Enciclopedia del Holocausto No Link Lines!


BUSCADOR INTERNO

 

OPCIONES

Inicio web

Siguiente

Anterior

Galería fotográfica



Ante Palevic


Dinko Sakic


Maks Luburic


Nada Luburic



Contador desde
31-07-2011

 

  LA USTASHA

Movimiento católico-fascista de Yugoslavia con tendencias terroristas, supuestos lazos con la iglesia católica de Pío XII y encabezado por Ante Palevic; el 11 de Abril de 1941 fue utilizado por Hitler para colocar a un gobierno de paja en este país.

Ante Palevic estaba refugiado en la Italia de Mussolini ya que Francia y su propio país le buscaban por preparar el asesinato del Rey Alejandro de Yugoslavia y del Primer Ministro francés Louis Barthou.

Con Ante Palevic a la cabeza de Yugoslavia bajo el apoyo y auspicio del gobierno nazi reorganiza la Ustasha para aniquilar todo rastro del judaismo y comenzar una limpieza étnica sin precedentes. El mismísimo Ministro de Educación y Cultura de Yugoslavia, Mile Budak, manifestó: 

"La base del Movimiento Ustasha es la religión. Para las minorías como los serbios, judíos y gitanos tenemos tres millones de balas. Mataremos parte de los serbios, a otros los deportaremos y el resto será forzado a aceptar la Religión Católica Romana. De esta forma la Nueva Croacia se librará de todos los serbios en su seno para llegar a ser 100% católica en un periodo de 10 años."  

Esta ideología que manifestaba abiertamente la forma de pensar de la Ustasha fue asentido y repetido por el sacerdote Mate Mogus: "Hasta ahora hemos trabajado para la Fe Católica con el libro de plegarias y la cruz. Ahora ha llegado la hora de trabajar con el rifle y el revólver."

El 17 de Febrero de 1942 Reinhard Heydrich comunicó a Hitler que:

"El número de eslavos masacrados por los croatas de las formas más sádicas son estimados en  300.000.... La realidad es que en Croacia, los serbios que quedan vivos son aquellos que se han convertido al catolicismo, a quienes les es permitido vivir sin ser molestados. Debido a esto es claro que el estado de tensión serbo-croata es una lucha entre la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa."

La brutalidad de la Ustasha sobrepasaba los límites de lo imaginable hasta el punto que los mismos fascistas italianos quedaban horrorizados por los métodos para asesinar a todo grupo étnico no acorde a sus criterios; de hecho determinados fascistas intentaron rescatar a judíos, gitanos y servios pero la Ustasha se negó a ello alegando que debían morir.

Karl Heinz Deschner, un historiador de la Ustasha, describió las matanzas y las torturas así: 

"Las ejecuciones en masa eran comunes, las víctimas eran degolladas y a veces despedazadas y muchas veces era común ver pedazos de carne colgadas en carnicerías con un cartel que decía "carne humana". Los crímenes de los alemanes de los KZ parecían pequeños comparados con las atrocidades cometidas por los católicos. Los Ustashas adoraban los juegos de tortura que se convertían en orgías nocturnas que incluían clavar clavos al rojo vivo debajo de las uñas, ponían sal en las heridas abiertas, cortaban todas las partes humanas concebibles y competían por el título de quién era el mejor en degollar sus víctimas. Quemaron iglesias ortodoxas llenas de gente, empalaron niños en Vlasenika y Kladany, cortaron narices, orejas y arrancaron ojos. Los italianos fotografiaron a un Ustasha que tenía dos cadenas de lenguas y ojos alrededor de su cuello."

Entre sus hazañas más notables destacan la persecución y asesinatos de decenas de miles de servios y judíos y el envío de seres humanos a los campos de exterminio como el de Jasenovac para su eliminación.

En Abril de 1988 Dinko Sakic declaró ante la televisión pública de Argentina haber ejercido el mando en el campo Jasenovac; de hecho una sobreviviente de este campo, Liliana Ivanicevic, dijo que fue llevada allí cuando tenía seis años. “Yo era un esqueleto con una panza enorme. Dinko Sakic era un conocido degollador”. Dinko Sakic reconoció que efectivamente ejerció el mando pero añadió que “no había un guardia ni un administrador que pudiera tocar a un prisionero. Estaba prohibido”. En este campo se exterminó a 600.154 prisioneros inocentes.

El primer comandante del campo había sido Maks Luburic. Existen testigos que dan fe que su media hermana, Nada, ejerció de guardia o comandante en la sección para mujeres del campo, donde fue fotografiada vistiendo el uniforme del ejército croata. Allí conoció a Dinko Sakic con quien se casó. Finalizada la contienda se escondieron en Argentina.

Tras su localización, Yugoslavia y Croacia pidieron la extradición de ambos. El presidente argentino Carlos Menem la concedió a Croacia, cuyo presidente, Franjo Tudjman, reivindicaba al régimen Ustasha. Dinko Sakic fue sentenciado a 20 años de prisión. Esperanza pasó tres meses detenida pero fue liberada porque el gobierno de Tudjman dijo que no había pruebas suficientes para juzgarla.

  IMÁGENES RELACIONADAS

Soldados de la Ustasha durante una matanza de prisioneros judíos. 

El Padre Petar Brzica fue Teniente en el campo Jasenovac y le gustaba retratarse con sus "trofeos". 

Miembros de la Ustasha saqueando
las posesiones de los prisioneros.


Resolución óptima recomendada para visualizar perfectamente esta web en Google Chrome y Mozilla Firefox: 1024 X 768

Normativa     Sobre el autor     Sobre la web     Enlaces recomendados     Mapa web     Librería     Contacto     ® 00/2007/1322