo (Alemania) con sentencias en 1968:

Delitos cometidos en Rabka en Mayo de 1942 así como el asesinato directo de una familia judía que se apellidaba igual que el acusado: Rosenbaum.

Wilhelm Karl Johannes Rosenbaum: 16 Cadenas Perpetuas.


  LA VIDA POSTERIOR DE WILHELM ROSENBAUM

Debido al secretismo que rodeó la academia de Rabka, Wilhelm Rosenbaum, tras acabar la Segunda Guerra Mundial, se marchó a vivir a la localidad austriaca de Simmling encontrando trabajo como gerente de los envíos en una cooperativa agrícola de la Alemania del Este; posteriormente se traslada a Hamburgo en donde trabajó como agente de seguros, vendedor ambulante y hasta de detective privado.

En 1949 abrió una tienda de golosinas y repostería que cierto éxito y aumentó su negocio vendiendo estos productos al por mayor para otros negocios menores llegando a facturar en aquella época un volumen de ventas de 1,3 millones de marcos.

La impunidad no es eterna; el 7 de Septiembre de 1961 Rosenbaum fue localizado y detenido por Crímenes de Guerra al saberse los asesinatos cometidos en Rabka bajo su mandato pero su juicio fue lento debido a los retrasados testimonios de sobrevivientes y testigos de sus fechorías en Rabka; en 1968 recibió las sentencias: 16 Cadenas Perpetuas. A los pocos años de estar en prisión quedó en libertad por motivos humanitarios al padecer reuma crónico.

  DOS VELAS POR SAMMY

Por Simon Wiesenthal

La primera vez que escuché hablar de Sammy Rosenbaum fue en 1965, cuando la señora Rawicz, de Rabka, se presentó en mi oficina en Viena para brindar testimonio en el juicio por crímenes de guerra.

La Sra. Rawicz recordaba a Sammy Rosenbaum como “un niño frágil, de carita delgada y grandes ojos oscuros, que parecía ser mucho mayor de la edad que tenía, como muchos otros niños que se enfrentaban demasiado tempranamente a la vida”. Sammy tenía nueve años en 1939 cuando los alemanes entraron en Rabka y convirtieron la vida en una pesadilla.

El padre de Sammy era un sastre que vivía en una casa vieja, en dos cuartos con olor a rancio junto a una pequeña cocina. Pero era una familia feliz y religiosa. Cada viernes de noche, después que su madre y hermana encendían las velas de Shabat, Sammy iba con su padre a la Sinagoga.

En 1940 la SS estableció un centro de entrenamiento en lo que habían sido los barracones del ejército polaco, cerca de Rabka. En la primera fase de la guerra los pelotones de la SS fusilaban a sus víctimas; cincuenta, cien, incluso ciento cincuenta personas por día.

En Rabka se iba endureciendo a los integrantes de la SS para insensibilizarlos ante la sangre, a los gritos de las mujeres y niños. El trabajo tenía que ser llevado a cabo con el mínimo de alboroto y el máximo de eficiencia. Eran las órdenes del Führer, el “Führerbefehl”.

El comandante de la unidad era el Untersturmführer de la SS, Wilhelm Rosenbaum de Hamburgo. Cínico y brutal, siempre llevaba una fusta en la mano. “Su mera presencia nos infundía temor”, recordaba la mujer de Rabka.

A principios de 1942, el SS Rosenbaum ordenó que todos los judíos de Rabka se presentaran en la escuela local para “registrarse”. Los enfermos y los viejos iban a ser deportados, los otros trabajarían para la Wehrmacht.

Cuando la revisión estaba por terminar llegó el Führer de la SS Rosenbaum, acompañado de dos lugartenientes, Hermann Oder y Walter Proch. El Führer de la SS Rosenbaum leyó la lista de nombres. “De pronto, golpeó con fuerza la mesa con su fusta”, me relató la mujer de Rabka. “Nos sobresaltamos, como si cada uno de nosotros hubiera recibido un latigazo”. El SS Rosenbaum gritó: “¿Qué significa esto? ¿Rosenbaum? ¡Judíos! ¿Cómo es que estos malditos judíos se atreven a llevar mi noble nombre alemán?

Arrojó la lista sobre la mesa y salió de la habitación. Sabíamos que era solo una cuestión de tiempo: los Rosenbaum habían sido sentenciados a muerte. A las personas se las ejecutaba por el mero hecho que su apellido era Rosenberg, o porque daba la casualidad que su primer nombre era Adolf o Hermann.

La escuela de policía llevaba a cabo las ejecuciones en un claro del bosque. Bajo la mirada del SS Führer Rosenbaum los estudiantes ejecutaban a los judíos y polacos detenidos por la Gestapo y éste observaba de manera clínicamente distante las reacciones de los estudiantes. Si un estudiante dudaba o se sobresaltaba era retirado del pelotón de ejecución y enviado al frente.

Después de la etapa de registro la Sra. Rawicz trabajó como limpiadora en la escuela de policía. “Cuando los hombres de la SS volvían del claro del bosque yo tenía que limpiar sus botas cubiertas de sangre”. Era un viernes de mañana en Junio de 1942. Dos hombres de la SS escoltaron al judío Rosenbaum, a su mujer y a su hija de quince años Paula. Detrás de ellos iba el SS Führer Rosenbaum.

La mujer y la joven fueron llevadas fuera del edificio de la escuela y después escuché algunos tiros”, declaró la testigo. “Pude ver cómo el SS Rosenbaum castigaba duramente a Rosenbaum con la fusta mientras gritaba: ¡Judíos mugrientos, les voy a dar una lección por llevar mi nombre alemán!” Después el SS sacó su revolver y disparó dos o tres tiros sobre Rosenbaum, el sastre. Luego el SS envió a un kapo sin armas (policía judío) a la cantera, a buscar a Sammy.

Éste fue a Zakryty en un carro tirado por un caballo. Paró y le hizo una seña con la mano a Sammy Rosenbaum. Todos los que estaban en la cantera se quedaron mirando, los trabajadores judíos y los guardias de la SS. Sammy colocó la piedra que tenía en sus manos en el camión y se dirigió hacia el carro.

Sammy elevó la mirada hacia el kapo y preguntó: “¿Dónde están? Papá, mamá y Paula. ¿Dónde?" El kapo solamente sacudió la cabeza.

Sammy comprendió. “Están muertos”. Murmurando, dijo de manera realista: “Nuestro nombre es Rosenbaum y ahora me viniste a buscar a mi”. Subió al carro y se sentó al lado del kapo.

La reacción que el policía esperaba era que Sammy se echara a llorar, que quizás intentara escaparse. Al salir de Zakryty el policía iba pensando cómo habría podido advertir al chico, de qué manera permitirle que desapareciera en los bosques y quizás encontrar ayuda con la resistencia polaca. Ahora era demasiado tarde. Los guardias de la SS estaban vigilando.

El kapo le relató a Sammy lo ocurrido esa mañana. Sammy le pidió si podrían parar un momento en su casa. Una vez llegados allí, se bajó del carro y entró a la casa, dejando la puerta abierta. Paseó su mirada por la mesa con las tazas del desayuno medio vacías. Miró el reloj. Eran las tres y media. Papá, Mamá y Paula ya estaban enterrados y nadie había encendido una vela por ellos. Lenta y metódicamente Sammy sacó las cosas de la mesa y allí colocó los candelabros.

Desde afuera podía ver a Sammy”, le contó el kapo a la Sra. Rawicz. “Se colocó su kipá y encendió las velas. Dos por su padre, dos por su madre, dos por su hermana. Y rezó. Observé cómo se movían sus labios. Rezó Kadish por ellos". El Kadish es la oración por los muertos. Su padre siempre rezaba Kadish por sus padres fallecidos y le había enseñado a Sammy esta plegaria. Ahora él era el único que quedaba de su familia. Permaneció inmóvil mirando las seis velas.

Desde afuera el policía judío vio como Sammy sacudía lentamente la cabeza, como si de pronto se hubiera acordado de algo. Luego Sammy colocó dos velas más sobre la mesa, tomó un fósforo, las encendió y luego rezó.

El chico sabía que ya estaba muerto”, dijo más tarde el policía. “Encendió las velas y rezó Kadish en su propio nombre”.

Sammy salió de la casa y se sentó al lado del kapo, que estaba llorando. El chico no lloraba. El kapo se limpió las lágrimas con el dorso de la mano y tiró de las riendas, pero las lágrimas le seguían corriendo por las mejillas. El chico no pronunció palabra. Suavemente tocó el brazo del kapo, para consolarlo, para perdonarlo por llevarlo; yo agregaría, ¡a la muerte!

Se dirigieron al claro en el bosque, donde estaban esperando el SS Rosenbaum y sus estudiantes.

"¡Bueno, finalmente llegaron…! ¡Ya era hora!", gritó el SS.

Ninguna lápida lleva el nombre de Sammy Rosenbaum. Nadie podría recordarlo de no haber venido esta mujer de Rabka a mi oficina. Pero cada año, en un día de junio, enciendo dos velas en su memoria y rezo el Kadish.

Original de: Jabad.com



Resolución óptima recomendada para visualizar perfectamente esta web en Google Chrome y Mozilla Firefox: 1024 X 768

Normativa     Sobre el autor     Sobre la web     Enlaces recomendados     Mapa web     Librería     Contacto     ® 00/2007/1322