Enciclopedia del Holocausto No Link Lines!

BUSCADOR PROPIO


 

   EL ASCENSO DE ADOLF HITLER AL PODER


Enlace relacionado: Criminal de Guerra Adolf Hitler.

Véase el apartado "Principios básicos del Movimiento Nazi".

Véase el apartado "EL PAPA DE HITLER".

Véase el apartado "EL NAZISMO DE ADOLF HITLER".


Libros electrónicos Que puede LEER, DESCARGAR, COMPRAR O ALQUILAR:

(Información del contenido de cada libro en la ficha propia)

ADOLF HITLER,
EL MUNDO EN LLAMAS
(Castellano)

ADOLF HITLER,
EL MUNDO EN LLAMAS
(Francés)

ADOLF HITLER,
EL MUNDO EN LLAMAS
(Portugués)

ADOLF HITLER,
EL MUNDO EN LLAMAS
(Polaco)

ADOLF HITLER,
EL MUNDO EN LLAMAS
(Alemán)

ADOLF HITLER,
EL MUNDO EN LLAMAS
(Inglés)

LOS EXPERIMENTOS
MÉDICOS CON
PRISIONEROS
(Castellano)

LOS EXPERIMENTOS
MÉDICOS CON
PRISIONEROS
(Inglés)

LOS 13 JUICIOS
DE NUREMBERG
(Castellano)

LOS 13 JUICIOS
DE NUREMBERG
(Inglés)

AUSCHWITZ, LA
ARQUITECTURA
DE LA DEMENCIA
(Castellano)

AUSCHWITZ, LA
ARQUITECTURA
DE LA DEMENCIA
(Inglés)

CRONOLOGÍA DEL
TERROR NAZI
(Castellano)

CRONOLOGÍA DEL
TERROR NAZI
(Inglés)

LOS 1.098 JUDÍOS DE OSKAR SCHINDLER
(Castellano)


Poco podría suponer Alois, un agente de aduanas austriaco, que su hijo Adolf y al que maltrataba continuamente con severas palizas llegaría a ser el responsable directo de la mayor atrocidad cometida contra la humanidad y de iniciar una guerra que asoló el mundo.

Hitler, cuya educación básica en colegios rurales pequeños le otorgó tanto sus primeros y amplios conocimientos como una pequeña luz de odio hacia los judíos por sospechar que su padre era hijo de la relación de su abuela con un hebreo, pasó a estudiar en la Escuela de Artes y Oficios de Linz. Estudiante sagaz e inteligente, Hitler no encontraba obstáculos en superar todas las asignaturas lo que derivó en una cierta soledad carente de amistades y llenándola con su pasión de pintar. Sus intentos por formar parte de los estudiantes de la Academia de Bellas Artes de Viena fracasan varias veces por lo que se dedica a pintar y vender sus propios cuadros sin el éxito que pretendía.

Cuando es llamado a filas para realizar su Servicio Militar y por sus convicciones de que el ejército era decadente, engañoso y poco firme se declara prófugo y durante 3 años vive escondido en Viena soñando pertenecer al poderoso ejército alemán entre retazos musicales de Wagner. Tras este periodo se refugia en Munich y tras excusarse de su deserción con alegatos de pobreza y pasar un Tribunal Médico es licenciado pero un año más tarde alista voluntario para luchar en la Primera Guerra Mundial.

Tras quedar herido varias veces y demostrar su lealtad ante las órdenes adquiere una aureola de admiración entre sus compañeros y superiores. Durante una larga temporada en un Hospital Militar empieza a analizar la nueva configuración de Europa con la derrota de Alemania y el nuevo orden mundial; la extensión de los judíos por Europa, unas nuevas doctrinas sociales que eliminan los antiguos valores éticos con los que siempre había soñado y la derrota de los grandes imperios europeos le llevan a ofrecerse como espía del ejército por lo que comienza a moverse en organizaciones políticas a fin de detectar posibles conspiraciones.

Hitler se introduce en el DAP (Partido Obrero Alemán) y participaren sus reuniones y actos; empieza a destacar poco a poco llegando a dar mítines en los que sus discursos nacionalistas están plagados de consignas contra los extranjeros, judíos y comunistas a los que culpa de las recesiones económicas del país. Estos mítines junto al ambiente prebélico de la que sería la Segunda Guerra Mundial otorgan a sus oyentes un incipiente odio a lo que no sea ario o alemán puro por lo que otras pequeñas organizaciones y partidos de carácter racista y nostálgico de los antiguos valores comienzan a unirse al DAP.

Esta nueva reunificación de partidarios racistas unida a la verborrea de Hitler que sabe decir lo que las masas quieren escuchar le elevan a niveles superiores dentro de la jerarquía del partido; empieza una cruzada feroz contra todo lo que no es ario o puro y dispara una campaña de mítines y propaganda junto a la organización de células integradas y protegidas en buena parte por militares descontentos.

En 1920 y respaldado por algunos generales del ejército intenta un golpe de estado que fracasa en gran medida por el abandono de determinados militares asustados. Juzgado y condenado a 5 años de prisión en el castillo de Landsberg es encerrado junto a Rudolf Hess que comparten una misma ideología política; es en este encierro cuando la amistad se hace más fuerte y Hitler le dicta a Hess lo que sería su doctrinario “Mein Kampf” (Mi Lucha)  en el que recoge sus ideas anti-semitas y su incipiente lucha contra el comunismo.

En Diciembre de 1924 es puesto en libertad pero su actitud ha cambiado; ahora opta por el ascenso al poder de forma democrática y tras crear el Partido Obrero Nacional-Socialista (NSDAP) basado en un odio total y claro a los judíos cobra un liderazgo inusitado sobre todo en 1929 en que el derrumbe económico de Alemania es patente.

Aunque en las elecciones de Marzo de 1932 su partido es sobrepasado por el de Hindenburg es nombrado Canciller y apoyado y asesorado por su colaborador Von Papen comienza una política agresiva que incumple todos los tratados internaciones por lo que los países europeos manifiestan su preocupación por estos actos.

PARTIDO MAYORITARIO

 TRADUCCIÓN

 ORIENTACIÓN

 Nationalsozialistische Deutsche
 Arbeiterpartei (NSDAP)

 Partido Nacional Socialista Alemán
 de los Trabajadores

 Nacionalista - Fascista

 Deutschanationale Volkspartei (DNVP)

 Partido Nacional Popular Alemán
 Liberal Antirrepublicano

 Nacionalista

 Deutschenationale Volkspartei (DVP)

 Partido Popular Alemán

 Derecha liberal

 Zentrum

 Partido de Centro

 Católico obrero

 Bayerische Volkspartei (BVP)

 Partido Popular Bávaro

 Católico
 (Ala bávara del Partido del Centro)

 Deutsche Demokratische
 Partei (DDP)

 Partido Democrático Alemán

 Izquierda liberal

 Sozialdemokratische Partei
 Deutschland  (SDP)

 Partido Socialdemócrata de Alemania

 Izquierda socialista

 PARTIDO MINORITARIO

 TRADUCCIÓN

 ORIENTACIÓN

 Kommunistische Partei
 Deutschland (KPD)

 Partido Comunista Alemán

 Comunista

 Bayerischer Bauernburnd (BBB)

 Liga Bávara de Agricultores y Ganaderos

 Republicana agraria

 Christiche Volkspartei (CVP)

 Partido Popular Cristiano

 Ramificación del centro de Renania

 Konservative Volkspartei (KVP)

 Partido Popular Conservador

 Conservador nacionalista

 Landbund

 Liga Agrícola

 Agraria

 Bund Der Polen

 Liga Polaca

 Intereses minoritarios de los polacos

 Volsische Nationaler Block (VNB)

 Partido Nacionalista Popular

 Nacionalista

 Wirtschaftspartei

 Partido de la Economía

 Intereses de la clase media

Partidos políticos en Alemania entre 1918 y 1933

AÑO

BVP

DDP

DNVP

DVP

KPD

NSDAP

SPD

1930

022

020

041

030

077

107

143

1931

020

004

037

007

089

230

133

1932

018

002

052

011

100

196

121

1933

000

005

052

002

081

288

120

Elecciones al Reichstag entre 1930 y 1933 (Escaños obtenidos por partidos)

candidato

Elecciones
13-03-1932
votos válidos

Elecciones
13-03-1932
porcentaje

Elecciones
13-04-1932
votos válidos

Elecciones
13-04-1932
porcentaje

 Duesterberg

2.557.590 

06,80 %

Se retiró

Se retiró

 Von Hindenburg

18.650.730 

49,60 %

19.359.642 

53,00 %

 Adolf Hitler

11.339.285 

30,10 %

13.417.460 

36,00 %

 Ernst Thalmann

4.983.197 

13,20 %

3.706.388 

10,00 %

 Edward Winter

111.432 

00,30 %

Se retiró

Se retiró

 Otros partidos

4.881 

 

8.204 

 

 Porcentaje de electorado

 

86,20 %

 

83,20 %

Votos obtenidos y porcentaje de votantes en las elecciones de 1932

En 1933 y con el control absoluto sobre los resortes de Alemania Hitler se rodea de unos colaboradores fuertes como Goering, Himmler o Goebbels que desplegaran redes policiales por toda Alemania a fin de controlar a la población y localizar cualquier intento de sublevación. Entre sus organizaciones destaca la Gestapo que vela por la seguridad de estado y del mantenimiento de la raza pura alemana.

Su facilidad para camuflar sus intenciones reales le lleva a ponerse del lado de Rusia mediante un pacto de no agresión mientras que el ejército alemán invade Polonia el 1 de Septiembre de 1939; de esta manera y con la declaración de hostilidades por Francia e Inglaterra comienza la Segunda Guerra Mundial.

Alemania, bajo el mando de Hitler, desencadena una serie de invasiones por toda Europa: A finales de 1939 caen Dinamarca y Noruega, en 1940 Holanda y Bélgica y como colofón de su estrategia de dominar el mundo el 5 de Junio de este mismo año atraviesa la frontera francesa llegando a París en tan sólo 17 días. La única resistencia es la de Inglaterra que resiste a duras penas los intentos de invasión alemanes y que fuerzan a Churchill a pedir la ayuda inmediata de los Estados Unidos que mantiene de momento una estrategia de neutralidad para evitar involucrarse en el conflicto bélico.

Por otro lado Alemania se une a Japón e Italia creando el llamado “Eje Roma-Berlín-Tokío” y es en este momento cuando Japón y con el bombardeo sorpresa de Pearl Harbour fuerza a los Estados Unidos a participar en la guerra; gran error del eje y sobre todo de Alemania que debe mantener su frente de guerra con Rusia por un lado y con Estados Unidos por el otro mientras que sus expansiones por África diezman enormemente los recursos bélicos disponibles.

A principios de 1944 la estrategia alemana se ve seriamente modificada por la resistencia rusa y el frente roto por Normandía y la penetración de las tropas aliadas; los militares alemanes empiezan a ver no solo una posible derrota sino la realidad de un Hitler megalomaníaco que persiste en seguir avanzando por Europa sin permitir retiradas o estancamientos de sus tropas para planificar nuevas estrategias; empiezan las conspiraciones para apartar a Hitler del poder y sufre varios atentados por parte de algunos de sus propios generales y colaboradores pero siempre sale sin un arañazo. Esto le pone furioso y aumenta los medios de represión por lo que ordena a sus tropas avanzar sin descanso bajo pena de juicios sumarísimos y aumenta sus efectivos incluso con niños y ancianos en un intento desesperado de mantener un número de soldados suficientes para mantener lo conquistado.

Los rusos, feroces defensores de Stalingrado y con el ánimo elevado por su heroica resistencia ante Alemania se despliega hacia el oeste encontrando débiles focos en donde los soldados alemanes apenas hacen frente. Hitler ya no puede seguir más; sus desvaríos mentales le llevan a desconfiar de todos sus colaboradores y se encierra en su búnker de Berlín; el fin de la Alemania aria está muy cerca y sus pretensiones de dominar al mundo se han esfumado.

El 29 de Abril de 1945 y rodeado de los más fieles colaboradores como Goebbels, Hitler se casa encerrado en el búnker con Eva Braun, su amante, y al día siguiente y con el ejército ruso ya combatiendo en las mismísimas calles de Berlín ambos se suicidan de un disparo.

Así, de esta manera tan radical acaba una etapa negra para el mundo entero; durante el avance ruso desde el este y la entrada de las tropas aliadas por el oeste se fueron liberando no solamente las poblaciones invadidas por Alemania sino una larga y triste serie de campos de concentración y exterminio descubriendo a la humanidad los ocultos horrores de más de 6 millones de seres humanos asesinados de forma impune.


   EL CÓMIC SOBRE ADOLF HITLER

 

Cultura y Estilo | 01.02.2008 

Cómic sobre Hitler

Hitler pronunciando un discurso: ¿cómo explicar el horror a los niños?

Seis millones de judíos asesinados, 60 millones de muertos en la guerra. ¿Cómo explicar a los niños los horrendos crímenes de la dictadura nazi? Escuelas en Alemania lo intentan con un cómic.

El cómic, titulado “La búsqueda”, dibujado por el artista holandés Eric Heuvel y supervisado por el Centro Anne Frank de Berlín, relata los horrores de la Alemania de Hitler en la forma típica del género.

El libro está destinado a niños de 13 a 16 años y en él se relata la historia de Esther, cuyos padres fueron asesinados en el campo de concentración de Auschwitz.

Jóvenes: escasos conocimientos de la historia

Recientes estudios han revelado que los jóvenes alemanes menores de 20 tienen escasos conocimientos de la historia del siglo. Mientras que todos saben de Hitler y lo reconocen, sólo uno de cada tres sabe qué es el Holocausto. Y menos de uno de cada diez pueden identificar a Joseph Goebbels, el ministro de Propaganda, y otros secuaces de la dictadura.

La mayoría tampoco sabe cuándo comenzó la Segunda Guerra Mundial y menos del veinte por ciento puede nombrar a las cuatro Potencias que ocuparon Alemania después de la guerra. 

Muchos educadores saludan la publicación del cómic. En Alemania, en la que toda representación gráfica de esvásticas y otros símbolos nazis está prohibida por ley, la aproximación a la historia por medio de un cómic no tiene precedentes.

Técnica de dibujo tradicional

En el cómic se recurre a una técnica del dibujo muy popular a mediados del siglo XX: las figuras de Heuvel tienen gran similitud gráfica con los personajes de Hergé en su famoso cómic Tin Tin, muy popular en los años 50 y 60 y que aún continúan editándose.

El estilo tradicional de dibujo del cómic es intencional. Un estilo más actual podría haber sido interpretado como una banalización del nazismo, dicen los responsables del Centro Anne Frank. Pero el estilo de años 50 inserta al cómic en una era pasada que debe seguir perteneciendo al pasado, dicen los realizadores.

La filial de Berlín del Centro Anne Frank manifestó que “La búsqueda” ya había sido usada como prueba en escuelas holandesas. “Contar la historia del Holocausto en forma de cómic ha revelado ser un buen medio para llegar a los jóvenes”, resalta un portavoz del proyecto.

Pablo Kummetz


   LA LISTA DE FRANCO PARA EL HOLOCAUSTO


El régimen franquista ordenó en 1941 a los gobernadores civiles elaborar una lista de los judíos que vivían en España. El censo, que incluía los nombres, datos laborales, ideológicos y personales de 6.000 judíos, fue, presumiblemente, entregado a Himmler. Los nazis lo manejaron en sus planes para la solución final. Cuando la caída de Hitler era ya un hecho, las autoridades franquistas intentaron borrar todos los indicios de su colaboración en el Holocausto. EL PAÍS ha reconstruido esta historia y muestra el documento que prueba la orden antisemita de Franco

JORGE M. REVERTE 20/06/2010

Al final de la II Guerra Mundial, el régimen de Franco intentó con relativo éxito confundir a la opinión pública mundial con la fábula de que había contribuido a la salvación de miles de judíos del afán exterminador nazi. No solo era falso lo que la propaganda franquista pretendía demostrar. En la España del dictador hubo la tentación de contribuir a acabar con el "problema judío" en Europa.

La paciente labor de un periodista judío, Jacobo Israel Garzón, ha conseguido que aflorara el único documento conocido sobre el asunto, conservado por obra de la casualidad en el Archivo Histórico Nacional, y proveniente del Gobierno Civil de Zaragoza. Lo publicó en la revista Raíces. A partir de ese trabajo, EL PAÍS ha continuado la indagación y ha reconstruido la historia completa de la frustrada colaboración con el Holocausto. Quiénes fueron sus protagonistas y sus cómplices. Una historia que cambia la Historia.

El 13 de mayo de 1941, todos los gobernadores civiles españoles reciben una circular remitida el día 5 por la Dirección General de Seguridad. Se les ordena que envíen a la central informes individuales de "los israelitas nacionales y extranjeros afincados en esa provincia (...) indicando su filiación personal y político-social, medios de vida, actividades comerciales, situación actual, grado de peligrosidad, conceptuación policial". La orden la firma José Finat Escrivá de Romaní, conde de Mayalde, el último día de su permanencia en el cargo, porque va a ser relevado por el coronel Galarza. De ese puesto va a saltar en pocos días al de embajador de la España de Franco en Berlín.

El conde es un personaje refinado y culto, y muy amigo de Ramón Serrano Suñer, el hombre fuerte del régimen [fue ministro de Interior y Asuntos Exteriores], que es quien le va dando los distintos cargos que ostenta. Ha prestado grandes servicios a Serrano y a Franco, como el de organizar a los policías que, en connivencia con el embajador Lequerica y la Gestapo, utilizando a un siniestro policía de apellido Urraca, consiguió traer a Companys y Zugazagoitia a España para sufrir una burla de juicio y ser fusilados.

José Finat hizo buenas migas con Himmler cuando este visitó España en octubre de 1940. Himmler pudo asistir a un espectáculo que le pareció cruel: una corrida de toros en Las Ventas. En esos días, ambos pusieron al día una vieja colaboración firmada por el general Severiano Martínez Anido en 1938. Gracias a ese acuerdo, la policía política alemana goza de status diplomático en España, y puede vigilar a sus anchas a los treinta mil alemanes que viven aquí.

Dentro de poco más de un mes, Finat va a ocupar su cargo de embajador en Berlín. Allí podrá entregar en persona a Himmler sus listas de judíos. Si España entra en la guerra, serán un buen regalo para los nazis. Antes va a tener tiempo suficiente para dar una paliza y emplumar por maricón a un cantante, Miguel de Molina. Le ayudará el falangista Sancho Dávila, primo del fundador del partido fascista.

El objetivo del Archivo Judaico no consiste en defender al régimen de la posible acción subversiva que puedan realizar los refugiados que pasan por España huyendo de la persecución nazi. Esos son conducidos directamente a Portugal para que se marchen a Estados Unidos, o internados en el campo de concentración de Miranda de Ebro hasta que se sepa qué hacer con ellos. De lo que se trata, sobre todo, es de tener controlados a los judíos españoles de origen sefardí:

"Las personas objeto de la medida que le encomiendo han de ser principalmente aquellas de origen español designadas con el nombre de sefardíes, puesto que por su adaptación al ambiente y similitud con nuestro temperamento poseen mayores garantías de ocultar su origen y hasta pasar desapercibidas sin posibilidad alguna de coartar el alcance de fáciles manejos perturbadores".

El trabajo no va a ser fácil por esa capacidad de adaptación que tienen los judíos. Sobre todo en lugares que no sean como Barcelona, Baleares y Marruecos, donde había antes de la guerra "comunidades, sinagogas y colegios especiales", y eso permite una mayor facilidad de localización.

La circular no oculta la urgencia de la acción. Hay que proteger al Nuevo Estado de la posible actuación de estos individuos, que son "peligrosos".

El coronel Valentín Galarza está poniendo patas arriba el ministerio que le ha dejado Serrano Suñer, infestado de falangistas revolucionarios. Pero no va a destrozar toda la obra de su antecesor. El Archivo Judaico se va a seguir completando con carácter de urgencia al principio y con metódica seriedad después.

¿No son acaso los judíos y los masones los enemigos fundamentales del Nuevo Estado?

Cuando haya pasado el tiempo, el Archivo Judaico será ocultado y sistemáticamente destruido, como toda la documentación comprometedora para el régimen franquista en relación con la persecución antisemita realizada en los años cuarenta. Cuando deje de ser urgente tener listas completas de israelitas y haya que justificar la patraña de que el régimen surgido del 18 de julio ayudó en todo lo posible para que se salvaran muchos judíos de la persecución nazi.

En mayo de 1941, cuando se envía la circular, resulta muy significativa la desaparición de las guardias de falangistas de la puerta del Ministerio de la Gobernación. Ya no se trata de que la represión la lleve la Falange por su cuenta, como si fuera un poder autónomo del Estado. Se trata de que el Nuevo Estado asume comportamientos que le identifican con los de la Alemania nazi, pero mediante las instituciones tradicionales, o sea, en este caso, la Policía y la Guardia Civil. Eso sí, "auxiliados por elementos de absoluta garantía".

Esos elementos son falangistas entusiastas de la represión, que hay muchos. Porque continúa en funcionamiento la Delegación Nacional de Información e Investigación, con sedes en muchos municipios españoles. Hay más de tres mil agentes del partido repartidos por toda la geografía nacional, que elaboran sin descanso expedientes sobre sospechosos. En el año anterior han escrito más de ochocientos mil informes y han elaborado fichas sobre más de cinco millones de ciudadanos. Los miembros de las delegaciones hacen informes constantes sobre la situación política en cada lugar, sobre el estado de la opinión pública, y sobre los antecedentes políticos de cualquier ciudadano que aspira a un puesto de trabajo. Y tienen el privilegio de participar en interrogatorios policiales y torturas en comisarías o cuartelillos.

A veces, fuera de las dependencias judiciales. El ricino y las palizas callejeras están a la orden del día.

Con el cambio de destino del conde de Mayalde, los falangistas dejan de ser los que encabezan este tipo de investigaciones, pero están. Siguen estando.

Los investigados para el Archivo Judaico no son gente de especial relevancia. Salvo en algún caso, como el del escritor Samuel Ros, amigo íntimo del revolucionario Dionisio Ridruejo, cuya condición de judío levantará las inquietudes de los funcionarios nazis instalados en España. Se da la circunstancia de que Ridruejo es también muy amigo del conde, con el que va a compartir muchas jornadas en Berlín durante su discontinua presencia en la División Azul, el contingente español que va a marchar a Rusia a luchar contra el comunismo a las órdenes del general Agustín Muñoz Grandes.

Los hombres de Himmler, a los que el conde de Mayalde ha dado el estatus oficial para que se muevan con soltura por el país, reclaman a la Policía española que les dé detalles sobre las actividades de Samuel Ros. Incluso se atreven a protestar porque se le permita escribir en medios oficiales como el diario falangista Arriba.

Otra de las circunstancias llamativas de la circular es que rompe con el antijudaísmo clásico de la católica España. Para la Iglesia, y por tanto para el régimen nacional católico amparado por los cardenales Pla i Deniel y Gomà, un judío deja de serlo si se convierte al catolicismo. Los nazis consideran que se trata de una raza, y el conde de Mayalde expresa claramente su concepción próxima a la de los seguidores de Hitler: los sefardíes, que por "su adaptación al ambiente y su similitud con nuestro temperamento poseen mayores garantías de ocultar su origen". Hay un temperamento español y un origen judío.

La fecha en que se emite la circular tampoco es casual. En España se debate desde hace meses la posibilidad de que el país entre en guerra al lado de Alemania. Y los más furibundos partidarios de esta opción son los falangistas revolucionarios, los nacionalsindicalistas que admiran a Hitler y comprenden su política de liquidación del judaísmo.

En Francia, las autoridades de Vichy han puesto en marcha, sin necesidad de que los ocupantes alemanes se lo pidan, un Estatuto Judío que incluye un censo. Ya hay muchos miles de judíos franceses o apátridas recluidos en campos de concentración en la zona de Vichy y en la zona ocupada. En todos ellos la autoridad le corresponde a la policía francesa. De esos campos saldrán los trenes de la muerte que conducirán a casi todos los judíos franceses al exterminio en Auschwitz.

El más importante está al lado de París, en una localidad llamada Drancy, donde catorce sefardíes españoles han sido recluidos. Un diplomático llamado Bernardo Rolland de Miota, cónsul general en París, intenta, contra las órdenes del embajador Lequerica y del ministro Serrano Súñer, salvarles. No lo consigue, aunque sí puede actuar a favor de otros dos mil que reciben protección de su consulado. Serrano Suñer le hará pagar por su desobediencia destinándole a un oscuro puesto africano. Será declarado por la Fundación Wallenberg "Justo entre las Naciones", un título al que se harán acreedores otros diplomáticos españoles, como Sebastián de Romero, Eduardo Propper, Julio Palencia, Ángel Sanz Briz o Carmen Schrader.

»LA REUNIÓN DE WANNSEE. A las afueras de Berlín hay un plácido barrio de casas residenciales donde muchos berlineses de posición económica acomodada pasan los fines de semana. Antes para alejarse del estruendo de la gran urbe. Ahora para eludir la incomodidad de las alarmas aéreas. El barrio se llama Wannsee, y está construido a las orillas del lago del mismo nombre.

Allí se solazan y descansan los responsables de la Seguridad del Estado hitleriano. Los jefes de los Eisantzgruppen, estresados, se recuperan del pesado trabajo de matar en masa a tantos judíos, a tantos partisanos y comisarios bolcheviques. Lo hacen en una casa adquirida por la Seguridad del Reich, que dirige un asesino en masa llamado Reinhard Heydrich.

Heydrich, el virtuoso violinista que, a las órdenes de Himmler, desarrolla la matanza de los judíos, ha hecho balance, y este no es nada bueno. Con gran esfuerzo y un enorme gasto de munición y recursos, se ha conseguido matar solo a un millón de judíos en números redondos, de los más de once que se calcula que están en los territorios del Reich o en las zonas conquistadas. Y lo que no cabe ya, a la vista de la reacción del Ejército soviético, que ha detenido la ofensiva sobre Moscú y Leningrado, es pensar en expulsar a todos los hebreos hasta los montes Urales para que allí se extingan.

Hasta octubre de 1941, se ha conseguido que quinientos treinta y siete mil judíos se marcharan de los territorios del Reich. Unos quinientos mil, de Alemania y Austria; los treinta mil restantes, de Bohemia y Moravia. Pero esta política está realmente acabada, porque trae muchos problemas, en plena guerra, negociar transportes, destinos e itinerarios.

Mientras a los de las repúblicas bálticas se les mata en bosques o se les enrola por la fuerza en destacamentos de trabajo, en Varsovia sigue habiendo un gueto poblado por decenas de millares de judíos polacos que absorben recursos alimenticios, que obligan a dedicar numerosas tropas a controlarles. No es barato liquidar el problema judío. Los responsables de cada área ocupada se las ven y se las desean para cumplir con una orden muy vaga, la de que cada uno se las tiene que arreglar para matar a sus judíos. Pero eso no es fácil. Hans Frank, el gobernador general de Polonia, ha mostrado su desesperación hace pocas semanas: "No podemos fusilar a esos tres millones y medio de judíos, no podemos envenenarles, pero tenemos que ser capaces de dar pasos para encontrar una forma de llegar al éxito en el exterminio".

Es 20 de enero y en el palacio de Wannsee, junto al lago de aguas cristalinas, Heydrich ha reunido a los quince mejores expertos en matanzas porque ha recibido la orden de poner de una vez en marcha la "solución final" de ese problema. Hay que tomarse en serio el asunto, y ordenar los métodos, convertir el empeño en un sistema industrial eficiente en resultados concretos y en términos de economía. Y la consigna debe carecer de elementos que permitan la duda. A partir de ahora está claro que lo que procede es matar a todos, absolutamente todos, los judíos que se encuentran en territorios del Reich o en zonas conquistadas. No solo en esas áreas, sino también en el resto de Europa. Porque quedan muchos judíos en países rendidos o aliados. En casi ninguno de ellos se va a encontrar ningún problema para aplicar la solución. Sí en Italia, que es un aliado dubitativo en este asunto, pero no hay quejas sobre la actitud de Francia.

Hitler ha hecho hincapié varias veces en su "profecía" de que, si se produjera una nueva guerra mundial, los judíos desaparecerían de la faz de la tierra. Ahora ya no puede haber vacilaciones. Ya hay una guerra mundial desde que Estados Unidos se han enrolado en ella. Dentro de diez días, en un sitio público, el Sportpalas de Berlín, el Führer va a insistir en ello: "Esta guerra no tendrá un final como imaginan los judíos, con el exterminio de los pueblos arios de Europa, sino que el resultado de esta guerra será la aniquilación de la judería. Por primera vez, la antigua ley judía será aplicada ahora: ojo por ojo y diente por diente”.

No hay constancia documental de que en Wannsee se hable de España. Se hace notar, simplemente, que allí hay seis mil judíos. Pero su destino está claro, para cuando se pueda atender la relación con este país. Lo seis mil están censados por algún organismo del Gobierno, que ha pasado nota a los representantes alemanes en la Embajada de Madrid. El censo que inició el 5 de mayo de 1941 José Finat, conde de Mayalde, ahora embajador en Berlín. Están todos localizados.

Una compleja serie de razones impedirá que España entre en la guerra al lado de Alemania. Eso evitará que los nombres incluidos en el Archivo Judaico pasen a formar parte de los listados de Auschwitz.

A finales de 1945, los archivos de los ministerios de Gobernación y de Asuntos Exteriores serán expurgados para que no quede nada que demuestre que la mayor actitud de piedad de Franco hacia los judíos fue dejar pasar a algunos, o soportar en ocasiones la acción individual de los pocos diplomáticos que se la jugaron por salvar vidas humanas.

El Archivo Judaico habría sido un hermoso regalo para Hitler. Su conservación, una repugnante prueba de lo que los falangistas de Ramón Serrano Suñer pretendían hacer con los judíos españoles.

El cinismo franquista llegó al extremo cuando tuvo que negociar con los aliados vencedores en la guerra la liquidación de las deudas con Alemania. La delegación española se atrevió, ante el escándalo de los representantes aliados, a pedir compensación por los daños patrimoniales causados por los nazis a los sefardíes de Tesalónica. El representante inglés McCombe tuvo que recordar en la reunión que España jamás había protestado por la persecución nazi contra sus compatriotas.


   FRANCO CONDECORA A ADOLF HITLER

BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO (BOE) DEL 4 DE OCTUBRE DE 1937:

FRANCISCO FRANCO BAHAMONDE, DICTADOR DE ESPAÑA, CONCEDE A ADOLF
HITLER, DICTADOR DE ALEMANIA, EL TÍTULO DE GRAN CABALLERO Y EL
COLLAR DE LA GRAN ORDEN IMPERIAL CON FLECHAS ROJAS.

Página 1 del Boletín
Oficial del Estado.

Página 2 del Boletín
Oficial del Estado.

La condecoración otorgada.

   ALGUNOS DISCURSOS DE ADOLF HITLER (en castellano)

Puede descargar los 31 discursos de Adolf Hitler traducidos al castellano y corregidos desde AQUÍ.

   01-02-1933: Llamamiento del Gobierno del Reich al pueblo alemán.

   03-02-1933: En el Sportpalast de Berlín ante 60.000 SS y SA.

   10-02-1933: En el Sportpalast de Berlín.

   21-03-1933: Discurso de von Hindenburg en la inauguración del nuevo Reichstag.

   21-03-1933: Discurso de Adolf Hitler en la inauguración del nuevo Reichstag. (1)

   21-03-1933: Discurso de Adolf Hitler en la inauguración del nuevo Reichstag. (2)

   05-04-1933: En la Cámara Alta ante la agricultura alemana.

   01-05-1933: Ante 2.000.000 de trabajadores en el Día del Trabajo Nacional.

   10-05-1933: Congreso del Frente Alemán del Trabajo en Berlín.

   17-05-1933: Ante el Reichstag.

   06-07-1933: En la Cancillería del Reich.

   14-10-1933: En la Cancillería del Reich.

   24-10-1933: En el Sportpalast de Berlín.

   09-11-1933: En la Buergerbraeukeller en Munich.

   10-11-1933: En la sala de motores de la empresa Siemens.

   30-01-1934: Ante el Reichstag.

   06-03-1934: Colocación de la primera piedra en el monumento a Richard Wagner.

   21-03-1934: Inauguración de la Cruzada del Trabajo.

   13-07-1934: Ante el Reichstag.

   01-03-1935: Con motivo de la unión del Sarre al Reich.

   21-05-1935: Ante el Reichstag.

   08-11-1935: En la Buergerbraekeller.

   30-01-1936: En el Museo de Berlín.

   07-03-1936: Ante el Reichstag.

   31-03-1936: Proyecto de Paz del Gobierno Alemán.

   30-01-1937: Ante el Reichstag.

   24-02-1937: XVII aniversario del Alzamiento Nacional.

   29-04-1937: Discurso a los Kreisleiter en la fortaleza del Partido en Vogelsang.

   20-05-1937: Discurso a los trabajadores de la construcción en Berchtesgaden.

   19-07-1937: Inauguración de la primera Gran Exposición de arte alemán.

   28-09-1937: Discurso con motivo de la visita de Benito Mussolini.

   PLANOS Y MAPAS

   VÍDEOS RELACIONADOS

)

Vídeo: El ascenso de Adolf Hitler al poder.
Vídeo creado por el autor

Un vídeo filmado el 8 de Mayo de 1945 en en el que columnas de prisioneros de guerra alemanes
atraviesan Checoslovaquia mientras son sometidos a todo tipo de vejaciones por parte de la población civil.

   IMÁGENES RELACIONADAS

Cajas de madera en donde las tropas rusas guardaron los restos de Adolf Hitler y Eva Braun.

En la imagen superior se aprecian los restos de Adolf Hitler y en la inferior los de Eva Braun.

Un soldado ruso muestra a varios británicos la zanja en donde fueron incinerados
los cadáveres de Adolf Hitler, Eva Braun y Joseph Paul Goebbels.

El fotógrafo oficial de Hitler creó las imágenes del "culto al Fuhrer".
En 1927, tomó estas fotos de Hitler ensayando su oratoria.


   DOCUMENTOS ADICIONALES

Véase el documento "Hitler y las sociedades secretas" de Julius Evola.

Véase el documento "El Tratado de Versalles de 1919 (completo)" en edición original de 1920.

Véase el documento "El enigma nazi" de José María Lesta.

Véase el documento "Nacional-Socialismo y el Derecho Internacional" de Carl Schmitt.

Véase el documento "Claves ocultas del nazismo" de Debora Goldstern.

Véase el documento "El archivo secreto del FBI sobre Adolf Hitler".

Véase el libro "Un diálogo entre Adolf Hitler y yo", escrito por Dietrich Eckart (57 páginas en castellano).

Véase el libro "Recuerdos y reflexiones de una aria", escrito por Savitri Devi (426 páginas en castellano).

Véase el libro completo "Hitler y Eva Braun, un amor maldito" en el que se narra la auténtica relación íntima entre los dos y como afrontan el fin del III Reich desde el búnker terminando por sus detallados suicidios (144 páginas, corregido y ampliado por el autor de esta web).

Véase el libro completo "La industria del Holocausto" de Norman G. Filkenstein (48 páginas en castellano).

Véase el libro completo "El último judío" de Noah Gordon (335 páginas en castellano).

Véase el libro completo "Psicoanálisis de Hitler" de Roberto Merle; un retrato íntimo sobre la infancia y juventud de Adolf Hitler (61 páginas en castellano).

Véase el libro "La gran derrota de Hitler" de Paul Adair.

Véase el libro "El concepto de lo político" de Carl Smitch.

Véase el libro "La construcción de lo ario" de Javier Aguirre, Iñaki Cebeiro y Óscar González Gilmas.

Véase el libro "Estadísticas del Holocausto" de Aldo Sergio González.

Véase el libro "Psicoanálisis del humor judío" de Theodor Reik.

Véase el libro "La sociología después del Holocausto" de Zygmunt Baumann.

Véase el libro "Las aberraciones sexuales en la Alemania nazi" de Eugen Relgis.

Véase el Testamento Político de Adolf Hitler redactado por Martin Bormann.

Véase el "álbum personal de Hitler" con las 46 mejores fotografías sobre su vida política y social. 

Véase los "31 discursos de Adolf Hitler" en castellano.

Véase el libro "Mi Lucha (Mein Kampf)" de Adolf Hitler.


Recomienda esta página


Resolución óptima para visualizar perfectamente esta web en Google Chrome: 1024 X 768


El contenido total de la página web "www.elholocausto.net" (texto e imágenes) está registrado en el Registro de la Propiedad
Intelectual del Ministerio de Cultura de España bajo el número de asiento 00/2007/1322. Todos los Derechos Reservados (®).

 
 
 

  INICIO WEB

 

 


Adolf Hitler

Alois Hitler, padre de Adolf Hitler
Alois Hitler,
padre de Adolf Hitler

Klara Polz, madre de Adolf Hitler
Klara Polz,
madre de Adolf Hitler

Una papeleta para el voto a Adolf Hitler
Papeleta de voto
a Adolf Hitler

Uno de los carteles electorales para el voto a Adolf Hitler
Cartel electoral
de Adolf Hitler

Uno de los carteles electorales para el voto a Adolf Hitler el 10 de Abril de 1932
Cartel electoral:
"Si, el 10 de Abril"

La revista USA Barras y Estrellas anuncia la muerte de Adolf Hitler
"Hitler a muerto"

Cráneo de Adolf Hitler guardado en los Archivos de la Federación Rusa.
Cráneo de Adolf Hitler

 


 

 

 

 



Contador desde 31-07-2011